Fuerte mensaje desde la Galaxia. 2

Kryon


Saludos, queridos, Yo soy Kryon del Servicio Magnético.

Normalmente empezamos diciendo: Acérquense un poco más. Y eso siempre es la entrada a lo que se llama el Círculo del Doce. Pero en cambio, les he dado otra clase de salutación, porque esto es también una canalización. Ahora bien, algunos de ustedes no tienen idea de que haya incluso una diferencia, pero la hay. Esta noche son las dos cosas.

Vamos a hacer algo inusual en este Círculo del Doce. No es solo para quienes están aquí en las sillas, escuchando, crear una energía de información y belleza, sino para quienes escuchan regularmente las canalizaciones que son presentadas, todas ellas.

Mi socio y la compañera de mi socio estuvieron en esa gran tierra de los antiguos de Egipto durante un mes, y ellos acaban de regresar. Y en esas semanas y en esas reuniones y esas canalizaciones, cada vez que mi socio se sentó, fue el mismo tema. Pero el tema fue dado por etapas, podrían decir, en módulos de enseñanza. Y en todas se reflexionaba sobre un hombre llamado Wo. Y todas las parábolas que hemos dado han presentado un hombre llamado Wo. Realmente no es un hombre, pero como mi socio es de ese género, él habla de él de ese modo. Es realmente un wo-man (N.T man, hombre, woman, mujer) de modo que es un ser humano sin género que pasa por enseñanzas o aventuras o enigmas. Eso son las parábolas.

El tema que ha estado en 14 parábolas en Egipto fue el descubrimiento del yo. Y si van a donde las canalizaciones están ubicadas, pueden encontrarlas todas, las 14, cada una fue una lección para Wo. Él estaba descubriendo desde el principio quién era él; qué estaba pasando con él, que nunca lo había sabido; los atributos de Dios que era más grande que lo que él jamás pensó; su conexión con lo Divino; aprendió todo. Catorce lecciones. Esta sería la número 15.

El Círculo del Doce es siempre una metáfora y es siempre el mismo hasta cierto punto. Y si escuchan atentamente, incluso a la oradora principal de hoy, ella habló de esto. No hay diferencia, querido, entre lo que es un humano y lo que es un alma, excepto la experiencia y la dimensión en que está. El alma está siempre; les hemos dicho muchas, muchas veces: no tiene comienzo, no tiene fin. La parte humana de ustedes sí. Y ustedes vienen y se van de este punto central que es sagrado y bello e inimaginable para el cerebro que ustedes tienen en esta Tierra. Algunos dicen “Yo puedo pensar tan elevado como me pidas; yo no estoy limitado, Kryon; tú dices que soy limitado.” Tú no sabes que eres limitado. Un tonto no sabe que es tonto. Un humano no entiende cómo sería una Consciencia más grande que no es humana. Y así es la cosa.

Entonces, tratar de describirles un alma multidimensional que ustedes tienen, es casi imposible. Podemos hablar de su grandeza, de su belleza, de su existencia, y en el Círculo del Doce podemos llevarlos a cruzar por un puente metafórico hacia ese lugar. Y lo hemos hecho durante un año y medio. Allí han encontrado sus propias vidas pasadas, han examinado sus registros akáshicos, han hablado con aquellos que los ofendieron, y los que amaron y abrazaron y todas las cosas que pudieran posiblemente hacer en un alma, que no necesariamente pueden hacer mientras están en un estado de cuatro dimensiones.

Cuando cruzan por ese puente se da un permiso para volverse parte de eso que ni siquiera comprenden. Esa es la belleza de esta nueva energía. La oradora de hoy habló de confianza. De lo que pasa cuando presionan el control remoto, y tenía razón. Nosotros hemos usado otra metáfora; subir a su auto y cuando lo hacen no leen el manual de cómo funciona; simplemente van. Eso es la intención pura, saben por anticipado que va a funcionar, y lo hace, y el remoto luego cambia, y el auto los lleva adonde quieren ir.

Son ejemplos sencillos, pero verdaderamente, queridos, eso es lo que decimos. Tienen que confiar en que estas cosas son reales y que, más allá de lo humano, hay algo espectacular llamado TÚ. Su alma es inmensa. Les dijimos muchas veces que tan pronto deseamos definirla, no se puede. Porque lo primero que ustedes quieren saber es dónde y cuán grande, y no hay respuestas. Está en todas partes. Si pregunto dónde está Dios y cuán grande es, está en todas partes. Y ustedes reconocerán eso, y sus sistemas espirituales lo reconocen, a tal grado que – escuchen esto - que ese Dios amoroso puede escuchar a siete mil millones de oraciones al mismo tiempo. Ustedes han dado permiso para algo espectacular, energía multidimensional llamada Dios, y ahora yo les enseño que ustedes son una parte de esa energía. Son parte de la creación de todas las cosas. Tienen a Dios en su interior. En cualquier nivel que quieran pensar, tienen a Dios dentro de sí. Esto les da permiso para cruzar por ese puente y tocar eso que es su alma.

¿Qué les he pedido, incluso en esta sección de dos días? Mi socio lo ha mencionado, yo he mencionado, muchas veces, ¿cuál es la mejor pregunta que pueden hacerle al Espíritu? Hoy se ha dicho en este escenario, por su orador principal, “Querido Espíritu: dime qué es lo que necesito saber.” Allí está, otra vez más. Ahora bien, cómo es que, como dice mi socio, él nunca se encontró con la persona que hoy habló durante dos horas, y sin embargo ella dio el mismo mensaje. ¿Cómo es eso posible? La única respuesta que tiene algún sentido, es que gotea con una verdad común de Dios. Es espectacularmente correcto, y muchos les dirán la misma cosa, porque han descubierto esta verdad. Y la belleza de una verdad que es descubierta hoy, es que refleja la magnificencia del ser humano. Nada puede suceder en este planeta sin ustedes. No van a bajar ángeles a resolver la guerra. No tendrán una tropa de seres viniendo desde el otro lado del velo a tocar el Congreso.

Ninguna de estas cosas está en preparación. Todo esto será hecho por ustedes. Ustedes, las almas antiguas, todos esos “tú” que están escuchando esto. ¿Piensan que esta es una tarea que no pueden hacer por sí solos? No hay tal cosa como “por sí solo”. Y eso les fue dado hoy.

Vayamos a Wo por un momento. En lugar de hacer que ustedes hoy crucen por el puente, que siempre se cruza en esta metáfora de tocar el alma, voy a decirles la historia de Wo cruzando. Pueden venir con nosotros, si lo eligen.

Wo se presenta y sabe que hoy es muy diferente. El guía que él esperaba que le enseñara, no está. En el episodio 14 de la enseñanza de Wo, ese bello guía que lo había llevado por la historia de su vida, el guía que le había dado tantos atributos amorosos sobre quién era él, y le había presentado ideas increíbles que ahora él entendía que eran reales, ese guía se llamaba Yu Sha. Y en el episodio 14 no había guía. Y se enteró por quienes lo habían visto venir e irse, que lo habían visto hablando consigo mismo. No hubo guía. Y eso lo sorprendió, al principio, y luego sonrió. Y entendió el sentido de lo que Yu Sha le había dicho sobre quienes eran guías multidimensionales, la energía que él lleva consigo, y se dio cuenta de que estaba enseñándose a sí mismo y que su alma era la que hablaba todo ese tiempo.

¿Es posible que ustedes tengan algo llamado Yo Superior, que puedan sentarse frente a él, y que ese Yo Superior empiece a darles información que necesitaban saber? Queridos, eso viene incluido dentro de ustedes. Por eso la idea de un Yo Superior es tan exacta y verdadera y ha estado con ustedes por muchas décadas. ¿Qué tal si eso que es el Yo Superior fuera el Maestro de Enseñanza de ustedes? Una pieza de su alma que ha entrado con ustedes además de los que son guías. Yo les dije que tienen un entorno. No pueden contarlos, porque en un estado multidimensional no se cuenta.

Ahora Wo había aprendido eso, y allí estaba, y frente a ellos todos sus guías, su Yo Superior, el entorno a su alrededor, y Wo vio el puente. De modo que invitaré a Wo a cruzar, y ustedes vendrán conmigo, como lo hace él.

Wo, es hora de que descubras quién eres realmente. Wo, tal vez te gustaría encontrarte con Yu Sha en otro lugar. Wo está muy interesado. De modo que llevaremos a Wo a cruzar por el puente. Quiero que vengan con Wo, porque Wo es ustedes. Él es ustedes. Ella es ustedes, de esta manera particular. Wo, toma mi mano, vamos.

Wo no sabe qué sucederá, no tiene idea en absoluto de la idea de ir a un lugar multidimensional que es suyo. Pero cruza por el puente conmigo, tomados de la mano, porque ahora es tan intuitivo que reconoce la verdad; sabe que es seguro, es seguro. Él ve la neblina que oculta todo lo que está más allá, en medio del puente, y Wo sonríe y dice “Yo sé qué es esto. Esta es la prueba de la intención pura. Si atravieso la neblina, significa que no tengo miedo.” ¿Oyeron eso hoy? Wo entendió porque antes le enseñaron que el miedo realmente desarma el amor. Lo desarma, lo aniquila. Él no tiene miedo. Sonríe porque sabe lo que vendrá, en alguna medida, y confía en que aun cuando no lo entiende, lo va a experimentar.

Wo atraviesa esa neblina conmigo hasta el otro lado de ese puente donde las cosas no tienen sentido. Es casi como un mundo de sueños donde hay cosas que no debieran estar allí. Pero Wo no tiene miedo, porque hay algo sumamente familiar en ello. Bienvenido al hogar, Wo. Este es quién tú eres. Esta es la magnificencia. ¿Cuán grande piensas que pueda ser, Wo? ¿No tuviste experiencias, incluso cuando te enseñaba Yu Sha, que te llevaron a lugares que no pensabas que podías ir? ¿Y examinaste tu vida de una manera que no pensabas que se pudiera examinar? Y él dijo que sí.

Esta es tu alma, Wo. No tiene límites. Más aún: esto es realidad. Esto, Wo, es real. Y lo que eres en la Tierra, de la que has venido, es una realidad parcial, incompleta, y es donde vives por un rato. Y luego vuelves y vives más. Y luego regresas, pero siempre vienes al Hogar. Esto es el Hogar. Te pertenece; la esencia de ti está aquí. A Wo le encanta todo esto y está entendiendo todo, que no era un lugar en absoluto. Es casi como si hubiera entrado en la cosa más cómoda que hubiera entrado jamás: él mismo. Su yo sagrado estaba allí y él casi caminaba dentro. Era extraño; no parecía estar adentro ni afuera, él no lo podía resolver, y luego se dio cuenta de que no necesitaba hacerlo. Solo se quedó allí, deleitándose en esta majestad que él reconocía como eterna.

Wo, tú eres eterno; Yu Sha te ha dicho eso. Wo, quisiera que vayas a tu interior por un momento, a un lugar. No es el lugar donde vamos normalmente en el Círculo del Doce; no hay un teatro, pero hemos estado en este lugar antes. Hemos llevado a muchos a este viaje a diferentes áreas, podrían decir, de su alma – todas metáforas de otra cosa. Y así será esta también.

Wo pasa por una puerta – ustedes siempre pasan por una puerta. Hay un nombre en la puerta, y les dijimos el nombre la última vez que hicimos esto, en otro ejercicio. Les dijimos que era héroes en preparación. Les dimos la historia sobre ustedes, queridos, cada uno, en el viento del nacimiento, cómo era, cuando decidieron venir a este planeta en este punto del tiempo. Hay muchos de ustedes, ¿saben? ¿O no? Wo pasó por esa misma puerta, con ese mismo título, hacia un salón muy, muy grande. Él no podía determinar si ese salón estaba dentro o afuera, porque cuando miraba hacia arriba, parecía estar viendo el cielo, pero se parecía más a un planetario. En otras palabras, podía sentir que había un límite a estos cielos, y sin embargo, vacío como estaba, oscuro como estaba, se daba cuenta de que había más en él.

Caminó hacia la silla donde se iba a sentar y reconoció que algo iba a suceder porque había una silla enfrentando a la otra. Iba a tener una conversación con alguien. Se paró allí un momento, y saliendo casi de la nada vino alguien que él reconoció, llamado Yu Sha. Otra vez, la metáfora de su propio conjunto de guías caminaba hacia él diciendo “Qué bueno verte otra vez, amigo mío. Bienvenido a la cosa más magnífica que hayas visto: tú. Siéntate en la silla, Wo, tengamos una lección.”

Wo estaba abrumado de amor; allí estaba Yu Sha; él había pensado que lo había perdido o que no lo vería hasta morir, y Wo se sentó en la silla, esperando.

Hay muchas cosas en esta metáfora y en este año y medio que son increíbles, porque hay algunos que dicen “Bueno, yo fui en este viaje, y es todo simulado, todo visualización. No puedo realmente hacer esto hasta que esté muerto.” Quiero decirles algo: no están entendiendo. Sí que pueden. Este es su linaje, es su poder, su fuerza, si quieren decirlo así, para ser capaz de cruzar y entrar a eso que es ustedes, su tú sagrado, mientras están en el planeta. Esa es la enseñanza; esa es la metáfora. No es solo una visualización o una meditación.

Luego Wo se sentó allí. Aparecieron arriba, llamando su atención, aparentes estrellas en el cielo, él no podía entender si eran realmente estrellas; no relucían y estaban en foco perfecto, y cada una era una luz brillante y había una cantidad enorme de ellas.

“Es un salón enorme, Yu Sha. ¿Qué son estas?” Y Yu Sha se detuvo un momento y dijo “¿Estás listo, Wo, para algo que no vas a entender?” Wo dijo: “Lo estoy” Y Yu Sha le dijo: “Hemos creado esto para que entiendas, y para que entiendan quienes puedan escuchar, y para tu enseñanza en el futuro, Wo. De modo que entiendan. Es una metáfora; hay muchas de ellas.” Wo dijo “Parece como un millón de puntos, por lo menos.” Y Yu Sha miró a Wo y dijo “Bueno, en realidad, son 36 millones.”

Wo reconoció instantáneamente, con la aclaración del número allí, que tenía que haber algo en él. Algo oculto. Yu Sha era el guía, ese día. Yu Sha era el maestro esos días, y continuó: “Representan a casi todas las almas antiguas en el planeta, Wo. Treinta y seis millones. Wo, representan aproximadamente la mitad del 1% de la población de la Tierra. Y, Wo, cada una es un alma antigua. Durante eones de tiempo, muchas generaciones, muchas dispensaciones -así las llamaríamos – de cambio de energía, muchos ciclos, muchas civilizaciones. Estas son las que las han atravesado. Tienen algo en común contigo, Wo. Y tú también. Te dije eso antes” dijo Yu Sha.

Para quienes están en esta sala hoy, específicamente, viendo esto en vivo, también son ustedes.

Habrá miles que oigan esto, que lo escuchen más tarde, que juzguen por sí mismos si sienten que están en ese grupo. Ustedes saben si son almas antiguas. Tal vez solo han estado esperando oír que lo son. Siempre está ese tema de la duda de sí mismo.

Pero los que están frente a mí ahora, escuchen bien. Esto es para ustedes, porque ustedes son Wo, y él es ustedes.

Y luego Yu Sha dijo “Wo, algo asombroso va a suceder, que solo puede suceder con una consciencia multidimensional, con el Campo, con la idea de que existe una consciencia universal. Vamos a hacer algo por ti. Todos los 36 millones van a darte un mensaje.”

Wo no sabía qué interpretar de eso. Cuánto tiempo va a requerir. Y Yu Sha dijo: “En un momento. Frente a ti estará alguien que amas. Alguien que ha fallecido, pero no es realmente ellos; lo es pero no lo es. Verás, no hay individualidad en lo que atiene a esta clase de consciencia. La Consciencia del Alma pertenece a todos. Esa es la idea del Campo en el planeta. Y entonces tú piensas que hay una clase de consciencia para cada individuo. Ciertamente en la Tierra ustedes son lineales. Aquí no lo son. Por lo tanto, todos pueden hablar como uno solo; uno puede hablar como todos. Y van a hacer eso ahora, en la Persona de quien aparece en la silla.”

De pronto, todas las luces de arriba disminuyeron, y en cambio hubo una luz muy brillante en la silla frente a él. A medida que tomaba forma, él reconoció a quien más había amado en su vida. Tal vez sea diferente para ustedes, pero para él la metáfora era obvia. Alguien a quien amaba, en quien confiaba, a quien extrañaba, iba a aparecer y darle un mensaje. Es importante que entiendan el mensaje de esto para estar cómodos con el mensaje y entiendan que es verdadero y es hermoso. Hay alguien en su vida que tal vez está aquí, o no está aquí, que podría ser el de la silla para ustedes, los que escuchan, los que están en el salón, pero para Wo era su mamá. Allí estaba ella, y él estaba tan agradecido por este momento; muy agradecido.

Quienes están en la experiencia del Círculo del Doce han pasado por esto antes, hicimos esto para ustedes. Pueden ir a ese lugar que es su alma e ir directamente a quienes han amado y perdido, y queridos, eso es real.

¿Qué han aprendido hoy del Comandante de Marina que en el escenario les dio una validación tras otra de cuán real es estar con un alma que parecía haberse ido? Es real. Para ustedes, sea quien sea, será real. Para Wo más que real. Ella sonrió y dijo: “Wo, nunca me fui. Simplemente cambié y me transformé en otra clase de energía. Wo, te he amado desde el momento en que pareció que había dejado el planeta. Wo, te veo, te conozco. Sé que sentiste mi amor” Y ciertamente él dice, “Mamá, lo sentí. Lo sabía, de algún modo lo sabía. Gracias por validarlo para mí.”

Yu Sha interrumpe y dice “Es más que una metáfora, Wo, porque tu madre es un alma antigua, tú la elegiste antes de venir. Y ella te enseñó bien, porque estabas preparado para aceptar las últimas 14 lecciones que dimos, 13 de ellas conmigo presente.” Y Wo dijo “¿Qué va a hacer ella?” y Yu Sha dijo: “Te dará instrucciones, como 36 millones de almas con una única consciencia para lo que vas a hacer, y cuáles serán tus instrucciones para traer a esta Tierra a una nueva energía de paz y bondad y compasión”

“¿Cuánto tiempo requerirá eso?” (se ríe). Wo todavía es lineal, tal como ustedes. con preguntas que son lineales., absolutamente. Quieren que se les responda a esta pregunta, a aquella pregunta, quieren saber sobre esto o aquello. No es eso lo que va a suceder.

Y él dijo: “Por favor, dime. Todos los 36 millones de ustedes, juntas en esa visualización de mi madre sonriéndome y llena de la compasión y bondad que toda mi vida conocí de ella. Estoy listo para oírte, y lo haré y lo creeré.” Y ella lo miró y dijo “Estas son tus instrucciones de parte del grupo.

El amor es tranquilo. El amor no se infla. El amor está lleno con toda la bondad y las cosas positivas imaginables, y descarta las cosas negativas muy fácilmente. El amor no confronta. El amor no reacciona. Escucha. Todos los atributos de la Maestría que te fueron dados en las enseñanzas tal vez de Yu Sha u otros, representan el amor.

Aquí están tus instrucciones. Toma el amor y sostenlo tan alto como puedas. Y vete de este lugar y cambia el planeta.”

Wo no entendía realmente cómo eso podría cambiar algo. Él amaba mucho. Luego entendió que era algo más grande; era el amor de la Fuente Creadora. Una palabra significa muchas cosas para ustedes, queridos. Hay idiomas donde tienen muchas palabras para “amor”, dependiendo de la clase de amor. En el lenguaje de mi socio, en que les doy esto ahora, hay solo una. Pero este amor es supremo, y es el amor que se le está diciendo desde la consciencia colectiva de todas las almas antiguas en la Tierra. La mitad del 1% de todas, las que están aquí.

Está claro ahora lo que está sucediendo, y Yu Sha dice “Cuando te vayas de este lugar, quiero que visualices que no estás solo; que hay una consciencia de todas estas contigo, haciendo juntas la misma cosa que tú haces. Wo, encuentra un tiempo, intuitivamente, para enviar esto a otros en el planeta, y se te unirán aquellos, porque es un estado sin tiempo esta multidimensionalidad; no hay tiempo. De modo que en cualquier momento que elijan para hacerlo, todos estarán allí. Entiende eso.”

Wo no quería irse. Estaba frente a alguien tan especial, que representaba a las almas antiguas, de las que ahora se daba cuenta de que era una. Que había una tarea por hacer, y para eso él había venido, un héroe en preparación. Wo, tú.

Y entonces Yu Sha dijo, al desaparecer de nuevo, las palabras. “Wo, quédate. Tanto como quieras. Y cuando hayas terminado serás regresado a la Tierra instantáneamente. Quédate en este lugar que es tu alma. Quédate, aunque sea tres minutos, y disfruta de la magnificencia multidimensional de ti. Esto es verdad absoluta, Wo. Verdaderamente es realidad. Verdaderamente es realidad. Quédate”

Y así es.

Kryon



Kryon – Agosto 2023
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

234 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo