Conversaciones con un Ángel.

Kryon


Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Muchas preguntas sobre cosas confusas. Cada uno de los que están escuchando o viéndome ahora mismo, puede también escuchar el Círculo del Doce que vendrá un poco más tarde. De modo que quiero hacer de esta canalización particular una precursora al Círculo del Doce, que también pueden ver. Pero hay mucho más, ahora mismo.

Ustedes recién oyeron una respuesta de algunos años atrás, que yo di respecto a la energía colectiva de la oración. La respuesta puede ser muy, muy compleja, pero digámoslo así: si oras para que alguien sea sanado, ¿qué pasa si ese alguien no se siente digno en absoluto? ¿Qué tal si eso es lo que aprendió desde su nacimiento, que no es digno? Entonces puede tener oración, pero Dios tiene que sanarlo de cierta manera, porque es indigno. Yo te digo ahora mismo que su filtro de indignidad moderará cuánto reciba, de la oración del grupo. Tú lo sabías, ¿no es así? Tenías que saberlo.

Esta energía de tira-y-empuja en equilibrio, de benevolencia y bondad, y belleza, de orar por otra persona. Esa otra persona tiene que estar en el otro extremo receptor; tiene que estar listo para atajar la pelota, y esa pelota es bondad, compasión y sanación. Pero si no está preparado para atajarla, y está diciendo “No soy digno, tengo un filtro que dice ‘Esto probablemente no va a funcionar. No funcionó para otro, no va a funcionar para mí’” Probablemente no funcionará. ¿Alguna vez te habían explicado esto de esta manera?

Aquellos de ustedes que podrían estar en problemas, ahora mismo, y necesitan eso que es la energía de otros, yo les pregunto: ¿Están preparados para atajar esa pelota? ¿O la niegan? Y podrían decir: “No. Yo estoy listo. ¡La necesito! ¡La necesito!” No pregunté si la necesitas; pregunté si estabas preparado para atajar la pelota.

La canalización será una entre cuatro, y será el prólogo, podrían decir, al Círculo del Doce que llegará en unos pocos minutos. Todos ustedes pueden ver y seguir mirando. Y esta canalización particular, y las otras tres que seguirán en este mes las voy a titular: “Conversaciones con un Ángel.” Y aún antes de llegar a ese ángel con quien puedes conversar, voy a hacerte una pregunta: ¿Qué piensas tú de un ángel? Ya puedes darte cuenta de adónde va esto. Se van a dar cuatro mensajes. Pero ¿qué pasa si no estás listo para recibirlos?

Aquí vamos otra vez. ¿Cuál es tu idea de un ángel? Es muy interesante, ¿no es así?, que quienes escucharían esto y lo verían como una canalización, y luego cerrarían la puerta porque no creen en canalizaciones, igual creen en los ángeles. Es casi mundial. Casi todas las doctrinas organizadas tienen en sí espacio para historias sobre ángeles. Y entonces te preguntas ¿qué son ellos? Parecen haber ocurrido en los cielos, antes de que nacieran los Maestros, y dan mensajes, aparecen ante ciertos humanos de ciertas maneras, dan mensajes muy largos, a veces dan una doctrina entera – viene de un ángel. ¿Quién es ese ángel?

Esa respuesta particular podría debatirse una y otra vez. ¿Es un Maestro? ¿Es Dios? ¿Es una representación de Dios? ¿Quién es el ángel? Pero nadie cuestiona la autoridad, cuando aparecen y dan un mensaje. ¿Qué es lo primero que dijo el ángel? “No temas”. (se ríe) ¿Por qué habría de temer a esta bella entidad que baja, a menudo en apariencia de una mujer? No son siempre mujeres. Depende de si notas su jerarquía. Dicho sea de paso, si quieren mirar a la jerarquía del reino angélico, eso es un espejo de la jerarquía que se asignan a ustedes mismos. Entienden eso, ¿no es así? Ustedes suelen ver en espejo su propia jerarquía, sus propias creencias, su idea de quién está a cargo y por qué, y luego le ponen eso a la divinidad.

Les contaré sobre los ángeles. Son bellos, bellísimos, entidades multidimensionales, si quieren decirlo así, con sensibilidad (N.T. en inglés sentience, conciencia sintiente) que siempre representan lo más divino de lo divino, la Fuente Creadora. Y cuando aparecen, suele ser espectacular – y es por eso que hay miedo. No ven a una mujer con un bello halo en un hermoso atuendo. Ven multidimensionalidad y su grandiosidad, donde las cosas se arremolinan y hay luces y ustedes no lo entienden. Y a veces sienten la multidimensionalidad de esto, que realmente no se combina con la tercera dimensión, y lo sienten en el aire, y tienen miedo.

Y es por esto que los mensajes siempre son lo mismo, si fueran traducidos correctamente. Cuando un ángel aparece, en cualquier lugar, por cualquier razón, a cualquier ser humano, siempre dice: “No me temas, porque parte de mí es parte de ti. Este es el mensaje que tengo”

A veces la Escritura dice que un ángel aparece y los humanos se caen de bruces. No se arrodillan; caen de bruces. Porque hay allí tanta energía que es divina, que ellos se tumban en el piso y tienen miedo.

Les digo esto porque los ángeles que van a conocer (N.T. en el Círculo del Doce) van a ser así, pero no los asustarán. Llegarán a ustedes de un modo tan hermoso, bondadoso y benévolo, y el primero que van a encontrar esta noche en el Círculo del Doce, el mensaje será ¿Quién eres tú?

Ni siquiera tienes una pregunta. No se te permite una pregunta. Porque estos cuatro ángeles van a darte información sobre ti, que necesitas oír. De maneras, tal vez, que crees que has oído antes, pero no en la energía en que se dará esta noche.

Te daré una pista: este primer ángel en el Círculo del Doce llegará a ti, tú no vas a ir a él. Y esto será común. Es un paradigma que existe y siempre ha existido en casi cada una de las doctrinas. Ustedes no llaman a los ángeles; ellos vienen a ustedes. Y vienen a ustedes muchas veces cuando menos lo esperan.

A este lo esperarás. Este tiene un mensaje para ti. Quiero contarte cuál va a ser el mensaje. No voy a contar cómo va a ser entregado, porque quiero que permanezcas sintonizado con esto. Es hermoso. Este mensaje de este ángel va a ayudarte a atajar la pelota.

Oh, escúchame, si estás en problemas necesitas oír esto. Si necesitas una sanación, y esperas que te llegue de grupos de personas, ¿cómo te sientes con respecto a ti mismo? La mereces. Eso es lo grande. Eso es lo primero. ¿Mereces la sanación? ¿O alguien te dijo, en algún lugar, que naciste sucio y no mereces nada de Dios? O de ninguna persona. ¿Cómo vas a atajar la pelota de la divinidad, cuando ni siquiera la ves venir? ¿Cómo vas a atajar la pelota de la divinidad si ni siquiera sabes qué aspecto tiene? ¿Cómo vas a atajar nada, cuando ni siquiera sabes cuándo te la arrojan, o si no mereces atajarla? Esas son las preguntas, ¿no es así?

Este es el ángel que va a describirte a ti. Y puede que pienses que lo has oído antes, cómo te ve Dios. Cómo te ves tú. Cómo el resto del mundo multidimensional te ve, de lo que no tienes idea. Cómo te ve tu alma. Quiero que sigas en sintonía, porque en solo un breve rato te voy a pedir que te acerques un poco más, y juntos cruzaremos por el puente y encontraremos al primer ángel, que te dirá cómo atajar la pelota.

Yo soy Kryon. Esta es una energía nueva, queridos. Esta es una energía nueva. Y todos son parte de ella. ¿No puedes sentirlo? ¿No puedes sentirlo?

Y así es.

Kryon



Canalización de Kryon por Lee Carroll
Miércoles de Sanación 7 de junio de 2023
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

304 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo