Dejar caer el karma.

Kryon


Esta es la meditación del Círculo del Doce en que nos entregan la primera herramienta - dejar caer el karma.
Afectuosos saludos de Cris.

-.-.-

Saludos, queridos. Yo Soy Kryon.

Acérquense un poco más. Hablé más temprano en este programa sobre una serie que estamos haciendo, que tiene que ver con la evolución de la consciencia. Esto es algo perfecto para el Círculo del Doce.

Hemos pasado por muchos pasos evolutivos, especialmente con los que vienen cada semana, y cruzan este puente imaginario que es una metáfora de una nueva herramienta. El puente mismo, el mismo Círculo del Doce, es una herramienta de una consciencia evolucionada, un nuevo paso sobre el que les hemos dado información. Algo que estamos diciendo ahora: tú puedes hacer esto, en tanto anteriormente solo los Maestros podían hacer esto. Y ahora es para cualquier trabajador de luz, cualquier alma antigua, cualquier humano, realmente, que despierte a un punto en que puede liberarse de lo que estaba programado en ellos que decía que no podían hacerlo- - o no debieran hacerlo. Siempre inapropiado hacerlo.

Si embargo, es ir a tu propia alma, y mirar alrededor. ¿Por qué no? Cada uno de los humanos tiene esto. Caminas por la perfección de la majestad de eso que llamas tu merkaba, la energía que te rodea, caminas literalmente entrando en esa energía, cruzando un puente, para visitar el Tú más alto, el Tú más grande. El lugar de tu Yo Superior resuena, la energía del alma con tu nombre en ella. Eso es lo que hacemos en el Círculo del Doce.

El Círculo del Doce es donde has encontrado a todos aquellos que fuiste en tus vidas pasadas. El Círculo del Doce es donde encontraste a quienes amaste y perdiste. Has hecho muchas cosas que no pensabas que eras capaz de hacer.

Esta es una nueva herramienta de por sí. La que discutiremos hoy es la energía del karma. ¿Es posible que puedas dejar caer esto? Todo este escenario que ha estado durante miles y miles de años, y que a veces es la base de algunos sistemas de creencia. Karma. ¿Es posible? Otra vez. ¿Podrías ser capaz de cancelarlo completamente, de algún modo? Y la respuesta es sí.

Queremos hacer esto más visual para ti; queremos incluso hacerlo como una ceremonia para ti. Y para hacer eso te vamos a llevar, otra vez más, a cruzar por el puente, a través de un portal, y a un salón donde te mostraremos cosas que tal vez no esperabas.

El puente aparece frente a ti. Si lo deseas, otra vez más, ese puente que cruzamos cada vez. Realmente no hay tal puente, queridos, es una metáfora de moverse hacia lo desconocido. Pero te tomo de la mano cuando lo hacemos, y vamos juntos, cada semana. Aquí hay una gran historia para contar. Es tu historia ¿Te das cuenta de eso? Cuando entramos en esa energía del alma tuya, cruzando por el puente, conseguimos iluminar todo lo que has sido, todas las vidas en que has participado, la belleza del mismo Creador dentro de ti. ¡Todo se ilumina! ¡Oh!

No es un lugar temible; es un lugar apropiado. Vayamos allí de nuevo, toma mi mano. Caminemos por este puente juntos, tú y yo, y todos aquellos que lo hagan contigo y conmigo, todos juntos, hacia esta área multidimensional, a través de la neblina que está en medio del puente, y al disiparse estamos allá otra vez, en este lugar magnífico que les digo que se ilumina cuando ustedes están allí. Es la energía de su alma, es una energía creadora, es una energía hermosa, donde no hay tiempo, en absoluto. Eso es quien tú eres.

Hay maestría aquí, con tu nombre en ella. Hermosa, es. Y en este lugar, si deseas llamarlo así, otra vez vemos una puerta ¿Cuántas puertas hay? Muchas. ¿Toda tienen el mismo nombre en ellas? No. Y eso es para otra ocasión. El nombre en la puerta tal vez lo discutiremos algo más tarde. Pero les dije un poco al respecto; es un nombre que se canta en luz, es suyo.

Vamos a pasar por esta puerta porque lo que eso significa es que te pertenece, hay un umbral de energía aquí sobre el cual cruzas; esa es la metáfora de la puerta. Y la atraviesas entrando a otra energía. En nuestro caso, a un gran salón. Pasa por la puerta conmigo.

Cada uno de estos salones a los que vas, viene y se va tan fácilmente como el viento. Está allí para que tú participes en él, para que regreses a él, no es un salón tridimensional estacionario que está siempre allí. Pero si fueras a ir a este salón sin mí, o sin el Círculo del Doce, aparecería mágicamente, porque tú has pedido que lo haga.

Es un salón muy grande, pero no contiene asientos. No es un teatro. Como muchos de los salones a los que hemos ido antes, que son solo para ti, vas a recibir algo. Y a quien está dando estos regalos, o estas herramientas, o lo que sea que vaya a suceder aquí, lo reconocerás. Te daré una pista: quien está allí listo para darte este primer regalo, brilla como el oro. Eso es una metáfora. El oro se considera precioso, y en el pasado hemos dicho que, incluso en las historias que contamos, si ves alguna entidad dorada, significa que es tu propio yo angélico personal. ¿Te gusta, hasta aquí?

Algunos de ustedes son muy literales. Y dirás “Espera un minuto. Estoy entrando en este salón, y sin embargo ¿voy a verme a mí mismo hecho de oro?” Si. ¿Por qué tienes problema con eso? (se ríe). Y tú dirás, “Pero ¿cuál de los dos soy yo?” Y la respuesta es ¡Sí! ¿Tienes problema con eso? Este es tu Yo Superior. Te acompaña adonde vayas a la manera del alma.

Esa alma de ustedes no necesariamente está siempre al otro lado del puente, queridos. Eso es lo que ustedes contienen por donde sea que caminen en este planeta. Ahora solo lo estamos suspendiendo, para que puedas ir allí y tener una aventura. Pero cuando regreses, el puente puede no estar, el alma viene y ese Yo Superior está siempre contigo. Y sí, está separado de ti. Porque ese Yo Superior es, digamos, super divino, ese Yo Superior. Ese es el que tú puedes ir a él y venir de él, si deseas. Pero cuando estás en el planeta estás aparte de él, porque tú estás en 3 dimensiones, y él no.

Acostúmbrate. Puedes estar en diversos lugares al mismo tiempo, debido a esto. No es tan inusual, ser humano, acostúmbrate. En este salón, esa criatura bella, dorada, angélica está allí, y algunos de ustedes van a decir “¿De qué género es?” Y la respuesta es sí. Otra vez les digo que no hay género involucrado del otro lado del velo, eso es solo para el planeta. Eso es para la procreación, es para las diferencias, es para pruebas. No está del otro lado del velo. Hay una unicidad, una belleza, de la creación. No tiene artículos de género, en ningún lenguaje, Dios es un “él/ella”, Dios es todo lo que existe, Dios es amor puro que no tiene género.

Y esta criatura, esta bella angelicalidad tuya, el tú más grande, está allí, entre muchos regalos. Hoy vas a ver un estante, por así decir, con doce paquetes, y ocho de ellos están brillando, porque esos son los ocho que recibirán en estos programas que siguen, queridos. Y ya saben cuál es el de hoy. En cada canalización que dé, apuntaré al regalo de la semana.

Este, que se entrega hoy con su intención, en ceremonia, va a ser la capacidad para ustedes de dejar caer su karma completamente, debido a su intención. Es un regalo, es una herramienta, es merecido. Pueden llamarlo como deseen, pero cambia todo en ustedes. Porque entonces están por su cuenta, sin ninguna otra energía para empujarlos o arrastrarlos, desde ninguna cosa, desde vidas pasadas, desde energías ancestrales, de cosas que piensan que se supone que hagan. ¿Llegaste a este planeta con una idea de quién eras y qué tenías que hacer? Olvídalo. Eso es karma.

De modo que ahora puedes elegir otra vez, y puedes elegir el mismo camino, o uno diferente – si lo deseas.

Aquí está, ese bello ser angélico, de pie ante ti. No hay sillas, no hay audiencia. Entras directamente; nadie se arrodilla; nadie cae de bruces en reverencia; porque tú te estás encontrando con el Tú más grande. Tú conoces a este individuo, si quieres llamarlo así, porque es tú. Es el tú del Creador.

Y este tú va a tomar un paquete del estante, el número 1. Lo sostendrá y te mirará y dirá: “¿Pones intención para esto? Que cambiará la energía en ti y en tu futuro. Es tu karma lo que sostengo”. Y si lo eliges, dirás “Sí. Yo pongo la intención”

Y asombroso y raro, el paquete te será entregado. Pero el paquete es tu capacidad para dejar caer tu karma por ti mismo. El paquete es pasado hacia ti, flota directamente a tu posesión, y extiendes tus manos, y desaparece dentro de tu cuerpo. Herramienta número 1: la capacidad de soltar todo el karma en tu vida.

Quiero que te quedes en este salón por un rato, y mires estas herramientas que van a venir en las próximas semanas. Algunas serán obvias, otras no. Algunas te sorprenderán, otras no. Pero esta es la número 1. Controlar tu propia energía, de tu propio futuro, de tu propia vida, y de todas las vidas que tendrás de ahora en adelante, trabajador de luz. Es hermoso. Es tú.

Quédate, y mira este bello, magnífico Yo Superior, que es el ángel que tú eres, mientras te sonríe y dice: “Este es el comienzo del resto de tus vidas en este planeta.”

Quédate. Y así es.

Kryon


Círculo del Doce – Kryon a través de Lee Carroll
Primer miércoles – 5 de abril de 2023
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

360 lecturas

1 Comentario de lectores

05/05/2023

Gracias. Llega en el justo momento. Así me venía sintiendo estos días. Basta de sufrir y de repetir. Ya está. Soltar y liberar.

Rosario desde Uruguay