Descubriendo tu Clarividencia, Clarisentencia y más. 2/3

Varios/Otros


Parte 2 – 10 de Noviembre

¡Hola! ¡Qué lindo estar aquí! ¡Bienvenidos de vuelta! Entonces, ¿qué hicimos ayer? En su mayor parte, el propósito de esto es crear una percepción conciente. De modo que esta serie en dos partes no está realmente enseñándoles, no les enseña cómo ser clarividente, leer las mentes, elegir el número de lotería, todo es posible pero no es realmente a donde vamos con esto.

¿Cómo les fue al jugar con la rosa? Otra vez, todo el propósito de lo que estamos haciendo, es empezar a estar concientes, a darse cuenta, - sé que muchos de ustedes lo están – empezar a estar concientes que “hay más en mí que aquello a que presto atención”. Ustedes entran y salen del uso de su clarividencia, y otras habilidades, todo el tiempo, pero ¿lo reconocen? ¿Lo aprovechan?

Mayormente, no lo hacemos. Simplemente permitimos que eso sea algo que sucede y luego seguimos en esa cosa de pasado y futuro de lo que hemos hablado.

Cuando juegan con esa rosa, son capaces de crear, una imagen mental o cuadro, que simulan que es una rosa frente a ustedes. Simular, gran palara, vamos a hablar de la imaginación en un minuto. Simular: ¿puedo darme permiso para jugar? Para simular, para inventar, para imaginar, para divertirme conmigo, sin ninguna razón. ¿Puedo permitirme explorar algo de mí mismo, que yo vivo, entrando y saliendo, que tal vez intenté y habré estado curioso en otras ocasiones? Pero ¿puedo empezar a reconocer que este constructo muy sencillo de hacer una pregunta y ver una respuesta, más o menos, como una imagen, o como un saber, oír una voz en la cabeza, - lo hacemos simple por un minuto – “¿Ahora qué hago? Llegué a esta intersección, no tengo mapa, no hay nadie alrededor; yo sé adónde quiero ir. ¿Giro a la derecha o a la izquierda?” ¿Y qué haces? Si estás como fascinado por la circunstancia, “Oh, ¿qué hago?”

Hay algo en el corazón, ese sistema de guía interna en el corazón, - hablaremos de eso en unos minutos – y el sistema de guía interno dice: Gira a la derecha. Sin ninguna razón, dice que gires a la derecha, es solo la respuesta a tu pregunta ¿qué hago? Pero el desafío con escuchar a este sistema de guía interno es que generalmente todo un conjunto de otras opiniones como “Correcto o equivocado, ten cuidado con” ya sabes, podrías estar haciéndolo mal si no estás seguro. ¿Cuántos de ustedes dirigen una pregunta desde el punto de vista de “no sé lo que estoy haciendo”? O bien “no estoy seguro”, o “¿qué pasa si lo hago mal?” Interesante, ¿qué tal si lo hago mal? ¿Qué tal si lo haces bien? Verás, es ese tipo de cosa de “vaso medio lleno o medio vacío”. ¿Qué tal si lo hago bien? Cuando empiezas a darte el permiso, - ahí está esa palabra, permiso – para jugar, para simular, esta cosa de la imaginación, cuando empiezas a darte ese permiso y a permitirte jugar, las cosas empiezan a suceder de modo diferente.

Pero lo interesante de esas dos palabras, es que, cuando entras en un cuerpo, cuando entras en este juego, este juego 3D, te olvidas. Te olvidas de quién eres, te olvidas de quién es el Creador, olvidas para qué estás aquí, viniste aquí para jugar un juego que era realmente bastante espectacular. Cuando oyes cómo se desarrolla el juego, la mayoría de la gente cuenta otra historia. Pero cuando empiezas a reconocer: “lo he olvidado, pero estoy aquí para jugar, estoy para resolverlo.”

Bueno, en 3D, una de las primeras cosas del juego 3D es que el permiso de una persona parece desaparecer; darme para mí mismo. Y la segunda cosa es la imaginación: “deja de inventar cosas, deja de mentir, deja de contar cuentos, ¿de dónde sacaste eso? ¿qué es lo que anda mal contigo?” ¿Alguien conoce esas frases?

Entonces lo que pasa cuando estoy excitado, estoy jugando, y me estoy dando permiso, - el permiso realmente es “voy a hacer esto, no dejaré que otras cosas interfieran, sostendré mi atención en esto” Saltar desde aquí hasta allá. “Bueno, hay algunas rocas, no te caigas, podrías lastimarte.”

Pero más importante, iremos a esto en unos minutos, ¿alguna vez recordaste cuando estabas listo para saltar y de pronto alguien dice “¡No, no! no lo hagas, ¡te vas a lastimar!” y te detuviste. Es su energía metida justo en medio de tu salto. Si piensas en eso, lo entiendes. Entonces, “Si, tienes razón, mejor no lo hago, me podría lastimar.” Bueno, ese era exactamente el mensaje: te vas a lastimar.

Pero tus capacidades espirituales, capacidades psíquicas, tu percepción, tu imaginación, tu pasión, tu entusiasmo, … “No, mejor no lo hago, me podría lastimar.”

Una cosa con que jugamos, cuando empezamos a encender estas habilidades, clarividencia, clariaudiencia, todo el conjunto, es que empiezas a descubrir, bastante rápido, una cosa en particular, es que no puedes entender qué son. No puedes relacionarlas con sentir con las manos, ver con los ojos, oír con los oídos, saborear con la boca, oler con la nariz, esos cinco sentidos de la 3D. La clarividencia no encaja allí; no sé dónde ponerla. Porque con la clarividencia no veo de la misma manera.

Entonces, al empezar a crecer, dos cosas nos son retiradas. Ahora bien, no se supone que sea un castigo, nadie está para dañarte, es simplemente cómo funciona el juego. “Deja de inventar historias, tienes que ser serio, necesitas conseguir un trabajo”, esa configuración mental.

Y el permiso es “Necesito protegerte. Soy el papá/mamá/maestra/sacerdote, y te amo, y voy a ayudarte a convertirte en la persona que se supone que seas.” Y luego dice “a imagen mía.” A imagen mía. “Porque yo sé más que tú. Eres solo un niño”

Toma una respiración, porque ya estoy mostrando un montón de tus cuadros, de tu historia, a propósito.

Entonces, ¿cómo usamos estas habilidades de manera que nos apoyen? Esto vuelve al lugar donde empezamos a mirar a un número de piezas, todas piezas móviles por así decir, pero es muy simple una vez que empiezas a reconocer. Ayer hablamos del pasado y el futuro, que significa: lo he hecho de esta manera, aprendí todas estas cosas, esto es lo que yo sé, y basado en lo que sé, daré un paso para delante.

Y tienes un montón de “no tienes permiso”, “ten cuidado, protégete”, y también tienes mucha gente que dijo que podías hacerlo, que puedes avanzar Esperamos que esté esa gente. Pero hay algo justo en medio de ese espacio de pasado y futuro, listos allí para saltar. Eso se llama la mente racional.

El propósito de la mente racional, y esto se relaciona con el juego 3D, el juego del cuerpo, en que hemos crecido hasta aquí, es que su supone que su trabajo es mantenerte a salvo y hacer que encajes. Piensa en esto, basado en lo que acabo de decir. “Necesitas conseguir un trabajo. Tienes que ser aceptable. Necesitas encajar. Y necesito mantenerte seguro”. Bueno, esa parte de estar a salvo, la entiendo en gran modo por mí mismo, porque intenté saltar y mucha gente me dijo “No, no, no, te lastimarás.” De modo que no salto. Tengo mucha prudencia en mi espacio, tengo muchas opiniones de otra gente, en mi espacio. Estando allí en la mente racional. Lo que dije de la mente racional es, conservarte a salvo. No quiero lastimarme, no quiero hacer algo que esté mal, no quiero ser rechazado, quiero ser aceptado, quiero gustarle a la gente, quiero encajar.

La mente racional dice: “No hay problema. Basada en todo lo que te ha sucedido, levantaré bandera roja cuando pienso que estás en problemas, y puedo decirte que está bien cuando yo piense que está bien.” Y entonces damos nuestro próximo paso, y así es como vivimos nuestra vida.

¿Y cómo funciona eso? Una de las respuestas a la pregunta suele ser, para todos ustedes, un poco diferente. No realmente, pero en este contexto, espiritualmente, ustedes reconocen algo que a menudo se desarrolla de manera divertida, “no creo que yo pertenezca a este planeta; no sé cómo llegué aquí; realmente no encajo, no estoy seguro de que me guste la gente, no sé cómo hablar con la gente. Ahora bien, esto pasa a algunos de ustedes, por supuesto no es con todos.

Pero lo que hemos aprendido a hacer, como hablamos un poco ayer, aprendimos a contestar con evasivas en mi paso siguiente, “voy a asegurarme de que esté todo bien antes de entrar en este espacio. Quiero estar allí, pero una vez entré aquí y abrí la boca y usé mis capacidades, mi clarividencia. Le dije a alguien: Sabes, creo que alguien va a morir mañana. ¡Y murió! ¡Oh, Dios mío! ¡Se murió! “Debe haber sido culpa mía.” “¿Por qué dijiste eso?” La próxima vez que veas que alguien va a morir, ¿vas a abrir la boca? ¡No, no! O bien, completa el espacio en blanco; “dije algo, y eso no estuvo bien.” “Hice algo que era perfectamente lógico, porque podía ver mi camino hacia una respuesta, y sin embargo a ellos no les gustó.”

Tomen una respiración, porque estoy poniendo luz en algunos de sus cuadros; lo que quiere decir es que estoy señalando cosas que han sucedido en su vida. ¿Recuerdan cuando ayer les dije “encuentren un recuerdo”? Bueno, aquí están escaneando todo su banco de memoria, y cuando yo digo algo que resuena, salta un recuerdo. No puedes encontrar cómo funciona; estás clasificando, buscando, tratando de entender.

Entonces, estas capacidades son difíciles para resolver cómo usarlas, cuando tengo un montón de si y no, se hace-no se hace, debieras-no debieras, bueno-malo de otra gente, determinando cómo voy a elegir. Estas capacidades que tenemos no son tratadas como capacidades 3D, no son algo que se usa, no. Pero algunos de ustedes son realmente buenos en estas capacidades, han resuelto cómo usarlas, cómo manejarlas, cómo simplemente evitar las opiniones de los otros. Corres en el tránsito, te paras, miras los autos que vienen, cruzas la calle. Lo resuelves.

Pero en esto hay mucho más. La pregunta más grande es: ¿quién eres? ¿Quién eres tú, en este viaje como ser espiritual, yendo a casa, volviendo a ser espiritual? ¿Por qué viniste aquí? ¿Cuál era el propósito? ¿Qué querías hacer? Y muchos de ustedes querían hacer muchas cosas. Muchos de ustedes se sienten incómodos con el mundo que los rodea. “¿Por qué han tratado así a esa gente? ¿Por qué se está contaminando tanto al mundo? ¿Por qué el racismo todavía es un tema? Sexismo. ¿Por qué?” Y tú haces estas preguntas a menudo, de una manera o de otra. Verás, ese es ese espacio del corazón, que empieza a hablar otra vez. Ese espacio que discierne, que hace una distinción entre lo apropiado (no voy a usar correcto/equivocado), lo apropiado para mí, y lo inapropiado para mí. ¿Vas a salir y balear a alguien? No, no, eso no es apropiado para mí.

Lo que pasa es que empiezas a llegar a un lugar donde reconoces una incomodidad con respecto a cosas que suceden a tu alrededor y que no están alineadas tal vez, no son apropiadas. Nos sentimos incómodos, tristes, ustedes completen el espacio en blanco. Y muchas veces no sabemos qué hacer al respecto. Y aquí es donde estas habilidades se vuelven realmente valiosas.

Entonces, ¿cómo navego a través del ruido, hasta un lugar donde pueda crear una imagen, una energía, una respuesta, una frase, que diga “Esto es apropiado” de tal manera que los demás terminen estando de acuerdo contigo. Esto es lo que todos ustedes quieren hacer. “Vine aquí con un propósito de mejorar esto”. Ahora bien, simulen que ese es el caso, por un momento.

¿Cómo uso mis habilidades para llegar allí?

Sigamos jugando con lo que hicimos ayer, definamos algunas de estas habilidades. Definamos cómo suceden algunas cosas, y cómo empezamos a reacomodar el cómo suceden.

La mayoría de ustedes conocen los chakras, asumimos que saben sobre los chakras, o nunca oyeron sobre los chakras. Es sorprendente que los chakras funcionen como lo hacen, porque una de las primeras cosas que normalmente nos enseñan, o al menos así ha sido los últimos 50 años, es que un chakra es un disco cóncavo que mira hacia adelante. En una escuela de sanación, decían que era un pequeño disco que miraba hacia atrás.

Cuando empiezan a reconocer – esto es Nivel 2 de Mastering Alchemy – Una cosa de los chakras es que son esferas de luz dinámicas y vibrantes. Cuando funcionan, cuando están enteros. Pero no están enteros ahora.

Una cosa sobre el primer chakra, que a muchos les enseñan que tiene que ver con la supervivencia del cuerpo, la respuesta real es que sí, que contiene una tajada, una parte, que básicamente dice: “Estás parado demasiado cerca del borde del acantilado” o “Probablemente no es buena idea tratar de dar de comer al oso”. Ese lugar que dice “Esto no es una buena idea”. Supervivencia. Una pequeña, minúscula porción. ¡Una porción pequeñita! Todo el resto tiene que ver con el bienestar.

Pero cuando estoy en ese bueno/malo, correcto/equivocado, debiera/no debiera de todos los demás, no puedo discernir lo que es mío y lo que no es mío, qué es mi bienestar, qué es la supervivencia de los otros. Ese segundo chakra, dijimos ayer, realmente tiene que ver con muchas cosas, pero también con la clarisentencia, esa capacidad de simplemente decir ¿Qué es ese sentimiento? ¿Qué está pasando a mi alrededor? ¿Cómo elijo percibirlo? Funciona realmente muy bien, cuando se le permite hacerlo realmente bien.

Pero también, en un minuto vamos a hablar de algo llamado mediumnidad en trance.

¿Cuánta gente está en ese espacio de decirme qué está correcto o equivocado, bien o mal, etc.? De modo que cuando voy a determinar, a permitir que funcione mi máquina sonar, no sé si les gusto o si es que están infelices por sí mismos o si están infelices conmigo, aun si no los conozco. Conozco ese sentimiento y no es un buen sentimiento. Mi papá solía tener ese sentimiento cuando estaba enojado conmigo.

Entonces empiezas a usar esta capacidad para sentir tu mundo. Y cómo aprendes a sentir tu mundo es en estos pocos primeros años de vida, y luego en la escuela, y luego yendo a la iglesia. Y la iglesia dice “Aquí; esta es la verdad. Cualquier cosa que no esté aquí, no es la verdad” Pero eso era raro, porque yo no podía entender esa verdad como mi verdad.

Este es un lugar donde muchos de ustedes han sido bastante buenos, se han aferrado a una verdad. “Esta es mi verdad, así es como es.” Y sin embargo es muy contradictorio con un montón de cosas en el mundo 3D. Eso es incómodo. Y luego surge esa frase “¿Qué hay de malo en mí? No entiendo, por qué no hago esto. ¿Qué está mal en mí?” ¿Qué tal – así empezamos – si no hay nada mal en ti?

De hecho, cuando empiezas a jugar aquí, y empiezas a llegar al cuarto chakra, - estoy salteando al tercero – pero en el cuarto, este cuarto chakra tiene todo que ver con el equilibrio. Y tu alineación con tu propia verdad. Tu propia alineación. Hay un pequeño péndulo; ya saben, la gente usa péndulos para saber verdad y no verdad, bueno o malo, pero en ese sistema de guía interno esa dirección siempre está. Pero como siempre está, no es consistente con lo que me han dicho, que de eso me tengo que apartar, no escucharlo realmente, porque en mi realidad me causa mucho dolor. Porque cuando le pongo mi verdad, mi elección muy basada en mi clarividencia de qué surgiría mañana, todos dijeron “No puedes hacer eso. Eres raro; raro.” Y entonces prefiero tener amigos, gustarles, encajar, (mente racional), y por tanto no prestar atención a esto. Y a veces me meto en líos, pero está bien: tengo amigos.

Otra respiración, porque estoy iluminando muchos de tus cuadros. Oh, limpiaremos en un minuto, pero… otra respiración más.

Entonces ese sistema de guía interno en el corazón siempre ha estado allí, y está allí en una alineación particular. Si puedes hacer una pausa, en tiempo presente, aquí mismo, toma una respiración, y quédate aquí mismo. En ningún otro lugar; no en los recuerdos, no en las imágenes, solo aquí mismo. “Estoy bien, estoy sentado en una silla, estoy bien. No hay nada roto. Nada está mal.” En este minuto, estás sentado en una silla, “estoy bien”

Lo que también pasa es “estoy en tiempo presente, en quietud”. con los ojos abiertos, no importa, esto no es una meditación, es tu vida. Simplemente una respiración, quietud, estoy bien. Mira alrededor en la habitación, desde detrás de tus ojos, como dentro de tu cabeza. La pared está allá, la puerta está allá; yo estoy aquí

Y hay una cosa más; estás presente, en quietud, pero también reconoces “me doy cuenta de estar aquí mismo. Me doy cuenta de que aquí estoy.” Realmente simple. A veces, “simple” no es fácil, pero esto: quieto, presente, me doy cuenta de estar en quietud y en el presente.

Ahora bien, en esta cara tuya surgió una sonrisa ante esto, feliz, me gusto, se iluminó un poquito.

Esto tiene que ver con tu clarividencia, tu clariaudiencia, tus habilidades. Si no estoy en tiempo presente, no estoy en quietud, lo bastante para observa lo que pasa a mi alrededor, no estoy o bastante conciente para observar. Pero si estoy quieto y presente, y eligiendo darme cuenta, simplemente observando, siendo curioso, toda clase de cosas empiezan a acudir a tu percepción conciente.

Ahora bien, muchos de ustedes son muy clarividentes, y cómo lo saben: se descubrieron sentados mirando fijamente cosas. Alguien los interrumpe y dice “¿Qué estás mirando?” “Oh, no lo sé, no lo sé.” No puedes contestar la pregunta. Porque cuando se hace una pregunta, cuando estás mirando, cuando estás sentado con todos los cuadros o imágenes que estás viendo, sucede en dos espacios muy diferentes. Apartados por una fracción de segundo. Sin embargo, ese punto de observación quieto, presente, conciente, es diferente de la percepción conciente 3D. Tú dices “Oh, no sé qué estaba mirando. Estoy bien. Qué bueno verte.” Una linda respiración.

Volvamos a ese tercer chakra por un minuto. Tercer chakra. En términos simples, el tercer chakra tiene que ver con cuatro cosas: el poder, el control, el juicio, y la resistencia. Ahora bien, esa es la parte tridimensional. Pero esa brillante esfera tiene que ver con proporción, y creación, y expansión, y oportunidad explosiva, Pero eso se tritura en la 3D hasta volverse poder, es “voy a tomar el control” Nos pasa, a cada uno de nosotros, Estamos en resistencia, “Voy a empujar en contra” ¿Cómo se atreven a hacer eso?” Estoy en juicio. Poder, control, juicio, resistencia. Tercer chakra, justo en el plexo solar. Si eso alguna vez duele, si está muy tenso, si está incómodo, lo que tienes que hacer es preguntar: ¿Contra qué estoy tratando de empujar? Control, poder sobre. ¿Qué estoy tratando de controlar? ¿Qué estoy juzgando? ¿A qué me estoy resistiendo? La respuesta siempre estará allí. Esas cuatro preguntas, tercer chakra, realidad de 3ª dimensión.

Pero aquí empiezan a jugar tus capacidades espirituales; además del equilibrio. Además del equilibrio en el cuarto chakra, el quinto chakra tiene que ver con la comunicación. Tiene sentido que esté en la garganta. Está la clariaudiencia, en que yo oigo voces. ¿Alguno de ustedes oyó voces? Simplemente, antes de decir no, no, o sí, se trata de esa constante charla dentro de su cabeza. Una cosa con respecto al mundo a su alrededor, y estoy hablando a algunos que están aquí por primera vez, es ¿saben ustedes dónde empiezan y donde terminan? No es realmente una frase verdadera y exacta, porque no existe en particular donde empiezan y terminan, sino el borde de su aura, Al extender el brazo hacia adelante, vuelven la palma hacia ustedes, el borde de su aura. Lo que pasa es que, cuando no hay definición de su espacio, todos los pensamientos en el mundo pasan directamente a través de ustedes, toda la ira, furia, juicios, las cosas de todos los demás, los atraviesan a ustedes.

La mayoría no se queda, la mayoría solo pasa directamente a través. Pero cuando ustedes tienen juicios, resistencia, cuestiones de poder, de control, esos asuntos son pegajosos. Y sucede una cosa; ¿recuerdan la Ley de Atracción, el mes pasado? Ley de Atracción: todo aquello en que fijas tu atención, yo, el Universo, estoy feliz de darte más de eso. Si yo sostengo mi atención en algo, simplemente atraigo más de lo mismo. Entonces eso del poder, control, juicio, empujar en contra, resistirse, en gran medida todo eso queda atrapado en ese espacio.

Entonces déjenme empezar con la comunicación. ¿De quién es la voz que estoy usando ahora, realmente? La voz significa: ¿Los pensamientos, las verdades de quién? ¿La ira, la furia de quién? Recuerden al papá/mamá/maestra/sacerdote que dijo “Esto es lo que hacemos, hazlo de este modo, así hacemos las cosas en esta casa, hacemos esto, no hacemos aquello, no hablamos con aquellos, no vamos a esta escuela, vamos a aquella escuela, y no vamos a esa iglesia, vamos a esta.” Entonces hay un montón de “correctos y equivocados” que yo no puedo atravesar hablando, comunicándome.

Yo también miro al mundo por mi sexto chakra, clarividencia, y funciona, está encendido. Pero cuando hay un filtro en ese sexto chakra, o en cualquiera de los chakras, “esto es bueno, esto es malo” es un filtro. Y entonces ser capaz de discernir: ¿esto es mi verdad, mi dirección correcta, mi respuesta? ¿O estoy haciendo lo que otros me dijeron que es como funciona el mundo? Está todo mezclado. A veces estoy en la incertidumbre.

Surge esa palabra: duda. “No estoy seguro, tal vez debiera evitar todo esto, porque allí es donde quiero ir, pero no, no me parece”. Otra respiración.

Mucho está sucediendo en ese sexto chakra. Este sexto chakra ha sido desapegado, como aparte de este juego 3D, y desconectarte. Aunque hay mucho más que no puede encajar en el juego, no encaja en el juego, todas esas habilidades, simplemente extender la mano y una manzana aparece en ella, eso es cosa de la 5ª y 6ª dimensión, no aquí. Pero qué tal si se pudiera.

¿Qué tal si pudieras reconocer cómo hacer que la manzana aparezca? La primera parte de eso es que tengo que resolver cómo hacerlo. No es tan difícil, una vez que empiezo a reconocer que mucho del equipaje que estoy cargando no es mío. Simplemente no es mío.

Vayamos a otras habilidades que tienes. El séptimo chakra, el octavo chakra, conectando con el Todo lo que Es, con el saber, que es simplemente saber la respuesta.

Le llaman mediumnidad en trance. Es lo que mucha gente conoce como canalización. Otro ser entra, habla y luego se va. La canalización tiene muchas maneras diferentes, pero la canalización te sucede a ti a cada minuto del día. ¡A cada minuto! Espera: ¿se trata de otro ser? Bueno, salgamos de eso, es más grane que lo que estoy diciendo.

Mediumnidad en trance. La capacidad de entrar en un cuerpo al nacer, la capacidad para salir de ese cuerpo al morir. Luego, la capacidad de venir e irse, todo el tiempo. ¿Alguna vez te sales del espacio? ¿Alguna vez sueñas despierto? ¿Alguna vez te sientas y miras fijo alguna cosa, y cuando alguien te dice “qué estás mirando” contestas, no lo sé? No estaba fuera de mi cuerpo, pero estaba fuera de mi espacio. ¿Cuántas veces has tenido una buena idea, y alguien te dijo: “Eso no va a funcionar, no es buena idea”? “Realmente es bastante estúpido. ¿Qué te pasa, de dónde sacas esas ideas locas?” O aún peor: “Nunca vuelvas a decir eso”.

En esa situación, que es la que más nos referimos aquí, lo que pasa es que cuando acabas entregando tu autoridad a lo que dijo otra persona, muchas veces eso sucede con el papá/mamá/maestra/sacerdote y con el mejor amigo. Ellos saben más.

Lo que pasa es que tú dices “tengo esta gran idea” y te dicen “No, no estoy de acuerdo”, y tú dices “está bien.” Y abandonas tu pasión, o tu idea, en ese momento. Y alguien se mete justo allí, cuando tu compleción, tu éxito, tu pasión, tu entusiasmo, tu creatividad, y “Supongo que tienes razón, después de todo, no es tan buena idea.” Y no vas allí.

En términos simples, la cosa es que entregaste tu autoridad, muy inconscientemente, de manera muy simple, pero ellos nunca se fueron de tu espacio. Su NO, -siendo simple, “Es una idea loca” y tú asientes, “está bien, no lo haré”, muy simple.

Pero ¿qué pasa con el niñito en el almacén, con gran sonrisa en la cara, que toma una manzana y la madre le toma la mano, y dice “qué vergüenza”? El chico nunca se recupera; la madre nunca deja ese espacio, justo en medio de la cabeza de ese niñito. Mediumnidad en trance, muy simple. Eso tenía mucha carga, mucha emoción, mucha electricidad, mucho magnetismo. Y el niñito crece, toda su vida, con un filtro, llamado vergüenza.

La parte interesante de la mediumnidad en trance es que sucede en un número de capacidades de cada uno de nosotros. Tomen una respiración ¿Notaron la intensidad en el mensaje? Tan solo al expresarlo yo, con un tono diferente. ¿Qué les pasó a ustedes? ¿Retrocedieron? ¿Pararon de respirar? ¿Tuvieron un recuerdo? Probablemente sí.

Ahora bien: ¿les gustaría retirar ese filtro? No es complicado. Solo requiere un punto de referencia diferente en cuanto a cómo miro la vida hasta aquí. Jugaremos allí en unos minutos. Tomen otra respiración.

En cierto modo, en la mediumnidad en trance, hay una amplia variedad. Todo se trata de ti entrando y dejando el cuerpo, pero lo que pasa es que muchos otros vienen y se van. Particularmente al no tener una definición de mi espacio, qué es mío. Para los que juegan en el Nivel 1, este es el poder de la rosa, que está en el borde de su campo de energía o aura, que empieza a crear un punto de delimitación. Desde esa Rosa al borde de mi aura hasta mi corazón, soy yo. Y todo lo que está del otro lado, es el teatro de Shakespeare para entretenerme – cuando puedo encontrarlo divertido.

Una vez que eso está identificado, y es comprendido, y que entiendes que funciona realmente bien, no es un muro, no es una protección, no es una exclusión. Simplemente dice “Esto soy yo, y aquello es el teatro.” Y funciona.

Y cuando empieza a establecerse, puedes empezar a mirar a “¿A quién he dejado entrar en mi espacio? Todos estos años en mi vida”

Sucede de un par de maneras. Muchas veces son personas que desean el bien, papá/mamá/maestra/sacerdote. Ellos te aman, te dan buena orientación, y te dan buena información, y trabajas con eso y tienes éxito. Todos felices. Pero escucho lo que dicen y trabajo sobre eso. Pero a menudo, mucha gente escucha lo que le dicen, “Esto te ayudará a ser exitoso”, y esos se meten en su espacio. Incluso tan simple como una niña haciendo galletitas con chips de chocolate, y a todos les gustan. Y un día la madre ve cómo está siguiendo la receta y dice, “Oh, querida, ¿no sabes que hay que poner la harina antes que los huevos?” “Está bien”. Y las galletitas nunca tendrá el mismo sabor. Pero la niña nunca cambia la receta.

Muy simple. Los filtros. Así aprendemos todos, así jugamos.

Hay tres clases de energías con que jugamos, en términos de la mediumnidad en trance. Una es la gente que nos rodea, a los que le entregamos nuestra autoridad, a quienes escuchamos, ni bueno ni malo, es como la manera en que se metieron en nuestro espacio, nosotros los dejamos entrar, “amo a mamá, lo que sea que ella diga tiene que ser verdad.” Y por lo tanto entra en mi espacio, cómodamente, ya sea verdad o no, funciona.

Luego tienen a sus guías. Ese es ese espacio en que, al estar en real quietud, a menudo, y piden ayuda, tal vez en meditación, tal vez en oración, simplemente mucha gente tiene guías. Hemos creado este acuerdo. ¿Y de dónde vino eso? De muchas maneras.

¿Recuerdan el payaso que llevaban consigo, el perro, cuando tenían dos años de edad? ¿La mantita que se negaban a soltar? Eso era uno de esos guías. Uno de los guías. Puedo recordar muy claramente poner el payasito, Bo-Bo Payaso, en el basurero, porque se había roto de tan viejo, y tener que decirle adiós. Fue una verdadera separación. Guías.

Luego hay otra parte que es un poco desafiante. Es el lugar donde caminas por ahí con un montón de castigo en tu espacio, llamémoslo así. Simple. Mucha duda, mucha incertidumbre. “Estuve en un espacio donde fui invalidado. Estoy en un espacio donde estoy enojado. Estoy en un espacio de nosotros-o-ellos. Y estoy allí sentado en un lugar donde estoy desdichado, o puedo decir estoy enojado” en mi cabeza inicio una conversación: “Esto realmente me enoja” Y hay una especie de voz: “Sí, esto no está bueno,” Ese eres tú, suena a que eres tú. Dices “Sí, esto no está bueno” y continúas la conversación. Y pronto esa conversación se mueve a “Esto no es justo”. “No, no es justo”. “Ellos no debieran hacerme esto”. “No, no debieran hacerte esto a ti”.

Lo que está pasando es que ese ser que te está hablando, o está hablando a alguien, está llevando muchos de los cuadros (hablamos de cuadros coincidentes ayer) “Me gustas porque eres como yo”. Pero el otro lado de esto también es muy verdadero: yo estoy muy enojado y tú estás muy enojado; estoy alterado con… y tú estás alterado con…; no me gusta… y a ti no te gusta… La coincidencia hecha en el cielo – una manera de decir.

Pero lo que suele pasar en ese espacio disruptivo es que la coincidencia es que el ser, a menudo este ser, no tiene un cuerpo – esta es una conversación más profunda – como que existe en los éteres, y no supo cómo irse al hogar cuando dejó el cuerpo. O es un ser que tenía tanta atención puesta en lo humano que, cuando murió, no podía diferenciar entre estar vivo y estar muerto. Pero no tenía un cuerpo.

Pero viene esa persona que está enojada, y yo estoy enojado. Y pronto las energéticas son tales que los dos son lo mismo. O el ser está en el espacio de esa persona. Ahora bien, ¿por qué es eso importante?

Eso está en los extremos, se llama esquizofrenia, personalidades múltiples, a veces, en algunos casos en un verdadero extremo, el caso de Ted Bundy que mató a un montón de gente y dijo: “Yo no hice esto, pero este cuerpo debe ser castigado por ello.”. Extraño, para la 3D se informa que no se entiende esa declaración. De modo que no nos estamos refiriendo a eso, ya que es como el amplio espectro de la mediumnidad en trance.

¿Cómo saca todo eso de mi espacio? Como que tengo mucho de eso en mi mochila. ¿Cómo uso mis habilidades para básicamente empezar a eliminar algunos de estos patrones, estos filtros, que he permitido que estén en mi espacio? “No estoy bien,” nunca es tu idea, nunca. Es imposible no estar bien. Pero trabajamos duro en eso. Trabajamos mucho más en no estar bien que en estar bien.

Entonces, ¿Cómo saco ese “no estoy bien” de mi espacio? El filtro, quiero decir. Ese pequeño patrón, la duda, el juicio. ¿Te pasa, de vez en cuando? Que estás alterado, y no sabes por qué estás enojado, si estabas bien apenas un minuto atrás.

Si miramos a esa rosa y a lo que jugamos ayer, el espacio de la clarividencia, esa capacidad de empezar a discernir, elegir, cambiar o reacomodar las cosas, usando la Rosa. Esa Rosa que creaste. De hecho hacemos una pausa aquí por un minuto, y toma una respiración, sin hacer ningún trabajo, y ve, en tu mente, no un recuerdo sino que creas una rosa roja justo frente a ti. Solo créala, no lo pienses, y luego hazla explotar, tal como si se volviera a partículas de polvo

La capacidad para ver claramente, la capacidad para crear intencionalmente, la capacidad para armar y desarmar – habilidad muy grande – y cómo las uso para mi mejor interés. ¿Alguna vez hiciste algo, o pensaste en algo, y dijiste “No, esto no está correcto, no estoy pensando bien aquí”? Conservémoslo simple.

Uno de los aspectos de esta rosa, tiene un número de oportunidades a utilizar, hay mucho más en este símbolo energético de la rosa, que lo que hablamos. Pero cuando creas esa rosa, y le das permiso, es simplemente creación tuya. Estás poniendo intención en que ella haga algo por ti. Y en este caso, simplemente vamos a crear la rosa y vamos a hacer una pregunta. Vamos a darle permiso para recolectar toda la energía basada en la pregunta que estamos haciendo, la dirección que estamos señalando. Es muy simple. Verás: estás creando la rosa, y luego haces una pregunta y simplemente vas a permitir que la respuesta se disipe y regrese a quien sea que la haya puesto allí.

Crea una rosa – rosa roja, verde, amarilla, azul. Si nunca viste una rosa azul – yo tampoco - ¿puedes crear una rosa azul? Sabes qué es azul, sabes qué es una rosa, ¿puedes crear una rosa azul? Nunca viste una en la fisicalidad, pero no significa que no puedas usar tu imaginación y juntar dos cosas que conoces muy bien: el color y la forma.

Entonces, crea esa rosa y hazla explotar. Simplemente estallar. Como fuegos artificiales. Hazlo divertido. Crea otra, cambia al color rojo, bien. Y luego explota esa rosa.

Ahora bien; la siguiente parte de esto es que no vamos a entrar a juzgar, no vamos a entrar a reaccionar, ni a empujar en contra, o discutir, tercer chakra. Simplemente vamos a reconocer algo. Si puedes abstenerte de la emoción – ese es el objetivo aquí – y básicamente reconocer que lo que estás preguntando, vas a recibir la respuesta a tu pregunta. Y voy a hacer una pregunta sobre: ¿quién está en mi espacio?, ¿quién me ha invalidado? ¿quién me dijo que yo no estaba bien? Ese tipo de pregunta, simplemente. Y vas a obtener una respuesta.

Primera respuesta. Ahora bien, la primera respuesta puede ser: tu madre, tu esposo, tu hijo, tu esposa, tu padre, tu mejor amigo, tu jefe. No importa; no estamos detrás de nadie en especial. Simplemente estamos diciendo que hay una energía que he permitido entrar en mi espacio, que interfiere en mi capacidad para disfrutar, para crear en mis términos. No estamos buscando castigar, no buscamos quién es malo. Es como que llevas polvo en tu hombro, recién lo notas, y dices, “Oh, vaya, lo voy a sacudir”. Ahora bien, ¿de qué estamos hablando? No hay diferencia.

Esa rosa que estás creando justo delante de ti, la ves. ¿Alguna vez alguien te dijo que no sabías lo que estabas haciendo? Puede haber una lista larga; elige uno. Lo que vas a hacer, no importa quién sea, ponlo en una rosa, haz que la rosa recolecte su energía, observa la rosa; puede agrandarse, puede vibrar, puede no hacer nada. No tarda mucho, de hecho es instantáneo, y te dirá cuándo lo ha hecho. Y luego haz explotar la rosa, y lo que estás haciendo es enviar la energía de vuelta a la persona que la dejó en tu espacio. Ahora bien, ¿eso vuelve con la misma emoción, o castigo? Es simplemente su energía, les devuelves lo que es suyo, y recuperas la energía que es tuya, cuando lo terminamos. Muy simple. Usando tu clarividencia, creas otra rosa

¿Quién se enojaba contigo cuando eras niño? Aparecerá una respuesta. Otra vez: no es correcto o equivocado, bueno o malo, solo es la respuesta a la pregunta que acabas de hacer. Quien sostiene una energía en tu espacio, y tú simplemente dice “Gracias, ahora puedo explotar esta rosa con esa energía.” Ahora, igualmente simple, crea una rosa y haz la pregunta: ¿De qué color es la ira en mi espacio? Pregunta muy neutral, no estamos resolviendo nada, ¿qué color obtuviste? Haz que la rosa recolecte ese color y haz explotar la rosa. ¿Hay más ira? Si. ¿Es de la misma persona que estaba allí la primera vez? ¡Sí! Eso requeriría un poco más de información, pero aquí estamos jugando simple. Ahora bien, hay otra pregunta que puedes hacer. Hay muchas preguntas, pero aquí: ese color de la ira que recién vi, ¿dónde está ubicado en mi cuerpo? Otra vez: aparecerá una respuesta. En mi rodilla. En mi hombro. En mi uña. No importa.

Y luego, así identificado, este color azul está en mi rodilla, Rosa, ¿recolectarías ese color de mi rodilla? Empieza a extraer ese color de mi rodilla

Ahora, esto es algo interesante, ¿puedes divertirte un poco con esto? Es como que “¿Me estás diciendo que puedo hacer una pregunta y la respuesta se traduce a esta rosa, y la ira, el dolor, o la energía asociada con la respuesta puede ser eliminada, así de simple? Sí. Ahora bien, ¿lo harás perfecto la primera vez? No. ¿Tendrás éxito? Sí. ¿Significa que al jugar con esta herramienta puedes tener más éxito? ¡Sí! Pero demos pasitos pequeños.

Entonces, ¿hay una parte de tu cuerpo que está incómoda? Hazlo muy simple. No hay opinión de tu parte, solo estás haciendo preguntas y recolectando energía. Haz la pregunta: ¿De qué color es la energía en esa parte de mi cuerpo que me causa incomodidad?

Ahora bien, puedes sentarte y hablar de esto todo el día, ¿cómo es que esto está allí? ¿cómo se juntó esto allí? Innecesario; interfiere en el proceso; la mente racional empieza a contestar las preguntas, en lugar de tus habilidades, con las que estamos jugando. Y entonces haz explotar esa rosa, y luego crea otra rosa y haz la pregunta: ¿de quién era esa energía en mi rodilla? O en esa parte del cuerpo con que trabajo. Y luego explota esa rosa.

Ahora bien, si eres un creador, puedes hacer cualquier clase de pregunta usando la rosa como herramienta para identificar un patrón de energía, un filtro, y básicamente recolectarla y sacarla de tu espacio. Las imágenes, los recuerdos, viven dentro de los colores; entonces, cuando es una circunstancia desafiante, cualquiera sea la cuestión, puedes preguntar ¿Qué color está causando esto? Explota. Pregunta otra vez: ¿cuál es el color siguiente? Y ¿cuál es el siguiente? ¿Y cuál es el próximo color?

Una de las meditaciones más exitosas que he tenido, mucho tiempo atrás, sentado con alguien, y todo lo que se decía era ¿cuál es el color siguiente? Duró dos horas, era tan emocionante, era asombroso. Color, imágenes, recuerdos, invalidaciones energéticas, configuraciones energéticas, dentro de colores. Hay más que eso.

Ahora bien, otras rosas que vayas a crear, simplemente las haces explotar

Ahora, ese sistema de guía interno dentro del corazón, en el espacio del corazón, tiene que ver con el equilibrio. Vamos a hacer algo un poco diferente de lo que hicimos en el pasado. En ese espacio del corazón, existe una pequeña esfera de luz, llamémosla así, una esfera pequeña, y esa esfera sostiene una irradiación dorada. Y lo que vamos a hacer es simplemente darnos a nosotros mismos. Este es un lugar realmente cómodo. Y simplemente haz que esa irradiación dorada empiece a expandirse; la observo con mi clarividencia, la siento con mi clarisentencia, estoy dando permiso a la creación para que suceda y diciendo hola al creador de muchas maneras, esa luz, y permítele que empiece a expandirse.

Se expande en el pecho, y luego hacia afuera. No requiere tiempo. Solo siéntelo, míralo, se expande hacia afuera hasta el borde del cuerpo, se eleva al cuello, hombros, dentro de la cabeza, hacia abajo hacia la pelvis, a las piernas, y sigue expandiéndose hacia afuera. Aquellos de ustedes que están en Nivel 1 o más, juegan con el octaedro, entendiendo la definición de tu propio campo de energía, esférico. Simplemente esa luz dorada, hacia afuera a al borde, como les dijimos extienden sus brazos a ambos costados y están en una esfera, una burbuja. Es aceptable reírse, pero alentamos a sonreír.

Y reconoce esto en tu imaginación y te das permiso, sin preguntarle a nadie, “Este es quien yo soy, empezando a recuperar mi autoridad. Simplemente empezando a limpiar el polvo del estante, y empiezo a entrar en un viaje de conocerme a mí mismo” Simple. ¿Fácil? Hum, no tanto. Porque lo que pasa aquí es que voy a empujar contra toda esa energía, y cuando empiece a surgir, cuando las cosas, cuando aprendas que es simplemente cuestión de mirar, una de las opciones aquí es: cuando los cuadros aparecen, y surge el “no estoy bien”, “¿por qué me dijeron aquello?” una de las claves reales, les digo aquí mismo, no se aferren a eso y hagan la peor pregunta posible, que es ¿por qué estás aquí? Oh, Dios mío. Les dice “Oh, gracias por preguntar.

¿No recuerdas el divorcio? Y lo que él dijo, y lo que ella hizo, y pasó eso, y discutimos sobre eso,” No preguntes por qué. Solo sonríe, toma una respiración, cambia tu punto de atención, y te asombrarás, porque ni siquiera podrás recordar en qué tenías tu atención. Es todo ruido., pero nos aferramos a eso, discutimos en favor de eso, de “no estoy bien”.

¿Te gustaría reconocer cuán bien estás? De eso se trata todo esto. Entonces, una respiración. Una pequeña sonrisa. No apresuren la sonrisa, es un poco avanzada. Muevan sus dedos de los pies, Y ahora entregamos esto a Roxane. Sus preguntas. Pónganlas en el chat, aquí.

No es complicado este lugar donde estamos jugando. Para algunos que son nuevos, empezar a reconocer las herramientas para alinearse con quiénes son, - Nivel 1 – no es difícil. Es simple. Parte del trabajo,

Entonces me detengo allí. Jugaremos el mes que viene con la intuición. Todo esto es intuición. Y cómo miro a lo que estará pasando en 2023, y cómo navego ese mundo usando mis habilidades con las que jugamos.

Entonces, Roxane (preguntas y respuestas)


Seminario Online de Jim Self – Mastering Alchemy – 9 y 10 de noviembre de 2022,
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

321 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo