Descubriendo el poder de la percepción.

Varios/Otros


En este artículo vamos a rever el tema de la percepción y cuán importante es cambiar nuestra manera de mirar al mundo y a nosotros mismos con objeto de enfrentar las nuevas realidades. Esta es una frase de apertura altamente condensada, de manera que desarrollémosla un poco. La percepción puede significar varias cosas; por ejemplo, puede tener que ver con darse cuenta de algo por medio de nuestros sentidos, tal como la percepción del dolor o del placer. Además, puede tener que ver con cómo percibimos o interpretamos una experiencia, como percibir que alguien con quien nos encontramos está enojado, o triste, o temeroso, o divertido, o tal vez drogado. Más aún, puede tener que ver con nuestra interpretación de un evento como afortunado o desalentador, a diferencia de verlo como alentador, afortunado, o buen presagio.

Cómo percibimos nuestro mundo tiene mucho que ver con cómo se muestra según nuestras expectativas, como en la percepción de que el mundo está en un estado terrible y todo por culpa de un partido político o funcionario en particular. Nuestras percepciones, entonces, están íntimamente ligadas a nuestras creencias y expectativas, y estas son las que tienden a formar nuestra realidad con el tiempo. Si creo que la situación del mundo es esperanzadora, estaré inclinado a percibir cada suceso o experiencia como una señal de que es así, incluso si el evento es visto por la mayoría de las personas como un desastre. Si la mayoría de las personas están desalentadas y ven el cambio climático como irremediable, entonces esto sutilmente lo hará así, porque estarán más inclinados a no invertir dinero en combatir sus efectos o cambiar sus hábitos personales. Ver el cambio climático como algo en que se puede influir cambiando nuestros estilos de vida es más probable que produzca algunos resultados benéficos.

Algunas de las cosas que ahora voy a decir reflejan mi propio sesgo, basado en lo que yo creo que serán las perspectivas de largo plazo más probables para la vida en este planeta. A pesar de que parece haber mucha evidencia en contra, yo creo que, venga lo que venga, la raza humana ya ha decidido tener un futuro en este planeta, y que encontraremos maneras de prosperar y transformarnos como resultado y a causa de una elevación radical de la consciencia que ya está empezando a ocurrir. Este sesgo tiene una influencia en cómo yo veo la naturaleza de los obstáculos, y en lo que creo que debe hacerse para realizar nuestras posibilidades más altas.


La naturaleza de los obstáculos

A pesar de los altísimos visionarios, poetas, músicos y filósofos entre nosotros, la raza humana a veces puede ser increíblemente concreta. Por ejemplo, todavía creemos literalmente en las palabras altamente distorsionadas, influidas y reinterpretadas de los libros sagrados escritos más de dos mil años atrás, y tomamos las partes que elegimos como evangelio. Todavía estamos combatiendo a los filisteos, oprimiendo a nuestras mujeres y lapidando a nuestros pecadores en nombre de un Dios iracundo y vengativo que creemos que quiere controlarnos, oprimirnos, y por último arrojarnos a las llamas eternas. Tan apegados están nuestros científicos a sus teorías, que detestamos aceptar nuevos descubrimientos y evidencias de que el mundo funciona de maneras totalmente diferentes de lo que pensábamos.

Cuando yo estudiaba sociología en la universidad, tomé clases sobre la dinámica del cambio social y el profesor impactó a la clase informándonos que el cambio social solo se vuelve posible cuando los que sostienen las teorías actuales van muriendo de viejos. En otras palabras, lo que decía era que la mayoría de la gente tiende a no cambiar su manera de pensar una vez que se ha fijado en su posición, a pesar de toda la evidencia en contra. Esto explica la evolución relativamente lenta del cambio social en relación al rápido cambio tecnológico que hemos experimentado en estas últimas décadas. Otra manera de decir esto es que los humanos tendemos a quedarnos atrás de nuestros descubrimientos y adaptarnos más bien lentamente.

En tanto este punto de vista ha probado ser bastante exacto, no ha explicado varios otros hechos que los sociólogos no comprenden. Estamos viviendo en un marco de tiempo en que los niños que nacen se adaptan mucho más a las nuevas maneras que sus antecesores o sus ancestros. La diferencia entre las personas de diversas generaciones es enorme, en comparación con las diferencias de unos quinientos años atrás, de modo que mientras esperamos que las generaciones anteriores vayan muriendo, las nuevas generaciones están años luz adelante en sus actitudes, creatividad y creencias. Lo que los oprime ahora mismo, impidiendo ejercer más influencia, es un par de cosas. Están en inferioridad de número con los Boomers (N.T. nacidos entre 1955 y 1975) quienes dominan la política y los puestos de autoridad, y los oprime el hecho de que los Boomers están favorecidos económicamente, y por mucho que traten de equipararse, la economía de estos tiempos impide que muchos de ellos avancen.

Pregunten a cualquiera de las generaciones recientes sobre comprar sus propias casas, y verán la desesperación en sus ojos. Esto también pasará.

Cualquiera puede ver que las nuevas generaciones nacen equipadas con las habilidades para manejar y entender las nuevas tecnologías y aún más. También parece que no les importa qué piensen sus mayores sobre identificación de género, igualdad social, y un montón de otras nociones. Al contrario de la opinión popular, las nuevas generaciones son muy trabajadoras y tienen altos principios en cuanto al medio ambiente. No son indolentes, pero están algo desfavorecidos por las tecnologías de redes sociales hipnóticas que han interferido con su necesidad de intimidad. Superarán todo eso debido a dónde vamos realmente como especie.

Cuando vemos al mundo de cierto modo, eso tiende a reforzar la realidad de nuestro modo de verla. Esto se ha convertido en un enorme obstáculo para nuestra evolución. Ver el mundo de acuerdo a creencias fijas tiende a fijar la manera en que la realidad se presenta. Sin embargo el mundo no está esperando que evolucionemos para salir de este problema. La amplitud de este plano físico ya ha comenzado a aumentar sustancialmente los últimos trece años, y, como una curva de aprendizaje, se dirige rápidamente hacia arriba. Esto da la impresión de que la realidad se acelera y, para todos los propósitos prácticos, lo hace. De modo que, en tanto muchos humanos marchan al compás de un lento golpe de tambor, el mundo alrededor – la naturaleza, si les parece – está marchando a un ritmo mucho más rápido. Esto arroja a aquellos humanos que no perciben el ritmo más rápido, las almas más nuevas, a una situación muy difícil.

Marchan muy lentamente mientras los incendios y las inundaciones los corren desde atrás; no es un espectáculo bonito. Su tendencia es redoblar la apuesta en su creencia de que su paso es el correcto, a pesar de toda la evidencia en contrario. Es como ver un choque de trenes ya sucediendo.

Además de esta tendencia a doblar la apuesta, ellos experimentan un mundo que parece haberse vuelto loco, y esto les causa un miedo y estrés masivo. En respuesta a esta ansiedad, buscan líderes, como padres autoritarios, que alimenten sus nociones más primitivas sobre a quién culpar, revelando el racismo y la intolerancia que ha estado presente todo el tiempo pero no fueron reconocidos. Creen que sus líderes solucionarán todo y los harán sentir seguros otra vez; ciegos conduciendo a otros ciegos. Afortunadamente, esto es solo un 48% aproximado de la población del mundo en esta época, que crea peligrosas polaridades, considerando cuán expresiva es la minoría y cuán dispuesta está a entrar en acción. Ese es un tema para otra ocasión.

Entre tanto, el mundo sigue adelante incansablemente; el cambio climático es solo uno de los aspectos visibles de esta transformación total. La naturaleza refleja verdaderamente las dinámicas internas de la consciencia consolidada que los seres humanos son, aunque rehúsan admitirla.

Cuando la percepción está en desacuerdo con la manera en que es la realidad, puede haber consecuencias serias. Tomemos como ejemplo la realidad del flujo de un río particular en dirección hacia el este. Cuando alguien percibe que el flujo del río es opuesto a lo que es realmente, puede producir toda clase de ilusiones ópticas e incluso alucinaciones. Esta persona podría mirar el río y realmente creer que está corriendo al revés, hacia el oeste. Esto no cambia el curso o dirección real del agua del río al este. Solo cambia cosas en la mente del que lo mira y puede hacerlo vulnerable a un peligro.

Si de acuerdo a la percepción de una persona más exacta, ve que el río realmente fluye al este, no solo está viendo las cosas como son sino que puede percibir muchas cosas que la primera persona no podía percibir, por ejemplo lo que esto hace por la vida vegetal y la vida animal a lo largo del río, cómo es el impacto del tiempo y el clima a medida que el flujo corre más hacia el este. La primera persona que cree que corre hacia el oeste tiene que estar en negación de todo esto y hace afirmaciones basadas en un conjunto de hechos falsos que podrían resultarle fatales en el largo plazo, cuando piensa que está yendo hacia el oeste, y no al este.


Percepción Correcta

Cuando vemos al mundo como se debe ver, la vida se vuelve mucho más simple. La mayoría de las personas ven al mundo como “no yo”. Estoy aquí en este cuerpo y todas las cosas y todos los demás están allí afuera. Esto significa, de acuerdo a esta percepción, que yo tengo que controlar al mundo para hacer que funcione para mí. Tengo que esforzarme y luchar para manejarlo y forzarlo a inclinarse ante mi voluntad. Significa que siempre tengo miedo de no poder tener éxito, porque el mundo es muy grande y yo soy muy pequeño. Entonces, esto significa que el miedo siempre me maneja a mí y al mundo, y esto se basa en una negación del Espíritu, toda una alucinación, y bastante peligrosa. De manera interesante, hace real la versión temible del mundo, no porque sea real, sino porque es real en mi percepción de él.

Consideremos la alternativa. Veo al mundo como mi hogar, tan dentro de mí como parece estar alrededor de mí. Es todo yo, es todo Espíritu, y yo estoy íntimamente relacionado con él. Todo el asunto de mí y mi cuerpo y mi mundo interno y todo el mundo que veo y siento alrededor de mí es todo un vibración, el antiguo sonido de AAAAHHHH, el sonido del Espíritu, Dios, la Fuente, el Creador, etc. Esto es lo que los budistas tibetanos dicen, en acuerdo con los toltecas, los mayas, los antiguos egipcios, los druidas antiguos y una hueste de tradiciones místicas. No hay “aquí adentro” versus “allí afuera”. Es solo una percepción conciente. En esta percepción del mundo no hay nada que temer, nada que controlar, nada que manejar, nada con qué pelear.

Según las palabras del Buda y los antiguos taoístas, está vacío. Es el reino del cielo en los términos cristianos. Se conforma al antiguo dicho “¡Quédate quieto y sabe!” En esta percepción no se necesita el racismo, la intolerancia, la pelea, polarizar, temer, juzgar, salvar, y demás. Solamente ES. Cuando esto se vuelve la percepción, la verdad de la realidad se acelera, se activa, se reconoce. Como en este punto de vista la realidad es eterna, en todas partes, y en ninguna parte, nunca está fija, y por lo tanto siempre está en devenir, siempre nueva porque no hay un pasado real para fijarla en un lugar y darle una narrativa. Cuando lo vemos de este modo, lo hacemos nuevo porque somos eso, y siempre estamos siendo nuevos. Estamos en total armonía con eso.

Ahora bien, es importante que esto no se vuelva solo otra teoría. ¿Para qué serviría? Como decían los Mandalorianos (N.T. alude a una serie de ficción) ¡Así son las cosas! Adoptar esta manera de verlas como siempre hemos sabido que eran en el nivel de la esencia, como un diamante cubierto de polvo y tierra. Puede que necesite un buen lavado después de estar tanto tiempo en el polvo. Traten de ver la realidad como toda una, al menos una vez al día, mejor por la mañana. Les gustará. Luego háganlo dos veces al día. Les gustará. Luego tres veces. Otra vez les gustará. Ya entienden la idea. Esta práctica gradualmente se instalará y su percepción de la realidad cambiará para bien. Tienen para perder todo lo problemático, y tienen para ganar todo lo grande.

Todo sea bendito, tal como ustedes. Difúndanlo.


2023 Todos los derechos reservados para www.thepowerpath.com
Pueden hacer copias de este escrito y distribuirlo en cualquier medio que deseen, en tanto no lo cambien ni alteren de ningún modo. Deben dar crédito al autor e incluir toda esta nota de derechos de autor. En tanto el texto se puede compartir, no pueden publicar archivos de audio, conferencias, música o meditaciones de sonido en ningún sitio web, por ninguna razón, sin permiso escrito de Power Path.
Artículo de José Stevens – 14 de agosto de 2023
The Power Path School of Shamanism
Traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

104 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo