Permitiros disfrutar de quienes sois.

Oriol Bonilla


Allan Kardec.

La misma construcción desde la que se originó el todo, os hace participes de comprender y de experimentar por sí mismos, la belleza que reside en todas las formas y vidas animadas que se materializan en la materia, para dar un claro impulso a los reinos sutiles en los que se origina la vida una. Podría hablar de reinos, o moradas como también de las claras dimensiones de energía que representan los diversos grados por los que purificáis vida tras vida, vuestras existencias al ser partícipes por sí mismos de la majestuosa labor de experimentar en vuestras propias existencias, lo que habéis hecho vivir a vuestros hermanos y hermanas, para aprender a desvanecer esas emociones y permitiros sentir con claridad las mismas sensaciones y experiencias, que durante eras han vivido las almas que quisieron compartir de mutuo acuerdo, sus existencias con vosotros. Así es y será hasta la purificación de quienes sois, hasta el infinito de vuestro ser y dando un claro sentido a la contemplación de agradecimiento que se manifestará como luz, a través de cada uno.

De la materia surge la primera impresión que refleja el éter bajo la substancia que los representa, o a través del elemento que lo circunda y da forma en la realización de ese material en bruto, sea hierro o madera que moldea su contorno de forma perfecta, como lo hace la eclíptica de los planetas en su armoniosa rotación. El sistema es tan simple que la misma sofisticación, tan solo ejerce desarmonía y el alejarse de la belleza existente en toda manifestación. La belleza reside en las curvas y en la perfecta irradiación de luz que penetra todas esas formas densas y brutas, para darles a través de la consciencia humana la materialización de esas figuras que irradian contornos reales al realzar la figura que se quiere representar, la cual adquiere vida al ser parte de la manifestación del éter que la representa, dando su expresión de calidad a través del espíritu. La belleza reside en la cualidad del alma, y la cualidad del alma es el amor al ser expuesto desde la luz.

De la misma forma que vuestras consciencias, se moldean en la constante perfección bajo la rueda cíclica de la comprensión, y a través de esta, en la integración de esas mismas experiencias de vuestro propio despertar a la verdad, estas van siendo cinceladas como cualquier adaptación de vuestra realidad, bajo la integración más extensa de todo el extenso bagaje que habéis vivido ya y que por descontado a forjado, mucho de vuestro talento hasta la era actual de vuestras existencias. La presencia de los espíritus guardianes o de los espíritus guías en vuestras existencias, es una clara adaptación a mostraros con humildad que la verdad se extiende entre vosotros, y que a mayor sea la verdad a través vuestro, mayor será la comprensión que expandiréis en vuestras palabras. El sonido emite una vibración y esta establece la profundidad más adecuada, para llegar a las personas que se sienten en el mismo anden que vosotros, para coger su próximo tren.

Toda expresión de movimiento aporta luz y esa luz aporta vida, que ciclo tras ciclo de evolución transmite una claridad totalmente vivida, en la que reforzar en vuestras consciencias la cercanía de la verdad y la sencillez que esta os confirma, que al formar parte de vosotros os dais cuenta en realidad de ello. La velocidad que podréis percibir a través del tren, (cada uno la sentirá distinta debido a su grado de desarrollo y evolución) será la comprensión y la clara aceptación de sentiros bien o de experimentar disconformidad, con la decisión que pudisteis elegir. La misma dimensión de la que sois parte, ejerce una clara sensación de aprendizaje que caracteriza las elecciones en su mayor función.

Bajo todo aprendizaje esta la magnitud de vuestras existencias, por esta razón la serenidad y la calma es la mejor elección a la hora de adaptaros sin necesidad de pensar, y menos aún adelantados a lo que sucederá, ya que los espíritus que os representan durante vuestras encarnaciones se ocupan de ello, y así ha sido siempre que no intervienen vuestros razonamientos humanos alejados de la verdadera instrucción del espíritu.

La expresión del movimiento constituye la expansión de la energía, que se transforma en consciencia y esta es expuesta en las múltiples esferas, que adoptan su propia impresión de forma que su existencia original sea presente en su adaptación. De esta forma, dicha instrucción prevalece a través de los tiempos, ejerciendo una clara influencia en todos los reinos de evolución y entregando a esas consciencias más despiertas, esas partículas de luz que os envuelven y os muestran la integridad del camino recorrido, hasta el momento de vuestra propia identidad. Tan solo adaptar y extraer la información que se os entrega, no como una tarea a realizar para vuestra evolución como os hace creer la mente racional, sino como una parte de vosotros que se os dará sin necesidad y menos aún confusión por ello. La extensión de vida que habéis vivido cada uno, bajo el proceso de su propia evolución, marca de manera definida los matices a reajustar en esta existencia.

Por esta misma razón, permitiros disfrutar de quienes sois. Adaptaros a la verdad que os muestra el espíritu con mayor prevalencia en vosotros ahora, y constituir que la verdad se refleja en la transición que cada uno necesita para presenciar, la liberación, el despertar y la elección de subir a ese tren del que os hable. Desde la dimensión del espíritu, me enorgullece mostraros parte de la verdad para que esta sea leída para el que tenga ojos para contemplarla.

Allan Kardec


Transmitido por Oriol Bonilla

91 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo