11 Trucos para una transición más fácil.

Varios/Otros


El objetivo primordial de cualquier transición (ya sea una transición deliberada o una que entra en tu vida) es lograr tu meta con el menor estrés, trastorno emocional, mental y físico, que sea posible. El objetivo secundario es aprovecharla para convertirte en una persona mejor, más entera, más madura, más diestra. ¿Cambio de carrera? ¿Reingresar al mercado laboral? ¿Recuperarse de una pérdida? ¿Mudanza a otra oficina u hogar?

Independientemente de cuál sea tu transición, estas estrategias claves la harán más fácil.

1. Empieza el proceso tempranamente. Esperar para planear el movimiento una semana antes de que estés fuera de la oficina probablemente causará un poco de estrés y te abrumará, aumentando la probabilidad de olvidar pasos importantes. Si te olvidas de cambiar direcciones, los pagos de tarjeta de crédito perdidos no son divertidos.

2. Crea deliberadamente un plan para tener éxito y bienestar. Escríbelo. La mayoría de nosotros se resiste a este paso. Escribirlo hace que el plan y el proceso sea más tangible y en realidad inicia el impulso energético hacia adelante. Intentar conservar todos los detalles en la mente es una manera de alcanzar rápidamente el agotamiento.

3. Responde a estas preguntas clave:

¿Qué debo tener? Sé conciso y específico (oficina tranquila, 40 metros cuadrados, luz solar, baño cercano, servicio de limpieza, wifi, compañeros amistosos).

¿De qué puedo prescindir?

¿Qué debo evitar? Sé muy puntilloso – después de todo, esta es tu vida (hilo musical, alfombra, patio, pizza los viernes, código de vestimenta)

¿Qué debe hacerse Antes, Durante y Después del Día de la Transición (Día T)? Separa tu tiempo en estas tres categorías. La mayoría de nosotros (especialmente las damas) tendemos a juntar el tiempo en un momento (¡ahora!) y abrumarnos con los ítems que debemos lograr. Sepáralo en pedazos pequeños y practicables y colócalos en el sector de tiempo apropiado. Esto también permitirá una multitarea más exitosa y una claridad de visión.

¿Quién puede ayudarme? Haz una lista de tus recursos. Tienes recursos – realmente los tienes. No seas lógico. Lista a todos y a todas las cosas que te vengan a la mente. Aquí no hay correcto ni equivocado – solo posibilidades. El universo y todos sus equipos están esperando, dispuestos y capaces de saltar a tus órdenes.

¿Cuál sería el marco de tiempo más generoso posible para llegar al Día T? Sé generoso contigo mismo. ¿Qué tiempo se siente cómodo? Esto no es necesariamente una carrera, aún si estás en un programa de tiempo ajustado. Eres el que conduce este proyecto, aún si no se siente así.

4. Revisa y actualiza las listas diariamente. Esto conservará tus tareas frescas en tu mente y tildarlas regularmente te ayudará a estar conciente de tus éxitos y tu progreso. Se siente muy bueno ver cuánto has logrado. Tilda cada ítem con entusiasmo.

5. Pide ayuda. Tener una lista de recursos (arriba) puede ser fácil. Pedirles ayuda puede no serlo. Aun si no tienes tres muchachos fuertes para levantar cosas y conducir, o amigos para ayudar a limpiar, alguien hay para pedirle que haga algo por ti. Junto a cada ítem de tu lista de cosas a hacer, agrega el recurso que podría ser de ayuda. También, a menos que hayas estado entrenando regularmente y tengas una espalda fuerte, te ayudará encontrar alguien que sí la tiene.

6. Sigue en el curso de tu estilo de vida actual. Si no bebías café antes del Día T, no empieces durante el proceso. Sigue tomando tus vitaminas. Ve a dormir a la hora acostumbrada. Si ahora meditas, sigue haciéndolo. Si ahora entrenas, continúalo durante y después de la mudanza. Haz de estas cosas un requisito. Hacerlo te permitirá completar esta transición en un estado mucho más feliz de mente y cuerpo. Lo hará; ¡te lo prometo!

7. Las cosas van a costar más que lo que esperas. Transferir tu internet ¡! No tiene sentido, pero puedes elegir pelear, gemir, gruñir y resistir, o bien elegir pagarlo en cuotas y seguir agradecido por la wifi. Míralo como una oportunidad de soltar tus creencias de pobreza, y tener más en tu vida.

8. Limpia tus cosas. En lo material y en lo no material. Usa esta oportunidad para soltar lo Viejo y dar la bienvenida a lo Nuevo. Cualquier cosa que no hayas usado, leído o tocado en los dos años últimos, probablemente no necesitas seguir cargándola.

9. Aligera también tu carga emocional, mental y espiritual. Usa las herramientas de energía de Mastering Alchemy para limpiar y equilibrar tu espacio. Busca las herramientas de libre acceso y el Nivel 1. Herramientas sencillas, prácticas, fáciles de seguir. Incluso puedes usarlas con los ojos abiertos. La meditación es optativa.

10. Darte para ti mismo. Caminatas, películas, masajes, cenar afuera, llamadas telefónicas con personas que te apoyan. Esto que estás haciendo no es cosa fácil. Programa tiempo para nutrirte a ti mismo. Cada aspecto de ti estará más feliz y más sano y más productivo si lo haces. No necesita costar mucho dinero el tratarte bien a ti mismo. Una caminata en una playa es una sanación encantadora. Acostarte abrazando a tu perro es medicinal (pregúntale al perro).

11. Deja el espacio mejor que como lo encontraste. Ya sea un cubículo, un lugar de mil metros cuadrados, el hogar, o una relación, la persona diestra quitará completamente sus cosas, el polvo, las manchas, y su energía, del espacio. Esto permite que todo lo que posees se mude contigo a donde vas. No dejes atrás ninguna parte de ti.

Esta es una época asombrosa para tener un cuerpo. Qué época increíble para estar vivo y despierto. Seguramente esta transición puede no haber sido tu idea, pero tú crees en la Ley de Atracción, y tienes opción. ¿Serás el amo de esta transición, o ella te controlará? Tú eliges.

Recuerda - ¡la miseria ES optativa!


Jim Self - Mastering Alchemy
Traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

55 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo