Los lugares sagrados.

Varios/Otros


"Ciertos lugares sagrados comenzaron a ser reactivados. Los lugares sagrados han sido manchados a menudo por el pensamiento de los hombres, por la presencia de ciertos seres que no fueron a estos lugares en la humildad y para recibir lo que podían aportarles. Pues ciertos lugares se durmieron esperando ser despertados, ser estimulados, con el fin de poder ofrecer lo que tienen que ofrecer a los seres humanos que vendrán a buscar allí su energía sagrada. Las catedrales han sido construidas sobre lugares muy precisos, sin embargo los lugares sagrados no son forzosamente iglesias. Lugares sagrados con una energía considerable pueden encontrarse en el campo, al rodeo de un camino. Podeis sentirlos o no sentirlos. En un pasado remoto, ciertos grandes maestros tenían la capacidad de detectar los lugares sagrados que están cargados por la emanación profunda de la conciencia de la Tierra en relación con la conciencia del Cristo Solar.

Son dos energías que fusionaron en puntos muy precisos de vuestra Madre Tierra. Estos puntos podían ser detectados por los ancianos y todavía pueden ser reconocidos por ciertos pueblos que no construyen monumentos sino que van a regenerarse en toda humildad sobre estos lugares sagrados; la relación entre los seres humanos que vienen para rezar y la emanación de estos lugares perpetúa esta energía. Hay un intercambio permanente entre lo que está recibido y lo que está dado. Los seres humanos también pueden dar mucho en estos lugares sagrados; pueden dar su Amor, pueden dar todo lo que tienen de mejor en ellos, y reciben en consecuencia. Actualmente, los seres humanos se perdieron un poco. De cierta manera, afortunadamente ciertos lugares sagrados han sido descubiertos y protegidos por lo que vosotros llamais monumentos, iglesias o catedrales.

A veces en estas iglesias y estas catedrales los lugares sagrados se durmieron porque demasiado contaminados". Es como si la fusión de las energías de conciencia de la Tierra y las del Cristo Solar había puesto un velo para protegerse de energías inferiores de los seres humanos. Los lugares sagrados son a la vez poderosos y frágiles, pues piden ser protegidos y amados. Un ser lleno de Amor no sufrirá ningún perjuicio, cual sea el lugar del planeta donde se encuentre, que sea sagrado o no sagrado. Si está lleno de Amor, aunque valla a lugares muy pesados al nivel de las energías inferiores, no será tocado. Una vibración alta jamás está perturbada por una vibración inferior. Para que haya perturbación, hace falta que ambas energías tengan la misma frecuencia vibratoria. Lo que es superior no puede jamás ser perturbada por lo que es inferior, y lo superior puede ayudar al inferior a que se eleve. Así es como se pasa en el universo, así es como se pasa en vosotros mismos, así es como se pasa en toda vida".


https://ducielalaterre.org
Monique Mathieu

220 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo