Parábolas de Kryon. Jason y la cueva.

Kryon


Seguimos con la primera serie de parábolas, esta es la tercera, referida a la Cueva de la Creación..
Afectuosos saludos de Cris.


LAS PARABOLAS DE KRYON

Esta es una historia de un juego que jugaron Jason y el Guardián de la Cueva de la Creación. Fue una prueba de autocontrol para Jason, disfrazada como un desafío sencillo. ¿Puedes adivinar la correlación con nuestras vidas?


Jason tuvo una visión. En realidad, fue un sueño. En el caso de Jason, no había diferencia. Jason estaba muy iluminado y solía tener visiones en sus sueños. Este fue especialmente vívido. Jason se encontró ante la abertura de una gran Cueva. Y reconoció instantáneamente qué era. Esto era la Cueva de la Creación, el lugar de los registros akáshicos donde se guardan todos los detalles sobre las entidades humanas que llegan y se van del planeta.

“Oh, yo reconozco este lugar” pensó Jason para sí. Parado ante la cueva estaba el Guardián de la entrada. No pareció molestarse porque Jason estuviera de pronto parado ante la entrada. De hecho, lo estaba esperando. El Guardián habló: “Jason, es bueno verte aquí. Tenemos un acertijo para ti, un juego, una prueba para tu alma.” El Guardián sonrió, y Jason supo que venía algo divertido. “Esto es maravilloso” comentó Jason. “Me encantan los juegos”

“Echa una mirada al sendero,” dijo el Guardián, mientras deslizaba sin esfuerzo la gran puerta de la cueva, abriéndola. Jason pudo ver que había un sendero recto y estrecho atravesando la cueva. Pudo ver que en el otro extremo de la cueva había una luz, donde estaba la salida. La cueva se atravesaba fácilmente. “¿Cuál es el juego?”, preguntó Jason al Guardián. “Nos gustaría que caminaras a través de la cueva, hacia la salida, y te daremos una hora terrestre para hacerlo” dijo el Guardián. “No hay problema” contestó Jason. “¿Qué recibo si lo logro?” “Esto no se trata de una recompensa. Es solo jugar al juego. Hay gran honor en que entres, al menos. Caminar por el sendero es la prueba, y llegar a la salida es la meta. ¿Puedes hacerlo?” – “Tendré éxito”, dijo Jason, con su naturaleza deportiva. Y con esto, el Guardián se hizo a un lado y Jason inició su viaje.

Jason entró a la cueva. Otra vez miró directamente adelante y vio que la salida estaba a no más de un cuarto de milla directo adelante. Se dio cuenta de que tenía tiempo abundante, y se detuvo un momento para que su vista se acostumbrara a la luz disminuida dentro de la cueva. Avanzó y se interesó en los muchos colores que veía. No pasó mucho tiempo y Jason también empezó a oír sonidos hacia la izquierda y hacia la derecha. Pensó que oía eventos que sucedían.

Jason pensó, “Media hora. Solo me va a llevar quince minutos llegar a la salida, de modo que me detendré e investigaré lo que estoy oyendo.” Se detuvo y giró a la derecha. Instantáneamente vio una estantería llena de cristales. Cuidadosamente dejó el sendero y se acercó a los interesantes objetos. En cada uno de los cristales punteros había una escritura especial. Jason tomó uno suavemente, sin levantarlo. Fue llevado inmediatamente al evento que representaba la críptica escritura. Jason vio cosas asombrosas que él nunca supo que existían. Vio guerras. Vio grandes conflagraciones. Vio luz contra oscuridad. Vio los nombres de muchas entidades. ¡Qué experiencia! Él estaba allí realmente.

Jason no entendía lo que estaba viendo, pero se maravilló ante la información, y le era difícil soltar el cristal, era tan fascinante. Conciente del Juego, y su tiempo limitado, Jason dejó el cristal, todavía conmovido por la emoción de lo que había visto volvió al sendero. Se dio cuenta de que su experiencia de tocar el cristal solo había llevado unos pocos momentos. Pareció mucho más largo. Estaba bien dentro de su parámetro de tiempo.

Jason avanzó en el sendero otra vez, pero a poco tiempo oyó algunas voces, y se detuvo. ¿Qué voz es esta?, dijo para sí. La reconozco. Jason se dio cuenta de que era la voz de su madre. Se volvió a la izquierda y vio otro grupo de cristales no muy lejos. Se acercó al grupo y de algún modo reconoció el cristal de su madre. El nombre grabado sobre él no le era familiar. Se quedó un momento, tratando de oír lo que ella decía, pero no pudo. Ella había muerto años atrás, y sin embargo, aquí estaba ella. ¿O era solo un cristal?

Jason tenía una opción. Sabía que quería tocar el cristal de su madre. Algo le dijo que era demasiado privado para hacerlo. Jason lo racionalizó. Esto es familia; ella querría que yo tenga su recuerdo. De modo que voy a tocarlo. Entonces Jason tocó el cristal, e inmediatamente estuvo en la realidad de las muchas vidas de su madre, y los registros akáshicos de sus experiencias en la Tierra se desplegaron ante él. Vio las muchas vidas que ella había tenido y todos los años que ella había pasado en el planeta, y los años que había pasado en otros lugares, hasta, e incluyendo, el lugar en que él estaba. Luego vio la vida en que ella estaba ahora como una criatura, de la que él no tomaba parte. Era fascinante, y lloró con los recuerdos y la alegría por su servicio. “Oh, ¡esto es maravilloso! ¡Qué juego es este, permitido en la cueva!”

Con alguna dificultad, retiró la mano, solo para darse cuenta de que el cristal siguiente era el de su padre, y entonces Jason tocó ese también, y tuvo una experiencia similar allí, y dijo otra vez, “Esto es maravilloso”. “Qué estudio es este. Estoy muy honrado,”

Ahora el tiempo se acababa. Jason supo que tenía que avanzar o no llegaría a la salida a tiempo. Aceleró en el sendero y siguió hasta unos pocos pies de la salida, cuando oyó otra voz. Esta vez reconoció que era la suya propia. Se volvió hacia la derecha, y había otro cristal brillando. En este, él reconoció el nombre. Había un nombre espiritual privado, grabado en el cristal, y a Jason le parecieron letras arábigas, que escribían su nombre astral.

Jason miró a la salida de la cueva, a unos pocos pies, sabiendo bien que solo tenía unos pocos momentos restantes. Luego miró a su cristal y tomó la decisión. Simplemente no podía descartar esta oportunidad. Se volvió a la derecha y tocó el cristal con su nombre.

No es necesario decir que Jason no logró salir de la cueva en el tiempo destinado para completar el juego. Se quedó allí, regodeándose con sus propias vidas pasadas, con gran comprensión de quién era él y de quién se suponía que era. Con una tremenda comprensión de quiénes habían sido su madre y su padre en las vidas pasadas de Jason, y quién había sido él en las vidas pasadas de sus padres también.

Y entonces, Jason despertó. Pensó: “¡Qué sueño maravilloso ha sido este!” Luego lo recordó todo. “Pero lo siento, no gané el juego,” se lamentó. De modo que Jason siguió adelante con su vida, sin entender lo que significaba el sueño, pero sin sentirse juzgado por el guardián. Ocasionalmente pensaba: “Si pudiera jugar otra vez, sería diferente.”


Sé que muchos que leen esta historia sienten que el sendero a través de la cueva es la vida de una persona, y que la salida es el final de la vida. En realidad, la explicación de Kryon es que el sendero es ciertamente la vida, pero la salida representa la iluminación, la auto realización. La iluminación y un cambio en el futuro. Por lo tanto, la parábola representa a un ser humano con una tarea aparentemente recta: caminar por el sendero desde el principio al final sin perder mucho tiempo mirando alrededor, y llegarás allí.

¿Realmente? Hay mucha más información aquí, Kryon nos dice que somos exaltados al caminar por el planeta, y que mientras estamos aquí tendemos a sentir lo opuesto y pasamos mucho tiempo estudiando el pasado.

Cito el Libro 2 de Kryon, pág. 204, Kryon quiere que sepamos que si el jugador estrella del juego se emociona y se para inmóvil, en medio de todos sus compañeros, el juego nunca se juega, y mucho menos se gana.

Estamos para reunir información como herramienta para nuestra propia acción. Nunca hemos de estudiar a los miembros de nuestro grupo de apoyo en tal medida que detenga nuestro desarrollo. La regresión a vidas pasadas es grandiosa, a menos que tiendas a vivir en el pasado todo el tiempo.

Estudiar la historia del universo metafísico es iluminador, a menos que eso sea todo lo que hagas. Kryon reconoce que hay más información disponible sobre todos estos asuntos que en ninguna otra época de la historia del mundo. Y es información fascinante, debido a nuestros nuevos poderes de discernimiento e intuición.

Sin embargo, si nuestra meta en la vida es descubrir nuestras razones para estar aquí, para elevar la vibración del planeta y para avanzar en la auto realización, no podemos usar todo nuestro tiempo en mirar a lo que ha sido.

¿Qué habrías hecho tú si fueras Jason? ¿Te habrías detenido al encontrar tu cristal? Yo sé que yo lo habría hecho. A veces las distracciones son casi irresistibles. Supongo que es por eso que Dios llama “trabajo” a lo que estamos haciendo.


Serie 1 - Parábola 3 – Jason y la Cueva
https://kryonmasters.com/the-parables-of-kryon-four-part-series/?utm_source=ActiveCampaign&utm_medium=email&utm_content=A+tra


Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

301 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo