Aventura Lemuriana de Kryon. En la Playa Black Sands.

Kryon


En la Playa Black Sands (N.T. Arenas Negras)

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Este es un lugar interesante. Esta fue una montaña de Lemuria, en la que están ahora, que llaman Hawaii, la punta de la más grande de las montañas aquí, llamada la Isla Grande.

La historia de aquí, la historia hawaiana, no la historia lemuriana, es una dualidad. Una guerra tras otra, una conquista tras otra, para unificar los segmentos de esta isla, y luego verlos en guerra aún después de eso. Podrían decir que aquí la dualidad está presente. Pero eso no sería diferente de otras partes de la Tierra, ¿no es así? Hay quienes miran al globo entero llamado Tierra, y dicen “Es un lugar guerrero”.

Hemos discutido esto muchas veces, la dualidad del planeta, el equilibrio entre oscuridad y luz, que está cambiando lentamente. Pero hay un lugar que ustedes visitaron hoy, que es diferente. Es el último refugio para muchos. Es interesante que en un tiempo de guerra, había quienes construían refugios que no eran controlables por ningún jefe. Eran sagrados. Honraban la sacralidad y la compasión, y te hacías intocable si lograbas llegar a uno de estos lugares. Ningún gobernante podía tocarte. Había leyes que solo eran sagrados en esas áreas. Y en el que ustedes visitaron, tal vez sintieron, de los ancestros que les hablaron, cómo fue aquello. Nos dijeron, a todos ustedes, cuán sagrado era. Te piden que participes en la sacralidad.

Y esto es lo que quiero decirles. ¿No encuentran que eso es una cosa rara? Que en un lugar que tenía tantas batallas, donde había tanto tira-y-empuja de conquista, que ellos armaran eso. ¿Qué tal si esto provino directamente de la Fuente, de lo que llaman Dios? Lo que tuvo sentido para algunos, prevaleció. Y ustedes podían ir allí y relajarse.

Ahora quiero presentarles algo. ¿Qué tal si la ciudad de refugio en esta isla es simplemente un microcosmos de una realidad que cada uno de ustedes tiene en su interior? Si siguen mi enseñanza, hemos dicho que cada uno de ustedes es más grande que lo que piensa. Que son humanos por un tiempo, pero que hay algo llamado alma. Desearía que hubiera un nombre mejor para ella, que fuera más magnífico, que les dijera qué significa.

La mayoría de quienes estaban totalmente a cargo tal vez de las enseñanzas sagradas del planeta en muchas facetas, no hablaban sobre esto. Hablaban sobre ti, como ser humano, en alguna clase de relación con el gran Creador en el cielo. Eso les dirá sobre lo que es su vehículo; les dirá que ustedes son parte del Creador. Que el sistema es mucho más grandioso que lo que nadie les haya dicho alguna vez.

Casi todo lo que te enseñan, es como niños en los bosques, recién descubriendo el cielo. Allí es donde está la Tierra en este momento.

Desde el principio les dije que ustedes nacen magníficos, parte de algo mucho más grandioso, y hay una invitación para descubrirlo. (suspira) Descubrirlo. Y cuando lo hagan, no es para que tenga una mano extendida para ayudarlos. Cuando lo hacen, ustedes abren la puerta hacia sí mismos, de una manera que ni pueden imaginar. ¿Qué tal si tuvieran su propia ciudad de refugio en su interior? ¿Cómo te consideras a ti mismo ahora, en tu vida? ¿Cuáles son tus cuestiones?

Hay muchos que están despertando a cosas nuevas y extrañas, justo cuando creían que tenían todo resuelto. Hay otros que todavía están enfrentando la dualidad que no pueden sacudir.

¿Qué tal si les dijera que literalmente hay una ciudad de refugio, y todo lo que tienen que hacer es reconocerla? Es tan fácil, y sin embargo tan difícil, debido a como han sido programados y enseñados que pueden o no pueden hacer. ¿Qué tal si fuera simplemente: “Querido Espíritu: muéstrame la puerta”? (se ríe) “Y déjame tener esa paz que pueda entender que es una paz que va sin siquiera entender por qué no debiera haber paz” Los humanos son tan lineales que quieren razones para todas las cosas: “Bueno, ¿por qué esto es así? O ¿Por qué es de esa manera? ¿Cómo funciona esto, o aquello? La idea de simplemente dejarlo ser, suele ser extraña.” Y sin embargo, esa es la manera de un Dios compasivo.

Qué tal si pudieras simplemente decir “Quiero estar en paz. Quiero ver por qué estoy aquí. Quiero ver cuál es el próximo paso, a tal grado que yo esté en paz con eso, aun cuando no se me muestre completamente”

Esto es verdad, o yo no se lo diría. Tienes la disponibilidad de tu propia alma. Mientras estás aquí, de pie o sentado, la tienes. Mientras estás en la Tierra puedes visitar eso que es tu divinidad. Y aprovecharla. De una manera que muy pocos te han hablado de ello. Esa es tu propia ciudad de refugio.

Invito a todos a descubrirla. Y muchos van a decir: “Me encantaría, lo he intentado, pero ¿cómo?” Yo les he cotado cómo. En primer lugar, dejen de quejarse de que no pueden. Eso sería el número 1.

Número 2: Dejen de lado todo lo que les han dicho. Eso es el número 2.

Número 3, el grande, es el permiso. ¿Tú lo permites? Si está allí. Y una vez que lo permites, y vas más allá de lo que piensas que está allí, entonces es cuando las cosas empiezan a suceder.

Aquellos de ustedes que tienen ansiedad, por cualquier razón, o están inseguros por cualquier razón. Es cuando empiezas a sentir algo distinto. Y no puedes explicarlo. “Oh, me estoy sintiendo mejor sobre esto, no sé por qué. Tal vez es la Isla, estoy sentado en una playa.” (se ríe) Eso no es verdad. Es porque has dado permiso para tu propia ciudad de refugio, donde no hay reglas de ningún conquistador ni de nadie en la Tierra que te diga qué puedes y qué no puedes hacer. No hay sacerdote, ni pastor, no hay nadie, no hay chamán, que pueda poner reglas allí donde vas. Vas a la Fuente de Todo lo que Es.

Esa es la invitación. No hay lugar mejor que este, para contarles esto.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad, y por buenas razones. Habrá más.

Y así es.

Kryon


AVENTURA LEMURIANA DE KRYON
En la Isla Grande de Hawaii
Canalización de Kryon a través de Lee Carroll
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogsot.com.ar

141 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo