Los rayos y el sendero iniciático. I

V.B. Anglada


Nuestro estudio de los RAYOS podrá tener una gran importancia, no por el goce efímero del intelectual conocimiento, sino por el espíritu de vivencia o de Síntesis que su estímulo desarrollará en nosotros, ya que nos permitirá crear consciente y deliberadamente la línea luminosa del Antakarana que debe llevarnos progresivamente a la Iniciación. Esotéricamente sabemos que el Antakarana que se extiende de la mente inferior o concreta del investigador espiritual a su Mente superior es técnicamente “la Línea de Rayo” que debe consumar su vida en el océano infinito de la Liberación. Sabemos también, ocultamente, que la Liberación es la consumación de nuestra vida en la Vida de nuestro Señor de Rayo, es decir, del Logos planetario que en la evolución del Universo es la expresión o personificación de aquel Rayo.

Me preguntarán ustedes por qué me refiero aquí a la Iniciación. Estoy tratando simplemente de seguir el trazado esotérico que nos señala la analogía y de acuerdo a cuanto hemos tratado durante el curso de nuestras anteriores conversaciones, buscando siempre sus lógicos paralelismos. Intento, como siempre, relacionar el principio y el fin, el Sendero y la Meta de acuerdo con nuestro estudio de los Rayos y de acuerdo también con cuanto tenga relación con el ser humano y con las aspiraciones internas que le cualifican o ubican en un definido peldaño de la inconmensurable “Escalera de Jacob” por donde suben y bajan las almas de los hombres, buscando unas la experiencia en los tres mundos del esfuerzo humano y otras la Liberación o perfección del ser. Lo realmente intolerable en la vida psicológica del alma es “permanecer estacionaria”, cómodamente replegada en las sinuosidades de la vida fácil y del placer efímero, pues esto aparta inevitablemente de la línea segura del Rayo inmortal de nuestra vida.

En nuestra investigación esotérica de la verdad nuestra mente y corazón deben estar en un constante “movimiento de traslación”, siguiendo y persiguiendo incansablemente las actitudes mentales y los aspectos emocionales para evitar el fenómeno de cristalización que paralizaría el fluir de nuestras más nobles determinaciones. Este movimiento deberá llegar a ser un día tan extraordinariamente rápido que nos causará la impresión de un total reposo.; de una quietud perfecta. Es a esta actitud de “sereno reposo” o “total impasibilidad” a la que se refiere precisamente el Señor BUDA cuando nos aconseja “dejar de luchar”, dejar de apegarnos al fruto de nuestras acciones. Este es evidentemente el Sendero que todos deberemos hollar antes de ser completamente “absorbidos” por las poderosísimas cualidades magnéticas de nuestro Señor de Rayo.

Podríamos relacionar estas últimas palabras con cuanto dijimos en conversaciones anteriores acerca de la Magia creadora de la Divinidad a través de la existencia psicológica del ser humano, debiendo recordar como buenos investigadores esotéricos que la verdadera Magia sólo puede efectuarse dentro de la línea mística de los Rayos que nos cualifican y dignifican y que la actitud inteligente dentro de una línea natural de Rayo depara siempre una orientación clara y definida hacia determinado campo de servicio creador, pues, ¿acaso podemos separar el descubrimiento del Rayo espiritual de nuestra vida de la visión del inevitable campo de servicio? Evidentemente no y ahora trataremos de averiguarlo teniendo en cuenta la triple analogía RAYO, MAGIA y SERVICIO que en su conjunto y plenamente identificados constituyen el gran Triángulo de la Liberación:


RAYO - MAGIA - SERVICIO

RAYO: 1- MAGIA: Voluntad. SERVICIO: El gobierno, La Política mundial. La Diplomacia

RAYO: 2- MAGIA: Amor. SERVICIO: La Religión. La Educación Espiritual. EL Sentido Altruismo

RAYO: 3- MAGIA: Inteligencia. SERVICIO: La Filosofía. La Educación Mental. LA Actividad Creadora en todos los campos Sociales del Mundo

RAYO: 4- MAGIA: Belleza y Armonía. SERVICIO: El Arte Creador en todas sus manifestaciones. EL sentido de la Ética

RAYO: 5- MAGIA: Ciencia. SERVICIO: La Investigación Concreta. El Orden Científico aplicado en toda actividad mental

RAYO: 6- MAGIA: Devoción. SERVICIO: El Cultivo de Grandes Ideales y la Aspiración Superior.

RAYO: 7- MAGIA: Cumplimiento. SERVICIO: La Realización de todas las ideas consideradas como correctas.


La Aplicación de la Magia de la Acción para crear un Nuevo Orden Social. La Perfecta Organización de las Formas.


El examen atento de esta triple relación de RAYO, MAGIA y SERVICIO dentro de la septenaria expresión de nuestra vida podrá ayudamos a comprender la naturaleza del Rayo que más preferentemente controla las actividades superiores de nuestra existencia dentro del particular destino kármico de servicio. Ahora, a partir de la presente tabulación deberemos observar muy profunda y desapasionadamente nuestras particulares tendencias psicológicas y determinar conscientemente cuál es el Rayo que más potentemente condiciona nuestra vida para iniciar así el ciclo fecundo de una nueva orientación individual y social.

Pregunta: Sólo como un simple dato orientador dentro de este tema inmenso de los SIETE RAYOS ¿Ha logrado usted determinar dentro de sí la actividad de alguno de los Rayos que estamos considerando?

Respuesta: Se trata de una pregunta muy personal y quizás podría contestarle muy afirmativamente, pero mis afirmaciones jamás podrían ser comprobadas por usted, lo cual hace que mis respuestas al respecto carezcan de verdadera importancia. A mí me parece que lo realmente interesante, de acuerdo con la idea contenida en la pregunta, sería que cada cual investigara individualmente los motivos esenciales que guían su vida, es decir, la orientación de sus propósitos, de sus ideales o de sus sueños, así como el centro de confluencia de todas sus actitudes psicológicas y actividades prácticas, para ir determinando progresivamente la singularidad de los Rayos que intervienen mayormente en estas aplicaciones de sus particulares dinamismos. Asistiríamos de esta manera a la estructuración de una nueva serie de motivaciones personales y al nacimiento de otro tipo de resoluciones en el devenir de la existencia que actualmente y pese a nuestros sinceros propósitos somos incapaces de precisar ni detallar.

La línea efectiva de un Rayo, la creación del verdadero Sendero de vida sólo surgen como resultado de una serie ininterrumpida de atentas y profundas observaciones de todo cuanto nos rodea, de todo suceso que se produzca dentro y fuera de nosotros y de nuestras reacciones psicológicas a este incesante cúmulo de circunstancias. Todo ello se mueve, como podrán ustedes observar, dentro del marco tradicional de lo que llamamos “contactos sociales”, siendo la vida espiritual el establecimiento consciente dentro de este mundo de relaciones de un anclaje perfecto de las actividades superiores del alma o Yo superior, es decir, de lo que anteriormente describimos como “Sendero místico del Antakarana”.

La atención con que vayan siendo seguidas estas conversaciones acerca de los Rayos, el creciente interés por su estudio y la incansable observación de los hechos internos y externos que vayan siendo contactados posibilitarán para cada uno creación de la propia línea de Rayo, la seguridad de la Meta y el Camino que a ella conduce.


Vicente Beltrán Anglada

4892 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo