Convertirse en un humano de la Nueva Era.

Kryon


...
El nuevo ser humano es uno que está capacitado. Ya hemos utilizado esta palabra con anterioridad, y lo que significa es que una capacitación es un humano que está co-creando. Esto es quizá uno de los dones más elevados que tienen en esta nueva energía. Pues co-crear significa que ustedes y el Espíritu, y aquellos que les rodean, son los que crean su propia realidad. Esto quizá les parezca una paradoja, pues se les ha dicho que deben co-crear sólo para sí mismos. Pero lo que sucede cuando se empieza a co-crear para sí mismo es que aquellos que les rodean se ven afectados de una manera positiva. Les convocamos a revisar la parábola del pozo de alquitrán, que ha sido previamente publicada (Libro II de Kryon), para que sepan de qué estamos hablando Pues esta es la forma en la que funciona la co-creación. Al co-crear por sí mismo, otros se ven afectados y ayudados; algunos son incluso iluminados, y todo eso sólo porque ha co-creado por sí mismo.

Hay varios elementos de co-creación que debemos visitar en lo relacionado con su cultura, pues de ese modo comprenderán mejor estas cosas. El primero de ellos es la abundancia. El Espíritu utiliza la palabra abundancia en la traducción para que signifique suficiencia, pero el Espíritu se refiere a la suficiencia sobre una base cotidiana. Y si están ustedes siempre en el ahora, eso significa que cada día estará también en el ahora. Una suficiencia, por lo tanto, significa suficiencia para la vida tal como se vive en el ahora. Eso es abundancia. ¿Sería su definición de un humano rico diferente a la de una suficiencia para toda la vida?

Y, sin embargo, les decimos que esta es una de las ideas nuevas más difíciles de comprender por parte de ustedes: que tienen control sobre estas cosas. Pero eso es algo que, efectivamente, puede hacerse. Al graduarse, con la intención de recibir el implante neutral como un humano de la Nueva Era, empezarán a aprender cómo crear su propia abundancia. Ahora hemos utilizado el ejemplo del ave en el pasado, y quizá digan que eso está demasiado simplificado. Pero les decimos, queridos míos, que el ave despierta con apetito, a pesar de lo cual lo primero que hace es ponerse a cantar. Sabe de su abundancia y sostenimiento, pues co-creará su alimento sobre una base diaria. No le preocupa de dónde procede el alimento, pues sabe que se alimenta diariamente y se ha acostumbrado a ello, y que sus necesidades quedarán cubiertas. Y, sin embargo, algunos de ustedes dicen:

"Sí, pero ¿cómo puede comparar un ave con un ser humano? Al fin y al cabo, los seres humanos tienen intelecto e inteligencia y tenderán a preocuparse, y son muy diferentes al ave". Y yo le digo, humano, que quizá saber que su intelecto y su inteligencia hará eso por usted le permita comprender también aquello que su intelecto y su inteligencia hacen en contra suya. Pues volvemos a decirle que el intelecto sin intuición es su enemigo. Pueden ustedes intelectualizarse hasta la muerte, hasta la enfermedad y el desequilibrio, pero cuando eso se combina con el sí mismo espiritual, la intuición, y el sí mismo superior... ¡Ah!, juntos, esa naturaleza intelectual y la inteligencia, combinada con su sí mismo espiritual, serán el equilibrio del humano de la Nueva Era. La tríada que aparece ahora no es sutil para que algunos de ustedes comprendan, una vez más, el poder de los tres.

El siguiente atributo es el de las relaciones. Ese atributo, no tenemos ni que decírselo, es a veces el más difícil. Hablamos ahora de las relaciones de todo tipo. Hablamos de madres e hijas, hablamos de padres e hijos, y de socios. Todo el ámbito de las relaciones les fue ofrecido para pruebas. Cada vez que experimente dificultad en este ámbito, se le invita a co-crear su propia forma de salir de ello. Y, al hacerlo así, y eso se hace al nivel del compañero o de la compañera, observe cómo cambia. Pero más que eso, querido mío, al cambiar usted, observe la reacción de su pareja. En este ámbito le esperan verdaderos milagros siempre y cuando esté dispuesto a aceptarlos. Algunos de ustedes todavía se encuentran a la espera de encontrar a la pareja adecuada. Les decimos que estas cosas se pueden co-crear con resultados maravillosos, y les pedimos paciencia, pues sus ventanas de oportunidad están siendo preparadas incluso mientras esperan.

El siguiente atributo del humano de la Nueva Era se encuentra en el ámbito de la salud y la curación. El humano de la Nueva Era comprende el concepto de la autocuración, pues ha descubierto algo importante. Es crítico el matrimonio del intelecto, lo espiritual y la inteligencia con la biología (una vez más nos encontramos con la tríada). No se puede deambular de un lado a otro con su humanismo y su biología pensando que el Espíritu reside en la cabeza, mientras que el resto de usted mismo no es más que carne (el público se echa a reír). Y, sin embargo, algunos de ustedes lo hacen así. Y cuando las cosas andan mal con su cuerpo, dicen: "Esto o aquello ha funcionado mal", o bien: "Esto o aquello me ha hecho daño". Empiece por practicar un matrimonio con su biología. Pídale que les hable y que sea una sola cosa con usted mismo y, cuando algo le irrite, o sienta dolor, examine por qué. Empiece por pensar en su cuerpo como "nosotros" en lugar de como una cosa, y eso le servirá, pues el humano de la Nueva Era los ve como uno. Esto es una información crítica para todos aquellos que desean vivir mucho tiempo. Y, hablando de eso, les decimos a aquellos de ustedes que se han desprendido de su karma: "El motor del karma es de hecho la muerte y el renacimiento y, cuando uno se desprende de eso ya no hay ninguna razón más para la muerte". En consecuencia, lo que le decimos es que le invitamos, al humano de la Nueva Era, a vivir una vida muy prolongada, mucho más prolongada de lo que haya podido imaginar. Haga más lento el proceso de envejecimiento, y procure co-crear espiritualmente para eliminar la hormona de la muerte. Tal y como hemos canalizado en el pasado, esto se encuentra al alcance de su capacidad, aunque será necesaria la práctica. No todos ustedes podrán hacerlo así inmediatamente, puesto que se trata de algo muy nuevo para ustedes y va en contra de todo lo que se le ha demostrado hasta el momento.

El siguiente atributo del humano de la Nueva Era es que hay en el planeta quienes son capaces de tener la magia. Tal y como les ha dicho mi socio con anterioridad, lo que eso significa, queridos míos, es lo que se explicó en el 11:11 y en el 12:12. Las entidades que están abandonando gradualmente este planeta le pasan la antorcha a ustedes. Este humano de la Nueva Era que es usted es capaz de tener la magia. ¡Oh, alégrese por esto, ya que es la primera vez que se lo hemos comunicado así a los humanos. Aquellos que deseen moverse hacia la ascensión, tendrán la magia. Aquellos que deseen moverse hacia la ascensión, pero que desean ser portadores de la luz y trabajadores de la luz, también tendrán la magia. Todos ustedes pueden tenerla, hasta cierto punto. Cada uno de ustedes ocupa un lugar, son detentadores de la iluminación y guardianes de la verdad; eso es lo que son. Pues la antorcha les ha sido pasada por los devas, y por aquellos que están en las rocas de las tierras y que se marchan en estos momentos. Y al honrarles, y sonreírles y dejar este planeta, lo hacen con honor, no con tristeza, pues nunca creyeron que pudiera suceder una cosa así. Aquí, la palabra clave es honor. Toda la magia que les han atribuido a ellos es ahora suya. Son ustedes los únicos detentadores de la energía espacial de todo el planeta, y ya no tienen que compartir nada de ello con quienes la mantuvieron para ustedes durante tanto tiempo. No hay tristeza alguna en su marcha, ¡créanme!

El humano de la Nueva Era es pacífico. Y es pacífico porque observa la visión general y comprende lo que está sucediendo. A veces hemos llamado a esto "paz injustificada". Esta traducción quizá le sorprenda, pero se trata de la clase de paz que se siente aunque las cosas que sucedan a su alrededor estén en desorden. Es posible que se produzca el caos en su más inmediata cercanía y, sin embargo, al mirar a los que se encuentran sumidos en el casos, se siente usted en paz. Pues se siente seguro en el plan que usted mismo ha creado, y experimenta una sensación de paz, al margen de lo que esté sucediendo. Y les decimos, queridos míos, que incluso ante el fallecimiento de las personas queridas, pueden tener paz, sabiendo perfectamente bien que ellas lo planificaron así antes de llegar aquí. Ya hemos hablado antes de estas cosas, y de lo apropiado que es el lamentar la ausencia de alguien. Quizá alguno de ustedes haya perdido recientemente a un ser querido, y les decimos que ese ser querido se encuentra entre aquellos que ahora, en esta misma sala, les aman. ¿Se dan cuenta de la visión general, de tanto ir y venir? ¿Y de la unicidad del planeta para todos ustedes? El humano de la Nueva Era reconoce que es su propio antepasado. ¡Cuánto humor kármico hay en ello! Imagínense el dejarse mensajes destinados a sí mismos, una y otra vez, para luego buscarlos y encontrarlos. Son ustedes de toda clase de culturas y colores, incluso mientras permanecen sentados en esta sala o leen estas palabras. Este es el atributo del humano de la Nueva Era.

El atributo final del humano de la Nueva Era es el que resulta más difícil para muchos de ustedes, pues lo aprenderán con el transcurso del tiempo: paciencia y tolerancia. Pues les decimos que es el humano de la Nueva Era el que es tolerante con su vecino que no está iluminado y, por sencillo que eso pueda parecer, para ustedes será difícil el darse cuenta de ello hasta que no lo perciban ante sí mismos. Cuando otros les critiquen, es su tolerancia, su paz y su paciencia lo que les permitirá volver a amarles, pues los verán entonces siguiendo sus propios procesos y no les juzgarán. El maravilloso rasgo del humano de la Nueva Era cuando se ve acusado, es el de pensar en el acusador y amarlo en lugar de pensar en sí mismo. No es algo tan difícil de hacer, pues formará parte de su propia naturaleza como humano de la Nueva Era. Y aunque a sus adversarios les parecerá difícil creerlo, usted seguirá sin juzgarlos, pues los verá como parte de su propio proceso, tal como lo planificó. Ellos se encuentran en su vida por acuerdo previo, pero una vez que se haya desprendido de su karma, se encontrarán ante un muro de ladrillo cuando traten de sacarlo de sus casillas. Y, dentro de su propio proceso, es apropiado que ellos estén en su vida. Queridos míos, es crítico para ustedes el saber esto. Algunos de ellos quizá no reciban nunca la clase de iluminación que tienen ustedes, y, sin embargo, se encuentran en su camino, lo mismo que ustedes. No son diferentes. Han planificado con antelación, junto con ustedes, el estar aquí, y tienen un camino y un viaje propio que realizar. Así pues, criticarlos y juzgarlos sería como criticarse y juzgarse a sí mismo. Juzgarlos sería como juzgarse a sí mismo, pues cada uno de ellos forma parte de su plan colectivo.
...

y así sea.
KRYON

Extraído del libro "Kryon III - La alquimia del espíritu humano"

10800 lecturas

1 Comentario de lectores

26/04/2010

Amo el estar aqui y ahora;cada vez que vuelvo a leer las canalizaciones me inunda ese amor y alegría infinita que me dá la paz y seguridad de quién soy,amo al Espíritu!!

lolita monzón desde Mexico