El triunfo sobre la muerte y la alquimia de la transmutación.

Ramtha


Cuando te ames lo suficiente como para regresar, entonces te vas a reunir con un gran grupo de maestros, porque vas a regresar, y ese corazón va a empezar a latir, y estás trayendo aquí memoria conocedora y poder.

Y entonces, puedes borrar la edad; puedes crear encanto. Te puedes volver joven o viejo, lo que quieras. Tú tienes el poder. El asunto es que este es el regalo que nunca muere, de modo que ahora tienes un cuerpo sin la pérdida de conocimiento y memoría, y puedes terminar esto y, poco a poco, volverte más ligero, y más y más ligero.

Y lo que sea una falla, ahora lo corregirás, porque eres completamente hermoso. No existe tal cosa como la fealdad en el reino de Dios. Sé juzgado por Dios, no por el hombre ni por la mujer —sé juzgado por ti mismo, no por los demás— de esta manera estás siendo absolutamente puro y hermoso. Y aquellos de vosotros que elijáis hacer eso, vais a volver extraordinariamente iluminados; y habéis visto la otra parte y sabéis que esto es la verdad; lo sabéis. Así que todo lo demás que os he dicho es la verdad, y tú sabes que lo es y eres victorioso.

Has vencido a la muerte y vives la vida en una libertad suprema. No hay áreas grises; sólo hay motivo ulterior.

Y hay otros de vosotros que dirán: «Ah, no. Yo sé tanto ahora que quiero fabricar mi cuerpo. Ahora sé cómo hacer eso. Sé cómo hacerlo, y sé cómo hacerlo de manera que no olvidará este momento». Y tú harás eso, porque ese es el radio de conocimiento que vas a tener, contrariamente a esos pobres cristianos que van a la luz esperando que Jesús los salve o algo por el estilo; y los budistas, que simplemente van al olvido —un olvido color naranja—, con alas y todo.

Vas a tener conocimiento real para preguntarte sobre la vida, porque la vida no es mala. Nosotros hicimos esta vida. Todos estos maravillosos átomos que te rodean, míralos, cómo se desprenden de ti. Se desprenden de ti en cada atmósfera que has creado, en cada uno de estos reinos. Simplemente el tener un sueño y comprimirlo analógicamente y apartarse, impregna, impulsa, toda esta energía con la idea misma. Está ahí y simplemente se desprende de ti. Es manifestación. Mira a tu alrededor; estás caminando en tu propio material.

Ahora, ese material, ese material primordial, es inteligencia, y eres tu. Los alquimistas buscan llevar lo más humilde hasta lo más grandioso. ¿Por qué quieren hacer eso? Quieren tomar lo más humilde. No hay nada más humilde que la tierra. Ellos quieren tomar tierra y convertirla en este original de aquí (Punto Cero). Tienen que ir bastante lejos para hacer eso; mira hasta dónde van (séptimo plano).

La piedra filosofal se manifiesta justo aquí (séptimo plano). Aquí, de hecho, se la multiplica, se la envía hacia abajo y de regreso hacia arriba, involución y evolución. La alquimia trata de la involución y la evolución.

Trata de la vida trascendental de las partículas en la materia y fuera de la materia. ¿Y por qué sabían ellos que es el gran arcano y la gran panacea, lo que significa que es la cura de todo y el elixir de la inmortalidad?.

Porque fue concebida en el séptimo plano. Está justo aquí, con Punto Cero, el principio. ¿Cuán eternos nos volvemos? Y su impulso es llevar lo normal a lo anormal, llevarlo de regreso al momento en que hicimos esto por primera vez (Fig. 6). Cualquier cosa que exista ahí será ahí mismo la piedra filosofal.

¿Es posible? Sí, porque cada partícula está hecha de partículas dentro de sí misma. Y así es como se ven cuando se desenvuelven. ¿Qué es eso entonces? Estamos consumiendo una sustancia que se ha desenvuelto hasta ser una idea que tuvimos originalmente siendo Dios. «¡Qué fascinante!» Sí, es muy fascinante. Estamos consumiendo nuestra conciencia y energía en este nivel (séptimo plano). ¿Y eso qué le hace al cuerpo? ¿Qué hace eso a todos los cuerpos? Es una fuerza poderosa y radiante que transforma. El cuerpo ya no está sujeto al tiempo aquí (primer plano). Está sujeto a la eternidad en el Punto Cero. ¿Cuántos de vosotros entendéis eso? Cambia la estructura molecular del cuerpo y abre totalmente el cerebro. ¿Qué es eso? Piensa esto: vas a comer la sustancia del primer pensamiento. Te estás comiendo tu propio pensamiento original. Te estás comiendo tu propia idea. Estás consumiendo los primeros cuerpos de Dios. Date la vuelta y explica eso.

¿Entiendes ahora a un alquimista?.

Un verdadero alquimista siempre creará la piedra. ¿Sabes por qué? Porque lo que hace a un verdadero alquimista es el conocimiento de los siete niveles. Deben tener una mente gnóstica —una mente gnóstica— para entender el comienzo, Punto Cero; el descenso, la involución; la experiencia, la evolución. Y ellos entendieron eso. Aun más, también entendieron que toda sustancia, todas las cosas, eran un desprendimiento natural de ese comienzo, de modo que había niveles en las partículas que contenían literalmente lo divino.

Ahora, Yeshua ben José dijo algo extraordinario, siempre y cuando la gente lo entendiera —y así lo hizo Apolonio de Tyana—, al decir que el reino de los cielos se podía encontrar en un grano de arena o en una semilla de mostaza. Nunca nadie explicó eso adecuadamente, pero lo que quiso decir es que una cosa tan pequeña contenia todos los cielos. Los contenía en conciencia y energía atmosférica. Las ideas que existen allí, el conocimiento que existe allí, están contenidos en un grano de arena.

Los alquimistas que entendieron que conciencia y energía crean la naturaleza de la realidad, y no todos lo entendieron —no entendieron la energía como portadora de una idea—, pero aquellos que lo hicieron fueron los que triunfaron en crear la piedra. ¿Por qué? Porque entendieron que la tierra es una idea y es un desprendimiento del cielo. Es una precipitación desde Punto Cero. Es un desprendimiento del séptimo plano, el sexto plano, el quinto plano, el cuarto plano; ellos entendieron eso. Y entonces entendieron que lo que necesitaban hacer era tomar un grano de arena y desintegrarlo.

¿Recuerdas cuando te dije que en el momento en el que mueres, cuando el espíritu y el alma abandonan el cuerpo, la descomposición empieza inmediatamente? ¿Cuántos de vosotros recordáis eso? El «rigor mortis» aparece en pocos minutos u horas, así de rápido comienza la descomposición. Sepárate de algo que amas y regresa en dos semanas; una descomposición se ha producido en tu ausencia. ¿Me estás escuchando?.

Descomposición. ¿Por qué? Porque tú mantienes las cosas unidas. Cuando te marchas, cuando el espíritu deja la casa, la casa se empieza a descomponer. ¿Qué es la descomposición? Es simplemente el "desenvolverse".

Ahora, los alquimistas sabían que tenían que descomponer ese grano de arena; en otras palabras, tenían que conseguir que se desintegrara. Así que el grano de arena empezó a disolverse molecularmente, y cada molécula que contenía esas partículas también empezó a separarse. Y en la separación, cada una de esas partículas estaba haciendo esto dentro de una molécula que se estaba separando a su vez. ¿Cuántos de vosotros veis eso? Y junto con eso viene la idea, ¿no es cierto?.

Entonces, primero la intención tiene que abandonar el grano de arena. La intención tiene que dejarlo. Y un maestro puede hacer que la intención abandone el grano de arena. Cuando la intención se va-— míralo de esta manera—, el espíritu lo ha dejado, y lo que ellos estaban buscando era el espíritu en fuga. Buscamos el espíritu en fuga, porque el espíritu en fuga es esto, es la idea de eso. ¿Lo entiendes? Ahora, en su licuefacción, lo que solía ser sólido está en un flujo líquido. Se está descomponiendo, así que se está desintegrando. Es igual que una larva en el capullo, el espíritu que mantiene unida a la larva, se ha marchado, y hay un nuevo espíritu: se llama mariposa. En la descomposición, la partícula de arena se vuelve una forma líquida, y toda esta energía libre está moviéndose a su alrededor. Y lo único que tienen que hacer es seguir descomponiendo esto dentro de cada nivel de energía.

En otras palabras, ellos toman este pequeño grano de arena y lo elevan con calor; con calor. ¿Recuerdas el calor? ¿Qué es calor? No es más que la fricción de energía en la atmósfera. Bueno, con el calor ellos cambian su atmósfera. Así es como funciona. Y con cambios continuos, lo que pasa es que esta pequeña partícula de arena finalmente se transforma hasta que el núcleo empieza a desintegrarse en su estructura atómica. Y tan pronto como conseguimos que el núcleo se desintegre, tomamos los huevos (las partículas subatómicas), dentro del núcleo, y dejamos que éstos se disuelvan. Seguimos liberando; seguimos sacando el espíritu hasta de los quarks que están dentro de ellos, y los disolvemos. Y los quarks no se van a disolver hasta llegar aquí (quinto plano). Cuando aparecen, tienen toda su energía, toda su energía corta, que pertenece a este plano de aquí (quinto plano). Y partiendo de ellos, vamos a relajarlos hasta llevarlos aquí arriba (sexto plano) y hasta aquí (séptimo plano).

Cuando conseguimos relajar un grano de arena hasta hacerlo regresar al principio de su idea, hemos abierto la idea del séptimo plano y el séptimo cuerpo. Estamos justo al lado de Punto Cero, y eso es inmortalidad pura. Entonces cuando se lo ofreces a un cuerpo físico y éste lo consume, hace exactamente lo que se supone que debe hacer: la idea regresa al dador y restaura el cerebro del dador original. Esto quiere decir que el subconsciente cobra vida, pues contiene dentro de sí el momento exacto en el que esa idea nació, y se activa. Y entonces tenemos un cuerpo cuya velocidad vibratoria es extraordinaria y está sufriendo una metamorfosis. Se está disolviendo poco a poco hasta la inmortalidad. Y siempre será hermoso. Date la vuelta y Aplícaselo a tu compañero. ¿Has aprendido? Que así sea. Te amo. ¡Que así sea!.


Extracto de NACIMIENTO MUERTE Y REENCARNACIÓN. El Libro Azul.

142 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo