El pensamiento es una energía viva.

Varios/Otros


Es muy importante que comenceis a ser vigilantes con relación a sus pensamientos. Los pensamientos son unas creaciones mentales permanentes. ¡Escapan de vosotros y no lograis frenarlos, pararlos! Cuando creáis un pensamiento, justo teneis tiempo de verlo despegar pero vosotros no podeis retenerlo.

Hay que aprender a controlar el pensamiento; ¡Es una energía viva qué tiene una realidad! Un pensamiento emitido allí dónde esteis (y allí donde estamos) puede ser percibido - y esto quizas os asombre - al otro lado del mundo, o bien más allá del mundo. Todo lo que es vibración puede ser percibido, ser oído y ser recibido. El pensamiento crea una vibración que lleva muy lejos las creaciones mentales, entonces tratad de hacer las creaciones mentales más bellas que existen.

En lo que se refiere a su Madre Tierra, os dijimos hace algunos años que hay por supuesto una contaminación física que todo el mundo puede percibir, pero que hay también una contaminación psíquica que emana de todos los pensamientos de sufrimiento, de tristeza y de violencia de los humanos que vosotros no podeis percibir sino que se escapan de la Tierra, que huyen a veces de la Tierra.

¿Entonces qué hacemos, nosotros vuestros Hermanos de Luz? Somos como transformadores de pensamientos. Enviamos sobre todos los pensamientos que escapan del planeta, una energía que los absorbe. ¿Cuáles pueden ser las energías que absorben, que destruyen y consumen estos pensamientos? ¡Son las energías de Amor!

Hay muchisimo tiempo, dijimos que por todos los lados de su planeta se encontraban Vigilantes. Están sobre lo que podría llamarse unas plataformas, son muy vigilantes a lo que emana de pensamientos humanos para que no sobrepase el estadio de la Tierra y de lo que la rodea.

Los Vigilantes también tienen otro papel, el de enviar sin interrupción pensamientos de paz y de serenidad para lograr contrabalancear, con certidumbre, todos los pensamientos de violencia, de tristeza y de sufrimiento. Absorben lo que sobrepasa la esfera de la Tierra y también envían energías de paz, de serenidad y de Amor.

Estos vigilantes son unos seres inmateriales; no son seres galácticos, sin embargo forman parte de una categoría de galácticos. Sus cuerpos son unos cuerpos de Luz y tienen una potencia inmensa. Viven sobre varias plataformas, y actualmente son muy activos.

Volvemos al pensamiento. Un pensamiento inundado el Amor logra su misión. ¡No se necesita darle la orden de cumplir con tal o tal misión! Cuando un pensamiento de Amor se asocia con otro, luego con otro y con otro, inundan el mundo y lo transforman.

¡Cada uno de vosotros tiene la capacidad, la posibilidad de transformar a la gente! ¿Qué hay más fuerte que un pensamiento lleno de Amor? ¡Nada!.

¿Posiblemente no pensabais que vuestro poder de creación se encontraba también en este nivel? ¿Posiblemente no pensabais qué podíais procuraros y procurar a la humanidad? ¿Posiblemente no pensabais que también podíais inundar sin interrupción la vida de todo lo que os rodea y los reinos diversos con estos pensamientos de Amor?

Comprendemos que existen los problemas sobre la Tierra, pero en lugar de pensar sin interrupción en la tristeza, en vuestros problemas, y de darles cuerpo y fuerza, pensad en lo que hay más bello en vosotros, de más bello en el universo, y creareis esta belleza en vosotros y en el universo, porque vuestros pensamientos de Amor no estarán parados por los Vigilantes. Al contrario, tomarán cada vez más fuerza porque se asociarán con el Amor de los Vigilantes.

Otros seres tienen como misión de limpiar lo que emana de los hombres al nivel de la contaminación humana, que sea química, radiactiva u otra.

¡Vosotros teneis a menudo la impresión de estar solos sobre vuestro pequeño mundo, de estar un poco abandonados por el universo, pero jamás estáis solos! Velamos, estamos cerca de vosotros, y no podeis vernos debido a vuestra frecuencia vibratoria. ¡Cuando os elevareis más, podreis vernos!



https://ducielalaterre.org
Monique Mathieu

206 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo