Bailando por la vida.

Varios/Otros


Bailando por la vida.

Queridos amigos, queridos amantes de la vida, soy Isis. Soy el pájaro que vuela libre por el cielo, disfrutando del deleite de ambas energías, la del cielo y la de la tierra. Estoy en el interior de todos vosotros, y por eso un día volaréis libres de vuestros cuerpos y seréis como un pájaro, viajando por el universo.

Por donde quiera que vayáis, lleváis dos energías en vuestro interior. Una es la energía de la alegría, que os propulsa hacia delante, siempre encontrando nuevas maneras de expresaros, siempre buscando la vida y la aventura. La energía de la alegría es la luz en vuestro interior; es de lo que está hecha la creación. Cuando sentís la energía de la alegría, cuando verdaderamente la sentís y os llena de plenitud; sabed que no hay nada fuera de ella que buscáis. La energía de la alegría es una finalidad en sí. Es la expresión de la vida en su forma más libre y por ello no la podéis atrapar – la alegría es la esencia de la vida.

Sin embargo, como he dicho, lleváis dos energías. La energía de la alegría es una de ellas y la otra es la energía de la oscuridad y el dolor. Cuando existe la oscuridad y el dolor, no hay alegría, solo su ausencia. Es la parte de vosotros que se siente atrapada, separada, y sola. A pesar de ello, tiene un papel importante dentro de la creación. La energía de la alegría y la energía del sufrimiento o la oscuridad van profundamente unidas. En la de la oscuridad siempre residen las ansias de liberación, de vivir. La oscuridad anhela ser liberada, y en el momento en el cual la energía de la alegría la acoge y abraza con aceptación y ligereza, con luz, la oscuridad no puede resistirse y se abre. Todo lo que es oscuro, tanto dentro de vosotros como en el mundo exterior, ansía vivir, anhela la libertad.

Os pido que conectéis con vuestra propia oscuridad interna y que no la veáis como vuestro enemigo. Es una parte de la creación, tiene su significado y valor. A medida que la parte que es alegría y que reside en vosotros busca expresarse durante las muchas vidas que ha tenido por el universo, ha cruzado barreras y descubierto territorios desconocidos. Este movimiento crea energías de inseguridad, temor e ignorancia, y precisamente por ello os encontráis con el sufrimiento y el dolor. Sin embargo, en algún lugar detrás del sufrimiento está la energía de la alegría. Hay tantas ansias de vivir en vuestros corazones y en vuestras almas, que a un nivel muy profundo estáis dispuestos a afrontar e involucraros con el sufrimiento. Precisamente porque vuestro amor es tan desbordante, la alegría os permite explorar la vida profundamente y siempre sobrepasáis el límite hacia nuevas aventuras.

Ahora os pido que conectéis en el interior de vuestros cuerpos con las zonas oscuras que son tan difíciles, donde sentís una pesadez energética o, donde conectáis con una emoción o sensación que os perturba sin cesar y que consideráis negativa y os bloquea. Y ahora imaginad que buscáis esa zona concreta o esa emoción como si fuera una energía que espera ser liberada. Podéis verlo de la siguiente forma: esa energía oscura en vuestro interior es una pionera de la consciencia, es la parte de vosotros que se mueve más allá de lo que consideráis seguro. Está explorando algo nuevo que todavía no comprendéis y por eso da pie a que sintáis confusión, e incluso tristeza, y sea una lucha constante. Pero es precisamente porque sois espíritus tan aventureros que estáis dispuestos a aceptar la oscuridad y afrontarla.

Por ello, os pido que encontréis la oscuridad más profunda dentro de vosotros – la parte que está luchando – como la parte más revolucionaria que está descubriendo nuevos territorios de experiencias. Os invito a visualizar esa parte – esas emociones difíciles o esa aflicción física – como si fuera un guerrero. Visualizad esa parte como un guerrero de la manera que mejor sintáis. Podéis verlo como una presencia masculina, y mirad el fuego en sus ojos. Es un guerrero malherido, que a la vez es la parte profundamente creativa de vosotros.

Ahora imaginad o visualizad la parte de vosotros que es alegría con forma de figura femenina, una mujer. Está bailando, cantando, sintiéndose libre y liviana, pero que quiere unirse al guerrero. Tiene un profundo anhelo de encontrarse con él, abrazarle, porque sabe que es el aventurero que abre nuevos territorios para explorar. Ella le seguirá y le abrazará con poderes de sanación y con su espíritu de felicidad y alegría, de risa. Así que imaginad como las dos partes se encuentran y se juntan; la parte de vosotros que está herida y dolorida y la parte que es alegría y libertad. Imaginad como se abrazan; podéis sentir la profundidad del amor que sienten el uno hacia el otro.

Las palabras “luz” y “oscuridad” se asocian con el bien y el mal, con el enjuiciamiento, pero estas dos energías son mucho más juguetonas y mucho más profundas de lo que estos marcos pueden significar. Ambas energías están llenas de vida y juntas forman la esencia de la creación. Así que, imaginad las dos energías fundiéndose y sentidlo en vuestro corazón y en vuestro vientre. El corazón es la cuna del amor y la alegría, mientras que el vientre es la cuna de las emociones y la pasión, y por ello también la cuna del dolor y el sufrimiento emocional. El corazón desea descender y abrazar las emociones en vuestro vientre como muestra de la verdadera sanación: abrazando las energías y los deseos oscuros en vuestro interior para reconocerlos como compañeros en la creación, como parte esencial de vosotros, en vez de energías de las que os queréis desprender.

La oscuridad juega un papel vital en vuestras vidas, y la exploración de dicho papel es la razón por la cual estáis aquí, la razón por la cual os habéis encarnado físicamente. Cuando las emociones – lo que se a menudo se conoce como naturaleza humana más baja – tienen como inspiración la energía del corazón, la energía de la alegría y la valentía, es cuando la verdadera creatividad emerge. Quiero decir con esto que vais a experimentar una creatividad interior arraigada y pura, que podréis verdaderamente expresar en vuestras vidas cotidiana.

Hay personas que tienen una energía de amor abundante en sus corazones y son capaces de conectar con la energía de la alegría en momentos de inspiración. Pero como tienen también las emociones de la parte baja de su vientre bloqueadas y atrapadas, y no saben qué hacer con ellas, dichas personas no pueden expresar en términos prácticos y reales esa alegría e inspiración. Empiezan a sentir una desconexión con este mundo, con la tierra, y con la sociedad humana.

La llave para superar esta desconexión es precisamente atender y abordar las partes de vosotros que necesitan sanación emocional. La inspiración en si no es suficiente; tenéis que reconocer y afrontar la oscuridad dentro de vosotros como un compañero y no como un obstáculo que necesita ser eliminado. Al abrazar y trabajar con vuestra propia oscuridad es cuando la alquimia espiritual acontece: la verdadera transformación.

A menudo cuando hacéis “trabajo interno personal” – por ejemplo, por medio de terapias y diferentes modalidades de sanación – seguís luchando con vuestra parte oscura, porque queréis encontrar y buscar formas de deshaceros de ella. Pero tras esta necesidad hay una falta de respeto e irreverencia hacia el papel que cumple la oscuridad en el universo. No estáis jugando ni bailando con estas energías; todo lo contrario, lucháis con ellas y, al final, estáis exhaustos porque luchar en contra de vosotros mismos requiere una energía muy grande.

Para verdaderamente empezar el proceso de sanación, debéis abandonar la noción de la lucha y la batalla entre la luz y la oscuridad dentro de vosotros. Respetad verdaderamente y profundamente las partes oscuras; porque incluso las partes agresivas y violentas no son en si malas. Si las abordáis con compasión y el anhelo profundo y sincero de llegar a su esencia para comprender lo que verdaderamente son, os escucharan; se acercaran a vosotros como lo haría un niño pequeño. Es la energía del juicio y la resistencia lo que intensifica la oscuridad, mientras que la energía de la aceptación y la alegría es la que siempre crea unificación.

Este proceso dinámico es algo que se está desarrollando, no solo a nivel de vuestras vidas individuales, sino que también lo podéis observar en el mundo exterior en el que vivís. A lo largo de vuestras tradiciones religiosas, ha existido un inmenso temor a la oscuridad, a la pasión, a la creatividad, y a la libre expresión. Por temor, se ha desarrollado la necesidad de controlar el espíritu humano. Y lo triste es que, como resultado de ello, no solo existe el temor a la oscuridad si no también un temor a la alegría. Durante mucho tiempo la energía de la alegría no ha sido bienvenida en la sociedad humana.

Puede resultar extraño decir esto, porque todos en la tierra estarán de acuerdo que todos los seres humanos quieren ser felices, pero como vuestras nociones de la felicidad han sido tan restringidas, tan delimitadas, que no han dejado espacio para la energía de la alegría. La alegría fluye sin fin, no puede habitar en estructuras y jerarquías rígidas ni obedecer a falsas autoridades; la alegría es una verdadera energía revolucionaria. La alegría ha tenido a menudo expresión en las artes: la literatura, la poesía, la música y la mayoría de las personas que se dejan llevar por el flujo de la alegría en sus vidas se convierten en marginados. Sentirán que son diferentes al resto y no siguen el patrón de la conciencia de las masas.

Hay definiciones concretas de lo que es la felicidad en vuestra sociedad, pero por la mayor parte son controladoras en mayor o menor medida. Por ejemplo, ganar dinero supuestamente os hace felices, tener una profesión con éxito también, casarse y tener una familia también es una meta que muchos persiguen, pero como observáis y podéis ver a vuestro alrededor, ninguna de estas metas son una garantía de felicidad. Podéis encontrar la felicidad en todas estas cosas, pero la parte esencial de esa felicidad reside dentro de vosotros. Nada externo puede hacerlo realidad. La verdadera felicidad significa sentir que sois esa esencia de alegría; que os habéis hecho amigos de las partes oscuras en vuestro interior y que tenéis total libertad para explorar la vida.

El lema de este encuentro, aquí y ahora, es el retorno de Isis, y estoy esperando que os abráis a mi espíritu y esencia para que encontréis la fuente de la alegría dentro de vuestros corazones, y al mismo tiempo, abracéis la oscuridad interior. Y las dos cosas son un único movimiento, un flujo. Bailad con la vida; bailad con todo lo que la vida os traiga. Intentad no juzgar, ni poner una etiqueta de bueno o malo; la vida es muchísimo más rica y misteriosa como para ser vivida de esta forma. Verdaderamente os liberareis si dejáis de vivir vuestra vida de esta forma.

Brevemente, hay dos formas de abriros a la energía de Isis, y es lo que está aconteciendo por todo el mundo. O decidís a abriros a estas energía conscientemente y libremente u os sentiréis atrapados en la crisis y en el sufrimiento que supondrá pasar tiempos muy difíciles, así como enfermedades, para después no tener más remedio que abriros al espíritu de la vida, tanto en esta vida actual o en otra.

En estos momentos en la tierra, todo se intensifica. Hay una gran necesidad de liberación, de soltar las energías pesadas en vuestro interior. Las energías están en constante movimiento, son dinámicas, y hay una acumulación tan enorme de sufrimiento y dolor en la humanidad que tienen que salir a la superficie para expresarse. Es como si fuera algo explosivo: necesita expresarse en algún momento. Cuanto más conscientes sean las personas, más equilibradamente se liberarán estos procesos de sanación. Cuanto más se afronte la oscuridad con profunda comprensión, más suaves serán sus expresiones. Pero esto no necesariamente será posible en todo el mundo. Habrá expresiones de profundo dolor y agresiones que pueden ser muy dañinas para otros.

Os pido que, aun ante las expresiones más violentas de dolor y sufrimiento, os mantengáis en un espacio de compasión. La compasión no juzga, simplemente observa. Puede que sintáis tristeza por la falta de consciencia en el mundo, por la presencia del miedo y la incomprensión, por la falta de verdadera comunicación; pero os pido que: si queréis preservar mi espíritu y mi esencia, si queréis transmitírsela a otros, no juzguéis la oscuridad; preservad la calma y mantened el espacio dentro de vuestros corazones abierto.

Lo que os mantiene unidos como seres vivos es vuestra humanidad. Todos estáis hechos de luz y oscuridad, de alegría y de dolor. Y cuando comprendáis esto sobre vosotros mismos en lo más profundo de vuestro ser, y os atreváis a comunicarlo libremente los unos con los otros, la verdadera sanación se hará realidad. Es inevitable, porque las cosas no pueden seguir como están.

Por favor viajad ligeros, no os aferréis a las penalidades del pasado. Sois exploradores de lo nuevo, sois aventureros. Trabajad con el guerrero interior que todos lleváis dentro. Es un guerrero malherido, pero tremendamente valiente, y espera con ansias vuestros brazos, y el abrazo de la alegría, de la luz, y de la risa. Soy Isis, estoy en vuestro interior.



Pamela canaliza a Isis
Pamela Kribbe
https://jeshua.net/
Traducido del inglés por Cristina Yoh

89 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo