Libre albedrío.

Varios/Otros


En una de mis conferencias en Vancouver, B.C, una atribulada mujer se levantó gritando ruidosamente, "Ustedes los gurús de la nueva era, nos dicen primero que tenemos libre albedrío para hacer las elecciones en nuestra vida y por otro lado dicen que estamos predestinados a seguir cierto plan debido al Karma de una vida pasada. ¿Qué es esto? No tengo libre albedrío en mi vida porque estoy a merced de fuerzas sobre las cuales no tengo ningún control. Mi vida es una pena". Después de mi charla, me senté junto a esta mujer por unos pocos minutos y supe que su hijo de diecinueve años había muerto recientemente en una motocicleta. La gente tiene la idea que el libre albedrío y el destino son fuerzas opuestas. Ellos no se dan cuenta que el destino representa la suma de nuestras acciones sobre miles de años en una multitud de encarnaciones. En todas esas vidas hemos tenido libertad de elección. Nuestra vida presente representa todas las pasadas experiencias agradables y desagradables y por lo tanto somos el producto de todas nuestras elecciones anteriores.

Además, podemos deliberadamente habernos colocado en situaciones que prueban cómo reaccionaremos ante eventos en nuestra vida presente, lo cual no es percibido por la mente consciente. Esto también involucra decisiones personales. Ocupamos un cuerpo particular por muchas razones. El joven motociclista, según lo reconoce su propia madre, vivía para la velocidad y esencialmente sentía placer con los peligros de su obsesión. Como mi última sección sobre el tiempo abrió la puerta de las probabilidades y posibilidades futuras, es apropiado estudiar las ramificaciones del libre albedrío un poco más. La reencarnación no significaría nada si toda la vida fuera predestinada. En mis comentarios sobre las líneas del tiempo, sugerí que el futuro podía existir en muchas realidades. La gente que tiene premoniciones sobre el futuro podría estar correcta o equivocada. Si alguien se ve a sí mismo siendo asesinado en un cierto lugar y tiempo y eso no ocurre, esta casualidad potencial podría significar que era solamente la más horrible de las alternativas posibles.

Un argumento para el determinismo, como opuesto al libre albedrío, es que una fuente, o un grupo colectivo de divinidades menores, es responsable de que el planeta Tierra sea poblado por humanos que sufren por la enfermedad, dolor, hambre y temor. Vivimos en un mundo de terremotos, huracanes, inundaciones, incendios y otros desastres naturales sobre los que no tenemos control. He mencionado con frecuencia que la Tierra es considerada por las almas como una escuela muy difícil. La gran lección de la Tierra es superar las fuerzas destructivas planetarias y personales en la vida, haciéndonos fuertes con empeño, cambiando positivamente y seguir nuestro camino. En gran parte venimos equipados con lo que necesitamos para cuidar de nosotros mismos. El Karma puede a veces parecer punitivo, pero hay justicia y balance, lo cual puede que no reconozcamos en nuestro sufrimiento. El temor crece cuando nos separamos de nuestro propio poder espiritual. Conocíamos muchos de los desafíos de nuestra vida con anterioridad y los escogimos por buenas razones.

Accidentes que involucran nuestro cuerpo no son considerados accidentales por las almas, como lo he tratado de mostrar en muchos casos, como el 50 con la mujer en Amarillo que murió de un disparo. La pura voluntad de nuestro verdadero ser tiene el poder de levantarse en oposición a nuestra debilidad de carácter, especialmente en la adversidad. Tenemos la libertad de rehacer nuestras vidas después de una catástrofe, si estamos dispuestos a tomar la responsabilidad de hacerlo. Más importante que los eventos que nos prueban en nuestra vida es nuestra reacción a esos eventos y como manejamos las consecuencias. Esta es la primera razón de nuestra amnesia consciente. Yo he indicado que a las almas no les son mostradas todas las alternativas de los probables eventos futuros en la vida por venir. Hay buenas razones para esta práctica a pesar del llamado de la espontánea memoria espiritual que existe en algunas personas. La amnesia nos permite libre albedrío y autodeterminación sin el constreñimiento de una memoria retrospectiva inconsciente sobre lo que examinamos en el salón de proyecciones.

Mientras las escenas presentadas a nosotros con respecto a nuestra futura vida son selectivas, mis casos han demostrado que tendremos la oportunidad de revisarlas más a fondo después de que la vida ha terminado. Tengo un ejemplo corto pero muy gráfico de libre albedrío que revela cómo aun las almas sin encarnar pueden ser sorprendidas por una decisión repentina la cual cambia el probable desenlace de la vida. Tuve un paciente que murió en la batalla de Gettysburg en 1863 como un soldado recientemente reclutado de la Unión. Su nombre era John y vivía en una pequeña comunidad cercana a Gettysburg. Aunque sólo tenía dieciséis años, John y su amada, Rosa, habían empezado a hablar de matrimonio en el futuro. La noche antes de que empezara la batalla de los tres días, un oficial de la Unión cabalgó dentro del área de John buscando a un joven no combatiente que supiera montar bien a caballo para entregar despachos. John no tenía planes de alistarse en la guerra porque era muy joven y porque además era necesitado en la granja de su madre. El oficial de la Unión encontró a John y rápidamente le explicó su urgencia, prometiendo que el enlistamiento de John terminaría cuando la batalla finalizara.

John era un excelente jinete y él impulsivamente aceptó montar para la Unión porque "no quería perderme la oportunidad de participar en la gran aventura". Tuvo que salir inmediatamente sin decir adiós a nadie. John fue muerto el día siguiente. Aun cuando estaba flotando sobre su cuerpo, John no podía creer que estaba viéndose a sí mismo muerto sobre la tierra. Una vez retornó a su grupo espiritual John fue recibido por Rosa, la porción de su esencia que no había ido a la Tierra. En el momento que Rosa vio a John, le gritó, "¿Por qué estas aquí de vuelta? ¡Se supone que deberíamos casarnos!". Esa compañera espiritual se dio cuenta rápidamente que John había escogido abruptamente un sendero que se desviaba de su vida probable. Aun así, cada sendero tiene beneficios kármicos de alguna clase, como fue el caso de la corta experiencia de John en el ejército. Yo le pregunté a este paciente si le habían mostrado escenas en el salón de proyecciones de lo que iba a pasar en Gettysburg. Él replicó, "No, yo acepté lo que ellos me mostraron hasta la edad de dieciséis años, porque sabía que ellos tenían buenas razones para revelarme solamente lo que yo necesitaba saber antes sobre esa vida.

Tengo fe en las decisiones de mis guías". Al joven soldado no le fue mostrada la posibilidad de su muerte en Gettysburg y esto es muy típico en tales casos. Pero, ¿qué pasa con esos casos donde una muerte intempestiva es una probabilidad en la vida y hay necesidad por parte de los proyectistas de darnos la oportunidad de aceptar voluntariamente esos cuerpos como un asunto de beneficio personal en la experiencia? Conozco regresionistas que han tenido numerosos casos de almas heroicas quienes voluntariamente aceptaron participar en el holocausto de la Alemania Nazi. Yo también los he tenido. Quizás esto es por lo que muchas de esas almas de los campos de muerte están ahora viviendo nuevas vidas en Estados Unidos. Hay opciones para toda clase de desastres. Para los malos, algunas almas son preparadas para lo que les espera adelante, mediante ensayos antes de la vida, como se ilustra a continuación.


* Recuerdo pasar por un gran grupo de almas en una clase de preparación que fue concertada en una estructura de anfiteatro. Estaban escuchando a un conferencista contarles sobre el valor de la vida aunque ellos estuvieran yendo a la Tierra solamente por un corto tiempo. Todos se habían ofrecido como voluntarios para estar en una clase de desastre donde ellos morirían juntos. Se les decía que estuvieran mentalmente preparados, que hicieran lo mejor con el tiempo que tenían y que si lo deseaban, sus siguientes vidas podrían ser mucho más largas.


Este es un caso de eutanasia que involucraba a una paciente llamada Sandy. Ella me proporcionó otro ejemplo de un caso donde una escena de muerte fue mostrada dentro de los adelantos y pilares de una vida futura. Como es tan a menudo verdad con las almas que deben presenciar su muerte antes de una vida, ser voluntario es parte del contrato. Durante la realización de mi entrevista, supe que Sandy era muy unida a su hermano Keith y que ellos eran miembros de una familia numerosa. Como su hermana mayor, ella lo había cuidado como si fuera su madre mientras crecían. Keith era impetuoso y en sus años juveniles él vivía una vida de riesgos, manejando autos rápidos y teniendo numerosos líos con la ley. Sandy me dijo que Keith vivía como si tuviera un deseo de muerte. Ella agregaba que Keith había lastimado algunas personas con su caprichoso estilo de vida, pero tenía un buen corazón y su entusiasmo por vivir cada día al máximo era contagioso. Sandy siempre tenía la premonición de que su hermano moriría joven. A Keith le fue diagnosticada Esclerosis Lateral Amiotrópica (ELA) a la edad de veintisiete y murió dos años después.

ELA, es una enfermedad degenerativa de los movimientos motores que se convierte en atrofia muscular en un par de años. Hacia el final, muchos pacientes deben usar un respirador para poder vivir y recibir grandes dosis de morfina para soportar el dolor agonizante. Cuando Sandy alcanzó su grupo espiritual durante nuestra sesión, descubrimos que los dos hermanos eran compañeros espirituales. Keith era el bromista amoroso en su grupo y por muchos siglos había sido muy descuidado con los sentimientos de los otros. En consultas con su guía y los miembros del grupo, él reconocía que era esencial que aprendiera humildad para poder avanzar. Siendo un alma temeraria, Keith pedía una vida donde pudiera tener un enorme reto para adquirir humildad, mejor que adquirir esta lección durante muchas vidas unidas. Él había sido advertido que acelerar las vidas podría ser escabroso. Keith dijo que estaba listo. Fue un trago amargo en el anillo, descubrir que tenía que servir como voluntario para un cuerpo atlético que sería inmovilizado por ELA. Sandy dijo que hubo un punto en el salón de Selección de Vidas donde su hermano casi se echa atrás. Traeré su narración sobre este aspecto en nuestra sesión.

Dr. N: Por favor dígame lo más que pueda sobre la reacción de Keith por el cuerpo que se le ofreció.
P: (solemnemente) Se le mostró lo peor... su cuerpo antes y después de la enfermedad. Cómo su independencia le sería arrebatada, para hacerlo dependiente de nosotros. Ellos no le ocultaron nada sobre él. Keith vio en el comienzo de la enfermedad que sentiría mucha auto-compasión y remordimiento, luego ira terrible, pero si él luchaba podía aprender.

Dr. N: (cambiando atrás y adelante desde el tiempo presente al mundo espiritual con Sandy) ¿Y él aprendió?
P: Oh, sí. Cerca del fin Keith se calmó, aceptando y apreciando lo que nosotros hacíamos por él.

Dr. N: ¿Hay algo que quisiera explicar sobre cómo Keith se preparó para esta vida con usted?
P: (después de una larga pausa el rostro de mi paciente toma una expresión de aceptación) Le contaré. Será bueno hablar de esto... no lo he dicho a nadie antes, (empieza a llorar y yo intento mantenerla enfocada)

Dr. N: No tenemos que hacer esto si es tan doloroso.
P: No yo quiero hacerlo, (tomando aire profundamente) Cuando nos preparábamos para venir a esta vida yo tenía que ser la mayor de la familia, entonces vine primero. Tuvimos una larga discusión justo antes de mi tiempo. Keith dijo que estaba preparado para sufrir pero cuando alcanzó el punto donde estaba totalmente incapacitado, donde no podía hacer nada más, yo tuve que suspender el sistema de soporte de su vida y liberarlo.

Dr. N: ¿Usted iba a hacer eso en un hospital?
P: Planeamos eso en el mundo espiritual, pero entonces, gracias a Dios, él fue enviado a casa durante sus últimas siete semanas y eso hizo más fácil nuestro plan.

Dr. N: ¿Esto es por el dolor? Ciertamente Keith debió haber tenido calmantes para el dolor.
P: La morfina ya no hacía efecto. Las ultimas siete semanas fueron terribles aun con el respirador y los calmantes. Sus pulmones se afectaron mucho, no podía moverse o hablar cuando estaba cerca del fin.

Dr. N: Entiendo, cuénteme sobre el plan que Keith y usted se inventaron en el mundo espiritual antes que sus vidas empezaran.
P: (suspiros) Empezamos nuestro ejercicio creando una cama y el sistema de soporte de la vida que Keith vio en el salón de proyecciones. Él tenía cada detalle en su mente. Entonces practicamos porque yo pensaba que tendría que engañar a los doctores y enfermeras. Yo trabajaba con la máquina y estudiaba los signos de advertencia del avance de su enfermedad. En el ejercicio, acordamos las señales que Keith debería dar cuando él quisiera decirme que estaba listo para ser liberado de su sufrimiento. Finalmente, él me hizo prometer que permanecería fuerte y no dejaría que nada me disuadiera en los momentos finales. Hice esa promesa de buena gana.

Después que Sandy recobró su conciencia total, discutimos su papel en la muerte de su hermano. Ella dijo que cuando hubo un olor particular o un "olor de muerte" en el área de la garganta de Keith, ella sabía que era tiempo de estar lista. Debo añadir que este signo corporal no significaba necesariamente que Keith iba a morir inmediatamente. Casi sin pensarlo, Sandy le dijo a su hermano al oído, "¿Keith, estás listo para irte?". Entonces vino la señal preacordada. En este momento Keith apretó sus ojos abriéndolos y cerrándolos tres veces para la respuesta "si". De manera calmada ella desconectó el sistema de soporte de la vida de Keith. El doctor vino a la casa más tarde, encontró el sistema de soporte de la vida reconectado y dijo que Keith había muerto. Por el resto del día ella no se sintió culpable. Esa noche acostada en su cama, una duda asaltó la mente de Sandy, sobre su reacción automática y ella se cuestionó a sí misma. Después de agitarse y calmarse, finalmente cayó en un sueño profundo. Pronto Keith vino a ella en un sueño. Sonriendo con gratitud le comunicó a Sandy que lo había hecho todo perfectamente y que la amaba. Unas pocas semanas después Sandy estuvo meditando y tuvo una visión de su hermano sentado en un banco hablando con "dos monjes vestidos con toga" Keith se volvió, le sonrío y dijo "cuídate allá, hermana".

Para un religioso devoto, la vida de este hombre no le pertenecía a él, sino a Dios. Mientras es verdad que se nos han dado nuestros cuerpos por un acto de divina creación, cada una de las vidas finalmente pertenece a ellos. El derecho a morir es un tópico altamente debatido en los círculos legales en la actualidad, especialmente cuando le corresponde a un doctor ayudar al suicidio de un enfermo desahuciado. Se ha dicho que si la muerte es el acto final de una vida dramática y nosotros deseamos que el último acto refleje nuestras propias convicciones, deberíamos tener el derecho independientemente de las convicciones religiosas o morales de la mayoría. La visión opuesta es que si la vida es un regalo, del cual somos los custodios, tenemos ciertos deberes morales a pesar de nuestros propios pensamientos. Sabiendo lo que sé sobre cómo nuestras almas escogen la vida, con el libre albedrío para hacer cambios durante esa vida, creo que nosotros claramente tenemos el derecho a escoger la muerte cuando no queda ninguna calidad de vida y no hay ninguna posibilidad de recobrarla. La degradación de nuestra humanidad no debe ser prolongada intencionalmente. El siguiente caso proporciona una representación más convencional de libre albedrío en términos de una vida plena.


Caso 53

Emily era una mujer a finales de sus cuarenta, que vino a verme porque estaba preocupada por su propósito en la vida. Durante los años que estaba criando sus hijos, Emily trabajaba como una secretaria de medio tiempo. Descontenta con su situación, volvió a la escuela y se calificó como una enfermera con énfasis en Geriatría. Durante el entrenamiento, descubrió que le gustaba tratar a los ancianos porque eran más inclinados a hablar de su fe. Emily había sido atraída por la espiritualidad toda su vida. Me contó que había sido educada por un padre que más que cruel, era estricto pero muy piadoso, quien la había inclinado hacia las menos estructuradas avenidas de la espiritualidad. Aunque se había convertido en una enfermera licenciada dos años antes de nuestra reunión, Emily no había trabajado en su nueva profesión debido a sus propias dudas acerca de su competencia. Debido a su feliz matrimonio con un esposo comprensivo, había sido fácil simplemente asumir un trabajo voluntario sin paga, presión o responsabilidad.

Al trasladarla rápidamente a su más inmediata vida pasada en las primeras fases de nuestra sesión descubrimos que su nombre había sido Hermana Grace, una religiosa de las Hermanas de Piedad en Nueva Inglaterra. La orden deseaba que ella asumiera la posición de madre superiora pero ella rehusaba debido a sus temores sobre su caudillaje y sentimientos de incapacidad. De hecho otra revisión posterior de otras recientes pasadas vidas de Emily en el mundo espiritual apuntaban a un patrón de vidas como sacerdotes y religiosas en ambientes enclaustrados. Ella comentaba, "era capaz de servir a Dios sin involucrarme mucho con los problemas de la sociedad externa". A menudo se me pregunta si los proyectistas fuerzan ciertas vidas en nosotros por razones particulares. Este caso es un buen ejemplo de lo indulgentes que pueden ser nuestros guías hasta que finalmente estamos listos para retos más grandes. Todas las vidas de Emily, en los últimos quinientos años, habían sido en órdenes religiosas de una forma u otra. Ella estaba cómoda con esas vidas y era renuente a tomar mayores retos.

Este comportamiento pasado representaba un elemento definitivo en su confusión acerca de la vida actual. El diálogo de este caso se abre con la segunda reunión del Consejo después de la vida de Emily como la Hermana Grace, lo cual significa que ella estaba preparándose para su vida presente. Si descubro que va a haber una segunda reunión del Consejo, ésta usualmente ocurrirá justo antes de que vayamos al Anillo y yo sé que la vida por venir involucra una gran oportunidad de cambio significativo. Tanto el tipo como el número de Mayores que aparecen en esas segundas reuniones dependen de las clases de vidas y cuerpos a ser presentados.


Dr. N: Cuando asiste a esta segunda reunión del Consejo, ¿la composición del panel es la misma de la primera reunión?
P: No, solamente aparecen dos, mi presidente y un miembro que parece haber tomado un especial interés en lo que puedo ofrecer en la próxima vida.

Dr. N: Bien, como ya hemos hablado de su primera reunión del Consejo, siguiendo su vida como la Hermana Grace, sólo déme una idea de lo que está pasando ahora antes de ir al lugar de Selección de la Vidas.
P: Ellos desean saber si he pensado bastante sobre mi rutina de los últimos quinientos años y si estoy lista para involucrarme con la sociedad común.

Dr. N: ¿Se molestarían con usted si decidiera retornar a una vida religiosa una vez más?
P: No, ellos son demasiado sabios para esa clase de cosas. Sólo deseaban saber si todavía no estaba lista para una nueva tarea. Ellos son muy gentiles conmigo, me recuerdan que mi autodisciplina y fe son dignas de admiración y que aprendí mucho, pero tantas repeticiones sobre muchas vidas pueden estancar mi desarrollo.

Dr. N: ¿Tomó usted grandes riegos antes de los últimos quinientos años, antes de todas esas vidas religiosas?
P: (risas) Yo he estado en un diferente sendero por mucho tiempo. Era... excesivo... digamos que el celibato no estaba en mi agenda.

Dr. N: ¿Entonces, después de ser la Hermana Grace, era tiempo de llevar la siguiente serie de elecciones de vida, hacia atrás a alguna clase de centro, para hacer un balance de su existencia en la Tierra?
P: Si y les dije que estaba lista para un cambio.

Nota: Mi uso de cambios de tiempo en las reuniones del Consejo fue discutido anteriormente. En este caso, voy hacia adelante, a las escenas del salón de Selección de Vidas para obtener una mejor terapéutica para ayudar a Emily. Lo que sigue es una parte del reencuadre cognoscitivo que utilicé, el cual empieza con la identificación y desahogo delos conflictos personales. Mi intención es que esta paciente bajo hipnosis reconozca la oportunidad que sus proyectistas espirituales le han dado para avanzar con un mayor autoconocimiento.

Dr. N: Estamos ahora en el lugar donde usted está examinando su actual cuerpo como Emily por primera vez. ¿Está sola o acompañada?
P: El segundo miembro del consejo está conmigo y siento la presencia de otro... que no puedo ver. (probablemente un Maestro del Tiempo coordinador).

Dr. N: (después de discutir brevemente otras opciones de cuerpos) ¿Por qué se siente atraída por el cuerpo de Emily?
P: Voy dentro de una pantalla para sentir la longitud de onda de este cerebro... y cómo nuestras vibraciones mutuas se combinan. Hay una buena empatia... entre los dos... sus talentos y sensibilidad son muy compatibles conmigo.

Dr. N: (reforzando) Entonces, los proyectistas tienen en el fondo los intereses más buenos.
P: Oh, sí.

Dr. N: ¿Qué ve usted como el aspecto más significativo de su futura vida como Emily?
P: (pausa larga) Es difícil para mí contestar. Veo sus conflictos, que son los míos, fluctuando entre hacer una cosa y esperar otra clase de profesión. No me veo a mí misma como una enfermera.

Dr. N: Ya que usted está ahora calificada para ser enfermera, ¿podría ser que a usted se le mostró más pero en este momento su memoria espiritual de esos detalles no es revelada porque los proyectistas no desean interferir con su libre albedrío para tomar una decisión tan importante?
P: Quizás, no estoy segura, (pausa) Ah... no tiene que mostrársenos ocupaciones... uno puede ver... estados de ánimo... actitudes y sentimientos en diferentes tiempos en la esfera de la vida para un cuerpo particular.

Dr. N: Bien, quiero que recree esos sentimientos sobre este cuerpo que ocupa y me diga cómo puede morar en esa persona.
P: (otra larga pausa) Cuidando personas.

Dr. N: ¿Y qué le dice eso?
P: (pensando pero sin responder).

Dr. N: Y en la esfera de Selección de la Vidas, ¿usted piensa que la visión que tiene ahora sobre Emily es suficiente para aceptar esta persona y proseguir para hacer una contribución en vida?
P: Sí.


En esta coyuntura de nuestra sesión, Emily se dio cuenta que había elementos de sincronía revisando los eventos pasados en el Anillo conmigo en este momento y que tenía libre albedrío para cambiar su vida. Algunos viajes al Anillo nos dan más detalles sobre la vida futura que otros. Emily vio que no fue accidental haber sido asignada a una familia tan estrictamente religiosa cuando era niña, la cual la alejaría de sus viejos y condicionados patrones de comportamiento hacia nuevos senderos de pensamiento. Ella vio que su libertad para hacer nuevas elecciones y confiar en sus sentimientos íntimos le daba licencia para intentar la búsqueda. La incertidumbre en la vida es frecuentemente una consecuencia de patrones y obsesiones de vidas pasadas. El viejo temor interno de Emily de no desear aceptar posiciones de responsabilidad dentro de la iglesia debido a que se sentía de nuevo incapaz en su vida profesional presente, mientras la puerta en el campo de la medicina se abría para ella de una manera profunda, también la confundía. ¿Por qué parecían los dos correctos y equivocados al mismo tiempo? Emily había vuelto a enredarse en sus planes para una corrección del curso de la mitad de su vida por una inconsciente duda que había adquirido en su última vida como la Hermana Grace.

A los seis meses de nuestra reunión, recibí una carta de Emily explicándome que había tomado un trabajo en un hogar de ancianos y que estaba feliz. Esta destreza particular buscaba enfermeras que no se alejaran de la asesoría espiritual para atender pacientes en tratamiento de impotencia, soledad y represión. Emily escribió que se sentía plena espi-ritualmente. Yo no merezco mucho crédito por haber dado luces en esta situación, porque Emily había ya empezado su cuestionamiento antes de nuestra sesión. Ella sólo necesitaba un empujoncito para avanzar. Hoy, cerca de los cincuenta, ella se ha liberado. Este caso no es presentado para denigrar de la religión tradicional o a las órdenes religiosas insinuando que Emily de algún modo desperdició quinientos años de tiempo de encarnación tomando roles de sacerdote o monja. Esos fueron años benéficos para la acción de su llamado espiritual. Hoy, esos mismos llamados son satisfechos de una forma diferente. El cambio es la marca de calidad del Karma a través del uso del libre albedrío para hacer correcciones del curso en aguas desconocidas. Buscar la verdadera identidad es entrar en contacto con el ser interior, dándole pasión y sentido a lo que se hace en la vida.


Extracto de "DESTINO DE LAS ALMAS"
Un eterno crecimiento espiritual
MICHAEL NEWTON Ph.D

6210 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo