Madeleine - 21 -

Maria Magdalena


Cásate contigo mismo.

Comprométete contigo, únete a tu ser. Se fiel a ti mismo…

No busques más. Estate quieto para que el Amor te encuentre a ti.

El Amor... hace tiempo que te busca. Si tu alma está quieta, te encontrará.

Cuando estés sin expectativas, sentirás esa gran fuerza.

El amor y el tiempo tienen un curioso y fuerte vínculo.

Veréis… vosotros, los seres de luz encarnados ahora como humanos, tenéis el tiempo limitado.

Es parte inherente de vuestro ser: el precioso tiempo que tenéis.

Esa es vuestra condición humana.

Fuera de la experiencia en la Tierra, sois eternos, ilimitados, infinitos.

Pero aquí, encarnados en un cuerpo, tenéis ese tesoro: el tiempo parcial y acotado de realizar un proyecto, o un trayecto, o un proceso, o un aprendizaje, o una maestría…

Es el plazo que os disteis para hacer algo concreto.

El tiempo es vuestro aliado y a la vez es vuestro impulsor y vuestro desafío.

Cuando dedicáis tiempo a alguien… ese es el regalo más precioso que le podéis dar.

Ese tiempo vuestro que le dais a otro, es irrecuperable, porque es un trozo de vuestra Vida.

Eso es el Amor…

Eso tan sencillo, dar vuestro tiempo, también es el cristo fundamental en todos nosotros.


Mensajes recibidos psicográficamente, entre octubre y noviembre del 2009, para una difusión inmediata.
Textos de María Magdalena
Inducidos a Marta Povo entre octubre, noviembre y diciembre ‘09, para una ayuda humanitaria inmediata
Email: miryammagdala@gmail.com
www.geocromoterapia.com - www.martapovo.com

11404 lecturas

1 Comentario de lectores

05/07/2010

siempre leo sus mensajes que me mandan pero me hago una pregunta como hacer para en realida poder lograr adquirir ese conocimiento que por tanto tiempo e buscado es una imquietud que tengo y diria desde el momento de mi nacimiento e estudiado tantas cosas y siempre termino diciendome no se nada podrian ustedes darme esa orientacion

Pedro desde Venezuela

-.-.-
Hola Pedro!.

Ya vas a tener oportunidad de poner más en práctica todo lo aprendido o mejor dicho... vivido; que vives y verás claramente para qué.

Abrazo de Oso de Luz