Manejando las transiciones turbulentas.

Varios/Otros


Como ya saben muchos de ustedes, esta es una época de transiciones turbulentas, incluyendo las personales, sociales, globales, climáticas, experienciales, internas, externas, físicas, espirituales, emocionales y mentales. En otras palabras, casi todas las maneras posibles

Algunos de nosotros no manejamos bien las transiciones, las encontramos agotadoras, temibles, molestas y desafiantes. Algunos las encontramos excitantes, energizantes, interesantes, e incluso fascinantes. Los psicólogos de niños, los padres y los maestros tienden a notar diferencias en los niños con respecto a cómo manejan las transiciones. A algunos no les importan mucho y a otros sí les importan. ¿Qué son estas transiciones a las que nos referimos?

Bueno, para un chico puede ser la transición de estar despierto a dormir, o despertar después de dormir; pueden estar muy gruñones, caprichosos, incluso gritar sus protestas. Otra transición que experimentan los niños es cuando los dejan al cuidado de alguien o en la escuela; para algunos lo es cuando los retiran, una vez que se han acomodado a su nuevo entorno. En estos días de tantas familias divididas o situaciones de custodia conjunta, a los niños se les pide que pasen el fin de semana con un padre y los días de semana con el otro padre o algún otro programa acordado. A veces los padres se han vuelto a casar, empezaron una nueva familia o entraron en una familia ya constituida. Hacer toda esta transición es aún más desafiante, especialmente si hay complicaciones como conflictos, manipulación, o resentimiento.

Cómo los niños manejan estas transiciones puede ser muy difícil para todos los involucrados; puede haber lágrimas, apegos, gritos y toda una variedad de reacciones más bien desagradables. Después puede no haber problema, o puede haber escenas como el retiro, o pegarle a otros niños, negarse a participar y demás. Algunos chicos se hacen adultos y tienen los mismos patrones de transiciones difíciles, y otros chicos los superan completamente y dan la bienvenida a los cambios en su vida posterior. Obviamente está involucrado un sentido de seguridad, pero en algunos casos el niño viene de un entorno que lo apoya mucho y no tiene una causa externa o evidente para comportarse de estas maneras. En una familia de 4 puede que solo uno tenga transiciones difíciles

Ahora miremos a las transiciones en cuanto a la edad del alma. Las almas infantes tienden a buscar situaciones de vida que tengan transiciones menos difíciles. Pueden vivir en pueblos pequeños que permanecen sin cambios por generaciones, o buscar empleo en la fábrica o industria local donde se quedan hasta su retiro muchos años después.

Durante ciertas épocas, una carrera militar o en el gobierno solía prometer esa estabilidad. Pertenecer a una iglesia local durante muchos años también prometía estabilidad, cuando otros cambios sociales no se podían controlar. Hay muchas canciones de música country sobre volver al hogar, al pueblo donde las cosas eran buenas y estables. Las almas más antiguas y maduras tienden a dar la bienvenida a los cambios o al menos aceptarlos como parte de los desafíos mayores de la vida que no pueden ser evitados. Siempre podían encontrar cambios al elegir trabajo, viajes, oportunidades educativas y estilo de vida. En el pasado eran las que se iban del hogar para buscar oportunidades de crecer. Las almas en el nivel infantil solían salir para buscar influencia, poder, fama y fortuna.

Según dónde vive uno en el mundo, hay largos periodos sin cambios o hay cambios disruptivos masivos que tienen que ver con guerras, pestilencia, esclavitud, hambruna, conversión, cambio climático y catástrofes locales como terremotos, huracanes, inundaciones y erupciones volcánicas. A las almas más jóvenes simplemente no les ha ido bien en esa clase de eventos y situaciones. Ahora mismo hemos entrado tal vez en el tiempo de mayores cambios que la raza humana haya visto jamás. Cada institución es afectada, cada país, cada sociedad está sujeta a los medios globales, medios sociales, difusión de noticias al instante, que impactan sobre el mundo entero. En otras palabras, ya no hay lugar donde esconderse. Hay efectos de cambio climático en aumento, la amenaza de una guerra nuclear, terremotos económicos como la inflación intensa que influye sobre todo el mundo, cadenas de suministro interrumpidas, inseguridad alimentaria, colapso de gobiernos, cambios políticos y disrupciones de todo tipo.

Estos son los comienzos de los tiempos más turbulentos de transición que el mundo haya visto, y están diciendo mucho, porque ha habido muchas épocas en que todo el mundo ha sido impactado intensamente.

¿Cómo lo enfrentamos? La población del mundo ahora es demasiado grande para que una persona cambie el impacto sobre cientos de millones de personas. Muchos estarán perturbados, muchos morirán muertes tempranas debido a circunstancias no controladas. Cuando hay un terremoto o una avalancha, uno solo puede esperar que termine y enfrentar las secuelas lo mejor que puede. Algunos no estarán preparados para cambios tan dramáticos y repentinos, y perecerán o irán por el costado del camino. ¿qué se puede hacer? Realmente mucho se puede hacer si uno está preparado y no se resiste al cambio.

Aquí van algunas maneras de prepararse y enfrentarse con lo impensable:

Siempre acepta lo que sucede como si lo hubieras elegido, aun cuando no estés de acuerdo.

Haz lo que puedas para ayudar de manera local, pero date cuenta de que no puedes salvar al mundo entero ni a las masas.

Acepta las transiciones como parte de una transformación mayor. Siempre hay nacimientos y muertes, a veces más de uno que de otro.

Hazte el hábito de bendecir a todos y a todas las cosas tanto como sea posible.

Abstente de juzgar lo más que puedas. Ninguno de nosotros conoce las ramificaciones de cada decisión tomada.

Respecto a las cosas que no puedes controlar, date cuenta de que solo es una película proyectada sobre una pantalla. La pantalla no es influida por lo que proyectan sobre ella. Tú no eres la película; solo eres la pantalla

Toma algo de distancia de todo el drama. sé tan neutral como puedas. Abre tu corazón, encuentra bondad y generosidad en él, así como compasión y perdón. Cultiva la gratitud sin importar cuán terrible te parezca el evento.

Estar tan presente como sea posible en cada momento de vigilia. Toma conciencia de que el momento presente es eterno. Lo que está ocurriendo está saliendo de la realidad.

Presta atención a tu percepción conciente, a tu consciencia, a tu presencia. Son las únicas cosas con que puedes contar, la única estabilidad, la única realidad en un mundo ilusorio. Son lo que te conecta con todos y con todo, incluso con lo que parece ser tu peor enemigo.

No hay crisis para que el que no ve crisis.

Toma conciencia de qué marco le das a las cosas, cómo interpretas el mundo a tu alrededor. Toma conciencia de tus opciones en cuanto a cómo juzgar las cosas.

Recuerda que la ira se origina en el miedo y el miedo se origina en la ilusión de la separación. El miedo es sufrimiento innecesario e injustificado.

La adrenalina no necesariamente es miedo, sino un llamado a la acción.

Sé intrépido. No tengas miedo, y golpea como el rayo, o sea, haz tu elección cuando el momento es el correcto.

Comparte lo que tienes con quien lo necesite. Siempre habrá más.

Médico: cúrate a ti mismo. no te dejes cegar por la luz. Mira tu sombra para sanarte a ti mismo.

Donde tropiezas, allí está tu tesoro. Tropiezas donde no estás mirando ni prestando atención.

Permanece en tu propio camino. Pregunta si otro necesita ayuda, pero no te metas.

No encuentres significado y autoestima en los dramas ajenos ni en los propios.

El sonido puede sanar cuando se usa apropiadamente. Evita el clamor excesivo. Busca paz en tu interior.

Mira alrededor y verás que no hay nada fuera del Espíritu. Dios es.

Ríe a menudo, juega a menudo, canta a menudo.

No te prives del placer. Simplemente no lo necesites para estar completo o gratificado.

No tienes que hacer nada respecto al amor. Déjalo ser fuerte. déjalo ser pleno. déjalo ser.

Algunas de las mayores transiciones suceden adentro, no tienen nada que ver con los cambios externos.

Las transiciones pueden requerir soltar lo conocido, soltar aquello a que te has apegado, aun si eso ha sido una prisión. Hay pérdidas; sin embargo, hay algo más grande esperando, algo que está sin cambios, solo inadvertido, esperando ser abrazado nuevamente. Tal vez lo conocerás. Es siempre verdadero. Siempre verdadero.

Sé alguien que hace bien las transiciones. Acéptalas, intégralas. Busca la oportunidad en ellas. No son otra cosa que tú, más bien también son tú.

Si no puedes, eso también está bien. Tal vez todavía no es tiempo. Lo que no está claro se volverá claro y tú sabrás cómo. Entre tanto, siempre hay algo para celebrar.

Sí gruñes, si te quejas, si críticas, nótalo. Simplemente observa. Sentirse desdichado nunca es divertido. Detrás de eso, tú te sientes bien, muy bien, solo que temporariamente fuera de foco. Mira si puedes enfocar bien y harás lo que parece un truco de magia. Asombroso.



All rights reserved. www.thepowerpath.com
Reservados todos los derechos por www.thepowerpath.com
Artículo de José Stevens, de la Escuela de Chamanismo Power Path
17 de octubre de 2022
Traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

393 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo