La Ciencia y el Espiritismo

Allan Kardec


Para muchas personas, la oposición que le hacen las instituciones científicas a la Doctrina Espírita es, si no una prueba, al menos una fuerte presunción contra ella. Por nuestra parte, no somos de aquellos que levantan la voz contra los sabios, porque no queremos que se diga de nosotros que damos la coz del asno.(*)

Muy por el contrario, los tenemos en grande estima y nos sentiríamos muy honrados si perteneciéramos a su clase. Pero su opinión no puede ser en todos los casos un juicio irrevocable.

Tan pronto como la ciencia sale de la observación material de los hechos y trata de juzgarlos y explicarlos, queda abierto el campo para las conjeturas. Cada sabio trae su pequeño sistema, que quiere hacer prevalecer sobre los otros y que sostiene con vigor. ¿Acaso no estamos viendo a diario las opiniones más divergentes, que alternativamente se preconizan y se rechazan, ora negadas como errores absurdos, ora proclamadas como verdades incontestables? Por eso, el verdadero criterio para nuestros juicios, el argumento sin réplica lo constituyen los hechos. En ausencia de hechos, es de sabios dudar...

Para las cosas bien conocidas la opinión de los sabio es a justo título digna de fe, porque saben más y mejor que el vulgo. Pero, en lo que toca a principios nuevos, a cosas desconocidas, su manera de ver es siempre hipotética, porque no están más exentos de prejuicios que los demás. Diré incluso que el sabio tiene quizá más prejuicios que otras personas, pues una propensión natural le lleva a subordinarlo todo al punto de vista que él ha profundizado: el matemático sólo ve pruebas de una demostración algebraica, el químico relaciona todo con la acción de los elementos, y así por el estilo. Todo hombre que cultive una especialidad sujeta a ella todas sus ideas. Sacadlo de allí y con frecuencia dirá desatinos, porque quiere someter todo a su modo de ver: es esta una consecuencia de la humana debilidad. De buena gana y con toda confianza consultaré a un químico sobre una cuestión de análisis, a un físico acerca de la potencia eléctrica y a un mecánico respecto a una fuerza motriz.

Pero tendrán que permitirme, y sin que ello signifique menoscabo a la estima que su saber especializado merece, que no tome en cuenta yo su opinión negativa en materia de Espiritismo, así como no consideraré el juicio de un arquitecto acerca de una cuestión de música.

Las ciencias comunes se basan en las propiedades de la materia, que se puede experimentar y manipular a voluntad. Los fenómenos espíritas se fundan sobre la acción de Inteligencias que poseen su propia voluntad y nos prueban a cada instante que no están a disposición de nuestro capricho.

Por tanto, las observaciones no pueden realizarse de la misma manera, sino que requieren condiciones especiales y otro punto de partida. Pretender someterlas a nuestros procedimientos de investigación convencionales equivale a establecer analogías inexistentes. En consecuencia, la ciencia propiamente dicha, como tal, es incompetente para pronunciarse sobre el Espiritismo. No ha de ocuparse de él, y su juicio, sea o no favorable, no pesaría en modo alguno. El Espiritismo es resultado de una convicción personal que los sabios pueden tener en cuanto individuos, prescindiendo de su calidad de científicos. Pero querer remitir el problema a la ciencia equivaldría a hacer que una asamblea de físicos o astrónomos decidiera acerca de la existencia del alma. En efecto, el Espiritismo se basa por completo sobre la existencia del alma y su estado después de la muerte.

Ahora bien, es extraordinariamente ilógico pensar que un hombre deba ser un gran psicólogo porque es un gran matemático o anatomista. Al disecar el cuerpo humano el anatomista busca el alma, y como resulta que no la encuentra bajo su escalpelo, del modo que halla un nervio, o no la ve desprenderse como una emanación de gas, saca en conclusión que aquélla no existe, porque se coloca él desde el punto de vista exclusivamente material. ¿Se deduce de ello que tenga razón contra la opinión universal?

No. Ya veis, entonces, que el Espiritismo no es materia de la ciencia.

Cuando las creencias espíritas se hayan divulgado, siendo aceptadas por las masas –y a juzgar por la rapidez con que se propagan, esa época no puede estar muy lejos-, sucederá con éstas lo que con todas las ideas nuevas que encontraron oposición: que los sabios se rendirán a la evidencia. Las aceptarán individualmente por la fuerza de las circunstancias. Hasta entonces, es inoportuno distraerlos de sus tareas específicas para obligarlos a ocuparse de una cosa que les es extraña, pues no está ni dentro de sus atribuciones ni en su programa.

En el ínterin, aquellos que sin un estudio previo y profundizado del asunto se pronuncien por la negativa y se burlen de quienes no compartan su opinión, olvidan que lo mismo sucedió con la mayoría de los grandes descubrimientos que honran a la humanidad, y con su actitud se exponen a ver sus nombres aumentando la lista de los ilustres detractores de las ideas nuevas, inscritos al lado de los miembros de la docta asamblea que en 1752 recibió con una estruendosa carcajada la memoria de Franklin sobre el pararrayos, conceptuándola indigna de figurar en el número de las comunicaciones que se les dirigían, y la de aquella otra que hizo perder para Francia el beneficio de la iniciativa de la navegación de vapor, al declarar que el sistema de Fulton era un sueño impracticable, a pesar de que eran temas de su competencia...

Así pues, si tales asambleas, que contaban en su seno a la flor y nata de los sabios del mundo, no tuvieron sino bromas y sarcasmos para ideas que no comprendían –ideas que algunos años más tarde iban a revolucionar la ciencia, las costumbres y la industria-, ¿cómo esperar que un tema extraño a sus trabajos obtenga mejor acogida?

Estos errores de algunos, deplorables para su memoria, no podrían arrebatarles los títulos que por otros conceptos han adquirido para nuestra estima, pero ¿acaso es necesario un diploma oficial para poseer sentido común, y no hay fuera de los sillones académicos más que tontos e imbéciles? Échese una ojeada a los adeptos de la Doctrina Espírita y se comprobará que no se encuentran entre ellos sólo ignorantes, y que el inmenso número de hombres de mérito que la han aceptado no permite que se la relegue a la categoría de las creencias de las personas sin ilustración.

El carácter y el saber de esos hombres nos autorizan a decir: puesto que ellos así lo afirman, debe de existir algo de cierto, al menos...

Una vez más repetimos que si los hechos que nos ocupan se hubieran limitado a movimientos mecánicos de los cuerpos, la investigación de la causa física de tal fenómeno era del dominio de la ciencia, pero puesto que se trata, en cambio, de una manifestación que excede las leyes de orden físico, está fuera de la competencia de la ciencia material, por cuanto no puede ser explicada ni con número ni por la potencia mecánica. Cuando surge un hecho nuevo que no corresponde a ninguna ciencia conocida, para estudiarlo debe el sabio prescindir de su ciencia y reconocer que es para él un nuevo estudio, que no puede emprender con ideas preconcebidas.

El hombre que crea que su razón es infalible se halla muy cerca del error. Hasta los que profesan las ideas más falsas se apoyan en su razón, y a causa de ello rechazan todo lo que se les antoja imposible. Todos los que ayer negaban los admirables descubrimientos con que la humanidad se honra actualmente apelaban a ese juez para rechazarlos. Lo que se denomina razón no suele ser otra cosa que orgullo disfrazado, y cualquiera que se considere infalible se pone en un pie de igualdad con Dios. Por consiguiente, nosotros nos dirigimos a aquellos que son lo bastante sabios para dudar de lo que no ha visto y que, juzgando el porvenir por el pasado, no creen que el hombre haya llegado a su apogeo, ni que la Naturaleza haya vuelto para él la última página de su libro.


(*) Se llama coup de pied de l´âne (“coz del asno”) al insulto que el débil o cobarde dirige a otro cuyo poder o fuerza ya no debe temer. [N. del T. al cast.]



ALLAN KARDEC
Extracto de EL LIBRO DE LOS ESPIRITUS

324 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo