Monument Valley. Parte 2

Kryon


Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Para quienes recién sintonizan con la canalización, nos encontramos en un lugar perfecto. Monument Valley, específicamente cerca del área de Teardrop Arch (N.T. Arco de la Lágrima), un lugar de belleza, serenidad, paz. Entonces este es un momento perfecto para darles un mensaje sobre la numerología de esta canalización. Dejamos que la numerología guíe los 8 mensajes dados en esta semana. Y la belleza de esto es que la numerología es una expresión de la energía. Al caminar por estas tierras, ustedes oyen sobre los indígenas, y sobre cómo ellos se sienten respecto a la energía. Todo tiene una energía diferente. En la cosmología hay muchas energías. En las estaciones hay energías, en el cielo, en el suelo, en los diversos tipos de historias que se cuentan, todas sobre energías diferentes.

Los antiguos tibetanos no eran diferentes, en cuanto a honrar las energías de muchas cosas, y una de ellas eran los números, los mismos números que ustedes usan todos los días para contar cosas, significaban otras cosas. Usaban estos números para ver lo azaroso de la humanidad, de la naturaleza, en tanto los números aparecían de una manera al azar, ellos usaban las energías de esos números para tal vez expresar la energía del día o del momento, o de lo que el humano estaba experimentando. Se lo llamó numerología.

Hoy es un 2. Aquí estoy, en este bello lugar, el 2 es el representante de una de las energías más mal entendidas entre todos los números. Representa la dualidad. Si yo tuviera que definir la dualidad, lo haría muy diferente de como la mayoría la definiría, porque muchos dirían que la dualidad es eso que es la pelea entre luz y oscuridad, o alta energía y energía oscura. Es la lucha que ocurre en toda la Tierra, a veces entre los hombres y la naturaleza, a veces entre la naturaleza y la naturaleza, a veces incluso entre los hombres y los hombres. Se definiría como una lucha incluso dentro de una familia; la disfunción es dualidad. Esto sería la cosa más común. En ciertos círculos religiosos, es la lucha entre la luz y el pecado. En otras naturalezas religiosas es justo lo opuesto. Pero siempre está allí, representada como una lucha. ¿Qué tal si eso no fuera la dualidad en absoluto?

Yo definiré la dualidad. A nivel del alma, quiero que oigan esta definición, es la definición que vendría de un Creador que los ama. La dualidad es el proceso de encontrar luz dentro de sí mismos que automáticamente elimina la oscuridad. ¿Oyeron eso? ¿Oyeron la palabra “lucha”? La dualidad no es una lucha; es una percepción conciente. Cuando ustedes descubren la luz, la oscuridad no puede existir. Ese es un axioma que yo les he dado durante 35 años. Por lo tanto, la dualidad, para un ser ascendido o uno que está estudiando el ancianato o el chamanismo o la maestría, es diferente. La dualidad entonces se convierte en el descubrimiento de la luz. Porque al descubrir la luz, todas las cosas inapropiadas, todas las cosas disfuncionales, se desprenden.

Queridos, me gustaría decirles algo: cada uno de ustedes tiene un hábito muy malo. Es un hábito programado, y es la expectativa de la turbulencia. Viene de todas partes. La cosmología de los indígenas de esta tierra, de los que están en el medio de la dona de esta tierra, de los que están en la otra mitad de la tierra, de todas las religiones modernas que pueden mencionar, todos tienen algo en común. En la cosmología hay turbulencia. Parece venir con el humanismo, y con lo que los humanos piensan sobre Dios, o el Creador.

Echen una mirada a algunas de las religiones más modernas de hoy en día. Y tienen otra vez lo que es la desilusión humana, la caída de la gracia, todas esas cosas de las guerras en el cielo, el desarrollo de entidades demoníacas; todo se trata de juicio, disfunción, turbulencia, lucha. Me gustaría decirles algo: el axioma que su alma les daría: eso no existe en su alma. Eso no existe con el Creador y el amor. Si no existe en su alma, y no existe en el Creador, ¿dónde existe? Y la respuesta es: en la naturaleza humana, que ha escrito todas las reglas, que ha tenido todas las influencias, ha escrito todas las Escrituras, para coincidir con la humanidad; no con Dios.

¿Qué tal si les dijera, ahora mismo, que podrían ir por un camino diferente? Un camino que no es el que ustedes piensan, de lucha y dualidad, sino un camino que en cambio es de dualidad como yo la defino, donde empiezan a pelar la cebolla del humanismo.

Eso que se les pega, dicho sea de paso, es lo que se les ha programado. Cosas que son tal vez energía oscura, la expectativa de la turbulencia, la tristeza que tal vez sienten por las cosas que los rodean. Entran con todo eso. ¿Qué tal si pudieran pelar esa cebolla, que es su energía del alma, dentro de ustedes, ahora mismo? Para que esas cosas se desprendan. Y ustedes medirían eso dentro de su propia vida según cómo se sienten especialmente con respecto a los demás. ¿Todavía hay juicio? ¿O en cambio hay comprensión? ¿Hay bondad, hay compasión? Cuando miran a situaciones que solían preocuparlos, o enojarlos sumamente, ¿pueden en cambio convertirlas en comprensión? ¿Pueden tomar una situación política que pueden entender, y están de un lado y ellos están del otro, y entender por qué el otro piensa como piensa? ¿Pueden verlos como personas que también luchan con la dualidad, igual que ustedes? ¿Pueden dejar de lado lo que les dijeron, incluso aquellos que los amaban, y pensar por un momento que ni siquiera es
correcto? Y en cambio ir a un lugar que es puro, donde empiezan a pelar aún más esa cebolla, hasta llegar a un lugar donde los Maestros dicen, y todos los ancianos dicen, y todos los chamanes dicen, que es el punto de inicio de la paz. El punto de inicio. Hay mucho más; al trepar la escalera de la comprensión y la percepción conciente, no se hace más difícil. Y dijimos eso anoche. Se vuelve más fácil, cuanto más lo hacen: realmente se vuelve más hermoso. Porque entienden más; les molestan menos las cosas a su alrededor.

A los empáticos en el grupo: siempre sentirán la empatía, que es un tipo de compasión, que es aplicada a ustedes mismos. Pero ahora pueden empezar a transformarla en acción compasiva, y entender qué pueden hacer como empáticos. No solo resolver los sentimientos y la empatía en su propio cuerpo, para ayudar a aquellos con quienes empatizan. Hay procesos; hay maneras de hacer estas cosas, y eso se llama maestría. Lo digo otra vez: ¿están aquí para mirar las rocas? ¿O están aquí para escucharlas? Hay mucho que la energía de aquí querría decirles sobre la paz. Sobre la paciencia. Sobre el amor.

Queridos, yo no les diría estas cosas si no fueran así.

Yo soy Kryon, enamorado de todos ustedes.

Y así es.

Kryon


Canalización de Kryon a través de Lee Carroll
Tour de Monument Valley – 22 a 29 de Abril de 2024
Teardrop Arch – 2– 23 de abril de 2024
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

37 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo