La Transferencia de la Sabiduría.

Kryon


Canalización de Kryon por Lee Carroll
ante la Hermandad Femenina Lemuriana



Saludos, queridas damas, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

El tema de la reunión, de los seres reunidos para la enseñanza, se llama La Transferencia de la Sabiduría.

Si han de decir qué significa eso para ustedes, ¿qué tema de todo eso elegirían? ¿Transferir de qué a qué? Y la respuesta es: todavía hay mucho para transferir. De humano a humano, de Maestro a humano, de Madre de las Estrellas a humano, pero hay una grande que debiera iniciar a todas las demás. Y sobre esta he estado hablando durante años.

La primera vez que mi socio me llevó a las Naciones Unidas, yo canalicé allí. Él estaba muy nervioso; nunca había estado fuera de California. Y de pronto estaba en la gran ciudad. Pero cuando empezamos, él se relajó.

Una de las cosas de que hablé a los delegados y los invitados presentes en esa reunión, fue que tendría que haber en las Naciones Unidas un Consejo No Votante de Sabiduría Indígena. No Votante para que no amenazara a ningún delegado ni votos de ningún tipo, sino un consejo de sabiduría de los indígenas. ¿Por qué los indígenas? Porque todos los delegados, de todas las religiones representadas en Naciones Unidas, en casi todas ellas hay algo que falta: la sabiduría que viene de la Tierra.

Y la sabiduría que viene de la Tierra es corriente para su cultura. Hay muchos que dirán “Bueno, eso era entonces, Ahora es esto.” Corriente para la cultura.

¿Sabían ustedes que hay culturas de miles de años de antigüedad en el continente? Y ellos nunca sobre poblaron sus aldeas. Ellos entendieron qué producía los bebés, y tenían hijos cuando había recursos, y no los tenían cuando no había. Ahora bien, ¿de dónde vino eso? Eso venía de la Tierra. Era sabiduría para el planeta, para ellos. Si se hubiera seguido eso hoy, este sería un planeta diferente. Eso es sabiduría directa desde Gaia.

Algunos de ustedes están aquí por primera vez. Esta es un área especial; un área en que pueden sentarse afuera y tener esa clase de viento soplando a sus pies, podrían decir, un viento de Gaia, la sabiduría surgiendo y diciendo “Bienvenido”. No todas las áreas boscosas de este planeta, ni siquiera de este país, tienen eso. Pero hay ciertos lugares que lo tienen más que otros. Aquí es donde la sabiduría verdaderamente es pasada desde la Tierra a la humanidad. Sabiduría que dice “Cuidado con lo que hacen, porque están al borde de algo que no les gustará.”

La sabiduría del planeta siempre está allí, y lo interesante es que esta maestra planetaria también se basa en el amor. Tanto así, que durante siglos se la ha llamado Madre Tierra. Es la Madre, que está en una relación simbiótica con ustedes. ¿Alguna vez pensaron en eso? Lo dan por hecho, que respiran el oxígeno que la Madre Tierra les provee. O que la Madre Tierra necesita el dióxido de carbono que ustedes exhalan. Esta relación simbiótica es conocida en la naturaleza, y pueden verla en todas partes, y es para la supervivencia. Y lo interesante del tema con la humanidad, es que la humanidad lo ignora. No lo entienden, ni siquiera se dan cuenta de que la Tierra está viva. Muy viva.

La Tierra tiene una consciencia. No como la de ustedes. Pero la Naturaleza misma tiene una consciencia. Hay mucho para aprender, queridas, cuando van afuera. Esa clase de transferencia de sabiduría, la sabiduría de las edades, ha entrado en los indígenas en todo este planeta, y quedan suficientes de ellos para que ustedes puedan sentarse a sus pies y aprender muchísimo sobre lo que este planeta tiene para decir, para ayudar a la humanidad en el próximo paso.

Parte de una consciencia de ascensión para todos ustedes es darse cuenta de que esto es necesario, que está faltando. ¿No es interesante que el plan religioso organizado, si quieren llamarlo así, en la mayor parte de la Tierra, no esté allí? No se entiende que está allí.

Entonces, ¿dónde cae esto ahora? (se ríe) Cae sobre ustedes. Empiezan a despertar a una verdad muy nueva, despertar a una luz, a enseñanzas que son diferentes; todo un paradigma de existencia que es diferente.

Estos son tiempos para aprender muchas cosas. Pregunta: ¿Con qué empiezo? Hay mucho aquí, tal vez, que nunca oyeron, o que es diferente. ¿Qué hacen entonces? ¿Por dónde empiezan? La respuesta es hermosa: no necesitan saberlo. Cada uno de ustedes es único, y responderá a lo que siga para sí. Si tienen la valentía para sentarse a los pies del Espíritu, de la Montaña, y decir: “Dime qué viene ahora. Muéstrame.” No necesitan planearlo, no necesitan resolverlo. No es algo que necesiten saber.

Durante años he estado diciendo: ustedes tienen automóviles tan sofisticados. Cuando suben a uno, ¿no están nerviosos? ¿No tienen que encontrar un manual que les diga cómo funciona? Y la respuesta es: ¡No! Simplemente suben y se van. Y entonces, ¿por qué simplemente no suben y marchan? Con este planeta, con todo lo que hay, con todo el conocimiento que se les impartirá en los próximos días, algunos de ustedes estarán sobrecargados. Espérenlo, pero no se frustren por ello. Disfrútenlo, absórbanlo todo, y sepan esto: esto no es como su cerebro. Su cerebro recuerda hasta tanto, y luego descarta el resto. Y está diseñado para la supervivencia. Así es el cerebro. Pero el corazón – y esa es la metáfora – la consciencia que ustedes tienen, no viene del cerebro. Esto ahora empieza a quedar demostrado.

Su consciencia entra con ustedes, desde su alma. No tiene límites en cuanto a las cosas a las que responderá y recordará. Este es el mensaje de todos los Maestros que podían hacer muchas cosas, como seres humanos. No se abrumen, por la cantidad de información que reciben. En cambio, solo recójanla y digan: “Entra directamente a lo que es mi consciencia, que la recuperará cuando yo la necesite” Esa es la verdad, queridos. La recuperación de lo que oigan en estos días próximos será instantánea cuando la necesiten. Reconozcan eso, sépanlo. Relájense. Siéntense a los pies de los maestros, y disfruten. Sí; incluso estoy diciendo que ni siquiera tienen que tomar apuntes – a menos que sientan que deben hacerlo para ejercitar sus dedos. Entra directamente a esta bella consciencia de su alma y permanece, y permanece. Entonces eso permite una transferencia de sabiduría que es mucho más fácil que lo que todos están tratando de entender.

Tengo una última cosa: quiero hablarle a Mele´ha. Ella está escuchando. Está escuchando. Está escuchando.


Mele´ha: te estoy pasando la batuta. Durante años poniendo en marcha, te he dado consejo. Durante años. Has pasado por muchas cosas. Has perdido tu pareja, has cambiado de dirección, has vivido en diferentes lugares, resolviendo qué seguiría después. Esperando la energía que necesitabas. Pasando por accidentes que no entendías por qué ocurrían. Muchas cosas. Mucha gente ni siquiera lo sabe.

Te estoy pasando la batuta. Las Madres de las Estrellas están dentro de ti ahora. No necesitarás tenerme a mí para darte consejos. Lo estás recibiendo de la Fuente; tu Fuente. Has llegado a donde debías estar y, en algún nivel, a donde sabías que podías estar en el viento del nacimiento antes de llegar a este planeta.

Como para muchas otras en el salón, esto es el despertar de por qué están aquí, y por qué estás aquí.

El viento ha llegado a tus velas.

Y así es.

Kryon


Shasta, 23 de Junio de 2022
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

77 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo