Meditación. La silla de la transformación.

Kryon


La meditación que Kryon conduce para el Círculo del Doce, en este primer miércoles de septiembre, y que vuelve a presentar la silla de la transformación, para recibir dones y regalos.
Afectuosos saludos de Cris


Saludos, queridos, Yo soy Kryon.

Acérquense un poco más. Acérquense un poco más a esa gran caja de la que hemos hablado en la canalización de hoy más temprano.

Queridos, ustedes viven en una realidad que solo parcialmente es observable para ustedes. Y hemos dicho esto antes. Muchas veces los oímos decirnos: “La razón por la que no creo en algunas de estas cosas, es porque no hay evidencia, no hay ciencia, porque no vemos eso de lo que hablas.” Y tienen razón. Porque no pueden ver más allá de la caja en que están, las cosas que están fuera de ella.

¿Qué tal si, fuera de todo eso que piensan que es real, hay otra realidad? Una realidad que es mucho más grande que la que piensan que están, y que se les ha escapado completamente. Piensen en aquellos que en el planeta han crecido, durante miles de años, y sabían todas estas cosas antes de los telescopios. Todo lo que tenían, tal vez, era la idea de que había algo más grande que ustedes, y miraban hacia afuera en la noche. Veían las luces en los cielos. Muy interesante, que los indígenas lo hayan integrado antes de los telescopios. Por el movimiento de las estrellas, ellos se hacían una idea del cosmos. Incluso que quizás había movimiento planetario. Antes de los telescopios. No fue hasta entonces que ustedes se dieron cuenta de que eran parte del cosmos, que es absolutamente enorme, y nunca se lo dijeron porque nunca lo supieron. Pero después del descubrimiento, ahora ha cambiado el paradigma de todo y de cómo ustedes miran todo. Adónde quieren viajar, qué quieren hacer, como cultura, como planeta.

De eso estoy hablando. ¿Qué tal si todo esto ha estado escondido para ustedes?, en tal medida que muchos en este planeta todavía piensan que solo hay una caja pequeñita. Ni siquiera se dan cuenta del anidado de las cajas. Y ahora hablamos, por supuesto, de la canalización dada más temprano.

Voy a hacer lo que siempre hago: los voy a llevar por un escenario. Cuando lo haga, les diré: ¿Es real? ¿O no es real? Cuando iniciamos estos Miércoles de Sanación, esto siempre era un tema. Una explicación completa de qué era el puente, un pedido para que lo visualizaran al cruzarlo hacia una tierra diferente. Cuanto más lo hacíamos, más estábamos quizás en un camino que ustedes empezaban a entender, de modo que salteamos mucho de eso. A menudo íbamos directamente al puente.

Pero quiero decirlo otra vez, esta gente, seres humanos, aman a los seres humanos que están interesados en sí mismos para mirar esto y escuchar esto, y empiezan a saber acerca de la caja más grande.

Hoy les diremos qué hay realmente allí, por qué van allí conmigo. Qué hacen cuando están allí, cuando les doy una visualización y les digo lo que está sucediendo. Y qué más podría haber allí. Y la gran pregunta: ustedes pueden hacerlo por sí mismos. Yo sé que estos episodios particulares, y estos programas, estas meditaciones que les doy en el Círculo del Doce son ejercicios. Son ejercicios de percepción conciente. Algunos todavía piensan que son ejercicios de imaginación, sin entender en absoluto que son muy reales. Ejercicios de percepción conciente, una percepción conciente de que tal vez todo lo que ustedes son ahora mismo, allí sentados, quiénes son, con quién están, qué hacen durante su día, cómo se ganan la vida, cómo trabajan con su familia, todas las cosas que les gusta hacer, todo eso, está en una caja minúscula, pequeñita. Y ustedes la llaman su mundo.

Ahora empiezan a ver que ese mundo suyo podría incluir no solo algo mucho, mucho más grande, sino que hay ítems practicables con solo ir allá y recoger cosas de ese tú más grande y traerlas al cruzar el puente de regreso. ¿Captaron esto? Creo que la mayoría de ustedes lo han entendido.

Una energía que corre por todas estas cosas es el poder del amor, y es el amor del Creador por ustedes. Lo hemos dicho muy frecuentemente, y les he dado muchas metáforas comparando con ustedes y sus hijos, y cuánto los aman. Les dijimos, esto no es tan diferente del Creador y ustedes, excepto que ustedes no son los hijos del Creador: ustedes son parte del Creador – cuando no están sentados en la silla en que están.

Eso es un llamado realmente difícil para muchos seres humanos: “¿Quieres decir que realmente soy parte de Dios?” Sí. Sí, lo eres. Ese tú más grande existe por siempre; siempre ha sido, siempre será. Los derivados son el tú físico, los temporarios que tú llamas humanos, en tu cuerpo justo ahora, que vienen y se van de este planeta por razones universales. Pero el tú real es el que te pediremos que toques en todos estos episodios, para que sepas que hay algo más grande, que hay algo más, algo para ti.

Quiero que ahora vengas conmigo a cruzar por ese puente otra vez, y nosotros establecemos otra premisa para el mes. El puente es una metáfora, por supuesto, todo lo es, de su permiso para cruzar desde lo conocido a lo desconocido e ir a ese tú más grande. Ir directamente a la caja grande, y ver qué hay allí. Muchos de ustedes han hecho eso, cada vez. Quiero que vengan conmigo, tomen mi mano.

Oh, al cruzar este puente una vez más, atravesar la neblina, ir a ese lugar de energía que es tan sagrada, que es el tú grande. Lleva tu nombre en todas partes, tiene tu energía en todas partes. Te sientes bien. Todo es seguro aquí, puedes hacer cualquier cosa, ser cualquier cosa. Todo aquí es el tú más grande, y es absolutamente real, queridos. ¿Cuántos de ustedes sienten eso? Que pueden ir hacia adentro, a su alma. Y para los momentos en esta tierra multidimensional, este mundo en que están, si lo desean, ¡este es el Hogar! Y pueden sentirse seguros. Lo he dicho dos veces. Porque hay algunos que nunca se sienten así, que todo está bien, verdaderamente, que no existe muerte. Y que todo, todo aquello en que alguna vez fuiste parte, permanece aquí. Incluso les hemos mostrado eso. Una y otra vez quiero que pasen por este portal; es una puerta diferente cada vez. Este portal es diferente del portal del mes anterior.

Ahora bien, puede parecer el mismo. Pero van a pasar por él, como pasan por una puerta, es solo una puerta, pero va a diferentes lugares cada una de las semanas. Esta va a una sala muy especial. Es distinta. Es distinta de todas las que han estado alguna vez. Podría parecerse a aquella sala donde vieron al Maestro Estelar.

Esta sala es grandísima, es enorme. Es hermosa. No pueden ver las paredes. ¿Qué clase de sala podría ser hermosa, sin ver las paredes y qué hay? Es hermosa porque contiene energía elegante de ustedes. La sala tiene una silla en el centro. Es enorme. Podrían creer que están afuera, que tal vez podrían ver las estrellas si fuera de noche. Pero es así de grande a propósito; la sala es muy, muy grande – para contenerte a ti.

Y en un momento tendrás permiso para sentarte en la silla. Y en esta silla algo va a suceder, y va a suceder cada semana. Te contaremos. La silla se llama Silla de la Transformación.

Ahora bien, ¿qué te convocaría a esta silla, para ser transformado? No eres lo bastante bueno aquí, podrías decir. ¿Qué es lo que se debe transformar aquí? Entonces déjame empezar otra vez más, y recordarte que hace algún tiempo te dijimos que era hora de plantar las semillas por las que viniste, que las llevaste vida tras vida, las semillas que el alma antigua tenía para poner en el suelo, para cosechar. Y esa cosecha crearía un nuevo humano, una nueva energía, Estas semillas serían de diversas clases, y te pedimos que vinieras a una sala similar a esta y tomaras los frascos con las semillas y las llevaras y plantaras. Y es por eso que estás aquí. Todo esto es metafórico, eres tú llenándote con la nueva energía del planeta que tú estás ayudando a introducir, alma antigua. Este es el tiempo; ya te dije esto.

Revelamos algunas semillas muy especiales, y si no estás familiarizado con eso, vuelve atrás y escúchalo. Y míralo. Pero todo eso nos conduce a otros episodios en este lugar, que es el lugar del tú más grande en que estás. Porque cuando empiezas a cosechar las semillas, ahora vienen las recompensas, si deseas llamarlo así.

Pero no son tanto recompensas como herramientas, que has de tomar – o no, con objeto de cambiar el planeta de la manera que conoces cómo hacerlo. Cada semana, cuando te sientas en la silla, tendremos un equipo presentándose, y serán diferentes cada vez, en sus especialidades. Ustedes conocen a algunos de ellos, puede que no conozcan a otros. Algunos de ellos siempre son parte de su conjunto de guías. Algunas veces serán muchos, otras veces unos pocos, incluso puede ser uno solo. Ese no es el punto. Ellos van a venir y darles un don, un regalo. Algunas veces van a venir todos juntos a darles un regalo. Otras veces será en una secuencia, y les darán muchos regalos. Sentarse. ¿Están dispuestos a sentarse en la silla e iniciar la transformación de este mes? Si lo están, les invito a decir, por dentro, en voz alta, “Querido Espíritu: doy permiso para esta transformación hoy. Querido Espíritu: doy permiso para esta transformación hoy.” Y allí estás, esto es real, o no. ¿Real o no?

¿Cuántos de ustedes pueden sentir esto? Saber que algo está viniendo. Y si dijeron estas palabras, o pensaron estas palabras conmigo, dieron permiso para ello. La intención es un poder increíble, increíble. Y la intención dada con amor es aún mayor. Siéntense en la silla.

La silla está allí, sola, e inmediatamente habrá una fila de entidades; cada una sostiene un regalo. No sabes cuántas hay, porque no puedes ver más allá de tres o cuatro de ellas. Quiero que notes que no son ni mujeres ni varones, simplemente están allí, pueden vestir túnicas, pueden parecer guías o ángeles, pueden ser tan majestuosos que ni siquiera puedes darte cuenta de cómo visten. Algunos incluso pueden aparecer y desaparecer, pero todos tienen una cosa en común: Ellos te conocen, y han estado esperando este momento, para la cosecha de las semillas.

Tal como todas las otras veces, este mes ellos u otros como ellos, te darán regalos, o un regalo. Hoy, para ti, cada uno de ellos. Y esos pequeños paquetes que te van a dar, te los darán y se absorberán dentro de ti inmediatamente, y luego ellos se irán. Si pudieras ver sus rostros, brillan de amor, y de aprecio, al darte sus regalos. Cada uno de estos tiene que ver con la salud, cada uno. Así es como iniciamos esto. En cada uno de ellos habrá uno para fortalecer tu sistema inmune, De hecho, ese es el primero. ¿Estás listo? Aquí viene. Se te está entregando el regalo. Y cuando lo tocas, si deseas llevar tus manos y sentirlo, cuando lo tocas entra en ti inmediatamente.

Y la entidad ante ti se retira, y aquí viene el siguiente. Dando en amor; cada uno de ellos ha estado esperando esta era, este tiempo; tú los conoces a todos cuando estás aquí. Pero no cuando estás en la silla de tu casa, donde no puedes realmente reconocerlos verdaderamente. Viene el siguiente, es el regalo para ti de la estabilidad en tu sistema. Estabilidad en tus emociones. Estabilidad en la forma de ver las cosas. No necesitas preguntarte más, es un atributo de salud, queridos.

Aquí viene otro. ¿Qué es lo que te está molestando en este momento?, aquí sentado y escuchando, que deseas que esté más en tu cuerpo, aquí está una de las respuestas para fortalecer no solo tu sistema inmune sino para ahuyentar todas las otras cosas que no corresponde que estén allí.

Esto es lo que ustedes merecen, queridos, para esto vinieron. De esto se trata esta primera cosecha; tienes que estar sano, saludable, para lo que estás por hacer.

Aquí viene otro, y luego otro. Te diremos uno último antes de cerrar. Este es alegría. “¿Qué tiene que ver la alegría con mi sistema inmune y mi salud?” Oh, cielos, nos oíste hablar. Esto es una de las claves: cuanto más ríes, más cambia tu química, cuanto más sano estás, más tiempo vives. Toma ese paquete, y siéntelo (se ríe).

Busquen dentro de ustedes, queridos. Siéntense en esa silla de transformación mientras ellos siguen viniendo de a uno por vez, dándoles los dones que ustedes han pedido. En este miércoles de sanación, los dones que siempre has pedido, están aquí.

Cuando te vayas de este lugar, después de un rato, espera que estos empiecen a crecer, como las semillas que plantaste, y empezarás a sentir el resultado de esta noche, si comprendes que es real.

Yo soy Kryon, enamorado de todos ustedes; quédense, quédense en esta silla de transformación, y sean transformados.

Y así es.

Kryon



Círculo del Doce – Kryon a través de Lee Carroll
Primer miércoles 7 de septiembre de 2022
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

58 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo