El derecho de nacimiento de la Humanidad. 2

Kryon


La primera visita al Templo del alma, en que Kryon explicó todo lo referente a esta nueva serie (que ya ha cumplido 110 episodios). - completando nuestra colección.
Afectuosos saludos de Cris

-.-.-

El Primer Círculo del Doce


Saludos, queridos, Yo soy Kryon.

Acérquense más, queridos, al Círculo del Doce. Quiero que esto esté claro; quiero explicar qué está pasando, para que muchos lo entiendan completamente y no tengan que preguntar, “¿Qué quiso decir? ¿Dónde es esto, y por qué?” Pero para hacer eso, habrá metáforas, y entendimientos, y tal vez alguno se rascará la cabeza.

Queridos, en esta evolución de la consciencia, ustedes están ciertamente entrando en áreas que ni siquiera eran capaces de concebir anteriormente. Hemos mencionado muchos enigmas en el pasado. Uno de ellos es que es imposible mirar hacia arriba a una consciencia más elevada. No pueden verla. Solo se dan cuenta de la consciencia en que están. Hemos dicho muchas veces: un tonto no sabe que es un tonto. Tal vez has ido a una reunión donde alguno es muy tonto, y te preguntas ¿No se da cuenta de lo tonto que es? Y la respuesta es: No, no se da cuenta. No puede mirar hacia arriba a una consciencia que no es tonta. De modo que es incapaz hasta de captar la idea de que puede parecer tonto en alguna ocasión.

Entonces, si hay un nivel más alto de consciencia, más allá de aquél en que estás, es un misterio. Hasta el intelectual más elevado, diría yo, no puede mirar hacia arriba a un período de tiempo intelectual más alto, o una capa de existencia o de energía. Casi es como un techo para aquello hasta donde puedes pensar. Ese techo empieza a hacerse pedazos.

Los seres humanos empiezan a elevarse a territorio desconocido. Y en eso, de pronto detienen esa linealización de su vida. Les mostraré; les daré un ejemplo de lo que haremos. En el pasado, muchas veces les he dado un ejemplo. Palabras, que decían esto: es imposible explicar el color a una persona sin vista. Simplemente no se puede. Imposible. Entonces, ¿cuál es la solución, cuando no puedes explicar el color a una persona que no ve? Eso es una metáfora, ¿no es así? de una consciencia más alta. ¿Cómo puedes llevar a alguien de baja consciencia, que solo ve lo que es esa baja energía, y vive en esa baja energía, y explicarle la magnificencia del Creador? No puedes. ¿y qué haces? ¿Cuál es la solución? Si no puedes explicar el color a una persona sin vista, la solución es hacerla ver, enseñarle a ver. Y entonces los colores aparecerán. Y tendrá los momentos de “ajá” para sí mismo, “¡Ah! ¡Oh, Dios! ¡Nunca lo supe! Nunca lo supe.”

Los voy a llevar a un lugar, ahora mismo, y si lo eligen, pueden ir allí conmigo. Y cuando vayamos a ese lugar, nos detendremos y explicaré un poco más. Todo esto, ustedes pensarán que está en su mente; todo lo que vamos a hacer estaría en su mente, después de todo, yo no estoy frente a ustedes, no están en una sala real, ¿o sí? Vengan conmigo.

Vamos a ir a un lugar, y ustedes van a concebir lo que sea que deseen.

Hay un puente. Estás solo, y vas a cruzar por este puente. Pero al mirar hacia el puente, todo lo que ves es una neblina. Y el puente está sobre un abismo, y cruza desde lo conocido hacia lo desconocido. Y ese abismo es todo lo que alguna vez te han enseñado. Todo lo que te han enseñado. Porque en una vieja energía, las únicas enseñanzas que tuviste eran las de la historia, las de la ciencia, las de los sistemas espirituales; eso es todo lo que tuvieron, lo mejor que podían darles en la vieja energía.

Pero cuando empieza a ocurrir la evolución de la consciencia, empiezan a ver a través de la neblina cosas que no esperaban, y algunas de ellas, queridos, serían diferentes de todo lo que les han enseñado.

Hagamos lo primero. Mientras te paras ante el puente y miras la neblina, ¿cuán real es esto? ¿Cuán real es esto, ahora mismo, para ti? Dirás: “Bueno, estoy en una habitación, mirando a una pantalla, y disfrutando de algunas palabras.” Esa es una capa. Déjenme darles otra capa de cuán real es esto. ¿Estás en un lugar? ¿O la mente hace eso por ti? ¿Cuán fuerte es tu consciencia, en lo que respecta a ponerte en algún lugar? ¿Dijiste que no podías sentir ni tocar? Quiero llevarte a una cama de hospital. Algo que se ha repetido en este planeta una y otra vez. La persona está allí acostada, a punto de tomar su último aliento, alguno de ellos está muerto, a otros no les queda nada de energía, y saben que están muriendo. Una y otra vez, esto ha sucedido en este planeta. Y lo hacen. Lo hacen. Dan su último aliento. Y en esa sala 3D donde están, existe un pronunciamiento de defunción. La respiración se detiene, el corazón se detiene.

Ahora bien, en ese precioso punto del tiempo que va en ambas direcciones, o se extiende o se comprime, déjame contarte qué experimenta la consciencia de ese individuo. De pronto, no está en su cuerpo. Algunos han dicho que están fuera de su cuerpo, mirando hacia abajo, viéndose a sí mismos, observando el pronunciamiento. Luego empiezan a darse cuenta de que hay más, y entonces inician lo que solo podría llamarse un breve viaje. Y por un momento, solo por un momento, retiran la cortina y dicen ¿qué hay allí realmente? Y por un momento, la música más asombrosa, gloriosa, luz, sonido, aclamación, familia. Están libres del dolor, libres de toda preocupación y miedo, no tienen restricciones, se están volviendo luz, y ven todo. “¡Hay tanto más! ¡Estoy muy agradecido!” y la puerta se cierra de golpe (se ríe). Y están de vuelta en su cuerpo.

Acaban de tener una experiencia cercana a la muerte. Y si les haces una entrevista, dirán “Eso llevó un largo tiempo, porque ese viaje fue muy asombroso, y recuerdo esto y aquello,” pero se habían ido por un momento. El corazón regresa, la respiración vuelve, y entonces se dan cuenta de que no hay más dolor, y notan que la enfermedad se ha ido.

Esto no es una fantasía; acabo de llevarlos. Esto ha sucedido una y otra vez; se han escrito libros sobre esto, se han dado conferencias, en todo el planeta. Aquí va la pregunta, si les hablas, ¿Fue eso real? Bueno, los científicos y los doctores dirán que así es, absolutamente, por supuesto, la enfermedad se fue. Y para esa persona fue la experiencia más real que hayan tenido. Fue llevada a un lugar. ¿Puede la consciencia reescribir la realidad? ¿Puedes estar en un lugar que no es 3D y aún estar en el lugar? Pregúntale. Pregúntale. No sería creíble. Dirías “Oh, solo fue una experiencia” excepto que fue pronunciado muerto, y la enfermedad se fue, no se puede discutir con lo que ves. Y esa persona dirá: “Mi consciencia me llevó a un lugar; yo estuve allí.” Bueno, eso es lo que les ocurrirá a algunos de ustedes cada vez que crucen por el puente.

Deseo llevarlos a un lugar que podrían no comprender. Haré las descripciones, les contaré qué hay allí, los invitaré a sentir, y ver, y ser, y hacer. Pero es un paradigma diferente, queridos. Los seres humanos, en esta etapa del tiempo, - una metáfora que hemos usado antes – los seres humanos en esta etapa del tiempo se parecen a una cebolla. Hay muchas capas para pelar. Y a medida que vas pelando capas, llegas a saber que hay otra capa más.

Allí se detiene la metáfora, porque cuando hay tantas capas, llegas a un centro. Y ese centro sería el ser humano que está abierto y listo, como un niño, para ver la realidad que lo rodea y empezar a aprender otra vez. Todo lo que piensas que sabes, ha ocurrido porque, cuando eras niño, miraste alrededor, viste a tus padres hacer esto y aquello, y empezaste a hacer esto y aquello. Tus padres creen esto o aquello, y entonces tú crees esto o aquello. Ves cómo actúan tus padres, y ocurre una de dos cosas: dices “Yo voy a ser así” o bien “Yo nunca voy a ser así.” Pero ellos influyen, enseñan, crean las capas que se convierten en ti.

A medida que creces, tu cultura te da más capas: “esto es lo que sucede, esto es lo que no” ¿Cómo un planeta que cree en un Dios único, monoteísta, que es grandioso, puede luego ir a la guerra por ese Dios único y grandioso? Porque las capas de creencias están llenas de doctrinas, cosas, “Así es como funciona” y son todas diferentes. Es muy interesante en qué se convierten entonces las capas.

He aquí lo que quiero decirles: ustedes van a caminar cruzando por el puente, y las capas van a ser peladas. Aquí está el punto de decisión para todos ustedes: venir conmigo o no. Y les digo esto: no hay ningún atributo negativo si no vienen conmigo; nada va a pasarles. Solo estoy diciéndoles que el cruce del puente requiere intención de dejar caer las capas.

¿Estás dispuesto a reescribir las cosas que te dijeron las personas que amabas y en quienes confiabas, que hacían lo mejor que podían? ¿Estás bien con hacer que todo eso se desprenda?

Vamos a hacer esto una vez, y otra, y otra más, queridos. Este cruce del puente es una metáfora de emprender un viaje multidimensional desconocido que es real para su consciencia. Algunos de ustedes recién tendrán un “ajá” cerca de la duodécima vez, o algo así. Y la primera vez se sentirán bien, pero esa cebolla hay que pelarla más y más, y más.

Así es la cosa, es algo bello, porque los humanos se ven a sí mismos otra vez como flexibles, en lugar de tallados en piedra. Lo que crees, lo puedes cambiar. ¿Qué es lo que crees, que dices “Voy contigo todo el camino excepto en esta que no puedo cambiar”? Esa es la que quiero que descartes. Porque esa es probablemente la que te conservará enfermo. ¿Ya ves adónde va esto? Existe una energía nueva del otro lado del puente, que te conecta con tu alma, no con tu cuerpo, que luego sanará tu cuerpo. Esa siempre ha sido la manera. Siempre. Queridos, ustedes están diseñados para vivir durante cientos de años. ¿Qué les parece, hasta aquí? Están diseñados para rejuvenecer todas sus células. No fueron diseñados para que la enfermedad les haga trampa y los engañe: no es ese el diseño.

Y ustedes podrían decir, “Bueno, si no es ese el diseño, ¿, por qué lo tenemos?” Y la respuesta es: las capas. En la vieja energía, ustedes se adherían las reglas. Un Dios disfuncional que los castigaría; una familia disfuncional, que de algún modo los torturaría a ustedes y a sus hijos al morir, si no hacían lo correcto. Esa no es la belleza y la grandiosidad del Espíritu; esa no es su alma. Eso es un cuento para niños, queridos. ¿Cómo se sienten con esta declaración? ¿Los he ofendido? Si lo he hecho, ¿por qué no se quedan de este lado del puente por un tiempo? Hasta que estén dispuestos a ir y caminar dentro de la neblina, y descubrir el Círculo. Y descubrir el Doce. Eso es lo que quiero decirles, aun antes de que siquiera crucen.

Están por entrar en una energía que es su derecho de nacimiento. Dije esto en la canalización; este siempre fue el diseño. Que con la consciencia más elevada, llega una biología mejorada, sistemas inmunes mejorados, vida más larga, paz en el planeta. Esto debiera ser algo que tenga sentido para ustedes.

Vengan conmigo. Acérquense más, conmigo. Mientras cruzamos por el puente. El viaje es tan real como ustedes desean que lo sea, queridos, mientras entran en una sopa que nunca sintieron antes. Están entrando en la energía de su alma. Esta es exactamente la energía de la experiencia cercana a la muerte; lo primero que se experimenta es la conexión con su alma. Esto es apropiado; esto es correcto. Esta es la evolución siguiente para ustedes y su consciencia.

La nueva cosa en el planeta, mientras caminan a través de esta neblina, es que la consciencia es energía. Por lo tanto, puede haber cosas energéticas a su alrededor. ¿Qué hacen ustedes con la energía? La miden; la computan; hay fórmulas de la consciencia. Es diferente de la 3ª D; no anotas las fórmulas en un pedazo de papel; se vuelven paradigmas de creencia y de acción. Se vuelven eso que los cambia a ustedes. Se vuelve aquello que sana su cuerpo, que lo ve casi como homeopatía consciente, en la que lo que piensan se vuelve realidad, porque no se cuestiona que el cuerpo tendrá que obedecer a la consciencia de las fórmulas de la benevolencia de su alma, tendrá que hacerlo.

Hasta ahora, su pensamiento, incluso a través de la pineal, no ha sido capaz de cruzar completamente por el puente. Siempre ha habido un muro que ustedes llaman el velo. Y ahora están caminando a través de la neblina.

En la canalización yo les dije qué era el 12. El Doce es una coherencia con Todo lo que Es, con respecto a la estructura de la creación. Los cuatros, los doces, los tres, ¿cuántos pares básicos tienen en el ADN, queridos? (se ríe) ¿Cómo son las cuentas en el planeta? Doces, cuatros. ¿Cuántas leyes de la Física hay? Hay cuatro. Esta es la estructura de todo lo que existe, incluyendo a la consciencia. Digo esto porque esto son los doces, ustedes pensaron que tenía que haber doce maestros, ¿no es así? Otra vez, ese es un concepto tridimensional de la ayuda desde afuera. Donde ustedes tal vez se sientan en círculo y se encuentran con cada Maestro. O ellos vienen, quizás, y los bendicen. Queridos, esto es muy viable, y es lo mejor que pueden hacer, y funciona, incluso hoy. Pero no es lo que están haciendo ahora. No.

La neblina empieza a disiparse y ves lo que sea que quieres ver. Eso es un templo. ¿Qué aspecto tiene un templo para ti? Puede tener cualquier aspecto que pienses que debe tener un templo, porque este templo es tuyo. Lo has creado, y debiera ser algo que puedes reconocer. Y entonces, estás a punto de atravesar la puerta de ese templo. Aquí hay otro punto decisivo: ¿realmente, realmente quieres hacerlo? Porque podría ser incómodo. Puedes permanecer aquí por un rato; puedes sentarte y disfrutar del amor que empieza a entrar en ti, en tu estructura celular, a medida que te vuelves multidimensional.

Y antes de que entres en ese templo, déjame contarte algo más que está sucediendo. Aquí es donde casi todos ponen los ojos en blanco. La multidimensionalidad no es lineal. Cuando empieza a mirar las cosas multidimensionales, la ciencia tiene que reescribir las ideas de su realidad. Si empiezan a estudiar el entrelazamiento, por ejemplo, o la retro causalidad, por ejemplo, o cosas que no son lineales en absoluto, se dan cuenta de que las cosas multidimensionales pueden estar en todas partes al mismo tiempo. O en ningún lugar. Pueden también estar en dos lugares específicos al mismo tiempo; esto viola cualquier cosa que hayas aprendido.

Y aquí estás, del otro lado del puente, entendiendo: “Yo soy un ser multidimensional, mi alma es multidimensional, puedo pasar por este puente con buena disposición, siento el amor que está en mi alma antes de entrar en este lugar que será un portal.” ¿Es real o no? ¿Son solo palabras que vienen de alguien que habla? ¿O estás allí?

Queridos, esta es una de las capas de cebolla que han de pelarse. ¿Cuán real es esto para ustedes? Otra vez: pregúntenle a ese que volvió de la muerte, cuán real fue eso. Y les dirá: No quería regresar, no quería volver, corrimos la cortina, vimos lo que había allí, vi la verdad y no quería regresar porque es energía fea. Y lo hizo, Y para completar todo lo que quiere contarte, de eso tratan los libros y las películas.

Ustedes están casi listos para correr la cortina y ver algo que no esperaban. La multidimensionalidad significa que todos pueden saber lo que ustedes están haciendo, quién es cada uno. Oh, verán lo que es el templo del Amor. ¿Se dan cuenta de dónde está? Donde están yendo. ¿Se dan cuenta de que su nombre está en luz sobre la puerta? ¿Se dan cuenta de que este Templo empieza a relucir de maneras muy inusuales, con colores que ustedes nunca vieron antes? ¿Qué tal si estuvieran entrando en el templo de su alma? Es solo una idea.

Y si eso es lo que van a hacer, los aliento a quitarse los zapatos. Y puede que ya hayan hecho eso, queridos, y eso me dice mucho sobre la cebolla que ustedes son, y cuánto tiene que pelarse. Algunos tienen que pelar el pensamiento de que esto es tal vez más que una meditación. Lo es. Los estoy llevando a la energía de la sanación pura. Los llevo a la energía de la vida más larga, los llevo a la energía de la remisión espontánea, los llevo adentro del templo.

No ha habido tantos humanos que crucen por el puente, queridos. Y si lo hacen, escriben libros al respecto. Y aquí están ustedes, a punto de descubrirlo. Y muchos lo harán. Muchos lo harán. Ya es hora. Hacia eso está yendo la evolución. Todo lo que están haciendo, apropiado al máximo, quizás la vanguardia de lo que pensaban, Están a punto de encontrarse con doce Maestros. Les diré qué es el Círculo. Está dentro del templo. Quiero que se quiten los zapatos. Entren si lo desean. O no. Porque hay cosas profundas en este lugar, para ustedes.

Voy a darles una visualización, una imagen, y voy a utilizar cosas lineales, como tengo que hacerlo, para describirlo. ¿Cómo explicas el color a una persona sin vista? Este soy yo, dándoles la vista, y ustedes la aceptarán o no. ¿Cuántas veces puedes cruzar por el puente, ir a este lugar y tal vez no ir más allá? Porque esto no es una meditación: esto es real.

Esto eres tú, ahora mismo, mirando a algo que no sabías que existiera, un templo dentro de ti mismo; un portal dentro de ti. Un lugar multidimensional que vive en tus células como el par de cromosomas nº 24. Bienvenidos al material de las estrellas, querido, porque estás a punto de entrar y encontrar el Círculo. ¿Cómo te sientes? ¿Esto es real, o no es real?

Ahora bien, para algunos de ustedes, empiezan a entender que hay un poco sucediendo adentro. Si pelan la cebolla lo suficiente, sus células empezarán a saltar dentro de ustedes. Ya verán, ellas siempre han sabido que esto era el corazón de la capacidad para la sanación. Una regeneración de cientos de años, entrando en el poder de sanación. Ellas siempre supieron eso, son parte del escenario, son el ADN, lo han sabido. ¿Cómo creen ustedes que se siente su estructura celular? Si tiene consciencia, si tiene el Innato, el cuerpo inteligente; bueno, lo tiene. ¿Cómo creen que se sentía con respecto a ustedes caminando por una Tierra lineal? Ya dijimos esto antes: ustedes son un Boeing 747, y han estado carreteando ida y vuelta por la pista durante siglos. ¡No sabían! No podían mirar hacia arriba, a la consciencia más elevada, no sabían que podían subir y volar. Y ahora están a punto de hacerlo. Si lo desean. ¿Esto es real o no? tomen una respiración.

Te has quitado los zapatos y pasas por el portal, y te das cuenta de que este portal es una representación metafórica multidimensional de tu alma. Lo llamo un Templo porque es la mejor metáfora que tenemos para que ustedes entiendan en esta Tierra sobre algo sagrado, un edificio en que muchos pueden entrar y salir de él. Les estoy enseñando la vista, para que puedan ver colores. Si lo permiten. La cebolla entonces empezará a tener capas de creencia y entendimiento que se pelarán. ¿Puedes estar en una inocencia, sin sesgos? ¿Puedes estar en el lugar y decir “quiero saber todo; soy un niño y entro en este lugar, y es real; muéstrame qué hay aquí”? “Para poder vivir más tiempo, y librarme de todas estas ansiedades y estos miedos de lo que está por venir,” que no esperan. Va a ser magnífico.

Al mirar este lugar, pueden reconocerlo, porque en su realidad hay algo llamado teatro circular (anfiteatro). Es un teatro donde el escenario está en el centro, para permitir a la audiencia que se siente alrededor; está ligeramente elevado. Hay escaleras que van bajando hacia el escenario. Los invito a venir y bajar esas escaleras, quiero que sientan una esencia que empezará a sentirse de dos maneras para ustedes. Número 1, “estoy cómodo”. Número 2, “magnífico”. Oh, hay un tercero, si has pelado suficientes capas, agreguemos un tercero: tú recuerdas esta energía. “Oh, la recuerdo. Nunca pensé que sentiría esto de nuevo. Recuerdo esto, recuerdo esto, recuerdo esto.”

Y bajas por esas escaleras, y vas al escenario central, y allí hay una silla. (se ríe). Y te sientas en esa silla y eres envuelto en el bienestar, el qué de la energía de todas las cosas, la estructura de la energía multidimensional y también la fórmula de tu consciencia, y allí estás. Listo, sentado en la silla. Y tienes un momento difícil, querido, porque no estás en 3D ahora mismo. ¿Esto es real o no? ¿Es real o no?

Y entonces empiezan a aparecer. Un número de … humanos – si lo deseas – entidades, - si lo deseas – van a venir a ese escenario y van a lavar tus pies. Lo primero que hacen es lavar tus pies. (se ríe) ¿Cómo se siente eso, hasta aquí? Esta es la metáfora del homenaje que estás por recibir del Círculo en que vas a estar. Van a lavar tus pies con las lágrimas de su alegría - ¡porque lo lograste! No solo porque la humanidad superó aquello que llamaron El Cambio, sino que la humanidad ahora empieza a entender el alma, parte de su biología.

Y aquí estás sentado, dispuesto a pelar la cebolla, dispuesto a ser sanado, de muchas cosas. No solo del cuerpo; la consciencia, el miedo, la ansiedad. Y te están lavando los pies. ¿Cuántos te lavan los pies? Depende de ti. Cuéntalos, si deseas. ¿Cuánto tiempo te vas a quedar para que te laven los pies? depende de ti. Porque ellos siguen viniendo, querido. A todos les gusta lavarte los pies. Y ¿quién es que está haciendo esto? Y aquí se pone bueno.

Me gusta presentarte al Círculo, porque ahora mismo, alrededor de ti, todo eso que es la audiencia que está más alta, verás un humano tras otro, y otro, y otro, y ellos tienen algo como una neblina que cubre sus rostros, no verás mucho de sus rostros, pero ves quiénes son. Y no puedes creerlo – porque todos son tú. Queridos, bienvenidos a su registro akáshico. (se ríe). Está en el alma, queridos, está allí, en el alma, cada una de las vidas que has vivido en este planeta, representa a uno en un asiento. Este es el Círculo. Te rodean; tú contigo. Y todos quieren lavar tus pies, porque lo logaste. Pelaste la cebolla y aquí estás. Y cuando es hora, hay una energía que empieza a aparecer, que siempre estuvo allí. Voy a darle otro color que verde, voy a decir que es el color violeta. Un color que quema y elimina todo miedo, duda, enfermedad; revierte el tiempo, todas las cosas posibles. Y cuando estás listo, aquí llega este reflector violeta sobre ti, en el escenario, y tú te quedas y gozas en tu magnificencia de este día.

¿Para qué es que viniste?, dicen. Hemos lavado tus pies, te quítate los zapatos para esto, y aquí estás. ¿Qué es, dicen, que tu linaje y tu derecho de nacimiento pueden hacer por ti? Todas tus vidas pasadas están allí; tú estás allí, eres la culminación, el graduado, de todos los que están allí. Te lavan los pies y te están diciendo: ¿Para qué viniste?

Aquí es donde tú haces la declaración: Yo soy el que soy. Soy una criatura de Dios, toma de mí, resuelve estos problemas y luego puedes empezar a escuchar, si quieres. No hay nada de malo en eso. Es lineal. Y ellos saben quién eres. Pero te ayuda decirlo, ¿no es así?

No quiero sentir traición, no quiero estar ansioso, no quiero tener miedo toda mi vida. Quiero saber más sobre mi camino, quiero la sanación de mi cuerpo. Quiero sentarme y ser amado, porque no soy amado, podrías decir. Y ahora ya sabes que lo eres. Ahora sabes que lo eres. ¿Cuán real es esto?

Regresa. No necesitas pasar por la puerta, el portal, por el puente, ahora estás de pie y el puente lentamente se disuelve. Estuviste allá. Oh, ¡estuviste allá!, querido. ¿Cuán real es esto para ti? Ir a un lugar real, creado con las fórmulas de la consciencia, un lugar multidimensional al que puedes ir cuando lo desees.

Yo estoy facilitando esto para ti, y lo haré cada semana. El viaje será casi el mismo, y tú lo verás: el puente, el Templo, los pies. Haremos una narración, cada vez, de lo que esté pasando, y encuentres a aquellos que tú has sido. ¿Quién mejor que tú para conocerte a ti? ¿Quién mejor para conocerte, que el Creador que está en tu alma, que es parte de quien eres?

¡Bienvenidos al Círculo del Doce! De una manera que no esperaban, y váyanse de este lugar cambiados para siempre. Invitación: vengan y estén más cerca. Vengan a menudo y estén más cerca, no pueden venir demasiadas veces, y luego eventualmente van por sí mismos.

Pero por ahora, acérquense, queridos. Vengan conmigo. Los tomo de la mano, y juntos cruzaremos por ese puente y entraremos en ese Templo.

Esta es la magnificencia del ser humano. Esta es la sanación que merecen. Este es su derecho de nacimiento. Sepan esto: no es por accidente que están aquí. No vinieron para ser víctimas del planeta. ¡Es por esto que vinieron! Para saber estas cosas. Dejen que se pele la cebolla. Dejen que su entendimiento y su consciencia digan “Bueno, he tenido problema con esto, pero avanzaré.” Y poco a poco, se convertirá en ti, y verás que es la verdad más allá de cualquier cosa que te hayan enseñado. Por esto estás aquí.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad.

Y así es.

Kryon



Canalización de Kryon por Lee Carroll
16 de agosto de 2020
Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

361 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo