El poder del Amor y de la Luz es considerable.

Varios/Otros


"¡Tened un poco más de paciencia! Tened presente que sois seres con una misión en este mundo. Os lo repetimos: no hay misión grande ni pequeña, la única misión es la de servir al Amor y a la Luz.

Cuando esto esté bien inculcado en vosotros, ya no verán el mundo que os rodea de la misma manera, tendréis más confianza no sólo en lo que sois, sino también en la vida; ya no percibiréis a vuestros hermanos de la misma manera y vuestra vida será más apacible. Incluso si tenéis que padecer turbulencias, y ciertamente las padeceréis, sentiréis estas turbulencias de manera diferente.

Cuando tenéis una frecuencia vibratoria superior, nada de lo que es inferior puede afectaros; el mundo en cual vivís no puede afectar a aquel que se ha alzado al nivel de la frecuencia vibratoria del Amor y la Luz. ¡Esto no es algo imposible!

Alzarse al nivel de la consciencia del Amor y de la Luz es intentar integrar el Amor Luz en cada pequeño gesto de vuestras vidas. Intentad integrar la dulzura, la compasión, la comprensión, el respeto, la alegría y lo que nosotros llamamos cualidades superiores del ser, en lugar de entorpeceros permanentemente con aquello que es inferior.

Cada vez más, tendréis consciencia de pertenecer a la galaxia, al universo. ¡Ya no tendréis la impresión de haber "caído" en la tierra, de estar solos, abandonados! Tendréis realmente consciencia de estar, por el momento, estudiando en este mundo. ¡No digáis que el estudio es demasiado difícil, demasiado arduo! El estudio es función de lo que hacéis de ello, de vuestra comprensión, de vuestra capacidad de evolucionar.

Actualmente, ¡oímos a tantos seres quejarse de la adversidad, de la manipulación, de sus propios sufrimientos y de todo lo que les sucede! Si, en lugar de quejarse, cada ser humano pudiera bendecir cada acto de su vida y agradecer a la Fuente por todas las gracias que recibe constantemente, todo sería diferente para él/ella y para los demás seres humanos, y la oscuridad se transformaría en Luz.

Oímos también a los humanos decirnos: "¡Es fácil para vosotros! Vosotros estáis en los planos de Luz y nosotros, ¡nosotros estamos en la materia y debemos padecer la materia!"

¡No estáis obligados a padecer la materia! ¡La única obligación es vivirla, o sea, vivir en la densidad! ¡Si comprendéis las experiencias, ya no es útil padecerlas!

¡Tratad de condicionar vuestro día en la dirección correcta, es decir, en la dirección de la Luz, en la dirección de la alegría y en la dirección del Amor! En lugar de padecer pesadamente vuestras tareas o vuestro trabajo de todos los días, ¡ofrecedlos a la Fuente! Este trabajo ya no será pesado y lo haréis con Amor, con ligereza.

Si un, diez, veinte, mil, un millón, diez millones de seres humanos, pudieran dar gracias permanentemente por la vida, por el Amor, por su salud perfecta, por la dicha; si un millón de seres humanos pudiera, al levantarse por la mañana, manifestar el Amor, muchas cosas cambiarían.

Vuestro funcionamiento y los pensamientos que emitís constantemente tienen una incidencia sobre los elementos, sobre el planeta, sobre su energía y su vibración. Tratad pues de calmaros, de estar alineados, serenos, en armonía, y los elementos se calmarán. ¡Todo se volverá apacible nuevamente!

Por supuesto, no es un solo ser, ni diez, ni veinte, quienes, por el momento, pueden cambiar lo que sucede en vuestro mundo, ya que si son veinte los que piensan justo y cien millones los que piensan falso, el poder de los veinte es inexistente. Sin embargo, no hay que desalentarse, porque el poder de los veinte puede, a pesar de todo, abrir una brecha de Luz en la oscuridad y la morosidad de diez, veinte o cincuenta millones de seres.

Aunque no nos guste utilizar la palabra "poder", diríamos que ¡el poder del Amor y de la Luz es considerable! Tomad consciencia de esto y continuad siendo pequeños Trabajadores de Luz con vuestra misión en este mundo. Cuando lo abandonaréis, de una manera u otra, y si miráis atrás, os diréis: "Finalmente, he trabajado bien, he dado todo lo que podía dar con la consciencia de que disponía".

Deseamos realmente que cada uno de vosotros y una gran mayoría de seres humanos podáis afirmar esto cuando abandonaréis este mundo."


Se puede reproducir este texto y distribuir copias con las siguientes condiciones :
Que no esté cortado
Que no haya ninguna modificación de contenido
Que se haga referencia a nuestro sitio Web https://ducielalaterre.org
Que se mencione el nombre de Monique Mathieu

169 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo