¿Quién Piensa en mí?

Varios/Otros


¿Te has preguntado alguna vez si realmente estás pensando o simplemente estás repitiendo pensamientos ajenos? Los Maestros definen el pensar como aquella actividad de la mente que alejada de los hábitos o patrones mentales con los cuales hemos sido educados, puede moverse libremente y captar el momento presente. La mayoría de nosotros al pensar lo que hacemos es activar las memorias acumuladas que, al ser estimuladas por la circunstancia presente, se convierten en opiniones y palabras.

La mente es un principio reflector, es la “luna” en nosotros. Cuando a la mente le falta transparencia porque está llena de memorias, pensamientos formas, hábitos de conducta, vemos mal y percibimos erróneamente.

El Maestro Saint Germain nos ayuda a comprender cómo los Maestros definen el pensar. “La humanidad ha establecido dentro de su mente concreta inferior muchas avenidas para la expresión, caminos que la conciencia sigue sin esfuerzo y a eso le llaman pensar…. Cuando me refiero al término “pensar” me refiero al desarrollo del poder de selección que tiene la facultad mental. Pero ustedes piensan de acuerdo con el patrón de pensamiento con el que han sido educados.

Nosotros nos estamos refiriendo al movimiento constante de la sustancia mental que permite dentro de ella la concepción de una nueva idea, el crecimiento de esa idea que se transforma en un concepto específico, y la relación de ese concepto con el mundo como una forma de pensamiento particular. Este es el tipo de pensamiento que se requiere de los discípulos y aspirantes.” (Lucille Cedercrans, Ashramics Projections)

Para poder pensar como lo definen los Maestros es necesario buscar un estado mental en donde la energía pueda moverse libremente, lograr una lucidez en la que la sustancia mental, en vez de estar coloreada y establecida en patrones, sea simplemente luz y refleje luz.

Para lograr esta mente que los Maestros requieren de sus discípulos de manera que puedan recibir la inspiración para el servicio y ser realmente de utilidad para el Plan, es obvio que tenemos que independizarnos de las memorias acumuladas en la mente subconsciente porque éstas influyen directamente en el contenido de la mente concreta y sus patrones de pensamientos. Estos patrones de pensamientos, formados por viejos hábitos nos mantienen recorriendo los mismos senderos y repitiendo los mismos errores. En estas memorias está asentado nuestro karma. Si logramos una mente libre de esta influencia estamos prácticamente trascendiendo el karma.

Es todo un trabajo, es el más importante que tiene ante sí un discípulo. Que la mente no deambule a su antojo y sea sensible a la impregnación de las esferas superiores.

¿Cómo lograrlo?

Hemos escuchado muchas veces eso de “pensar con el corazón”. Ahora que sabemos que el corazón tiene neuronas y funciona como un pequeño cerebro entendemos mejor eso de pensar con el corazón. Cuando la persona alimenta pensamientos generosos y altruistas y emociones elevadas, la variación de su frecuencia cardiaca es armoniosa y las ondas cerebrales se van sincronizando poco a poco con las variaciones del ritmo cardíaco y acaban también siendo amplias y regulares. Se consigue un estado de coherencia que establece un funcionamiento óptimo en todos los niveles

Cuando la persona vive emociones y pensamientos negativos, no solo no hay armonía en la variación de la frecuencia cardiaca, que es incoherente, sino que las ondas cerebrales no tienen ninguna relación con el ritmo cardíaco. Se establece el caos biológico que limita el funcionamiento del sistema humano en todos sus aspectos, incluyendo el pensar.

Todos los pensamientos negativos son separadores – todo lo negativo separa. Piensa en el odio, la rabia, la desconfianza, etc. La vida está toda enlazada como un tejido y nosotros somos hebras de ese tejido. Todo lo que separa pertenece a la Gran Mentira.

Resulta que la clave está en amar, pero amar impersonalmente, como el sol, como el Alma. Ese amor impersonal que busca siempre el bienestar de los demás, que libera la mente, la limpia y nos hace más lúcidos.

El Maestro Saint Germain nos ofrece una visualización para ayudarnos en la limpieza del contenido la mente. Imagina que la luz penetra la mente concreta y la va impregnando con su esencia. Visualiza como esta luz circula libremente y la vuelve receptiva a la impresión, con la capacidad de ensamblarse a sí misma de la forma que mejor transmita la Verdad con la cual entra en contacto.

El Maestro Kumar nos recomienda que limpiemos la mente con el azul. Al meditar invoquemos y contemplemos en el azul, de manera que cuando concluyamos la meditación habremos llenado completamente la mente, los sentidos y los tejidos del cuerpo con el azul. Esto permite una limpieza de la mente.

Con tus nudillos tócate la cabeza como si tocaras a la puerta y pregúntate: ¿Quién está ahí, ¿el abuelo, la abuela?, ¿el bisabuelo, la bisabuela? ¿las opiniones del periodista?, ¿el instinto disfrazado de pensamiento? ¿la opinión del maestro? ¿o será tu mamá o tu papá? ¿Quién está ahí?

Por favor, asegúrate que seas TÚ. Y recuerda, el primer requisito del Discipulado es PENSAR.

Que los pensamientos que mi alma crea llenen de luz la vida de todos ustedes. Con el amor de siempre,

Carmen Santiago
fdnpcaracas@yahoo.es
Grupo Nuevo Pensamiento
CARTA A LOS GRUPOS

336 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo