¿Haces una Pausa antes de actuar?. Ejercicio de energía.

Varios/Otros


El nuevo seminario de Jim Self, del mes de agosto. Este seminario, como siempre, consta de tres partes, la conferencia o explicación, la práctica (Ejercicio de Energía) y luego las preguntas de los asistentes y las respuestas de Jim Self.
Afectuosos saludos de Cris


Ejercicio de Energía

Estén justo aquí, donde estoy señalando, conscientes, despiertos, dándose cuenta, esto no es un trance ni meditación. Estén en quietud, encuentren el sentimiento de quietud. Lo físico se relaja en la silla, dejar que los músculos se relajen. Siente tu peso sobre la cola asentada en la silla. Nota tus pies sobre el piso. No es meditación; simplemente relajarse, en quietud.

Ahora en esta quietud, date cuenta de estar presente. Presente significa “estoy aquí mismo; no estoy en el almuerzo de hoy, ni en el trabajo de mañana, estoy aquí mismo.” Ahora bien, puedes decirte esto para ti mismo, en tu cabeza, estoy aquí mismo. Pero una pausa y luego te reconoces, sientes que estás sentado en una silla. “Estoy aquí. Estoy presente. Estoy en quietud. Estoy relajado. Nada sucede. No hay decisiones. No hay reacciones. Solo estoy aquí mismo” Reconoce: “me doy cuenta de que estoy aquí, quieto, presente” Eso es simple: aquí, quieto, presente. No tengo nada que hacer, Y nota, sin engancharte, algo que generalmente te hace enganchar; podría ser la política, o lo que la gente piensa sobre el medio ambiente, o la opinión sobre la energía nuclear buena o mala, y esa gente, por qué esa gente hace eso. Solo nota todo eso, pero permítelo, sin engancharte. Quieto, presente, conciente.

¿Cuán exitoso – solo observa, una pregunta – cuán exitoso eres en vivir la vida que quieres vivir? Sin juicio, sin opinión, solo observa la pregunta.

Y vamos a asumir que estás bien, que estás bastante bien, podría ser más. Podrías estar un poco más feliz, un poco más de facilidad, un poco más de excitación en términos de tratar con gente con la que puedes reír, Ahora bien, eso no es un fracaso, pero aquí mismo, en la pregunta, cuán exitoso eres en conseguir lo que quieres, - ten esto bien claro: no hay fracaso – Como que siempre hiciste lo que haces siempre, y sigues este camino, y has conseguido estos resultados. Y pueden ser grandiosos, de modo que no te hablo en contra de tu éxito. Pero ¿estás disfrutando? ¿Estás excitado en el momento en que vives tu vida? Verás, solo la vives en un momento, este momento. Ese momento se fue; aquí hay uno nuevo; este momento. Este ya se fue. Y ahora está este otro momento. Siempre es solo este momento.

De modo que si estoy cargando un montón de momentos de Bobby Andersen en 4º grado, momentos de culpa, de esto no debiera ser así, de por qué hacen eso, momentos; esto es un gran bulto. Que tiene muy poco, tal vez nada – estoy especulando – nada que ver con este momento, aquí mismo, relajado, quieto, presente., conciente.

Ahora, déjenme crear una sugerencia aquí: encuentren un poco de diversión en esto. Un poco de diversión. Verás, en el momento en que la boca se curva hacia arriba y se ríe un poco de sí misma, sonríe un poco, valida el “estoy quieto, presente, conciente, me gusta esto, estoy cómodo” En el momento en que sucede eso, parte de la carga electromagnética por eso de Bobby Andersen se disipa.

Verán, esta es la otra parte de esas tormentas electromagnéticas del sol; realmente están iluminando todo esto y disipándolo. Neutralizándolo. Le hacen corto circuito, básicamente lo desintegran y eliminan. No puedes llevar esto contigo, allí a donde vas.

Ahora, en el lugar donde dices: “No, no, tú no entiendes. Estoy enojado de veras”. Bueno, está bien. Pero lo que se está diciendo se dirige a lo que es posible en el momento, versus mi historia de acumular reacciones. Opiniones, juicios, sobre cosas que en su mayor parte ni siquiera recuerdo tener esa opinión, pero estaba realmente enojado con lo que pasaba. No recuerdo conscientemente una discusión

Pero en este momento presente, quieto, conciente, con un poco de diversión, el tipo de diversión que se ríe de ti, dice Oh, Dios mío, no es culpa, solo diversión, aquí mismo, diversión. Incluso podrías decir, “soy un desastre”, con diversión, un poco divertido. Porque en el momento en que identificas algo tan simple como “soy un desastre” y también “puedo divertirme”, esa parte de “soy un desastre” simplemente empieza a desaparecer. Al reconocer en el momento presente un momento pasado que ya no existe, que ya no tiene ningún valor en primer lugar, pero ha sido dejado en el estante para notarlo en algún momento futuro, - una respiración – ahora lo estoy notando, y en esta diversión quieta, presente, usemos la palabra neutral, - neutral – ya no necesito más aquello. No me sirve.

Y en ese reconocimiento, a menos que te aferres y realmente quieras discutir con eso, pero en el reconocimiento, se va. ¡Ja! Ni siquiera recordaba tener eso aquí. Es como encontrar una camisa en el ropero y dices “¿Estás bromeando? ¿Yo usé esto? ¡Saquémosla del ropero! Antes que alguien la vea” Un poco de diversión. No mucha diversión, solo un poco.

¿Tengo que ver todas estas cosas? ¡No! ¿Tengo que analizarlas, traerlas aquí y tener una discusión con ellas? ¡No! Esto es por las tormentas magnéticas. Están muy a favor de tu mejor interés. Ahora dirás “Pero ¿qué pasa con las células, y qué…?” No, no vayas a eso. Estamos hablando de un campo electromagnético mental/emocional que está fuera de equilibrio dentro de ti. “No estoy bien. No merezco. No tengo una buena vida. No les gusto. Mi padre dijo que soy estúpido” Bueno, tu padre ya está muerto, y él hizo eso hace 40 años ¿50 años? ¿60 años? ¿Eso tiene algún valor en este momento? Aquí una risa histérica, “¡No! No consigo liberarme de esta basura” Bien, ya entiendo. Entiéndelo tú.

La energía en que estamos existiendo está conduciendo la emoción, y la emoción, y a la emoción se le responde en una de dos maneras. Lo que señalo justo aquí, es que simplemente reconozco algunas cosas que sucedieron en mi pasado, a las que me aferro, por las que me hago responsable, o me culpo, o me castigo, sé que están allí, soy una mala persona. Solo por empezar a notarlas, en tiempo presente, ellas se disipan.

Ahora bien, si puedes permitir, aunque sea un poquito, que esto sea parte de tu verdad, - no mi verdad; tu verdad - y juegas con eso de la manera más simple, ahora lo vamos a intentar, voy a tomar esa cosa de Bobby Andersen y reconocer que no necesito eso. Sencillamente a la biblioteca en el universo, “tomen este libro de regreso, ya no necesito esta cosa de Bobby Andersen. Y luego te diviertes un poco. Permítete hacer una pausa y reconocer “voy a dejar que eso se vaya; ya no me sirve.” Otra respiración. Estás quieto, presente, conciente. Un poco divertido.

Verás, estamos muy firmemente en medio de esto, lleva tu atención directamente a esa gran bolsa de negación que está en tu mochila, que dice “No tengo que ver con esto” Piénsalo de esta manera: pasé vergüenza, dije algo gracioso y todos se rieron de mí en lugar de reír conmigo, pasé vergüenza, me fui, y nunca más hablé con esa gente porque sé que se reirán de mí otra vez.

Verás, con solo reconocer: ni siquiera sé de esa gente. Y esto está allí en mi mochila y la pregunta es si tiene algún valor. Me gusta reír. Me gusta la gente. Me gusta tratar con gente, charlar con gente. Ahora soy un escondedor, porque pueden descubrir que yo fui malo en cuarto grado.

Ahora bien, nada en qué pensar, porque ¡se está yendo! Todo lo que hacemos aquí sentados es señalar todo eso en la mochila, que ha sido negado, pero no tiene adónde ir. Si vas a terapia, y la terapia es algo fascinante, la terapia dice: hablemos de eso realmente malo que le hiciste a Bobby Andersen. Y tú dices: no; ya no me gustó la primera vez, no, gracias, no quiero hablar de eso, sentirlo por segunda vez.

¿Qué tal si hubiera otra configuración? Tal vez no tenga que sentirlo en absoluto. ¿Qué tal si lo traes a la percepción conciente y reconoces “Esto es algo en mi mochila que no necesito? Es como polvo en el estante. Mejor lo limpio.”

Puedes jugar con esto, y empezar a reconocer que esa biblioteca en el cielo es realmente un lugar bastante valioso, porque de pronto ya no siento más esa culpa, simplemente estoy feliz y no sé por qué estoy tan feliz. Luego nos tropezamos con alguien y dice ¿no recuerdas a Bobby Andersen? Y tú dices ¿quién? No. ¿Bobby Andersen? No. Creo que estás confundiéndome con otra persona. Tienes razón, te he confundido con otro. Ese otro que yo conocía, hace un momento estaba gruñón, enojado, frustrado, y tú pareces estar feliz. De modo que, sí, tal vez te confundí con ese otro.

Y aquí estás. ¿Qué tal si, reconocer cómo he abordado mucho de mi vida, simplemente me dio una serie de resultados que no necesariamente me sirvieron? Y si pudiera reconocer eso, cambiaría mi enfoque. En este caso, donde jugamos, quieto, presente, conciente, justo aquí en tiempo presente – el único momento – todas las cosas que sucedieron en mis momentos de tiempo presente que pasaron en realidad no tienen nada que ver conmigo aquí. Y esa biblioteca en el cielo está más que feliz de tomar todas esas cosas de regreso. Política de regreso garantizado, no se hacen preguntas.

Eso de la diversión; ¿puedes encontrar otra vez esa diversión? Solo un poco; digo: sonreírte para ti mismo.

Otra vez: esos campos electromagnéticos. Esa parte de ese campo tiene que ver con disipar todo lo que no esté alineado con ese tú que está en el corazón en este momento. Ya oigo a muchos de ustedes decir “¿Qué es eso del corazón? ¿De dónde vino eso?” Un lugar tuyo que no tiene el equipaje. “Oh, no he visitado a ese tú por algún tiempo” dirán algunos. Les diré que esa parte de ustedes nunca se va. Nunca culpa, nunca sostiene culpas, no castiga; solo es feliz. Entonces, ¿cómo pasar más tiempo aquí? Estando en tiempo presente.

Y pausar ante lo que está frente a mí antes de entrar en “disparen, listos, apunten”, o reacción, juicio, opinión, tal vez hacer la pregunta ¿Esto tiene algún valor? ¿Es esto algo en que quiero engancharme? Empieza a ser una gran pregunta, ¿quieres decir que no necesito engancharme ni responder a todo lo que está frente a mí? No, no, en absoluto. De hecho la mayor parte de lo que está frente a ti tiene virtualmente nada que ver contigo. ¿Recuerdas todas esas cosas grandes? Bueno, el calentamiento global tiene que ver conmigo, pero ¿puedo yo hacer algún cambio mayor desde este lugar de discutir en contra de eso? Bueno, tal vez: ¿y cómo ha funcionado eso hasta ahora?

Pero en este espacio de presente, quieto, conciente, observando antes de una acción, haces algo que es muy significativo: calmas el campo de juego. En este espacio, puedes entrar en una habitación y empezar a sostener esta alineación; podrías agregarle un color, podrías agregarle otra palabra. En este espacio, todo empieza a resonar con este “quieto, presente, conciente.” Estos campos electromagnéticos del sol están muy interesados en este “quieto, presente, conciente.” Empieza a tener un punto de resonancia, un lugar donde anclar, por así decir, y luego empieza a hacer ondas hacia afuera. Directo desde tu corazón, ondas, empieza a crear estas ondas muy calmantes, y luego otro empieza a estar calmo y quieto, y luego otro, y luego otro.

Y luego, de pronto, la percepción conciente: “Ah, así es como se hace, los grandes cuadros”. De pronto. Sí, este campo eléctrico es una buena idea, pero no tenemos suficiente cobalto, no hay bastante níquel, en la percepción conciente del planeta. El momento de construir esos campos eléctricos. Entonces todos esos metales raros que se han puesto en esto, en su mayor parte desde China, tal vez llegarán, tal vez no. ¿Es este un lugar para estar construyendo todo un mundo nuevo?

Y luego tienes a un chico de 17 años, que gana el premio internacional de Ferias de Ciencia de Estudiantes de Secundario, por construir un motor eléctrico diferente que no requiere metales raros. En realidad es probablemente 80% del peso de la batería Pero ¿qué sabe un chico calmo, presente, conciente de 17 años, un chico de escuela secundaria, qué sabe?

¿Cómo eliges? Verás si has jugado en Mastering Alchemy, si vienes a jugar en Mastering Alchemy, oirás algo que no tiene sentido en absoluto para ti, y eso es que eres grande, eres significativo, eres importante. No necesitas ser el chico de 17 años que tiene la respuesta para el próximo motor eléctrico Pero al ser capaz de estar calmo, quieto, presente, conciente, y reconocer que ese equipaje que está en mi estructura celular, en el cuerpo físico, cuerpo mental y cuerpo emocional, y además estoy discutiendo sobre eso, y no quiero que nadie lo vea entonces tengo que defenderlo, ¿qué tal si eso no fuera verdad? Otra respiración.

No hay nada realmente que pensar aquí, porque ahora estamos en una vibración, un campo, un estado de consciencia – no la 3ª dimensión donde estamos ahora mismo – No es en el discutir y gritar, solo por defender. No estamos allí ahora mismo; nota que no estamos allí. Luego nota, otra vez, intencionalmente, nota: quieto, una linda respiración; estoy presente, me doy cuenta, y estoy un poco divertido. No presionar por el asunto de la diversión, pero tal vez un poquito de diversión.

Y permite la pregunta: ¿Puede ser que sea tan simple? Y luego siente la respuesta. Se requiere algo de armado. No es algo para cambiar al mundo, se requiere algo de armado. Y la parte interesante de que requiere algo de armado, es la parte “tú”. Quién eres tú. ¿Por qué estás tú aquí? ¿Qué diferencia haces tú? ¿Por qué no vienes tú esta vez? Y algo tal vez tan simple como estar quieto, presente, conciente. Requiere un poco de sintonía fina, un poco.

Roxane tiene un patio trasero con un montículo en él, todo marcado de cuando construyeron la casa, rasgaron toda la tierra, no es muy atractivo. Y en ese lugar ahora hicimos un paisaje; pusimos una cascada de agua, Uno esperaría que para poner la cascada habría dos tipos acarreando piedras; no. Paisaje. Él trajo piedras de 4 o 5 pies de tamaño, 40 o 50 de ellas, no solo dos o tres, algo masivo, y construyó la cascada. Y es exquisita. Tiene tres o cuatro caídas de agua, es realmente exquisita. Pero hacía ruido. Una cascada hace ruido. De modo que requiere algo de sintonía fina. Sintonizar el sonido, sintonizar la vibración, sintonizar la cascada. Y uno tiene que sentarse y escuchar, y luego ir y cambiar una piedra de lugar por donde cae el agua, para cambiar el tono. Y luego vas a la parte de arriba y tomas una de las piedras y tienes que moverla para que salga un poco menos de agua por aquí, un poco más de agua por acá.

Y luego tienes que sentarte y observar el agua caer; escuchar y mirar. Hacer una pausa. Y es esa roca, esa roca allí, donde está el ruido. Y vas allí y das vuelta la roca. Y luego haces una pausa, te sientas. Y se hace más tranquilo, más silencio. Y llegas a un punto en que dices, “Vaya, hay mucha agua moviéndose, ¿dónde está el sonido?” ¿Cómo esa persona puede estar tan feliz solo estando en tiempo presente y disfrutando? ¿Cómo es posible que esa persona pueda estar tan sintonizada ?

A medida que estas oleadas de luz, estos campos electromagnéticos, continúan, vas a seguir viendo al mundo a tu alrededor un poco más disruptivo. En gran parte, eso no tiene nada que ver contigo. Pero en ese proceso, lo que estás observando es todo el planeta, que no tiene nada de percepción conciente, no el nivel con que jugamos aquí, esta conciencia simple y quieta. Ellos están discutiendo en favor de su status quo, discuten por su carencia, discuten porque las cosas no están bien y tienen miedo. No hay nada de malo en esta gente. No son gente mala, son gente buena, pero no saben lo que tú sabes desde esta última hora. No es que ellos no tengan la información. No es que tú tienes la información y ahora puedes irte con esa información. Verás, esto es una información.

Esto es una alineación como sintonizar esa cascada de agua. Tú eres la cascada. Es la sintonía, es dar un paso atrás, es notar, ¿de dónde viene este sentimiento de soledad? Este sentimiento de enojo, este sentimiento de no ser apreciado, aceptado. Este sentimiento de “no les gusto”. ¿De dónde viene esto? Y verás, Quieto, presente, conciente. La pregunta primero. No hay diversión, esto apesta. Pero ¿qué tal si considero permitir esto en “presente, quieto, conciente”? Y luego te veo y digo, ¿cómo te va? ¡Muy bien! Bueno, ¿qué está pasando? No lo sé, solo algo es diferente. Diferente. ¿Y qué haces? No lo sé. Diferente. Pareces más feliz.

No sabes por qué. Es este espacio de entrar en el corazón, en esta quietud, sin una agenda, no hay nada que reparar, nada realmente roto, ni hay polvo en el estante. Un poquito de diversión, un poquito de quietud. Todo lo que no se parezca a ti, se va.

Y esa parte de ser grande y significativo e importante, es difícil de entender. Y sin embargo es una percepción conciente que tenemos. Quién eres. Nada por hacer, excepto estar en quietud. Gustar de ti mismo. Permitirte estar simplemente cómodo. Y de pronto, lo que está sucediendo en la estructura celular del cuerpo empieza a aflojarse. Esa ansiedad, irritación, resentimiento, de pronto empiezan a desaparecer. Es simplemente que estas tormentas geomagnéticas y estas oleadas, difícil como pueda sonar, son enormes campos de amor – esa es una palabra rara para muchos, amor - Es un poder, una fuerza gigantesca. No tiene espada; no destruye; se vuelve presente y toda cosa que no se le parezca, se disuelve. Estás observando algo increíble, como ser espiritual que juega dentro de un cuerpo físico. Todo lo que se requiere es tiempo presente, quietud, pausa, y luego elegir una acción. Feliz. Diversión. Facilidad. Para quienes han estado jugando aquí por algún tiempo, es esa octava. Hay algo nuevo que está muy presente, que está alterando todo el juego.

Pero aquí mismo, ¿puedes encontrar una consideración más? Solo un lugar simple, en esta quietud, presente: “me gusto”. ¿Puedes gustar de ti mismo? Los cuadros en el estante, los recuerdos del pasado, todo va a saltar. ¿estás bromeando? Gustar de ti, no puedes gustar de ti. ¿Y qué hay de…? Verás, esa es la mente racional que pregunta; tiene todas las cosas en el estante.

Verás, aquí no se hace la pregunta “¿qué hay de…?” Es simplemente: me gusto; estoy bien. Y todo lo que no se parezca a ti, empieza a disolverse.

Otra respiración. Considera una pequeña variación de eso: estar complacido contigo mismo. Estuviste aquí sentado una hora. Te reacomodaste a ti mismo significativamente. Puede que no lo hayas notado, pero lo hiciste. Estoy complacido conmigo mismo; me gusto. Nota el sentimiento, el cómo Incluso podrías considerar – no te apures con esto – feliz; feliz. Estoy feliz. Me gusto. Estoy complacido conmigo mismo.

Nota esa sonrisa – si aún está allí – de diversión. Esa diversión, me divierto conmigo. Puedo hacer esto, ¿y he estado haciendo aquello? ¿Puedes estar divertido? Mucho más fácil que volver al otro patrón de invalidarte. Me gusto. Estoy complacido conmigo. Y todo lo que no se le parezca, empieza a desprenderse. Una respiración más.

Siente eso. Mueve los dedos de los pies, si todavía están allí, abre y cierra las manos, tus ojos están cerrados, toma un segundo y respira abriéndolos. Sigue en la energía: me gusto

Nos detenemos aquí. De hecho, simplemente decide: estoy completo. Tengo éxito. Presento la primera pregunta: ¿cuánto éxito tienes en obtener lo que quieres? Aquí está. ¿Cuánto éxito? ¿Puedes permitirte ser exitoso?

Nos detenemos aquí mismo. Si gustas, te pones de pie, estira el cuerpo. Déjenme pasarle esto a Roxane, ella tiene preguntas interesantes. Llevará un minuto para que la gente aquí haga preguntas, es parte del encanto de todo esto. Entonces, Roxane, ¿cómo fue eso? ¿No había nadie en la llamada? Solo yo y tú.



Seminario Online de Jim Self – Mastering Alchemy
11 de agosto de 2022 - ¿Haces una Pausa antes de Actuar?
Audio de la conferencia: https://masteringalchemy.com/content/do-you-pause-acting-free-live-webinar
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionespaaraelcamino.blogspot.com.ar

129 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo