Los ángeles y las formas mentales...

V.B. Anglada


* Los ángeles y las formas mentales creadas en el éter por efecto de las ceremonias mágicas y ritualísticas que celebran las sociedades ocultas, esotéricas o místicas y escuelas esotéricas de entrenamiento espiritual de los discípulos mundiales.


Las Ceremonias mágicas o litúrgicas que periódicamente celebran las llamadas "Sociedades Secretas", tales como la Masonería, la Fraternidad Rosacruz, la Orden Mística de los Templarios, etc., y aquellas otras llevadas a cabo por las Escuelas Esotéricas de Entrenamiento Espiritual y Centros de Raja Yoga bajo formas de "meditación oculta" son altamente beneficiosas desde el ángulo de vista de la evolución planetaria, pues permiten la invocación de energías superiores procedentes del Plano mental y la efusión de energía causal de la Jerarquía por medio de los "Ángeles Solares". Las formas mentales construidas por la utilización del poder esotérico de la mente constituyen núcleos de energía espiritual y normalmente son símbolos geométricos de alta significación oculta que pueden ser atraídos al aura de tales grupos y sociedades volviéndola magnética y radiante.

Las ceremonias ocultas tienen carácter meditativo y adoptan ciertos símbolos geométricos llenos de dinamismo creador como agentes de invocación, siendo dirigido el proceso mágico de la liturgia por el poder mental y no por la fe emocional. Esto hace posible que ciertas energías que normalmente se hallan en suspensión en los niveles mentales y espirituales puedan ser puedan ser atraídas hacia aquellos centros invocativos y los dinamicen con nuevos y más poderosos impulsos. Según sabemos ocultamente, las Sociedades secretas dignas de tal nombre, las Escuelas Esotéricas de Entrenamiento Espiritual y los Grupos de Integración Mental constituidos por discípulos mundiales pertenecientes a algún definido Ashrama de la Jerarquía, se hallan bajo la supervisión directa del Adepto Maestro MORYA, Chohán del Primer Rayo e impulsor en nuestro planeta de las energías extraplanetarias esotéricamente reconocidas como de "Voluntad hacia el Bien" y conteniendo el indomable Propósito del Logos Solar de SER y de REALIZAR.

El tema de las Sociedades Secretas adquirirá cada vez más importancia desde el ángulo de vista de la Magia Organizada en nuestro mundo, por efecto de la entrada en actividad de las energías del Séptimo Rayo. Éste, junto con el Primer Rayo, constituyen el Alfa y el Omega de la Creación Universal, rigiendo ambos el principio místico de "coparticipación de las Energías" que origina toda posible objetividad espiritual en el seno de la materia y tienen la misión de manifestar la Voluntad de Dios en el Plano Físico por medio del proceso dinámico de la Magia Organizada, es decir, litúrgica o ritualística, mediante la cual todo ser humano puede convertirse virtual o sacramentalmente en un Sacerdote oficiante, plenamente integrado en el sentido espiritual y capacitado, por tanto, para "invocar Fuerza Cósmica" con destino al planeta. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que las verdaderas Sociedades Secretas y Escuelas Esotéricas son escasas, raras y muy difíciles de encontrar.

Con respecto a ello habrá que decir que, debido a las persecuciones de carácter religioso sufridas a través de los siglos y a la falta de integridad espiritual en sus componentes, son pocas las Escuelas Esotéricas y Sociedades Ocultas que merezcan la atención de la Jerarquía Planetaria. Hay, no obstante, una "gran expectación" desde el ángulo interno a la espera de que entren en actividad las energías del Séptimo Rayo a fin de que mezclándose con las del Primero, actuante ya en algunos reconocidos centros esotéricos del mundo, produzcan el divino revulsivo que ha de conmover las bases místicas de tales sociedades y corporaciones ocultas y hagan surgir del centro de las mismas, con el suficiente dinamismo, "nueva sangre y nueva Vida", para poder afrontar el tremendo reto que les impone la Nueva Era de acuerdo con las circunstancias que progresivamente van adueñándose de la vida silenciosamente invocativa y expectante de la humanidad.

En este Tratado no es nuestra intención introducirnos en el estudio de las Escuelas secretas y Sociedades ocultas, ya que lo que pretendemos únicamente, es estudiar las Formas Angélicas actualizadas a través del alma espiritual de la humanidad utilizando no importa qué tipo de ceremonias o fórmulas de liturgia.

En el caso de las Sociedades secretas y Escuelas Esotéricas de entrenamiento espiritual que hemos venido mencionando, y que lógicamente no son las únicas existentes en el mundo, hay que tener en cuenta -tal como dijimos anteriormente- que las invocaciones que promueven son particularmente poderosas por venir inspiradas dinámicamente por el poder del Primer Rayo y porque los Ángeles que responden a las mismas vienen cualificados por el trepidante dinamismo del Quinto Plano Cósmico, cuyo reflejo en nuestro Universo es el Plano Mental, o Cuerpo Mental del Logos Solar.

Hay razón, por tanto, de prestarle una muy particular atención a las fórmulas invocativas utilizadas por estas Sociedades ocultas de carácter espiritual, pues, según sabemos esotéricamente, constituyen los anclajes de la Fuerza espiritual que se proyecta desde los Centros Ashrámicos de la Jerarquía con destino al aura mental de la humanidad, produciendo el despertar de la visión interna y la orientación definida de las almas hacia la Luz divina que brilla en lo más secreto e íntimo del humano corazón. Por lo que hemos podido comprobar, tales Formas tienen un carácter eminentemente simbólico y adoptan en el espacio toda clase de figuras geométricas, dotadas de refulgentes colores, gráciles movimientos y un gran poder inspirativo.

Tras estas figuras es posible apreciar, cuando la evolución espiritual lo permite, a los grandes Ángeles que rigen con singular maestría el mundo de la mente, ya que de manera misteriosa constituyen el fuego que la rige, condiciona y cualifica. Se trata de unos Ángeles de categoría muy especial y están entrañablemente vinculados a la evolución de la gran familia humana. En la "DOCTRINA SECRETA" son denominados "Ángeles Solares" y, según se nos dice, esotéricamente poseen conciencia cósmica, es decir, que son unos Iniciados de todos los grados.

Se nos dice también que su perfección proviene de un Universo anterior, estando misteriosamente unidos a los seres humanos en virtud de "un voto inquebrantable" formulado ante el propio Logos Solar y que consiste en "permanecer al lado de los hijos de los hombres hasta el momento culminante en que, habiendo alcanzado éstos la Liberación, puédase penetrar en el Nirvana". Los Ángeles Solares son virtualmente los impulsores de la evolución de las Mónadas Espirituales que realizan su evolución en el Reino humano, y su trascendental resolución de permanecer al lado de los hombres para acelerar el proceso de evolución del Cuarto Reino es un secreto iniciático que oportunamente será revelado. Hay Ángeles Solares en todos los Rayos, y, debido a que por su íntima cualidad de Adeptos poseen "conciencia jerárquica", están vinculados con la obra de la Jerarquía planetaria y contribuyen con su valiosa e indescriptible cooperación al desarrollo del Plan que lleva adelante el Logos de nuestro Esquema Terrestre.

Pues bien, un grupo especial de Ángeles Solares del Primer Rayo vivifican con la Luz de sus vidas radiantes los dinámicos impulsos que surgen de los grupos esotéricos, sociedades ocultas y escuelas de entrenamiento espiritual y los convierten en figuras geométricas dotadas del suficiente poder invocativo como para convertirse en centros magnéticos de atracción mental para todos los seres humanos, cuyas mentes, siguiendo los sagrados impulsos internos, ascienden por encima de los pensamientos concretos e intelectuales y buscan el camino de la Intuición espiritual que tales formas geométricas señalan.



Vicente Beltran Anglada

285 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo