La Luna. La fuerza femenina. Vesica piscis.

Pleyadianos


Si nos dedicamos a investigar a los Illuminati, descubriremos que sus misterios no tienen color en comparación con los secretos de la diosa, que es la energía de la creación. De hecho, las organizaciones secretas que intentan controlar el planeta mediante implantes y otras manipulaciones sólo tienen éxito, hasta cierto punto, si trastrocan lo femenino. La diosa es el principio nutricio que da vida a todo. Las fuerzas que rigen la Tierra se han polarizado tanto hacia los aspectos depredadores del patriarcado que la cuestión de la continuidad de la vida en la Tierra se ha puesto en entredicho. El hombre contra la naturaleza fue uno de los primeros temas de la ciencia ficción moderna. La propia frase «hombre contra naturaleza» equivale a decir «hombre contra mujer». O más exactamente, nos estamos refiriendo al hombre contra los aspectos naturales de la mujer.

Por suerte o por desgracia, los aspectos más naturales de la mujer son sólo respetados genuinamente dentro de la antigua tradición de la brujería. Jack Parsons dijo en sus escritos: «Nosotros somos la Brujería.» Tanto él como Cameron formaban parte de esta tradición.

Si estudiamos el tema de la brujería con honestidad y sensibilidad, observaremos que tiene una fuerte conexión con los alienígenas y las naves espaciales. En la literatura popular, se dice que las brujas suelen tener relaciones con espectros, espíritus y demonios. ¿Quiénes son estas criaturas del inconsciente? Los alienígenas y los OVNI no son distintos. Son una representación más o menos diferente de la misma cosa.

Igual que los espíritus se pueden manifestar de forma positiva o negativa, también así los alienígenas. El punto clave es cuando la bruja levanta la tapa del caldero y todo lo que ha estado cociéndose en su interior sale a la superficie. Como la bruja en su estado puro abarcará la totalidad de la creación, no puede dejar nada fuera.

Los antiguos rituales estaban basados en la comunicación con los ritmos de la naturaleza. La hembra de la especie tiene un contacto estructuralmente más íntimo con la naturaleza, porque es ella, literalmente, la responsable de la creación de la raza humana. Estos ritmos se hacen bien patentes en los ciclos menstruales lunares.

El momento lunar de cada mes era el sabbat original. Posteriormente fue trivializado y pasó a existir cuatro veces al mes, para poder cobrar dinero a la gente después de haber conseguido que se olvidaran del significado original del sabbat. Como existen trece ciclos lunares por año, este número se convirtió en un punto de referencia y formó la base del calendario lunar, que es una representación de la línea temporal original. La acentuada superstición hacia el número trece de nuestra cultura es en realidad una rebelión contra la propia naturaleza. También pone de manifiesto el evidente esfuerzo realizado para programar la energía femenina de tal modo que al final sea aniquilada.

Cuando Parsons trabajaba en la Operación Babalón, no solamente estaba invocando a la diosa Babalón, sino también intentando programar un Hijo Lunar. Los periodistas y otras personas muchas veces nos han llamado la atención diciendo que este término se refiere al Anticristo, pero esto resulta francamente engañoso.

Sólo tiene el significado de energía Antricristo en el sentido de que es lo opuesto al falso cristianismo. Un acto de magia sexual no precisa de un niño físico, sino que está concebido para dar a luz otro tipo de niño: una forma de pensamiento que propague la intención del mago. Parsons tuvo acceso a una parte de Babalón cuando consiguió que apareciera Cameron. Con ella, intentó crear un fenómeno incluso más milagroso. Lo podríamos decir con otras palabras, pero de lo que se trataba básicamente era de un intento de invertir la falsa línea temporal para que volviera a la línea temporal original. Las fuerzas lunares no podían ser negadas y Parsons intentó engendrar un Hijo Lunar para desatar la fuerza femenina. El Hijo Lunar es una idea.

Las palabras Moon {luna en inglés) y menstruación se derivan de la misma raíz. Menstruo se refiere a la sangre que fluye. La palabra latina mens significa tanto luna como mente. En griego men es la palabra para mes y la raíz de medida y menstruación, mientras que menos significa tanto luna como poder. Estas palabras a su vez se remontan a ma, la madre de toda la creación. Los egipcios hablaban de amenta, que era su palabra para inconsciente.

Todas estas palabras están íntimamente relacionadas en el lenguaje: luna, mente, menstruación. La menstruación era considerada como el proceso natural para dar un descanso a la mujer y liberar las tensiones de la vida. Éste era el sabbat, cuyas raíces significan «descanso del corazón» en la lengua babilónica. Una mujer en su estado puro puede acceder a otros mundos durante la fase premenstrual y mientras está menstruando. Es un tiempo de visiones, de apertura de los centros psíquicos y de comunión con el cosmos.

Esta era la conexión cósmica que inspiraba a los oráculos de la antigua Grecia y de otros lugares. En algún punto, aparecía un sacerdote, segregaba a la «mujer dotada» del populacho y finalmente interrumpía el canal.

Si se permite a las mujeres recuperar su poder, los canales inconscientes del universo se abrirán. Podríamos esperar ver platillos volantes formando figuras armoniosas en el cielo en lugar de ser el cuartel general de abducciones e implantes.

En un nivel fisiológico, el propio diseño de la vagina está basado en una pauta geométrica conocida como vesica piscis. La parte central de la intersección de los dos círculos, parecida a una pelota de rubgy, es una representación bidimensional de la misma.

Si pensamos que estos dos círculos son en realidad esferas, podemos visualizar mentalmente que una representación tridimensional de la vesica piscis tendría la forma de una pelota de rugby. Existe otro aspecto interesante en este dibujo geométrico. Si miramos a las dos esferas tridimensionales solapándose desde el «Punto A», veremos la forma de un OVNI:

No se trata de una coincidencia. Es la representación geométrica de dos reinos de realidades que entran en conexión. Se representaba a Jesucristo con la vesica piscis porque era un personaje interdimensional que estaba intentando devolvernos a la línea temporal original. Estas configuraciones geométricas también explican por qué los practicantes de magia sexual han considerado a la vagina como un portal de entrada a otros reinos.

Además, nos da una perspectiva estructural de lo que estaba ocurriendo en la Operación Babalón. Los códigos genéticos específicos de la estirpe de los Wilson hacían que la operación tuviera más posibilidades de éxito.

La publicación de este libro coincide con el quincuagésimo aniversario de la Operación Babalón y el alba de la «Edad urológica». Aunque todavía quedan muchas cosas por revelar, hemos dado un paso adelante hacia su comprensión y nos hemos acercado un paso más a los pleyadianos.



Extracto de
ENCUENTRO EN LAS PLÉYADES - EL FENÓMENO OVNI VISTO POR DENTRO
PRESTON B. NICHOLS & PETER MOON

418 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo