El 11:11 y 12:12

Kryon


...
Lo que sucede a continuación les parecerá familiar a algunos de ustedes. El Espíritu sabe que el resto de su biología necesita "ponerse al día" respecto de su nuevo conjunto mental (chakra de la corona). Para hacerlo así, resulta que en el nivel biológico se está generando mucho trabajo para usted. Este proceso se remonta en realidad al período 11:11, cuando fueron informados del código que se transmitió a toda la humanidad (se hablará de ello más adelante). A su biología se le dio permiso para cambiar con su crecimiento astral en ese momento, y para ese propósito se les dieron los mecanismos a la parte magnética de su ADN.

El 16 de agosto del año 1987 sobre su Tierra, fue un momento fenomenal. Pues, tal y como hemos canalizado en el pasado, ese fue el momento en el que se midió la Tierra; y ante la sorpresa y la alegría de aquellos que se encuentran a mi lado del velo, descubrimos que su planeta había alcanzado un nivel de energía mucho más elevado del esperado. Eso fue el principio, queridos míos, de lo que celebran ahora en el 12:12. Pues sin ese momento y sin esa medición, no habría sucedido nada de lo que está sucediendo ahora. Pues, por diseño y por plan, se estableció que la medición se efectuaría precisamente en ese momento. La Tierra había cambiado espectacularmente en los últimos cincuenta años, y como bien saben muchos de los que están sentados ahora en las sillas delante del Espíritu, y de los que están leyendo ahora estas cosas, ese fue un momento de gran celebración. Fue el momento en que el Kryon fue convocado. El momento en que se convocó a los guías maestros, como bien sabían todas las entidades del Universo, desde la gran fuente central hacia fuera. Pues eso cambió lo que sucedería en el futuro de todos nosotros, y habló universalmente. Quizá no se dieron cuenta de cómo la Tierra podía cambiar el Universo, pero así lo ha hecho, queridos míos, tal como les fue canalizado en el pasado. Y al llegar nosotros para facilitar los cambios que han hecho ustedes por sí mismos, descubrimos que estaban realmente preparados. Las cosas se movían incluso con mayor rapidez de lo que habíamos imaginado, y ahora estamos aquí para facilitarlo.

Luego, el 11 de enero de 1992 sucedió la cosa más asombrosa en la historia de la humanidad. No hay nada capaz de disminuir la importancia de lo que ustedes llaman el 11:11. Y en este momento es mi deseo comunicarles más acerca de lo que ocurrió, de modo que tengan un mayor aprecio de ese día cuando se encuentren sentados delante del Espíritu. Mi socio se enorgullece ante el pensamiento de la alegría que siente el Espíritu al honrarles a ustedes esta noche. Pues en esa fecha que ustedes llaman el 11:11, toda la humanidad recibió un código. Y el código fue transmitido a cada ser humano del planeta, y decía: "Vamos a cambiar las cosas y a abrir una puerta, y a permitirles cruzarla, como humanos". Ahora, queridos míos, esto puede parecerles mucha retórica o fantasía, pero deseamos decirles lo que sucedió aquel día. Pues el código que les fue transmitido era magnético, y esa es la razón, queridos míos, por la que el maestro magnético les está hablando en este momento. Pues eso se hizo a través de las rejillas magnéticas y fue transmitido a cada humano existente en el planeta, incluidos aquellos que todavía no se han formado. Ahora, quizá digan:
"Yo, en aquel momento, estaba aquí y no sentí nada", Y nosotros decimos que es así: imagínense situados ante un pasillo muy largo que es su vida. Allá al fondo, en la oscuridad, a muchos años de lejanía de donde se encuentran ahora, se abre silenciosamente una puerta..., ¡pero qué puerta! No sintieron nada ni escucharon nada, pero su impronta biológica y su impronta magnética sabían que la puerta se había abierto, pues eso representaba una gran capacitación de su espíritu. Una capacitación de su humanidad que ahora puede cruzarla hasta un lugar que hasta ese momento les estaba vedado.

Es la Nueva Era, y la puerta de la capacitación les fue ofrecida para que finalmente crecieran y alcanzaran el estatus que hemos llamado la ascensión. Eso fue en el día 11:11. Ahora, quizá pregunten: "¿Cómo se hizo eso, Kryon?". Y ahora les diremos por primera vez que cada uno de ustedes tiene un sistema de código magnético que envuelve su código biológico. Estas fibras magnéticas, si así quieren llamarlas, se corresponden y transmiten mensajes codificados a las fibras biológicas de su cuerpo. Y hablamos ahora de su genoma humano, de su ADN. Y por cada una de sus fibras biológicas existen dos magnéticas bipolares (lo que totaliza 12). Esta es su impronta. Eso determina su dualidad. Es muy difícil que ninguno de sus científicos lo comprenda así, pero en el futuro les ofreceremos claves que demostrarán que existe. Así fue como se hizo, pues el cambio de la rejilla magnética altera su conciencia y su capacitación. Y esta rejilla magnética "habla" a esos mensajes codificados de la impronta magnética, que luego hablan a su vez a su biología y permiten que se produzcan los cambios. Quizá se maravillen ante esto, pero permítanme exponerles más cosas.

¿Sabían que sus cuerpos fueron diseñados para durar eternamente? ¿Sabían que se rejuvenecen a sí mismos de una manera regular? ¿Sabían que la mayoría de sus células y de sus órganos están diseñados para ser infinitos, para durar eones de tiempo..., y que se regeneran a sí mismos una y otra y otra vez? Disponen de pruebas de estas cosas. Entonces, queridos míos, ¿cómo es que envejecen, que incrementan su edad y mueren? "¿Qué está ocurriendo aquí?", podrían preguntarse. Es la impronta magnética que le está hablando al ADN, que está generando sustancias químicas que han denominado la hormona de la muerte. Ese viejo código de energía se interpone en el camino del proceso de regeneración, y coopera con la ligera ausencia de energía cósmica que permite su envejecimiento. Es apropiado, y lo es por diseño, y es tal y como ustedes mismos lo planificaron. Eso facilita el plan de la encarnación y del karma, pues les mantiene a ustedes envejeciendo, hace que mueran y que regresen encarnación tras encarnación, para facilitar así el aumento de la vibración del planeta. Eso es lo que está siendo invalidado lentamente, y forma parte de la puerta que se abrió el 12:12.
...

...
Según se ha canalizado antes, en 1994, se produjo un acontecimiento sorprendente, que sólo pudo ocurrir gracias al que se produjo en 1992, cuando se envió el código a las fibras magnéticas que rodean las fibras biológicas de su ADN. Ese era el código que decía: «Se concede el permiso para el cambio que se avecina», y si no se hubiera enviado ese código, nada de todo esto habría sucedido. Así, en 1994 estaba usted preparado, pues en su año 1994, a partir del mes de abril, se inició el pase de la antorcha. Esto tiene una gran importancia para el planeta, pero, queridos míos, es algo extraordinariamente significativo para la isla en la que se encuentran ahora.

El pase de la antorcha fue el principio del abandono de las entidades que mantenían el lugar en esta Tierra, y que les pasan la responsabilidad a ustedes. Eso es como sigue: ha existido desde el principio un equilibrio de energía del planeta que tenía que ser consistente, y cuya suma tenía que permanecer la misma. Los humanos no podían contenerla por sí mismos, por lo que hubo entidades para contenerla en el planeta. Los magos, las pequeñas criaturas, los devas, los que ocupaban las rocas y los que estaban en el cielo. Sí, todos ellos eran muy reales, aun cuando muchos no se encontraban en la misma dimensión que ustedes. Y a medida que más humanos aparecieron en el planeta, se fueron marchando uno a uno, para que la energía siguiera siendo la misma. Ahora bien, no confundan el equilibrio de la energía con el nivel de vibración, pues la energía debe permanecer constante. Es la vibración la que pueda cambiar con su trabajo, y es la vibración la que es medida por el Espíritu.

Y es así como el pase de la antorcha se inició en este mes de abril, hasta que se inició su culminación, que tuvo como resultado la experiencia 12:12. Y de eso trataba precisamente el 12:12. Era el momento en que empezarían a marcharse los últimos y, al abandonar este planeta, se vuelven, miran y dicen: «Es algo maravilloso que los humanos hayan sido capaces de elevar la vibración hasta un punto en el que pueden contener toda la energía por sí mismos».

Y así es como se inició el éxodo de estos magos, que quedará completado en breve. Y así es como nos dirigimos a ustedes y les decimos: «Necesitamos a 144.000 de ustedes para que se conviertan en maestros ascendidos de forma inmediata en todo el planeta, pues es necesario contener la energía para que sea consistente». Eso no es para todos ya que, evidentemente, el número es relativamente pequeño. Sabrán quiénes son, pues exige un gran sacrificio. El hecho de que aquellos se hayan marchado después de eones de tiempo constituye un acontecimiento extraordinario, ¿verdad? Les dejan a ustedes la responsabilidad de sostener la pelota, por así decirlo, que es el planeta Tierra (humor cósmico).
Hay tres atributos que afectan al lugar en el que viven, y hablo ahora de aquellos que residen en este portal de energía, aquí mismo, en esta isla, un lugar verdaderamente hermoso del planeta, la isla llamada Kauai. Y debido a esas tres cosas, han percibido aquí un cambio. Y debido a esas tres cosas, hay contratos que han terminado aquí, lo que les permite moverse hacia adelante, y permanecer o marcharse, como prefieran, mientras que antes eso habría sido difícil.

El primer atributo lo sintieron inmensamente e incluso lo están sintiendo ahora, pues este es un lugar realmente mágico. En las grietas de sus hermosos valles abundaban los magos. Pues este es un centro de energía, un portal y un lugar que envía una señal a otros en el Universo, diciéndoles:
«Estamos preparados para recibiros».
Es un lugar que se halla protegido. Es un lugar que el Espíritu considera por encima de otros lugares, y que tiene que ser limpiado con regularidad.
Así pues, queridos míos, la magia ha pasado de aquellos que estaban aquí a los que ahora residen aquí..., ¡y ustedes la sienten! Pues hay un vacío allí donde solían estar los devas y durante un cierto tiempo habrá desequilibrio. Llegarán otros, aparentemente para llenar el vacío, con una conciencia que ustedes no desearían, pero eso se solucionará durante los próximos meses. Y esa es la primera y más importante razón por la que sienten un cambio en este lugar. Aunque el resto de la Tierra también lo nota, ustedes lo notan más, pues la magia fue aquí muy grande. Pero la magia, queridos míos, no ha desaparecido. Simplemente, ahora reside en un lugar diferente. Y depende de ustedes, en su formación, el aprender a utilizarla por sí mismos. Ese es ahora su don y ha ocurrido con el permiso resultante de la transmisión del código.

Lo segundo que está teniendo lugar aquí es mi trabajo. Pues las líneas de la rejilla magnética del planeta están cambiando realmente, y se están moviendo las líneas, lea que antes estaban aquí, que se cruzaban a un cierto nivel de vibración y permitían así que existiera un cierto nivel conciente. Y aquellas que están utilizando ustedes específicamente se mueven ligeramente una serie de kilómetros hacia el noreste. Se están centrando por encima de lo que llamamos el gran amplificador. Algunos de los que están aquí presentes sabrán de qué hablo, mientras que esto seguirá siendo un misterio para otros. Pero, a pesar de todo, es así.
Así pues, no sólo se han marchado los devas, no sólo queda la responsabilidad sobre los hombros de usted, sino que ahora le digo que la línea de rejilla también se ha movido. Si recuerda, le he dicho en el pasado que su misma conciencia e iluminación se ha visto alterada por la energía de la rejilla. No es nada extraño que se sienta como se siente; no es ninguna maravilla. Algunos de ustedes han percibido que los nuevos sentimientos deben residir dentro de ustedes mismos, y sólo de ustedes. Pero deseamos decirle que eso no es así. Pues todos ustedes sentirán el cambio como un grupo. Y si se juntan y comparan sus sentimientos, se darán cuenta de que existe similitud, lo que demuestra que lo que tienen delante no es un problema personal.

...

y así sea.
KRYON

Extraído del libro "Kryon III - La alquimia del espíritu humano"

12695 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo