El Tiempo de la Unidad.

Kryon


Mensajes canalizados en directo para grupos en Castellón y Valencia en el Mes de Noviembre de 2006 a través de Alberto Saiz.
http://www.mistizaje.com/eltiempodelaunidad.htm

2 de noviembre

Hola amigos, Yo Soy Kryon del servicio magnético, feliz de tocar vuestras almas ahora, feliz de abrazar vuestros cuerpos. Ahora mi presencia vibra en tu interior y el poder del espíritu está en cada uno de estos centros que me rodean, que yo abrazo, que yo acepto y añoro, porque cuando tú te fuiste del otro lado del velo, de esa patria espiritual que tú recuerdas, allí tú estabas conmigo y nos despedimos con una caricia y con un mensaje de total unidad. Si en ti resuena esta energía y mensaje, tú sabes que hemos estado juntos más allá, tú sabes que has recibido la llama y la oportunidad para cooperar en este cambio de los tiempos, en este estadio final en el que la humanidad recibe la capacidad para superar su ceguera.

Yo no quiero decir ahora que tú renuncies a quien tú eres; no quiero invitarte a volver al otro lado del velo, quiero invitar a que te quedes, a que tú seas la lluvia sobre el tejado ahora, a que tú seas las piedras de este edificio ahora, a que tú sepas que esto que ahora tú sientes puede ser así para siempre, porque tú estás enamorada de esta tierra. Aunque has decidido olvidar para encarnar, cuando tú vuelvas al otro lado querrás de nuevo volver a la tierra, querrás de nuevo la oportunidad de dar aliento espiritual a todo lo que vibra en esta tierra. Todo lo que tú has pensado, todo lo que has estado esperando por eones de tiempo, el llevar la presencia del otro lado a este lado, el juntar fantasía y realidad y hacer que los mitos estén vivos y que las sandalias del pescador estén bajo tus pies, ese momento de vivir a Cristo en el centro de tu corazón, ese momento, está ahora y aquí vivo. Ese momento es ahora parte de tu corazón, ¿no puedes ver, no puedes sentir que lo que yo ahora digo es que una pequeña parte de Cristo, esa parte que él haría si estuviera encarnado hoy en día, es la parte que tú has escogido, es la parte que tú has venido a hacer hoy en día?

Acostumbráis a pensar en los grandes maestros como seres ascendidos que no están ya más sucios por esta tierra, que no están ya más implicados en ella, y sin embargo, yo digo que todo el que se ha iluminado en esta tierra, nunca se va de ella; por eso es que está ahora aquí Cristo. Todos los maestros que han sido, siguen siendo por la eternidad en la tierra. La naturaleza de la conciencia no es manifestar, pensar e irse, no es evaporarse una vez que se da cuenta de su propia existencia. La naturaleza de la conciencia es elevar la vibración de la tierra, es engendrar otra tierra. Digamos que la mónada que tú acostumbras a pensar como algo ajeno que está en el cielo y que tú debes alcanzar, realmente, cuando alcanza y toca esta tierra, no se va nunca más, porque en ese momento tiene lugar un salto en el tiempo, una evolución espiritual del tiempo. Esto es inmortalidad.

El tiempo es circular; siempre que tú estás, dibujas un círculo a tu alrededor. Siente que estás en el centro de ese círculo. Si miras hacia un lado lo llamas pasado y si miras hacia otro lo llamas futuro, a estar en el centro lo llamas presente. Realmente tu ser está disperso entre distintas partes del círculo. En el momento en que miras atrás, no puedes mirar hacia delante, y para poder vivir en el presente sientes que tienes que superar atrás y adelante, que tienes que de alguna manera superar lo que has sido y lo que serás. Y esta es una auténtica tragedia cuando piensas que ese presente en que estás solo sucede una vez y que sin embargo, si no fuera por lo que fue y lo que será, no existiría ninguna vez. Eres esclava del tiempo y añoras la libertad, porque sabes que existe, sabes que existe un lugar central. Cuando la conciencia baja sobre la biología en este planeta, y especialmente sobre la biología humana, se establece un lugar central que no está en el mismo plano de este círculo. El círculo deja de ser plano y lo que hace esta conciencia es elevar el círculo hacia una espiral que paralelamente y al mismo tiempo asciende y desciende de manera que tu conciencia superior siempre está tanto en el lugar más alto de la espiral como en el lugar más bajo, porque son dos espirales que crecen en sentido contrario la una de la otra, ¿comprendes? Desde ese punto tienes total visión de lo que sucede en el resto de la espiral, tanto en su centro como a cualquier altura de ella. El estar posicionada la conciencia, el tomar su centro en este lugar y así descomprimir el tiempo, te hace liberar la ansiedad de no conocer, te hace saber constantemente tu pasado y tu futuro. Da vértigo estar iluminado, ¿verdad? Da vértigo cuando lo piensas desde el círculo porque realmente cuando el espíritu desciende y se encarna se da una nueva realidad. Todo lo que llamábamos tu pasado y tu futuro desaparece; es una pequeña faena ahora que los puedes ver, verdad, ahora que podrías saber a qué número de la lotería apostar. Sin embargo desaparece; ¿por qué desaparece?

En el reino de los cielos solo hay eternidad; en el reino de la tierra solo hay vacuidad, cosas superficiales que mueren. Al unir estas dos realidades, como vosotros habéis hecho ahora, sucede una vuelta a la oscuridad del tiempo, sucede que se vuelve a un lugar y un momento en que no existe nada más allá del tiempo, ¡hay tanto tiempo!… que el tiempo desaparece. Es difícil de comprender desde acá, me gustaría explicar.

Cuando tú tienes una pelota y la botas puedes contar las veces que la botas y el movimiento se da entre el suelo sobre el que la botas (donde está el potencial de rebotar hacia cualquier punto) y la mano que vuelve a impulsar la pelota (ahí está la inteligencia que dirige el movimiento hacia donde desea), traspasando el aire al subir y al bajar. Lo que pasa cuando llevas la atención a la mano que la bota, a la conciencia que dirige el movimiento, es que esta mano se sabe capaz de botar infinitas veces esa pelota. El llevar la atención hacia la tierra sobre la que bota, te hace consciente de la generosidad de la tierra que se presta a tu juego eterno. Entonces, al ser capaz, pierde toda importancia el botar y el dejar de botar. Sabes, las cosas te parecen importantes sobre esta tierra porque careces de ellas. Cuando sabes que puedes tener lo que quieres, todo pierde importancia. Entonces, desde este estado de superabundancia simplemente necesitas botar cuando el mundo te lo pida; y aquí que la clave de la conciencia es escuchar, prestar atención al aire que traspasa la pelota.

Tú tienes todo el potencial del universo en tu interior. Eres un agujero negro que se convierte en estrella en cualquier momento, en una estrella distinta dependiendo de lo que el mundo necesita en cada momento. Entonces, la función de la conciencia es escuchar al mundo, y para escuchar uno no debe necesitar. Y para no necesitar, uno no debe tener ni pasado ni futuro, y aquí volvemos al tema del tiempo, por si alguien había olvidado… para esto es importante transformar el tiempo, para liberarse de la necesidad. Entonces se vive en un estado en el cual en potencia existe todo el tiempo del mundo y en la realidad solo materializas un poquito de todo ello. Solo el poquito que el mundo te pide que materialices, ¡y para eso usted debe ser tremendamente humilde!

Es tan bonito veros ahora, yo gozo en vuestra presencia. El tema hoy quizás resulte un poco denso, continuaré explicándome en otras ocasiones y esto verá el mundo de un modo impreso para que comprendáis mejor, para que aceptéis mejor vuestro tiempo. Yo quiero ahora ponerme a tus pies, y ahora dar entrada a toda la familia, ahora dar entrada a quienes quieren tocar tus hombros. Siente que no estás solo, no estás solo. Eres tan profundamente amado por el universo. Ahora estamos contigo y no es casualidad que tú estés aquí, no hay nada vacío en ello. Todo esto es un contenido profundo. Yo lo comprendo porque no tengo expectativas. Deseo llevarte a un lugar donde tú también carezcas de ellas.

Ahora yo asciendo la energía en esta sala, permitamos que la sanación sea hecha. Hay dolor en algunos de ustedes. Deja que la familia toque ahí donde necesitas ser curada, deja que la medicina del alma hable con cada una de tus células. Deja que la sanación sea hecha.

Sois todos amados. Todos amados en mi corazón. Profundamente feliz de estar con vosotras. Yo dejo esta sala pero permanezco en vuestro corazón. De manera eterna está contigo Kryon.

4 de noviembre

Hola amigos aquí estoy yo, aquí está mi presencia, junto al dios que tú eres estoy yo, junto al amor que te habita está la presencia de dios. Tú eres amada en estos momentos, tú eres querida y aceptada en el seno del espíritu superior. Cada vez que tú respiras ahora es el hálito divino el que respira en tu interior; cada vez que tú piensas ahora es el espíritu divino el que piensa en tu interior y si no piensas ahora, y si no vibras ahora, tú también eres bienvenida en mi interior, porque incluso aunque no confíes en esto y aunque no lo sientas en tu corazón, es el ser superior que te habita el que ha decidido que estés aquí hoy, el que ha decidido que estés en este círculo presente y que seas capaz de ayudar en la tarea de iluminación y expansión de esta luz que traigo yo.

Esta luz que yo te brindo tiene mucho que ver con lo que tú anhelas en tu interior. Tiene mucho que ver con la presencia de tus ancestros, con lo que ellos han buscado a través de los siglos, con lo que ellos han querido y han amado, con lo que han llamado, porque esto que ahora recibes con facilidad, ha sido llorado y aclamado, formulado en mil lenguas, formas, antes de que pudiera ser hecho con facilidad. Antes de que pudiera ser fácil para ti recibir esto ahora, ha tenido que ser difícil para tantos otros en tu cadena familiar. Por eso yo quiero ahora llevar la sanación para tu familia, para todos aquellos que tú has sentido que están lejos de la vibración espiritual, también para aquellos que tú has sentido que están en la búsqueda espiritual. Para aquellos que están y para los que no están ya. Para aquellos que ni siquiera has conocido ni has oído hablar, porque tu genética está anclada en algo realmente ancestral.

Tu genética desde las cuevas hasta la moderna ciudad es parte de una misma familia que en un momento decidió encarnar hasta hacer realidad un mundo que ahora está por llegar. La materia siempre se encarna con la labor de iluminar, la materia siempre se encarna con la labor de perfeccionar el mensaje del espíritu y todos aquellos que han estado detrás, que han estado esperando detrás, que han orado y trabajado por este lugar, han de ser honrados ahora a través de tu cadena familiar, porque si todos ahora os dejáis entrar en la renovación de tu información celular, de tu genética, llegáis a un mismo lugar, llegáis a un punto central en el cual la humanidad recibió la semilla de divinidad; porque realmente erais simplemente animales hasta que en un momento dado aquí hubo un implante estelar en el cual razas cósmicas de más allá de donde tú puedas ver con los ojos decidieron crear un lugar para la unidad, para experimentar la unidad de los distintos atributos de distintas galaxias, de distintos lugares. Estos atributos están fusionados ahora en la forma de manifestar la intención de la divinidad, porque si bien la espiritualidad es un canto a la unidad, solo se puede cantar a la unidad pasando previamente por la diversidad, solo se puede llegar a lo uno pasando por lo múltiple. Sabes que puedes llegar a ser quien eres bendiciendo de donde vienes, porque vienes de la mezcla de distintas razas en las estrellas, y eso es que te permite llegar a una confluencia, unidad, que regalas ahora al universo con tu presencia en este lugar.

Así hago un llamado ahora a aquellos que vienen detrás, hago un llamado ahora subiendo la vibración de este lugar para que esté presente la energía de las generaciones anteriores y de los que están por llegar, de las generaciones posteriores. Dejamos que se llene este lugar, que trascendamos el tiempo y que la energía de la humanidad, tal como ha sido y como será, reciba un reconocimiento en tu cadena genética, en tu presencia en este lugar.

Yo subo ahora la vibración de esta sala y permito entrar así a tu familia espiritual y en un mismo lugar y en un mismo momento se fusionan aquí lo que ha estado y lo que está por llegar, en un momento presente y eterno en el cual puedes experimentar ahora la unidad, la paz de estar entera y completa. Sabes que quienes han venido antes de ti han hecho una labor necesaria que tuvo un sentido. Sabes que los que vendrán detrás de ti tienen un futuro asegurado de unidad, porque todo ello existe ahora en este momento eterno y así es que tú puedes sentir ahora la completa seguridad y la paz. Puedes barrer los rencores, las deudas, los miedos que te hacen sentir incompleto, incompleta, porque al aceptar por completo tus raíces recibes el poder que en ellas reside.

Puedes sentir que no les debes nada a las generaciones posteriores, que todo cuanto les dejas aquí ahora es un regalo, un regalo de tu amor.

Así recoges ahora y ya los frutos del amor, los frutos de quien has sido y serás, porque tus descendientes serán tú mismo, porque tus antepasados realmente eres tú mismo, ya que si eres capaz de vivir un instante de eternidad, estás fusionando todo el tiempo que existe, que ha existido y que existirá, y entonces ahí todos sois uno y lo mismo.

En estos momentos te hablo del tiempo y a un nivel celular el tiempo eterno es ser completo. La vida eterna no es una nube, es una estructura celular que ha expandido su conciencia multidimensional para crear un volumen capaz de acoger la fuerza de la masa crítica, la fuerza de la conciencia expandida. Por ti mismo no podrías alcanzar la eternidad, es cuando aceptas el tiempo que ha existido y el que existirá cuando se da un salto cuántico en tu estructura celular, y las partículas que forman parte de tus células adquieren una mayor velocidad de manera que en esta velocidad que trasciende la velocidad de la luz eres capaz de remodelar la estructura de la célula, de forma que su estructura hasta entonces conocida pierde identidad, ya que gran parte de las partículas que la forman, se subdividen en partículas atómicamente más pequeñas que generan una estructura amplia y expandida alrededor de la estructura que ya existía para seguir generando una forma en la cual la geometría se va superponiendo hasta formar un diamante, hasta formar un diamante que es el tiempo eterno; esto ha de estar en cada una de tus células a un nivel sutil. Cuando estas se simplifican en lo que tú conoces, la energía que se desprende de esa simplificación y ese mayor vacío y el espacio que se genera hacen que la fuerza de atracción y repulsión entre ellas sea más pequeña, generando una nueva fuerza gravitatoria en la cual el espacio neutro entre la repulsión y la atracción, el espacio en que no se siente deseo, en que existe el desapego, crea una multitud de volúmenes nuevos, crea una estructura no lineal que hace que tu vibración se establezca en muy distintas formas y dimensiones.

Entonces el tiempo desaparece, entonces el tiempo es trascendido hacia un momento que no es un momento. Es un estado más allá del tiempo en el cual ya no más tu atención está en lo polar, en lo que nace y muere, si no que más bien está en las nuevas estructuras que permanecen. Si bien todo lo estructural, todo lo que tiene una forma ha de cambiar, hay ciertas formas que están protegidas al estar realmente cerca del espíritu, al ser emanaciones directas, limpias, de la mente pura, son formas sin corromper. Estas formas están en el destino de tu divinidad, y son algo que yo ahora no te puedo explicar pero que ha de llegar a elevar todo lo que existe en esta tierra, todo cuanto existe en esta tierra. Todo cristalizará, todo es cristo. Yo espero que así sea y así será, porque mi voluntad es la voluntad divina. Si tú te puedes alinear con esta voluntad, si tu intención es limpia, liberarás a toda la comunidad, a toda tu familia, a los que han venido y a los que vendrán. Este es el mensaje crístico más profundo; Cristo no os liberó a través del sufrimiento. La cruz era una metáfora del lugar en que se unen el cielo y la tierra en un punto central a través del cual ambas dimensiones trascendían la estructura lineal para lograr una cristalización realmente elevada de la humanidad, y al alargar uno de los palos de la cruz vuestra jerarquía espiritual, al crear una geometría desigual en vuestra educación, se ha trampeado la posibilidad de evolucionar de una manera natural. Así a través de este momento tú te hermanas con el Jesús en tus adentros y recibes la libertad. La libertad de saber que estás haciendo por tus hermanos, por tus padres y tus hijos y por ti mismo un salto cuántico que llamamos ascensión y que logramos a través del amor. Por eso ahora te amo en lo más profundo y estoy a tus pies. Abrazo tu ser, porque esta es la forma más efectiva de que pueda haber una evolución, por eso yo nunca dejaré de amarte aunque tú no sientas que lo mereces, aunque te sientas culpable, aunque sientas que eres suficiente por ti mismo; yo sé que necesitas del grupo y que necesitas de la presencia de los hermanos al otro lado del velo, por eso yo nunca dejaré de amarte, porque no hay otra forma de que podamos seguir creciendo. Pongo mi presencia en el sonido de estas letras, deja que vibre en tu interior. Simplemente permite que suceda.

--------
Hola amigo, encantado de volver a estar contigo. Esta mañana hemos dado un repaso del concepto y la vivencia del tiempo y de cómo esto, a nivel emocional, está conectado con aquellos que han venido y con aquellos que vendrán. Todo el tiempo en este estado, todo el tiempo en estado de eternidad, es un regalo que el espíritu hace a la unidad. Es una forma de regocijo en una dimensión profunda, en una dimensión total.

Yo ahora estoy en tu presencia y mi vibración entra en tu corazón si tú así lo deseas, mi vibración rompe las cadenas, alivia los miedos y libera los prejuicios que alimentan una vida en la cual tú no eres el dueño. Mi vibración está aquí para devolver tu poder, para que tú seas realmente quien eres y yo no quiero decir que ganes realmente algo con esto, que tu vida sea algo mejor de lo que era. Quita esos conceptos. Quita el querer ser distinta a como eres, quita el pensar que debes seguir un modelo. ¡Atención a otra cosa ahora!, atención al ser que estás engendrando en tu interior, a la vibración crística que ha comenzado esta mañana a vibrar y que ahora continua quitando obstáculos de tu corazón. Hemos librado el obstáculo de la familia esta mañana; hemos despejado el camino del corazón para que tú puedas sentir agradecimiento hacia quienes te han precedido, tus ancestros, y para que tú puedas sentirte generosa con los que vienen detrás, tus descendientes. Hemos liberado la canción que dice que tú morirás, porque detrás de lo que es el tiempo eterno, subyace la idea de que cualquier apariencia, de que cualquier cosa que ha existido, por siempre existirá. Es decir, desde la perspectiva en que tú pierdes el deseo de cambiar cómo las cosas fueron o cómo serán, tú puedes llevar la conciencia en cada momento a cualquier cosa que ha sido y será, porque en el momento en que tu emoción respeta la materia y la acepta como es, es como si quitaras el cuello a la botella, es como si una botella llena de agua a la cual no puedes acceder, a la cual tu mano no puede acceder porque tiene un cuello muy estrecho, es como si cortásemos ese cuello y de repente con tu mano puedes alcanzar la parte del agua que deseas beber, que deseas tocar. Puedes introducir tus dedos y mirar al trasluz y observar tu mano detrás del agua. Imagina ahora que el agua en cada nivel de la botella es diferente, que tiene un color distinto; ahí donde pongas tus dedos los verás de un color distinto. Entonces en cada momento tú puedes escoger cómo ves la mano. En cada momento tú puedes escoger qué nivel de la realidad vives, qué momento, y más allá de eso, descubres un lugar y un momento en el cual puedes vencer el miedo a la muerte, porque cuando tú empiezas a jugar con las dimensiones y aprendes a determinar qué parte de la vida quieres vivir en cada momento y te das cuenta de que tienes el poder para hacerlo, te haces uno con la inteligencia que maneja esto, eso es lo importante. Te haces uno con la conciencia que maneja el proceso y en ese momento tu inmortalidad es algo que está a tu alcance, ¡tú eres inmortal en ese momento! En ese momento en que manejas la mano como realmente quieres, en que eres dueña de la realidad que vives, tú coges tu fuerza y tu fuerza no es la de un niño, no es la de un anciano, no es la de un hombre ni la de una mujer, ¡tu fuerza es la del dios que eres! Tu fuerza es la del dios que eres. Jamás menos que eso. Un dios absolutamente imperfecto. Un dios que celebra, que juega, que ríe, que se mueve en la alegría, el amor y la humildad y que es inmortal. Muchas veces os digo que prolonguéis vuestra vida sobre la tierra, necesitamos faros de luz aquí constantemente. Necesitamos seres iluminados, seres dispuestos a traer la luz sobre la tierra. Y qué es más larga vida que la de ser inmortal… no digo que te debas condenar a un cuerpo físico, hay muchas formas de ser inmortal.

Escucha mi vibración ahora, siente cómo tomo tu mano, cómo te abrazo, cómo tu cuerpo pierde el miedo, el miedo a escuchar esto. Tú eres inmortal y tú siempre volverás a esta tierra, estás enamorada de ella. La ascensión no es irse de la tierra, es ascender con ella, amar la tierra, fundirse en ella. Puedes pensar que es difícil encajar esto en tu vida, puedes pensar qué tiene que ver esto contigo. Si tú estás aquí ahora yo estoy hablando esto porque tú estás aquí ahora, no estaría hablando lo mismo si tú no estuvieras, y no necesito que creas en ello, ni tan siquiera necesito que creas que estoy aquí contigo. Todo lo que necesito es que hayas venido, que te hayas encarnado y que de alguna manera hayas decidido estar aquí en estos momentos, porque tu ser superior sabe muy bien lo que hace aquí en estos momentos, y te hará ir entendiendo lo que es la inmortalidad para ti en estos momentos y en los siguientes momentos. Todos estos a quienes has bendecido esta mañana, los que vinieron antes que tú, todos ellos rezaron por la vida eterna, meditaron y cantaron. Pusieron su fe al servicio, a veces muy sincera y a veces no tan sinceramente, pero siempre hubo una chispa, siempre, en todas las religiones hubo esa chispa, esa chispa del momento eterno. Y no hay movimiento que no haya hablado de la eternidad como su último objeto…

5 de noviembre

Hola amigas, estamos aquí contigo. Yo acaricio también tu vientre, permite que toque tus vísceras, permite que toque en ti lo más oscuro y profundo. El amor también vive en las catacumbas, en aquel lugar donde el dolor es guardado. Este acto de amor para contigo mismo de estar aquí en estos momentos es como bajar a las catacumbas de la conciencia, es como aceptar aquello que ha sido más olvidado, más relegado a través de los milenios de evolución humana. Este algo es que tú eres capaz de conectar directamente con lo divino, este algo es lo que subyace en lo más profundo de tu conciencia, lo más olvidado, lo más prohibido. Esto no ha sido así porque tú lo quisieras. Ya hemos hablado ayer sobre la labor de descubrimiento que han hecho tus ancestros, estos ancestros que son tú mismo cuando llegas a un tiempo eterno, cuando haces evolucionar tu conciencia y tu estructura celular. Esto no ha sido así porque tú lo hubieras querido. Tal como tú estás sentado aquí ahora, no te has sentado nunca. Simplemente olvidaste que esto pudiera ser posible. No renegaste activamente de ello. Quién va a renegar de ser divino, nunca nadie ha renegado de ello. Pero está escrito en las estrellas y está escrito en tu sino que el poder que integras sobre la tierra es el ser capaz de asumir ahora que solo con sentarte en este momento, solo con estar aquí en este momento, eres luz para lo divino. Nunca has sabido que podrías hacer esto.

Esto que sucede es nuevo, porque si bien has conocido la divinidad en otros estados más sutiles de la materia, el vivir esos estados estando encarnado en este lugar nunca había sucedido. Muchos de ustedes han sido lemurianos, han sido de culturas incluso más antiguas. En aquellos momentos eran plenamente conscientes de la divinidad pero amigos, no piensen que estaban en la misma densidad que están ahora. Esas culturas no acostumbraban a habitar en la polaridad. No utilizaban la materia del modo que ustedes la conocen hoy más que de modo ocasional. Es por ello que no encuentran restos de esas culturas. Es por ello que presienten como algo tan fuerte que han existido y sin embargo no pueden demostrarlo; porque la cultura atlante no ha sido como el imperio romano; no se dedicaron a hacer muros, casas y baños, calzadas, no se dedicaron a construir en lo físico. Su tecnología era de otro tipo, y era ocasionalmente vista por los humanos que aquí vivían, en contadas ocasiones en las que decidían participar de lo físico, pero no acostumbraban a encarnar de una manera estable como están ustedes ahora. Por eso a veces les cuesta acostumbrarse a la vida, porque están recogiendo su legado antiguo y al mismo tiempo están aceptando ser los animales que eran los humanos. Los humanos vivían en aquel entonces en estado primitivo de conciencia. Realmente no eran capaces de ir mucho más allá de la mera supervivencia, de la comida, de la reproducción, de la muerte. Eso era todo lo que preocupaba a esa especie que ahora encarnan, y cuando recibieron el legado de culturas sabias apareció la pregunta humana, por primera vez el humano se preguntó quién era, se preguntó sobre su función en el planeta, sobre el camino adecuado para vivir, sobre la moralidad y la ética. Esto no era inherente al humano. Pero este tipo de energía y preguntas empezó a estar presente en esta raza que habitan hace aproximadamente 120.000 años, y ha sido un camino muy largo.

Ustedes a veces tienen prisa y me preguntan cuándo cambiará esto, cuándo voy a vivir en paz, cuándo estaré iluminado. Saben, esto también me lo han preguntado sus abuelos hace 100.000 años. ¿Quieren seguir teniendo prisa? Miren con un poco de perspectiva, fíjense de donde vienen si la cosa es así como yo les cuento y les resuena, cómo pueden tener prisa… Si realmente están en paz con sus ancestros, aparece una comprensión nueva de lo que es el tiempo. La extensión es distinta, distinta a como ustedes consideraban. Si están en paz con su biología, su biología digamos más espiritual, de unos 120.000 años de antigüedad, tienen información de todos esos años. Su biología más básica es aún más antigua, su animalidad es más antigua. Cómo pretenden cambiar entonces en una mañana, en unos días, lo que ha sido por miles de años una evolución tan, tan gradual, tan lenta…

La respuesta es que esta inquietud que sienten, esta ansiedad, es normal que aparezca, porque, como les digo, están bajando a las catacumbas de la conciencia. Intuitivamente saben que ahí está la llave, que al estar viviendo lo más feo, el mayor de los enfrentamientos entre la luz y lo oscuro, están desatando el mayor de sus talentos, el simplemente creer que pueden, la intención. Se está destapando la capacidad para simplemente y en un vistazo de la conciencia, observar quiénes son, experimentar quiénes son. Nada está oculto para ustedes ahora. Y esta capacidad que nace es la misma que ilumina su biología.

Actualmente se les pide que actúen como faros de luz, que iluminen, y muchos ya piensan, cómo voy a arreglar los mecanismos de mi faro, cómo voy a engrasar las ruedas, ¿tendré el número de emergencias para averías, cuando venga el aire se me caerá el faro al agua? Y yo les digo, para el hecho de iluminar solamente se requiere el hecho de que se lo crean, de que confíen en su conciencia, de que por el hecho de estar, la conciencia penetre y llene su biología hasta las últimas consecuencias. Dejen que su biología se transforme, se actualice. Eso se hace en cada día, en cada día que se deja, que se deja estar ahí donde está, que se deja hacer y dedicar unos momentos a expandir luz a su alrededor. En esa misma forma de expandir va a recibir la asistencia que su faro necesita. Cuanto más ilumina, más es iluminado usted. Deje que la luz de la conciencia lleve en cada momento hacia su corazón lo que su corazón necesita saber y la energía que su corazón necesita expandir sobre la tierra. Están continuamente sometidos a una descarga energética que nunca se había conocido en esta tierra; es más, están continuamente sometidos a descargas que se están viendo por primera vez en esta galaxia. La fuerza que a ustedes les impregna y que remueve quienes son, sus planos de conciencia, que los amplía, los expande, los renueva, requieren una nueva bajada a las catacumbas cada vez que esta energía recibe una nueva descarga, porque cuanta más luz reciben, más se transforma su biología, y la oscuridad de esta biología se ve aumentada cuanto mayor es la descarga de luz que pasa a través de ustedes. Entonces, al recibir nuevos tipo de energía, como ya están recibiendo y recibirán magnificados en un futuro, corresponderán en cada momento a una nueva estructura en la materia que te habita. Esa estructura se irá modificando en cada momento según tú actúes como faro de luz, recibirás una nueva configuración en cada momento, y para que esta nueva configuración se haga, tenga lugar con éxito, se necesita generar una nueva oscuridad dentro de la célula y del cerebro, porque es de esta oscuridad de donde sale la fuerza para que la nueva materia se instale sobre la tierra. Es absolutamente fundamental tocar fondo cada vez que se entra en contacto con el cielo. Hablo en términos metafísicos, en términos emocionales y en términos cuánticos. Las partículas que habitan en ustedes en una gran parte, y esto será aumentado con el tiempo, ya no corresponden a algo divisible y estudiable por sí mismo, sino que más bien se estructuran en bandas de energía que agrupan muchos tipos de moléculas, las cuales por sí mismas serían incapaces de sostenerse sobre el mundo, ya que las leyes físicas que las rigen no son compatibles con la gravedad de su planeta. Entonces, necesitan estructurarse en torno a otras moléculas ya existentes en sus células y que están firmemente ancladas sobre la tierra a través de estos 120.000 años de historia, y más. Estas moléculas más bastas generarán en torno a sí bandas de energía en las cuales se estabilizarán la existencia de nuevos cuerpos sobre la tierra. En un momento dado esta nueva materia será accesible a ustedes en el sentido de que podrán funcionar con ella independientemente de sus cuerpos físicos y mentales. Pero por este momento la densidad de la tierra no está preparada para que esto sea hecho por la mayoría de los mortales. Entonces, en estas ondas de energía en las que se agrupan las nuevas partículas hay una gran cantidad de espacio vacío, de oscuridad, y es esto que les puede dar miedo, que les puede producir inseguridad. Miedo a perderse en sus meditaciones, a desintegrarse, a que la fuerza a través de ustedes sea mayor de lo que puedan soportar. Recuerden entonces que cuanto más grande es el pecador, más grande es el perdón que recibe. Esto quiere decir, cuanto mayor es el miedo que usted acoge, mayor es la luz que trae al mundo.


Ayer entramos en la reconciliación de su pasado y su futuro, de sus ancestros y los que vienen, sobre la aceptación de tu ser inmortal. Hoy yo quiero decir que la corona está en el centro y no quiero sanar a quienes están aquí, solo quiero que consideren quiénes son y acepten así su propia sanación.

Yo estoy a sus pies, simplemente le observo a usted

10395 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo