Creando tu propia realidad.

Jesús ~ Jeshua


Queridos amigos,

Soy Jeshua, vuestro hermano y vuestro igual.

Hoy voy a hablarles sobre cómo crear su propia realidad. Muchos tienen una sensación intuitiva muy profunda que son ustedes mismos quienes atraen o crean las circunstancias de sus vidas. En lo profundo de su ser sienten que las cosas llegan a sus vidas por una razón, para que aprendan o crezcan, y, por lo tanto, no es casualidad que atraigan hacia ustedes determinadas personas, situaciones, o circunstancias.

Tú tienes una profunda corriente de sabiduría dentro de ti, y ésta proviene de tu alma. Sabes que eres un creador, no simplemente alguien que sufre pasivamente las circunstancias de la vida, tú sabes que no eres un juguete ni una víctima del mundo que te rodea. Pero al mismo tiempo, junto con esta profunda comprensión, hay pensamientos de impotencia que pueden invadirte, hay una sensación de impotencia dentro de ti que, a veces, cuando observas o escuchas ciertas cosas en tu realidad, te hacen olvidar quién eres, de dónde vienes, y que tienes el poder de crear tu propia realidad.

Sientes y ves cosas que te parecen injustas, incorrectas, y que no están bien, tanto en el mundo que te rodea como en tu propia vida; especialmente ves cómo tu educación te ha influenciado para aferrarte firmemente a tus expectativas. En tu propia vida a veces experimentas adversidades, decepciones, y sientes que las cosas no están funcionando de manera correcta, que la vida no va como debería. Es entonces cuando el desánimo se apodera de ti y te vuelve ansioso, impotente, e incapaz de crear y moldear tu camino como la deseas.

Desde la profunda sabiduría que existe dentro de ti, existe el potencial de experimentar situaciones y circunstancias que tú mismo creas con la ayuda de tu alma. Al mismo tiempo, esta sabiduría se ve oscurecida por pensamientos de impotencia y sentimientos de miedo y confusión cada vez que escuchas, ves, y experimentas cosas a tu alrededor. Y como te sientes confundido y asustado, empiezas a intentar controlar la vida, y una forma de hacerlo es obligándote a mantener una actitud positiva. Al hacer esto contigo mismo también estás creando tu propia realidad, y esto puede llevarte por un camino equivocado.

En este contexto de miedo y confusión, intentas emplear el pensamiento positivo para protegerte de tu sensación de impotencia y, de esa forma, mantenerla bajo control; pero el problema es que esto no funciona. Los pensamientos son como corrientes eléctricas que envías, y en comparación con la fuente de la que provienen, estas corrientes no son tan poderosas y potentes como podría suponerse. Es en el motor o fuente desde donde esas corrientes se generan donde está el verdadero poder creativo, donde está la fuente de la creatividad y, al revés, es ahí mismo donde está el estancamiento.

En este contexto, lo que realmente importa es el nivel de tus sentimientos, puesto que tus creencias más profundas se manifiestan como corrientes subterráneas de sentimientos. Si esas corrientes subyacentes son de miedo, impotencia, sentimiento de inseguridad, y te obligas a pensar positivamente, entonces esas corrientes subyacentes no están en absoluto en sintonía con la corriente que llevas dentro de ti a nivel instintivo.

Si quieres empezar a crear desde la unidad y no luchando contra tu miedo, es importante examinar directamente el miedo y la impotencia que hay dentro de ti. Has aprendido y absorbido este miedo o impotencia desde el mundo exterior, por lo que es importante tomar conciencia de ello y hacer algo al respecto antes de centrar tus pensamientos en algo externo a ti, como, por ejemplo, una meta o algo que desees realizar.

Mientras exista esa base de miedo, inseguridad e inquietud, no podrás centrar tus pensamientos en nada. Cuando no puedes centrarte, porque el miedo y la impotencia fragmentan t stutus pensamientos, no es posible estar tranquilo, conectado a tierra, y organizado; tus pensamientos entran en pánico y fluctúan hacia arriba y hacia abajo. Es por eso que quiero llamar tu atención sobre la corriente subyacente, porque, de hecho, esta es la que en realidad da forma a tus pensamientos y emociones.

Ahora mismo te invito a que de manera consciente salgas de tu cabeza y entres en tu corazón. Siente conscientemente el espacio energético de tu corazón; el corazón es la puerta de entrada al alma, a aquello que se encuentra más allá de lo terrenal, y por lo tanto, más allá de los miedos de la vida en la tierra, de las creencias limitantes de la conciencia colectiva humana. El camino hacia la libertad está en el corazón.

Ve a ese lugar dentro de tu corazón que te habla, allí verás un hermoso jardín, es un lugar de paz, de silencio, y también de posibilidades. Allí sientes una libertad ilimitada, infinita, y puedes ir en cualquier dirección que desees, te sientes libre y seguro, encuentras la paz y puedes dejar de lado el miedo. Respira profunda y conscientemente dentro de tu vientre y siente que estás contactando con quién eres como un ser mucho más grande, un alma que ha visitado la tierra muchas veces; siente que estás aquí para lograr algo profundo: liberarte del miedo y la impotencia, y escuchar una vez más tu propia sabiduría profunda, que es la voz de tu alma.

En tu vida terrenal, a veces atraes situaciones y eventos que te sumergen aún más profundamente en tus propios miedos y confusión, causando conflictos que activan aún más tu miedo. Desde la perspectiva del ego o de tus propios pensamientos de corto plazo, esto no parece correcto, parece un error, y en realidad es algo que no quieres hacer. Pero desde una perspectiva más profunda del alma, estás aquí para enfrentar tus miedos y tu impotencia, y de esa forma poder transformarlos dentro de ti. Esto no sucede a partir de la sabiduría de los libros—porque esa es sabiduría que proviene del exterior—sino que tiene que suceder desde tu interior, es posible superar el miedo sólo cuando lo enfrentas a través de la experimentación. El alma te dirige a experiencias que parecen negativas, pero que en realidad contienen un potencial de crecimiento dentro de ellas.

Acepta que la sabiduría de tu alma atrae cosas hacia ti que no siempre te hacen sentir bien. Deja de lado la idea que has fracasado, que has cometido errores, esa actitud te lleva a condenarte a ti mismo y a intentar repararte.

Crear desde el corazón no siempre es sencillo. A menudo la vida te pone en situaciones que están en distintas capas, en las que sientes y vives todo tipo de cosas, donde pasas por extremos de felicidad, alegría, regocijo, tristeza profunda, abatimiento, desesperación, y soledad. Este conjunto de extremos es algo que atraes y empujas hacia ti, por decirlo de alguna manera, tu alma está detrás de esto, quiere que crezcas a través de este proceso. No te juzgues a ti mismo cuando la vida te trae los llamados contratiempos en forma de enfermedad, despido, ruptura de una relación, o problemas con otras personas. Siente la tendencia subyacente dentro de ti, siente e identifica qué miedo, tristeza, o impotencia es la que desencadena en ti este tipo de situaciones.

Te pedí que usaras tu atención para profundizar en tu corazón; hazlo de nuevo muy conscientemente, ahora mismo, encuentra allí un hermoso espacio de paz. En ese jardín o lugar sagrado deja que tu propio miedo terrenal, tu confusión, tu impotencia, se aparezcan en forma de un niño. ¿Cuántos años tiene?, puedes dejar eso a tu imaginación, ahora simplemente permite que aparezca un niño que contenga tu impotencia, dolor, y confusión, y permítele estar completamente presente. No es necesario que lo alejes con pensamientos positivos o con tu fuerza de voluntad y perseverancia, ¡no! deja que el miedo esté ahí, deja que el niño se muestre completamente, ese niño vulnerable, ese niño impotente, ese niño confundido; deja que esté ahí de manera plena, y mírate a ti mismo. Ve lo terriblemente hermoso o hermosa que es este niño o niña vulnerable, el cual lleva tu sensibilidad y profundidad.

Hay un niño en todos ustedes que siente mucho, no sólo sus propios miedos y dudas, sino también el dolor de los demás, porque es un niño empático y compasivo, y, por tanto, lleva un gran peso sobre sus hombros. Lleva el peso de la conciencia colectiva, el sufrimiento colectivo de los humanos, el peso de cuidar a sus vecinos, a sus seres queridos. Mira atentamente a este niño y pregúntale: “¿a qué le tienes más miedo? ¿qué es lo que te pesa? permite que el niño te responda espontáneamente.

El niño que hay en ti es el que se ha sumergido en lo más profundo de la esfera terrenal. Con cada encarnación te sumerges intensamente en esta realidad y absorbes las energías que te rodean: energías del lugar donde naciste, de tus padres, y de tu educación. Debido a esto, a veces olvidas por completo quién eres como un ser de alma; olvidas tu luz, tu poder, tu originalidad; lo cual es parte del camino de tu alma en la tierra, experimentar profundamente la inmersión en tu vida en la tierra.

Si quieres crear tu propia realidad de manera consciente, primero debes saber para qué estás aquí. Tu primer objetivo es afrontar y sentir tu miedo, y sanarlo conscientemente; no vienes a la Tierra como una pizarra completamente en blanco, acarreas energías de vidas pasadas, y tu alma quiere reconciliarse con todas esas huellas del pasado, quiere liberarse de viejos miedos y creencias limitantes.

Irradia tu luz, calidez, y comprensión al niño que hay en ti, el niño que tiene miedo, siente presión, preocupación, y sufre demasiado, junto a muchos otros como él. Irradia tu luz hacia él o ella, y ten la certeza que al hacer esto estás cumpliendo con el objetivo de tu alma. Ahora, en el momento en que haces esto, alivianas al niño de su carga, dale al niño la bienvenida al espacio de tu corazón, él está en casa allí, porque puede llenarse de profunda sabiduría sin los velos terrenales del miedo. Déjalo disfrutar de la libertad y la paz dentro de tu corazón, déjalo sentir que no es simplemente un hijo de padres terrenales y de la conciencia social predominante, sino que es un hijo del universo, y que este niño angelical está conectado a tu alma.

Deja que este niño juegue en el jardín de tu corazón, que esté libre de las cargas que pesan sobre él o ella. Ahora mira al niño a los ojos y ve la alegría, el recuerdo de sí mismo, y la confianza en su propio ser. No estás a merced de las fuerzas y poderes externos a ti, tú, tú mismo eres un creador, pero tú no creas a través de la lucha con la vida, sino entregándote a la sabiduría de tu corazón, a la sabiduría de tu alma. Fluye con esa sabiduría en lugar de empujar y tirar, y usa tu voluntad. Por ejemplo, enfoca tus pensamientos, déjate llevar, y escucha mientras le preguntas a tu niño interior: “¿qué quieres experimentar en esta vida, más allá del miedo, la impotencia, el dolor? ¿cuál es tu mayor fuente de alegría? ¿qué te da energía, una sensación de vida? ¿qué te hace feliz?”.

Escucha y deja que este niño hable con sencillez, deja que la respuesta te llegue a través de los ojos y el corazón del niño. ¿Cómo se siente este niño? si no puedes encontrar las palabras para ello, puedes sentirlo. El niño es también tu soñador, el soñador que va más allá de lo conocido, que trasciende fronteras y abre así nuevos caminos para la conciencia colectiva.

Quizás te preguntes ¿de qué sirve soñar si la realidad te obliga a limitarte a lo que ya existe, a lo que es posible? deja de lado ese pensamiento porque en este espacio eres libre de soñar y de sentirte libre. Nunca subestimes el poder de un sueño, si el sueño está libre de miedo y sigue la voz del amor, siempre resultará fructífero; puede que la semilla tarde en florecer, pero cada sueño, nacido del amor, es una semilla que dará fruto.

Siente que hay amor en tus sueños y mantente conectado con el niño, descubre lo que él quiere lograr e imagina sus sueños; ¡sueña tu propio sueño! deja ir todo lo demás, el destino del mundo, el destino de tus semejantes; sigue tu sueño más elevado y siente la luz de tu alma descender sobre ti, ella quiere empoderarte mientras te entregas a este flujo.

Crear desde tu alma es dejarte llevar por el flujo del amor y la liviandad, un flujo que se te da naturalmente cuando te sientes como en casa en tu corazón, cuando dejas ir los miedos y te elevas por encima de ti mismo. No tengas miedo, no tengas miedo de pensar en grande, de confiar en lo imposible ¡sé un soñador! ¡y por sobre todo, sé libre!.

Cuando permaneces conectado al flujo de tu corazón, al niño interior, creas desde una base verdadera, conectado a tus necesidades reales, las cuales se mantienen estables y no cambian según tu estado de ánimo. Confía en tu poder creativo, ten la certeza que hay un poder dentro tuyo que es más grande que tu mente y tus pensamientos, ese poder proviene de tu corazón. Cuanto más libre esté tu corazón del miedo y la impotencia, más conscientemente podrás alinearte con tus verdaderos objetivos en esta vida.

Ten la certeza que, desde este lado, siempre estás rodeado de apoyo y aliento.

Nosotros te amamos desde el fondo de nuestros corazones.

Tu familia del alma está siempre contigo.

Muchas gracias por tu atención,

Jeshua



Pamela Kribbe
Traducido del inglés por Isabel Suarez-Perez

235 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo