El lenguaje de los Espíritus y el poder diabólico.

Allan Kardec


- El lenguaje de los Espíritus y el poder diabólico.

Entre las objeciones las hay más capciosas, cuando menos en apariencia, por cuanto son extraídas de la observación y hechas por personas serias.

Una de tales objeciones se basa en el lenguaje de ciertos Espíritus, el que no parece digno de la elevación que es de suponer a seres sobrenaturales. Si se tiene a bien remitirse al resumen de la Doctrina que hemos presentado en páginas anteriores se verá que los Espíritus mismos nos enseñan que ellos no son iguales, ni en conocimientos ni en cualidades morales, y que no debemos tomar al pie de la letra todo lo que nos dicen.

Cabe a las personas sensatas separar lo bueno de lo malo. Con seguridad que los que extraen de este hecho la consecuencia de que nos relacionamos sólo con seres malvados, cuya única ocupación consiste en embaucarnos, no tienen conocimiento de las comunicaciones que se llevan a efecto en las reuniones en que no se manifiestan sino Espíritus superiores. Con tal conocimiento no pensarían así. Es enojoso que el azar los haya servido tan mal como para no mostrarles más que el lado malo del Mundo Espírita, porque no queremos suponer que una tendencia simpática atraiga hacia ellos a los malos Espíritus más bien que a los buenos, a los Espíritus mentirosos o a aquellos cuyo lenguaje subleva la grosería. Cuando más, se podría concluir de ello que la solidez de sus principios no es lo bastante poderosa para apartar el mal y que, encontrando cierto placer en satisfacer su curiosidad a este respecto, los malos Espíritus aprovechan la ocasión para deslizarse entre ellos, en tanto que los buenos se alejan.

Juzgar la cuestión de los Espíritus sobre la base de tales hechos, sería tan carente de lógica como evaluar el carácter de un pueblo por lo que se diga y se haga en la reunión de algunos atolondrados o de gentes de mala fama, a la que no asistan ni los sabios ni las personas sensatas. Los que así juzgan se encuentran en la misma situación de un extranjero que, entrando en una gran capital por el peor de sus arrabales, juzgara a todos los habitantes de aquélla sobre la base de las costumbres y el lenguaje de ese barrio de ínfima categoría. En el Mundo de los Espíritus hay también una buena y una mala sociedad. Sírvanse esas personas estudiar lo que sucede entre los Espíritus escogidos y se persuadirán de que la ciudad celeste incluye algo más que la escoria de la población. “Pero –preguntaran ellaslos Espíritus selectos ¿acuden a comunicarse con nosotros?”

A éstas les responderemos: No permanezcáis en el arrabal. Mirad, observad, y juzgaréis. Allí están los hechos, para todo el mundo. A menos que no deban aplicarse a esas personas las palabras de Jesús: “Tienen ojos y no ven; oídos, y no escuchan”.

Una variante de esa opinión consiste en no ver, en las comunicaciones espíritas y en todos los hechos materiales a que ellas dan lugar, sino la intervención de una potencia diabólica, nuevo Proteo que se revestiría de todas las formas para engañarnos mejor. No la creemos merecedora de un examen serio, de ahí que no nos demoremos en ella. Ha sido refutada por lo que acabamos de expresar. Sólo agregaremos que, si así fuese, habría que convenir que el diablo es en ocasiones muy sabio y razonable y, sobre todo, muy moral, o si no, que hay también diablos buenos...

En efecto, ¿cómo creer que Dios permita sólo al Espíritu del mal que se manifieste sin darnos por contrapeso los consejos de los Espíritus buenos? Si Él no puede hacerlo, sería impotencia. Si puede y no lo hace, esto es incompatible con su bondad. Las dos suposiciones constituirían blasfemias. Notad que admitir la comunicación de los Espíritus malos equivale a reconocer el principio de las manifestaciones. Ahora bien, puesto que ellas existen, no pueden acontecer sin el permiso de Dios.

¿Cómo creen entonces, sin ser impíos, que Él permita sólo el mal, con exclusión del bien? Semejante doctrina es contraria a las más elementales nociones de buen sentido y de la religión.


- Grandes y pequeños.

Una cosa extraña –añaden- es que solamente se hable de los Espíritus de personajes conocidos, y uno se pregunta por qué son éstos los únicos en manifestarse. Es ese un error que proviene, como otros muchos, de una observación superficial. Entre los Espíritus que acuden espontáneamente hay más desconocidos para nosotros que ilustres, los cuales se designan con cualquier nombre, y a menudo con una denominación alegórica o característica. En cuanto a los que son evocados, a menos que no se trate del de un pariente o amigo, es bastante natural dirigirse a los que se conoce más bien que a aquellos otros a quienes no se conoce. Los nombres de ilustres personajes llaman más la atención, de ahí que sean más notados.

Incluso se encuentra raro que los Espíritus de hombres eminentes vengan familiarmente a nuestro llamado y se ocupen, en ocasiones, de cosas que son pequeñas en comparación con las que realizaban en vida.

Pero esto no ha de asombrar a quienes saben que el poder o la consideración de que gozaban esos hombres en la Tierra no les da ninguna supremacía en el Mundo Espírita. Los Espíritus confirman a este respecto las palabras del Evangelio: Los grandes serán humillados, y los pequeños, exaltados. Lo cual debe entenderse que se refiere a la categoría que cada uno de nosotros ocupará entre ellos. Así, el que ha sido primero en la Tierra podrá encontrarse allá entre los últimos. Aquel delante de quien bajamos la cabeza en esta vida podrá, pues, llegarse hasta nosotros como el más humilde artesano, porque al dejar la existencia abandonó toda su grandeza, y el más poderoso monarca quizá esté allá por debajo del más insignificante de sus soldados.


- De la identificación de los Espíritus.

Un hecho que ha sido demostrado por la observación y confirmado por los Espíritus mismos es que los Espíritus inferiores adoptan con frecuencia nombres conocidos y reverenciados. En tal caso, pues, ¿quién puede asegurarse que los que dicen haber sido –por ejemplo- Sócrates o Julio César, Carlomagno o Fenelón, Napoleón o Washington, etcétera, hayan realmente animado a esos personajes? Tal duda existe entre algunos adeptos muy fervientes de la Doctrina Espírita. Éstos admiten la intervención y manifestación de los Espíritus, pero se preguntan qué control se puede tener en lo que respecta a su identidad. Y, en efecto, semejante control es bastante difícil de obtener. Pero si no puede lograrse de una manera tan auténtica como por medio de un acta de nacimientos, podemos al menos obtenerlo por presunción, conforme a ciertos indicios.

Cuando se manifiesta el Espíritu de alguien que nos es personalmente conocido –un pariente o un amigo, por ejemplo-, sobre todo si ha muerto poco tiempo antes, sucede en general que su lenguaje está perfectamente relacionado con el carácter que le conocíamos en vida. Y este es ya un indicio de su identidad. Pero la duda deja casi de ser permitida cuando este Espíritu habla de cosas privadas, recuerda circunstancias de familia que sólo su interlocutor conoce. Un hijo no se equivocaría, seguramente, respecto al lenguaje de su padre o madre, ni los padres pueden engañarse acerca del de su hijo. En estos tipos de evocaciones íntimas suelen acontecer cosas conmovedoras, capaces de convencer al más incrédulo. El escéptico más endurecido queda muchas veces aterrado ante las revelaciones inesperadas que se le hacen.

Otra circunstancia muy característica viene en apoyo de la identidad.

Hemos dicho ya que la escritura del médium cambia, por lo general, según el Espíritu evocado, y que dicha escritura se produce con exacta igualdad cada vez que se hace presente el mismo Espíritu. En numerosas ocasiones se ha verificado que, sobre todo con personas fallecidas poco tiempo atrás, esa escritura tiene un parecido sorprendente con la de la persona en vida.

Se han visto rúbricas de una exactitud perfecta. Pero, por otra parte, estamos lejos de dar este hecho como una regla y, sobre todo, una regla constante. Los consignamos simplemente como un detalle digno de nota.

Los Espíritus llegados a cierto grado de purificación son los únicos exentos de toda influencia corporal. Pero, cuando no están completamente desmaterializados (esta es la palabra que utilizan), conservan la mayoría de las ideas, inclinaciones y hasta manías que en la Tierra tenían, y este es incluso un medio de que disponemos para reconocer su identidad. Mas llegamos al reconocimiento, principalmente, por una gran cantidad de detalles que sólo una observación atenta y continuada puede revelar. Así pues, vemos a escritores que discuten sus propias obras o doctrinas, aprobando o condenando ciertas partes de ellas. Otros Espíritus rememoran circunstancias ignoradas o poco conocidas de su vida o su muerte, cosas todas, en suma, que constituyen por lo menos pruebas morales de identidad, las únicas que es posible invocar en tales cuestiones abstractas.

De modo que, si en ciertos casos la identidad del Espíritu evocado puede hasta cierto punto se establecida, no existe razón para que no lo sea en otros, y si no tenemos, en lo que respecta a personas cuya muerte está más lejos en el tiempo, los mismo medios de control de identidad, disponemos siempre del que nos proporcionan el lenguaje y el carácter.

Porque seguramente que el Espíritu de un hombre de bien no hablará del modo que lo hace el de un perverso o el de un libertino. Y en cuanto a los Espíritus que se exornan con nombres respetables, pronto se traicionan por su lenguaje y sus máximas. El que afirme ser Fenelón, por ejemplo, y lesione el buen sentido y la moral, aunque sólo sea accidentalmente, mostrará con ello la superchería. Por el contrario, si los pensamientos que expresa son siempre puros, sin contradicciones y en todo momento a la altura del carácter de Fenelón, entonces no habrá motivos para poner en duda su identidad. De otro modo, habría que suponer que un Espíritu que sólo predica el bien puede a sabiendas emplear la mentira, y ello sin utilidad. La experiencia nos enseña que los Espíritus de un mismo grado y carácter, y animados de idénticos sentimientos, se reúnen en grupos y en familias. Ahora bien, el número de Espíritus existentes es incalculable y estamos lejos de conocerlos a todos.

Incluso los más de ellos no tienen nombres para nosotros. Un Espíritu de la categoría de Fenelón puede, entonces, acudir en lugar de él, y a menudo vendrá enviado por él mismo como mandatario. En tal caso se presenta con el nombre de Fenelón, por cuanto es idéntico a él y puede sustituirlo, y también porque nosotros necesitamos un nombre para fijar nuestras ideas. Pero ¿qué importa, a fin de cuentas, que un Espíritu sea realmente o no el de Fenelón? Puesto que dice cosas buenas y habla como lo hubiera hecho Fenelón mismo, es un buen Espíritu. El nombre con el cual se da a conocer resulta indiferente y muchas veces suele ser sólo un medio para fijar nuestras ideas. No podría ocurrir lo mismo en las evocaciones íntimas, pero en ellas –según dijimos ya- se puede establecer la identidad mediante pruebas que en cierto modo son evidentes.

Por otra parte, es cierto que la sustitución de los Espíritus puede dar lugar a una multitud de engaños, y es posible que resulten de ella errores y a menudo supercherías: se trata de una dificultad propia del Espiritismo práctico. Pero jamás hemos afirmado que esta ciencia sea cosa fácil, ni que se pueda aprenderla divirtiéndose, como tampoco es posible hacerlo así con ninguna otra ciencia. Nunca repetiremos demasiado que exige un estudio asiduo y con frecuencia muy largo. Como no podemos provocar los hechos, es preciso aguardar a que se presenten por sí mismos, y a menudo nos son traídos por las circunstancias que menos imaginábamos. Para el observador atento y paciente los hechos abundan, porque descubre miles de matices característicos que son para él rasgos de luz. Lo mismo acontece en las ciencias comunes: mientras que el hombre superficial sólo ve en una flor una forma airosa, el sabio descubre en ella tesoros para el pensamiento.


- Las divergencias de lenguaje.

Las observaciones anteriores nos llevan a decir algunas palabras acerca de otra dificultad: la divergencia que existe en el lenguaje de los Espíritus.

Puesto que los Espíritus son muy diferentes unos de otros, desde el punto de vista de los conocimientos y la moralidad, es evidente que una misma cuestión puede ser resuelta por unos en un sentido y por otros en el sentido opuesto, según sea el rango que cada uno ocupe, exactamente como si fuese planteada, entre los hombres, a un sabio, a un ignorante o a un gracioso de mal género. Ya hemos dicho que lo esencial es saber en cada caso a quién nos dirigimos.

Pero –se suele agregar-, ¿cómo se explica que aquellos Espíritus reconocidos como superiores no estén siempre de acuerdo? Para comenzar, responderemos que, independientemente de la causa que acabamos de señalar, hay otras que pueden ejercer cierta influencia sobre la índole de las respuestas, prescindiendo de la calidad de los Espíritus. Es este un punto fundamental cuya explicación la dará el estudio. Por eso afirmamos que estos estudios requieren una atención continuada, una observación profunda y, sobre todo, como acontece con todas las demás ciencias humanas, constancia, perseverancia. Se necesitan años para formar un médico mediocre, y las tres cuartas partes de una vida para hacer un sabio, ¡y se pretende en unas pocas horas adquirir la ciencia de lo infinito! No nos engañemos, pues: el estudio del Espiritismo es inmenso. Se relaciona con todos los problemas de la metafísica y del orden social. Es todo un mundo que se descubre ante nosotros.

¿Debemos entonces asombrarnos de que haga falta tiempo –mucho tiempo- para realizarlo?

Además, la contradicción no es en todos los casos tan real como puede parecerlo. ¿Acaso no estamos viendo todos los días a hombres que profesan la misma ciencia y sin embargo difieren en la definición que dan de una cosa, ya sea porque empleen términos distintos, o bien por encararla desde otro punto de vista, aunque la idea fundamental sea siempre la misma? ¡Cuéntense, si es posible, la cantidad de definiciones que de la gramática se han dado! Agreguemos, incluso, que la forma de la respuesta depende a menudo de la forma que adopta la pregunta. Sería pueril, entonces, encontrar una contradicción allí donde sólo hay casi siempre una mera diferencia de palabras. Los Espíritus superiores no se cuidan en modo alguno de la forma, sino que para ellos el fondo del pensamiento lo es todo.

Tomemos como ejemplo la definición del alma. Puesto que esta palabra no posee un significado fijo, los Espíritus pueden, en consecuencia –así como nosotros también podemos-, diferir en la definición que le den:

uno podrá decir que es el principio de la vida; otro, llamarla chispa anímica; un tercero, afirmar que es interior; un cuarto, que es externa, y así por el estilo, y todos ellos tendrán razón, desde sus respectivos puntos de vista. Hasta se podría creer que algunos de ellos profesen teorías materialistas, y sin embargo no es así. Lo propio acontece con la idea de Dios. Él será: el principio de todas las cosas; el Creador del Universo; la soberana inteligencia; el infinito; el gran Espíritu, etcétera, y en definitiva seguirá siendo siempre Dios... Por último, mencionamos la clasificación de los Espíritus. Forman ellos una serie ininterrumpida desde el grado inferior hasta el superior, de suerte que su clasificación es arbitraria: uno podrá dividirlos en tres clases; otro, en cinco, diez o veinte, según su voluntad, sin por ello incurrir en error.

Todas las ciencias humanas nos ofrecen ejemplo de esto: cada sabio posee su propio sistema. Y los sistemas van cambiando, pero la ciencia, no... Ya sea que aprendamos botánica con el sistema de Linneo, el de Jussieu o el de Tournefort, no por eso la sabremos menos.

Dejemos, pues, de dar a las cosas meramente convencionales más importancia de la que tienen y dediquémonos a lo que es de veras serio, y con frecuencia descubriremos, al reflexionar, que lo que parecía contradictorio poseía una similitud que se nos había pasado por alto en un primer examen.



ALLAN KARDEC
Extracto de EL LIBRO DE LOS ESPIRITUS

427 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo