La civilización se basa en un acuerdo...

Pleyadianos


- La civilización se basa en un acuerdo y, en estos tiempos, se os reclama ofrecer al mundo vuestra visión de armonía y cooperación.

Estáis aquí para vivir gustosamente todo lo que la vida puede ofrecer, para aportar vuestras ideas al mundo y mostrar vuestra excelencia personal. La civilización se basa en un acuerdo y, en estos tiempos en los que se traspasa el puente de un mundo al otro, se os reclama ofrecer al mundo, en general, vuestra visión de armonía y cooperación. Buscad los valores nobles y vivid con intenciones honestas. El poder siempre supone un examen de carácter: asumid vuestro poder personal y plantead las preguntas pertinentes. Sed responsables y aceptad la responsabilidad de vuestra vida, ya que ésta es la mayor contribución que podéis proporcionar a la civilización. Vuestra respuesta ante cualquier evento o situación determina el resultado. Os tenéis que permitir el lujo de amaros a vosotros mismos; para ello, abrid vuestro corazón y sentid gratitud por todo lo que habéis creado. En cierto sentido, debéis contar vuestros regalos y leer las señales reveladas por la transformación de vuestra conciencia.

La mejor manera de tratar con estos tiempos de energías aceleradas es estar instalado y estable. Erradicad cualquier distracción que constituya una señal de huida y negación y, para la estabilidad de vuestra atención, vaciad y aclarad vuestra mente y luego observad. Tenéis que estar presentes en vuestro cuerpo para ampliar vuestra capacidad; podéis empezar a imaginaros cualquier estado de conciencia unido a la armonía mientras creáis frecuencias compuestas de los deseos del corazón de vivir en un mundo seguro y conscientemente inspirado- tenéis que aprender a vivir con los tiempos, adaptaros y ajustar vuestra actitud para perseguir vuestro camino y avanzar con confianza. Debéis identificar los pensamientos destructivos y modificarlos. El miedo destruye la imaginación y altera el cuerpo. Estáis aqui para instaurar la paz y la dignidad a la raza humana y, por ello, debéis apreciar la morada de vuestro espíritu y valorar tanto vuestras realidades interiores como exteriores.

La verdadera seguridad entronca con la confianza y con un fundamento interior de resolución fuerte y sólido que se basa en la comprensión espiritual y emocional de la vida. Vuestra seguridad interior constituye la seguridad exterior.

La frecuencia del amor que procede del chakra corazón crea un espacio en el que tienen cabida la alegría, la seguridad y los cambios importantes. Una visión tranquila, confiada y relajada ayuda a crear soluciones. Cuando no existe preocupación ni tensión en vuestra vibración electromagnética podéis atravesar cualquier crisis con facilidad. Quedarse apegado a la tensión es como construir una fortaleza en torno a vuestra mente, y, cuando creáis un bloqueo, limitáis vuestra capacidad de movimiento a muchos niveles. Las energías solares que mejoran la vida y las radiaciones cósmicas de la fuerza vital no establecerán contacto con vuestro centro interno de comunicación si cerráis y colapsáis vuestro campo energético por miedo. Tenéis que elegir reconocer vuestros miedos y luego dispersarlos y desarrollar las frecuencias que elevan la mente y que crean un estado más vigoroso y más despierto al proporcionar equilibrio en vuestra vida.

Utilizad el poder y la belleza de la naturaleza, ya que son los remedios naturales para una mente inquieta y preocupada. Un exceso de exposición a imágenes electrónicas y palabras impresas elimina vuestra capacidad de imaginación humana. Por otro lado, retornar a la naturaleza reequilibrará y restaurará vuestro sentido innato respecto a vosotros mismos.


- La naturaleza nunca estará obsoleta, aunque algunos científicos fanáticos se empeñen en atrapar el alma de la gente y luego transformarla en seres robóticos y electrónicos.

La visión y el perfume de las flores y el zumbido de las abejas y el canto de los pájaros ajustarán las frecuencias de vuestras ondas cerebrales y equilibrarán el hemisferio derecho y el izquierdo para una sincronización con la mente cósmica. La naturaleza nunca estará obsoleta, aunque algunos científicos fanáticos se empeñen en atrapar el alma de la gente y luego transformarla en seres robóticos y electrónicos. Una realidad construida sobre el mal uso de la energía no se sostiene. Las civilizaciones evolucionan y se desarrollan gracias a las ideas con las que son alimentadas y vosotros sois seres muy creativos y libres para erigir el mundo que deseáis. Las energías y eventos de la actual era provocan cambios y retos que os confrontan con vuestras verdades más íntimas, que reclamaréis para saber quiénes sois de verdad. Sois seres poderosos en medio de importantes cambios y extraeréis lo mejor del espíritu humano: además, al cambiar vuestros pensamientos acerca de vosotros mismos, modificaréis el mundo.

Es de vital importancia para la humanidad darse cuenta de las implicaciones que tiene una guerra. Se trata de algo muy antiguo que os persigue a través del tiempo y que espera vuestra iluminación. La guerra no sólo es un acto innecesario, sino también totalmente inadecuado para vuestra evolución espiritual, ya que perpetúa el hecho de vivir y morir con el miedo a la verdad. Todo se construye primero en la mente. La paz es la solución y ahora la paz comienza dentro. Para gozar de un mundo pacífico, los individuos tienen que desearlo y estar dispuestos a producir la vibración necesaria para crearlo.

Unos pocos pueden controlar a muchos; no obstante, hacen falta más que unos cuantos para inmovilizar a las masas. Vuestros pensamientos e intenciones se amplifican enormemente cuando os unís a otros. Para ejercer cierto impacto para establecer la paz en vuestro país o en vuestra comunidad, reuniros una vez al mes con gente que piense lo mismo que vosotros, durante la Luna nueva, que es el momento tradicional para sembrar la realidad. Adaptad con respeto las celebraciones de rituales y concentrad vuestra energía e intención para traer la paz. Las fuerzas de la naturaleza sentirán cómo vuestra voluntad avanza por el sendero de la energía sutil que recorre la superficie de la Tierra.

Existió un tiempo en el que la gente tenía una relación especial con la naturaleza y practicaba su propia magia mediante elementos como la telepatía y la ensoñación. Tenéis que aprender un nuevo respeto ante el poder de vuestra voluntad para condicionar y neutralizar el espacio que os rodea. Tenéis que despertar y daros cuenta del valor tan exquisito que tiene la vida. Son sólo unos cuantos los que quieren matar, unos pocos los que están obsesionados con destruir a la gente de la Tierra. Muchos quieren que la Tierra, sus habitantes y sus criaturas vivan y crezcan. Un mundo de guerra tiene que invertir tiempo, voluntad, atención y energía para establecer un entorno adecuado para la destrucción. Un mundo seguro también constituye una inversión de energía e intención. Cada persona toma sus decisiones. Con lo que sabéis y tras observar a otros tomar decisiones, será uno de los aspectos más difíciles de la transformación. Estáis aquí para participar, asi como para observar y ser testigos de lo que está ocurriendo.

El mundo en que procesaréis vuestras emociones y la calidad de la sinfonía que tocaréis en vuestro piano determinarán los códigos que finalmente seréis capaces de liberar cuando os unáis a las energías que están por venir.

Mientras la energía continúa acelerándose y billones de personas despiertan de su pesado sueño, cada uno tiene que tomar la decisión de dónde ubicarse con respecto a la vida. Las recientes lecturas de indicadores del medio ambiente muestran que ciertos factores ecológicos que se han mantenido estables durante el pasado medio millón de años han cambiado rápidamente en tan sólo unas décadas. El fantasma de un desastre ecológico a nivel planetario es un reflejo directo del estado de la conciencia humana. El inundo exterior refleja el terreno interior: vosotros sois el medio ambiente y, por ello, tenéis que desarrollar vuestra conciencia y valoraros a vosotros mismos, a la Tierra y a vuestro lugar en el multiverso. Estáis aquí, en la Tierra, para sanar las heridas, los traumas, los miedos y la separación que se han ido acumulando en los genes a lo largo de los últimos quinientos mil años.

Los ordenadores que son cada vez más rápidos y tienen más funciones para manejar un mayor número de datos por segundo, de hecho, están imitando los desarrollos neurológicos, celulares y genéticos que están teniendo lugar simultáneamente en la humanidad. Se está produciendo un florecimiento en la mente y el corazón de la humanidad y se os pide reconocer vuestro lugar en el gran esquema de la creación, por medio de la ampliación de vuestra conciencia y la exploración de las oportunidades espirituales inusuales y sin límite características de estos tiempos. Se os pide vuestra contribución. Estableced un fundamento firme y claro de moral intachable y apuntad a lo más alto de los principios éticos. Podéis aportar al planeta algo que valga la pena si abrís vuestro corazón y vuestra mente y utilizáis vuestros regalos inherentes para crear un mundo sano, lleno de amor y pacífico, un mundo en el que se valore y se aprecie la vida.

Cada gesto de amabilidad y consideración cambia y mejora el curso de la vida; por ello, vivid con una profunda pasión por quienes sois y recordaros a vosotros mismos y a los demás el respeto que todos merecéis.



Extracto del libro "Recuperar El Poder".
Sabiduría Pleyadiana para un mundo en caos.
Barbara Marciniak

335 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo