Parábolas de Kryon. Vidas pasadas, miedos presentes.

Kryon


Es la cuarta parábola de la primera serie. Kryon revela historias de otras vidas que pesan sobre la vida actual.
Afectuosos saludos de Cris.


LAS PARABOLAS DE KRYON


Este es un conjunto de cuatro historias basadas en cuatro miedos comunes. Es diferente de cualquier otro conjunto de historias, o parábolas en este libro. Fue un momento en que Kryon se sentó ante un grupo de gente a orillas del mar en Del Mar, California.

En ese grupo había cuatro individuos a quienes Kryon honró describiendo una situación de vida pasada o una experiencia de vida pasada. A veces se dio la fecha real de la muerte de la persona en una vida pasada. La razón era presentarnos un ejemplo de cómo la energía de la vida pasada contribuye al karma de esta vida y ayuda a dar forma a nuestras lecciones personales de hoy.

Las historias son serias, y son sobre personas reales que estaban allí esa noche. Antes de las historias, Kryon nos da un breve resumen de cómo se lleva el karma y por qué está allí. A través de todo esto, Kryon nos invita a ver la increíble victoria disponible por medio de la realización de una visión general de la lección de nuestra vida. Porque ese es el secreto para pasar rápidamente por estas lecciones y vivir una vida mucho más pacífica.


- El Miedo al Abandono.

Hablamos a uno de ustedes esta noche, que tiene un verdadero miedo de ser dejado atrás, de ser abandonado totalmente. Sin embargo nada hay en tu vida actual que pudiera haber causado semejante sentimiento. Te invito a recordar algo. Algo que va a crear una emoción, así como una comprensión en tu corazón.

Tú tenías nueve años, querida, eras mujer, tal como ahora. Te despiertas y te encuentras como pasajera en un pequeño barco con otros 14, meciéndose arriba y abajo en un mar calmo. Inhalas el aire salado y sientes sobre tu rostro la calidez del sol que amanece. Esta serenidad dura poco, sin embargo, mientras tu cerebro corre para tratar de recordar por qué estás allí. Lentamente lo recuerdas, y tu corazón se hunde con tristeza. Tu última visión es que fuiste rudamente llevada a bordo y en los brazos de tus padres mientras un incendio feroz se enfurece detrás de ustedes. Están casi a la carrera mientras tu padre te aferra contra su pecho. Puedes oler el miedo en su respiración. Recuerdas los sonidos de gritos y aullidos, los gritos de pánico a tu alrededor. Incluso recuerdas que te arrojaron por el aire, sin que tu padre se detuviera. Caíste a gran distancia en el océano calmo.

Después de quitarte el agua de los ojos y recuperarte del cambio de temperatura, tus instintos natatorios surgen y estás en el agua por un breve tiempo, hasta que te levantan a un pequeño bote con algunos otros. Miras hacia atrás, al enorme barco de madera, ahora totalmente tomado por las llamas. Tus padres no están por ningún lado. Han salvado tu vida, pero fue muy tarde para salvar la propia.

Miras a los otros en el barco pequeño, todos adultos, y gritas para que hagan algo. Solo ves el reflejo amarillo en sus ojos y sus rostros, ellos también en shock y horror, ante lo que están viendo. No hacen otra cosa que mirar.

Lentamente el gran barco se desliza dentro del mar mientras el humo flota al sol, aumentando de algún modo la belleza del cielo ya rojo y amarillo. Hay un gran sonido siseante, mientras las aguas irónicamente mojan el incendio que estaba fuera de control. Luego no hay nada. Burbujas arremolinándose que marcan el lugar de su fin esa tarde. donde una vida cómoda de amor, anticipación, promesa, cariño, llegó abruptamente a su fin. Se terminó. No hay lágrimas. Hay un momento, un destello, en que entiendes intuitivamente con tu Yo Superior de nueve años que este es tu contrato. Este es el acuerdo que tenías con tus padres, pero el orden lógico y lo apropiado espiritualmente de esto se te pierde, al sentir el increíble vacío del abandono del amor.

La niñita de pronto ha crecido. Y la criatura parece haber muerto. Por un momento, está la tentación de unirte a ellos en las aguas, las cálidas aguas de este Mar Báltico. Pero el suicidio no está en la composición de los niños. Solo llega más tarde con la intelectualización, usando el cerebro adulto. La matriz está hecha para este sentimiento, y la escena te sigue una vida tras otra, porque es dramática, y la lección que lleva debe ser considerada y entendida.

Y así es como vives tu vida con otros a tu alrededor, que nunca te mostrarán el amor que recibiste de esos padres especiales. Te sientes como en un barco de extraños por el resto de tu vida. Tú sabes quién eres, querida, en este grupo, porque el atributo del karma que todavía tienes ante ti es el miedo al abandono. No es un miedo lógico en tu vida, porque no lo experimentaste aquí. Pero lo temes mucho.

Como niña en esta vida, fuiste un problema para tus padres porque te aferraste a ellos y no los soltabas. Incluso ahora, al que te ha quedado lo llamas dos veces por día solo para ver si está bien. Las relaciones vienen y se van, porque simplemente no puedes encontrar dentro de ti la confianza en que una pareja permanezca a tu lado. Y te niegas a pasar por una desagradable separación. Mejor estar sola, que eso. Las llamas del barco incendiado están grabadas en tu ADN como manchas sobre madera, y vives tu vida entrando y saliendo de ellas, como tejiendo una red alrededor de un hilo de veneno que no puede tocarse nunca.

Queridos, esta noche les hacemos la invitación para pasar a través de este karma. Verán, hay algunos en este salón, e incluso escuchando estas palabras, cuyas vidas están controladas por el miedo al abandono. Las ventanas de oportunidad vienen a ustedes para corregir esto. Sin embargo no pasan por ellas. Significaría realizar una acción que toque al miedo, toque al hilo prohibido. Y suelen sentirse controlados y no saben por qué. Así es como funciona el Karma.

Cuando ocurren estas situaciones, te invitamos a caminar directamente hacia ellas. La herramienta que ahora llevas, es el amor de Dios en la nueva energía. Este amor está a tu alrededor. Tus guías y ángeles se paran a tu lado y sostienen tus manos, ya sea que estés en la parte más desierta de la Tierra o la más poblada. Siente este amor consagrado rodeándote y reclámalo. Cruza este puente doloroso, siente el amor derramándose dentro de ti, y sabe que el abandono ya no está en tu programa. Siente cómo se disipa el código magnético al liberarte de este fantasma, y sabe que eres cuidada por una energía que nunca jamás te abandonará. Tus esfuerzos serán recompensados con el éxito porque esta es la lección y pasarla elevará tu vibración y la de todo el planeta.


- Miedo a la Confrontación.

También hay entre ustedes uno que tiene miedo de cualquier clase de confrontación. Esto explicará por qué. Tienes 32 años, querido, eres varón en esta vida reflejada. Sin embargo aquí sentado en este grupo, eres mujer. En esta vida pasada, te sientas incómodo con otros en el frío de la noche, esperando para ponerte de pie y salir a una línea de batalla. Al moverte, tu armadura se siente incómoda, porque nunca te la pusiste antes. El casco, forzado sobre tu cabeza, se siente extraño y no es del tamaño correcto. El escudo es pesado, y la espada, nunca te habías dado cuenta de cuán pesada es una espada de guerra.

Te piden que te pongas de pie, pero apenas puedes hacerlo, por todo ese peso. Te ponen en la batalla como un esfuerzo de última trinchera para salvar a tu país. Lo están asolando los bárbaros, los conquistadores, los que toman tu tierra y todo lo que posees. El pequeño ejército de tu país fue derrotado hace semanas. Ahora tus líderes te requieren en un esfuerzo final, para presentarse ante este enemigo que avanza sobre ustedes. Hace solo tres días, los encargados del gobierno vinieron y los llevaron de los campos. Por naturaleza eres un granjero, y entiendes de animales y de cosechas y plantas. Ahora estás junto a esos vestidos para batalla en las líneas, que también son granjeros, porque todos han trabajado con ovejas y cabras y ganado, y aquí estás con una espada pesada en tu mano y te das cuenta de que no sabes cómo manejarla. Y ni comienzas a tener el conocimiento del guerrero que vas a enfrentar.

Tienes miedo; tu cuerpo y tu cerebro gritan: “Corre en dirección opuesta” Pero tienes el honor silencioso de tu amor por tu tierra y tu país, y entonces esperas. Ya es hora. El sol se levanta y los sonidos del enemigo llegan rodando sobre los campos con el rocío de la mañana. Espías por encima de las trincheras y ves sus líneas avanzando hacia ustedes, con los ruidos y golpes de la maquinaria bélica.

Suena el llamado a la batalla y debes levantarte y avanzar. Miras al hombre a tu lado, un vecino de años, que cultivaba maravillosas cosechas. Cosechas que saboreaste muchas veces en eventos con su maravillosa familia. Ves el miedo y la tristeza en sus ojos. Él evita tu mirada, para que no veas sus lágrimas. Simultáneamente, ambos levantan sus pesadas armas y se ponen de pie y avanzan hacia los guerreros en su camino. No hay pensamientos de huida, no hay pensamientos de decirle no a tu tierra. El enemigo de todos modos destruirá tu granja, entonces puedes morir defendiéndola ahora mismo.

Oh, el olor del miedo está en el aire, querido, mientras marchas hacia esta línea ruidosa y sabes que la muerte es inminente. No hay vuelta atrás. No miras a las caras de los que están próximos, esos vecinos que has conocido y amado, esos cuyos hijos conoces por sus nombres. Porque sabes que verás su miedo y deseas darles dignidad en sus últimos momentos.

A medida que te aproximas al enemigo, los guerreros avanzan más rápidamente. Están ansiosos de encontrarse con ustedes. De algún modo saben que su victoria está asegurada. Demasiado pronto están sobre ustedes.

Ves el rostro del que va a pelear contigo. Te ve e instantáneamente te evalúa. Sabe que eres un granjero y sonríe revelando los dientes que le faltan. Todo parece estar en cámara lenta, mientras te preguntas si él alguna vez ayudó a parir un ternero, o cuidar un rebaño, o levantar una cosecha. ¿Tiene una familia? ¿O tal vez cuidó a un animal enfermo en tiempos difíciles?

El levanta su hacha por encima de su cabeza y tú levantas instintivamente tu escudo para evitar su golpe. Con su otra mano, él hunde su hoja por debajo de tu escudo, profundamente dentro de tu carne. Te ha engañado con su movimiento básico de guerrero. Y con un dolor agudo en tu vientre sientes inmediatamente que tus piernas se debilitan. Es rápido y efectivo. Te derriba con su escudo y suelta un grito de victoria. Sientes su saliva en tu cara mientras habla en un idioma que no entiendes, y se aparta hacia su víctima siguiente.

Hueles la tierra familiar, acostado en el barro, escuchando a un grupo grande retroceder hacia tu granja. Preparada, tu familia está segura en un escondite y todos tus animales fueron liberados. De algún modo estás en paz. Ha terminado. Hiciste todo lo que pudiste, y ahora depende de los otros. Adiós, querida y preciosa familia.

Te oyes a ti mismo graznar con una voz que no parece la tuya. Los veré a todos en el tiempo de Dios. Ha terminado, y sabes intuitivamente que estás yendo al Hogar. Sientes el calor de tu fluido de vida saliendo de ti y derramándose en la tierra que amas y has cultivado muchas veces. El dolor es breve. Luego, hay oscuridad.


Queridos en este salón: déjenme decirles que Dios los ama muchísimo por eventos como este que crean sus lecciones, y estas son las lecciones que elevan las vibraciones del planeta. ¿Es acaso sorpresa que nos sentemos a tus pies maravillados de que hayas elegido hacer semejante trabajo?

Este doloroso evento de un gran pasado te habla hoy, muchas vidas más tarde, de tu miedo a la confrontación. También te habla de tu vacilación de unirte a tu gobierno en cualquier emprendimiento. Porque la última vez, significó tu muerte.

Por favor, date cuenta de que no necesariamente tienes que batallar contra un titán sin dientes para tener miedo a la confrontación. Pero, otra vez, hemos ejemplificado el caso más dramático esta noche, para que todos ustedes aprecien quién está sentado a su lado. Alentamos a aquellos de ustedes que deseen enfrentar este miedo kármico a la confrontación, a ponerse la armadura de Dios la próxima vez que se presente la confrontación bajo cualquier forma que cree miedo en su cuerpo, que acelere los latidos de su corazón, o perturbe su química para darles ansiedad; muévanse directamente hacia él. Siéntanse cubiertos por el manto de Dios. Esta nueva armadura del Espíritu de Dios es muy diferente de lo anterior. Porque las reglas han cambiado en esta nueva era. Esta es la era de co creación con Dios. Una era en que tu poder es absoluto en tanto tu intención sea pura. Esto es el manto del amor y la espada de la verdad. No hay nada que prevalezca contra ellos.

Todos los que estén del otro lado en tu confrontación de nueva energía se darán cuenta absolutamente de tu cambio kármico, al entrar en el evento, y ellos cambiarán también. Obsérvalo.

Mira cómo sus reacciones no serán las mismas cuando te pongas tu armadura espiritual y tomes tu espada de la verdad, porque tus acciones empujarán amor hacia el individuo que estés confrontando. Y más que sólo confrontarlo; resolverá la batalla sin herir al guerrero, porque cambiará a aquel con quien te enfrentas y también te cambiará a ti.

No importa qué clase de situación confrontativa se acerque, entra en ella con confianza y amor. Tu confrontación ya no es una batalla donde siempre hay un ganador y un perdedor, sino que, en cambio, la confrontación misma trae soluciones para ambos. El manto de Dios contiene la armadura de la sabiduría, el escudo del conocimiento y la espada de la verdad. Entra en ella entonces con paz y la tranquila actitud de la seguridad. Cuando hagas esto, tu lazo kármico se romperá y nunca más temerás a este atributo.


Casi todos ustedes han tenido una vida que se combina con la de ahora. Vengan conmigo un momento a esta vida.

Si te pidiéramos que mires hacia abajo, a tus pies, podrías ver en la tenue luz de los corredores que estás usando sandalias; sandalias que hiciste tú mismo.

Algunos de ustedes ni siquiera pueden ver sus pies, porque su estómago es tan grande debido a la gordura que viene de comer el pan que están haciendo en su monasterio. Los rumores dicen que el ayuno fue inventado por los altos sacerdotes solo para impedir que los frailes explotaran. Tú puedes juzgar eso.

Todos ustedes han tenido vidas de servicio a Dios. Podemos decirles esto porque hay algo en común en quienes están aquí, en este grupo, frente a mí, buscando iluminación, serios, sentados durante una hora escuchando mis historias espirituales. Habla de quiénes son ustedes, y ejemplifica sus vidas. Pero verán, hay algo muy interesante en esta vida pasada., porque en el servicio a Dios, la intención ciertamente estaba patas arriba. Ustedes se han disminuido a sí mismos en servicio a Dios.

Algunos de ustedes, durante más de una vida, han sido como ovejas en su doctrina, porque sentían que era su propósito y porque les dijeron que esto era necesario e instrucción de Dios. Nada podría estar más lejos de la verdad, queridos. Vienen a esta vida como seres iluminados, con muchos colores mostrando su grandeza, mostrando cuán importantes son en el plan de las cosas. Ya les hemos dicho esto. Y es por esto que lavamos sus pies. De modo que no sirve a su magnificencia el pasar vidas rebajándose en pasajes sin luz como escribas para una divinidad.

¿Por qué pasaba esto? ¿Cómo podrían las buenas nuevas de su llegada como humanos honrados a imagen de Dios, caminando en lecciones kármicas, ser traducidas en tal escenario? Una sugerencia sobre cómo podría ser esto. ¿Cómo, este maravilloso mensaje de honor y empoderamiento humano del gran Maestro de Amor de la nueva era pudo haber sido retorcido tanto? Piensen en eso.

Durante cientos de años sus líderes espirituales también fueron sus gobernantes. Ocupaban los mismos asientos y pasaban leyes políticas y espirituales. ¿Qué hacen los hombres regularmente para crear control? Les dejo la pregunta para que la respondan ustedes, porque les mostrará por qué los gobernantes nunca debieran ser sacerdotes.

Esta reverencia patas arriba todavía es desenfrenada en su tiempo de ahora. Aun cuando la religión ya no está relacionada con sus líderes políticos, escuchen lo que dicen sus líderes religiosos hoy en día. ¿Realmente les suena como el verdadero mensaje de empoderamiento humano según la intención del Maestro de Amor? Los líderes religiosos de los tiempos modernos todavía les dirán que no son nada, que nacen en un mundo donde no pueden ganar; un mundo donde, de algún modo, ya han hecho algunas cosas horribles de las que deberían avergonzarse. Dicen que deben poner su confianza en la fe y su abundancia en una doctrina. Entonces podrás ser algo.

Este mensaje, queridos, no se ajusta a su magnificencia. Este mensaje, queridos, no es información correcta, porque ustedes ciertamente son especiales cuando llegan. Entonces ¿qué karma se produce a través de vidas de servicio en un monasterio? Produce miedo y ansiedad hacia la autoridad real, un sentimiento de indignidad, con el que sienten que nada pueden hacer que sea correcto. Sienten que solo los espirituales más altos pueden hacer algo. Cuando ustedes pasan una vida tras otra oyendo que no son nada y que son ovejas, están en constante búsqueda del pastor y nunca sienten que ustedes son dignos de ser el pastor.

Los líderes religiosos del tiempo moderno les dicen quién es el pastor, y la mayoría de ellos no están de acuerdo entre sí. Igual los controlan, les dicen a ustedes qué deben hacer, contienen la iluminación de ustedes. Eso está mal.

Es un miedo básico causado por eones de tiempo pasados entendiendo mal quiénes son los humanos. El Maestro mismo les dijo que ustedes son pastores en entrenamiento, y que son iguales. Vuelvan a leer sus palabras. Esto los mantiene lejos de su magnificencia; les impide atravesar las ventanas de oportunidad, porque no se sienten dignos de éxito. Suelen sentir que no pueden hacer ciertas cosas y no pueden tener abundancia mientras caminan en este planeta.

Reclamen su poder. Dios es su socio en esta nueva era, y su intención debiera ser comunicarse y discernir; no caer de bruces y adorar hasta la exclusión de hacer el trabajo.

Nuestra advertencia es que tomen el espejo del espíritu de Dios y miren en él. Vean quiénes son. Vean los brillantes colores de ustedes. Vean el honor que es suyo. Disfrútenlo. Ciertamente son dignos, y el amor y las instrucciones de Dios apoyarán esto. Dios no desea controlarlos.


- El Miedo a la Iluminación y al Compromiso.

La época es de más de 4.000 años atrás. Tú, querida, eres mujer, y estás en una maravillosa procesión. El desfile se inició en el palacio y luego de varias horas de deambular por calles estrechas, finalmente llegas a destino. Te arrojan flores, y todos gritan alabanzas para ti. Vistes una larga túnica decorada elegantemente con oro de minas que están a cientos de millas. Otras mujeres marchan contigo, a tu lado, que lucen un esplendor similar.

Aunque el gentío está adorando, tú no sonríes. Hay un protocolo establecido y deben seguirse ciertas reglas ceremoniales. La procesión avanza lentamente al ritmo de muchos tambores de músicos que marchan detrás de ti.

Hay un objeto grande que están llevando delante de ti, que encabeza el desfile. Es pesado, y tiene muchos sirvientes que lo portan. El aire del desierto es sofocante, y es normal que haya un viento caliente soplando a esta hora del día. No te importa la energía que estás ejerciendo, porque mañana no hará diferencia.

Avanzas, cansada pero alerta, y te sientes honrada, porque entre las mujeres tú eres una líder espiritual. Tú y tus compañeros en la marcha están por ser homenajeados por encima de todo el resto, y recibir recompensas mucho más que otros a tu alrededor.

Lentamente el desfile llega al lugar designado, donde se detiene. Sin embargo los tambores siguen, y los músicos se movieron a un lugar alto, mientras siguen tocando y trepan las escaleras a la vez. Finalmente se vuelven hacia ti desde su posición alta, y entonces paran. No se oye nada excepto el viento. Hace mucho calor.

Requirió días para prepararte. Baños, y aceites, y trabajos de preparación por los sirvientes del Rey, te han convertido en una obra de arte. Tu rostro nunca lució así. Está radiante y colorido. Tu cabello tiene muchos adornos, oro y piedras preciosas adornan tu cuello y tus brazos. El peso de todo eso empieza a cansarte después de muchas horas largas de viaje a pie desde el palacio, pero tu orgullo no permite que nadie lo sepa.

Y aquí estas, parada ante la tumba del Faraón. Tú sabes qué viene ahora. Se hace un silencio, y los músicos inician la canción de la ascensión. El ritmo te pide que camines muy lentamente. Tú y los otros se arrastran detrás del sarcófago con pasos practicados, al descender por la larga rampa que te llevará a las entrañas de la pirámide preparada. Arrojan más flores, el incienso está en todas partes, y desciendes lentamente por la rampa hacia la entrada allá abajo.

A medida que tu grupo marcha por la cuesta, las paredes de la rampa te dan algo de sombra y frescura por primera vez en muchas horas. Y de pronto, estás adentro. Está realmente fresco aquí, hay humedad y algo de agua. Lentamente se pierde el sonido del gentío de afuera, a medida que vas al túnel, entran en fila de a uno, movimiento también practicado, ahora el camino se alumbra con antorchas, y lo último que oyes de afuera es el golpe amortiguado de tambores lentos. La reverencia te rodea.

Y los sacerdotes conducen la marcha a la sala final, donde entras al círculo ceremonial de la vida eterna, y esperas. Nunca has estado realmente dentro de la pirámide. Nunca lo permitieron. Toda la práctica se hizo en el palacio dentro de una sala que era casi idéntica a otro círculo ceremonial, y ahora sabes por qué. El ataúd dorado se coloca en la gran cámara de piedra y se baja la tapa. Los mecánicos del faraón quitan las sogas y los puntos de apoyo en la tapa y rápidamente desaparecen por donde tú entraste, casi corriendo en su deseo de irse.

Un sacerdote da la señal y tú tomas tu lugar en el hueco con el asiento de piedra. Otra cosa: cuando te sientas, se siente bien sentarse, pero igual no sonríes. Los sacerdotes ocupan sus lugares también y permanecen en silencio. Todo está quieto. Y entonces, lo oyes. Un sonido que muy pocos han oído desde tu posición, y que ninguno vivió para describirlo. Es un sonido que sabes que será uno de los últimos que oigas como humano. La vida después de la muerte está esperando, y todo ha sido preparado, no muy lejos de ti.

Han sido años de preparación, y sin embargo algo está sucediendo dentro de ti. ¿Los otros lo sienten? Ahora vas a morir. Esto es real. El sonido continúa por muy largo tiempo. Ruidos distantes y también cercanos, tapas que bajan, puertas que se deslizan cerrándose. Una piedra tras otra, son bajadas a sus lugares con hidráulica que solo funciona en una dirección. Una vez que la arena ha salido de los tubos, las piedras han bajado y ya no hay manera de subirlas. Ningún ladrón podrá jamás penetrar la bóveda de piedra. La mecánica del faraón, afuera, empieza su trabajo de borrar los túneles y construir nuevos para confundir a cualquiera que quiera robar la preciosa cámara de su rey.

Sabes que, mucho antes de que los trabajadores terminen de sellar la tumba, tú habrás muerto. Las antorchas se apagan lentamente y te das cuenta de que pronto estará muy oscuro. Esta es la última luz que tus ojos vayan a ver. El aire se vuelve viciado. Nunca tuviste miedo de estar en lugares confinados, pero esto es diferente; es tu ataúd. ¿Aún estás sentada? Pero ahora tiemblas; oyes a tu alrededor suaves gemidos y llantos, y te das cuenta de que no estás sola en tu horror y tu miedo.

Todo estaba bien, bueno estar en el entorno espiritual del Faraón, pero realmente no esperabas que llegaría este día. Pensabas que envejecería mucho más antes de morir. En cambio, su muerte llegó muy rápido. Tú sabías que quienes lo rodeaban irían con él a su tumba, incluyéndote, pero era todo como una fantasía, algo en el futuro.

Te dedicaste a una búsqueda espiritual y fuiste una líder en la Corte del Faraón durante años. Y ahora estás casi en la oscuridad, en una sala pequeña que nunca tendrá aire ni verás el sol de nuevo. Luchas con el pánico de todo esto. No puedes salir. Se hace difícil respirar.

Como si supiera lo que piensas, el sacerdote se pone de pie. Apenas lo ves trabajar en la luz tenue. Se arrodilla y saca hojas de su bolsa y las tritura sobre el piso de piedra. Casi no hay luz. Él toma la antorcha que queda y enciende las hojas. Ves más luz, a medida que las hojas se encienden, en su pequeña pila sobre el piso.

Brevemente puedes ver a los otros en sus huecos. Algunos tienen los ojos muy abiertos y llenos de terror. Hueles una dulce fragancia y sabes qué es. ¡Qué humano!, piensas. Nadie nos dijo esto. Gracias, querido hombre sagrado. Envías pensamientos al sacerdote al sentir un sentimiento de escape. Respiras profundamente el humo de las hojas y sientes tu cabeza más liviana. Unas pocas respiraciones más, y pierdes la consciencia. Ya no hay más ansiedad. La droga te durmió para que puedas pasar de la vida a la muerte sin que te importe.

Finalmente hay una sonrisa en tu rostro Y así es como te encontrarán los ladrones cuando finalmente corten la piedra para robar los tesoros de tus brazos y cuello, los que tu rey eligió para llevarte a la eternidad con él.


Queridos, acaban de presenciar la muerte de todo el grupo de sirvientes alrededor de un gran Faraón, porque así eran las cosas. Cuando el faraón moría, sus asistentes espirituales se iban con él a la tumba, para que él tuviera los mismos asistentes cuando fuera a su vida después de la muerte.

Hay uno de ustedes en este grupo que teme al compromiso y a la iluminación en tal grado que literalmente huirá en la otra dirección antes de decidir buscar a Dios otra vez. Ahora mismo estás incómodo. Y recuerdas que acercarte a cualquier intento espiritual es morir. ¡Qué nunca suceda otra vez!, grita tu ser más interno. Tu karma está establecido. El compromiso espiritual equivale a la muerte.

Es hora de cambiar. Otra vez: el amor de Dios moderará tu miedo. Es hora para que metafóricamente entres de nuevo a la tumba, porque esta vez no se cerrará. Esta vez puedes pasar por ello para seguir viviendo en la Tierra. Dios te pide que consideres poner plena intención en una iluminación plena en este mismo momento. Únete al grupo de asistentes alrededor del Rey de Reyes, pero esta vez vive una vida grandiosa propia, mientras estás en el planeta. No tendrá lugar ninguna muerte horrible y prematura. Si tú decides hacer esto, tu karma se romperá.

Escucha la voz del amor que te habla ahora y sabe que estos sentimientos nunca tienen que visitarte otra vez. Nunca más el miedo a que el espíritu muera. Porque, escondida en el fantasma de tu miedo kármico, está la energía del Hogar.

Y así es.


Estas historias fueron especialmente potentes para los asistentes de esa noche. Había gran silencio en el salón, cundo el llanto terminó. Los rostros de quienes escuchaban estas palabras mostraban que algunos se relacionaban con estos escenarios, aunque no fueran las personas a las que realmente se refería Kryon.

Tantos de nosotros hemos pasado por situaciones similares en vidas pasadas, que estas historias tienden a despertar de nuevo algunos sentimientos tenues y distantes, y por un momento, la parte de nosotros que es Dios y sabe todas las cosas, resuena con la verdad de quiénes somos realmente y de lo que hemos atravesado.

Algunos de nosotros encarnamos en grupos, y por lo tanto muchos de los que escuchaban esa noche pueden realmente haber estado allí y experimentado los mismos eventos de otras maneras.

En palabras de Kryon, otra vez se dice con todo esto: ¿Es acaso sorpresa que Dios te ame tanto?


Serie 1 – Parábola 4 – Vidas Pasadas, Miedos Presentes
https://kryonmasters.com/the-parables-of-kryon-four-part-series/?utm_source=ActiveCampaign&utm_medium=email&utm_content=A+tra


Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro
www.traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar

336 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo