El señor del tiempo.

Francesco


Alguien golpeó su puerta de cristal, y Francesco lo invitó a pasar. Era un personaje muy raro; un viejo flaco, alto, con una barba muy larga. Sus ojos eran destellantes y, sus movimientos, lentos y armoniosos; dejaban cierto brillo en el lugar por donde pasaba.

Señalándolo con su bastón rosado, le dijo:

—¿Con que tú eres Francesco?

—Sí. ¿Tú quién eres?

—el maestro del tiempo.

—¿Qué tiempo? ¿El presente, el pasado o el futuro?

— El que tu quieras; puedo transformarme en el que más te guste.

—Pasa, por favor, y ponte cómodo.

—Te agradezco la invitación, pero quisiera que me acompañaras. Tengo algo interesante para mostrarte. Si estás dispuesto, subiremos a una nube y te llevaré a dar un paseo. Te mostraré el camino del tiempo; podrás hacerme todas las preguntas que quieras y pasaremos un día inolvidable.

—Sí, será un gusto acompañarte. Sólo dame tiempo para acomodarme las alas e iré inmediatamente. Disculpa que te haga una pregunta: ¿cuál es tu nombre?

—No tengo nombre porque no tengo etiqueta. Soy sólo un viejo que se transforma, según la ocasión que más guste a las personas. Llámame como prefieras; mientras tú vivías me llamaste con diferentes nombres.

—Entonces tú, al conocerme, tienes más ventajas en este encuentro, ¿no te parece?

—Me conocen todos los que viven allá abajo. Me has llamado tirano, corto, largo, pasado, presente, futuro. Todo tenía que ver con lo que estabas esperando de mí, pero yo no podía hacer nada más que estar a tu lado acompañándote.

Me encanta ver cuando me disfrutan, cuando ríen en mi compañía, cuando me toman como a un amigo. Son tan pocos los humanos que han hecho una amistad conmigo, que yo también me he sentido solo.

Pero, bueno no me quejo, éste es mi trabajo. No descanso, tengo todo para cumplir con ustedes mismos. Para los que esperan o los que sufren, según ellos, paso despacio.

Para los que están enamorados y se sienten felices, paso con rapidez. Y yo me pregunto: ¿cómo puede ser?, si siempre soy el mismo. Soy igual para el rico, para el pobre, para el hombre y para la mujer.

Nadie me entiende y aquí estoy, tratando de hacerme un nuevo amigo. Aquí arriba me es todo más fácil; todos me comprenden y me respetan.

—A mí también me es todo más fácil en el Cielo.

—Yo te diría que te es más llevadero, porque aquí aceptas y no esperas, porque el que espera, muchas veces desespera. Aquí te haces amigo de todo lo que te hace bien y en la vida te apegas muchas veces justamente a lo que no es favorable para ti.

Bueno, ahora hazme un favor, abre la ventana y elige una nube; daremos un paseo por la línea del tiempo, o sea mi línea.

—Sí, esperemos las nubes que yo uso para pasear, las de color rosa.

—¿Y no has probado con otras?

—No. ¿Por qué me lo preguntas?

—Si siempre te detienes en lo mismo, te puedes perder otras experiencias. ¿Y qué te puede pasar? Siempre tienes la posibilidad de cambiar, de volver a lo de antes.

—Tienes razón; me haces recordar cuando era niño y siempre pedía los mismos sabores de helados, por temor a que los otros no me gustaran.

—Cuando te decidiste a cambiar de gusto, pudiste elegir y probar, y te debes haber dado cuenta que te estabas perdiendo saborear otros gustos.

—Probaré con las nubes celestes. ¿Te parece bien?

—Claro que sí. Estoy seguro que éstas también te gustarán.

Fueron los dos paseando en las nubes, sintiendo el aire y el perfume en sus almas. El maestro tenía razón; estas nubes eran sumamente placenteras; más lentas en sus movimientos y mucho más mullidas.

—¿Viste, Francesco, que es bueno probar otras alternativas?

Ahora, mira hacia abajo. Verás un camino ancho al principio y, llegando al final, vas a notar que se angosta. Ese camino representa un poco la vida de las personas.

—¿Puedes explicármelo mejor?

—A medida que lo recorramos te darás cuenta de que, cuando comienza, tiene semillas sembradas a su orilla. Si seguimos recorriéndolo verás que hay flores y más flores. Ésas son las semillas que florecieron y vamos a seguir viéndolas desde aquí arriba. Verás árboles grandes y fuertes, árboles robustos con profundas raíces.

—¿Qué es realmente lo que me quieres mostrar?

—Te quiero mostrar que cuando las personas nacen, las semillas son plantadas con toda intención para que crezcan, y a medida que yo mismo voy pasando por sobre ellas, el camino irá floreciendo, cambiará de aspecto, y el paisaje se verá diferente. Las flores se convertirán en arbustos y los arbustos en árboles. Los árboles dejarán sus raíces como símbolo de haber existido.

—A ver si entiendo. Cuando uno nace es como una semilla sembrada. ¿Quién la sembró y para que?

—La sembró el mismo que te dio el alma; cada semilla pertenece a una persona. Él quiso que cada persona viviera para que tuviera una experiencia de vida.

Cuando mueres te traes al Cielo todo lo que has aprendido. Y, luego de pasado cierto tiempo, cuando las condiciones están dadas, vuelves a la vida con la misma semilla que tenías anteriormente, pero esta vez enriquecida. Para que ellas crezcan y se hagan fuertes, tienes que cuidarlas con amor y dedicación.

Cuando eres niño tus padres tienen que mimarte, darte amor, cuidados, brindarte la posibilidad que elijas lo que quieres para ti.

Mira, ahí están los capullos a punto de florecer Estas flores representan la adolescencia. Cada flor sabe en qué momento tiene un tiempo justo para hacerse grande. Es una etapa en la vida muy importante, donde los recuerdos quedan fijados con más nitidez. ¿Quién no se acuerda de los amigos de la adolescencia, o de su primer amor? Es la edad en la que los padres, esos que fueron elegidos, deberán poner sus límites con paciencia y amor, pero sin ahogar.

Ahora vuelve a observar el camino hacia el jardín y pon tu atención en esas flores que están abiertas y dispuestas a mostrarse con todo su colorido y su esplendor. Éstas representan la etapa en que empiezas a ser más maduro, cuando empiezas a enamorarte.

Cuando quieres hacer todo a la vez, es el momento de las incongruencias, de los amores fugaces, de los trabajos cambiantes, de las ilusiones que vuelven a renacer y de las ilusiones que se caen y se rompen, y entonces te quedas muchas veces perdiendo tiempo, sin resolver tus pequeños conflictos.

Sigue recorriendo el camino y las flores se hacen arbustos. Los arbustos se hacen árboles, y las raíces de esos árboles quedan para siempre marcadas en la tierra, para que nadie pase por su camino sin dejar huellas.

Aunque no tengas hijos, aunque no hayas hecho algo importante para otros, aunque no te hubiese premiado la vida con mimos, lo que importa es el solo hecho que la transitaras, con sus oscuros y sus claros: has dejado tus raíces al costado del camino.

Si simplemente diste una sencilla palabra de aliento, regalaste una pequeña sonrisa a alguien que lo necesitaba, o una caricia, entonces has dejado tus raíces enterradas en la memoria de otra alma.

Cuando llegas a ser anciano el camino se angosta, parece más duro de transitar y más agotador. La paciencia y la sabiduría que obtuviste con los años te darán valor para seguirlo. Si no tienes quién te ame o quién te cuide, es probable que desees llegar cuanto antes al final del sendero.

Por eso, mi amigo, yo te puedo dar todo lo que necesites para lograr tus objetivos; el camino y el destino tienen sus señales, sus carteles, sus paisajes, y es probable que entre el destino y yo, se mezclen los gustos y nos echen la culpa de lo malo que les sucede.

Recuerda que siempre existo en el presente, en el hoy, en el aquí y ahora, y que ese reloj que dicen marca mi camino, no es más que una creación del hombre, simplemente útil para llevar un orden con los otros. Pero, en realidad, no es más que un pedazo de material inservible.

Ese reloj te decía que faltaba mucho para que se cumpliera lo que querías.

¡Cuántas veces te habrás puesto impaciente por no llegar a tiempo, o habrás lamentado que el tiempo se haya ido sin aprovecharlo!

¡Cuántas veces te habrás quejado de tu pasado! Pero yo no estaba ahí; yo vivo en el presente.

Tú buscabas el mañana, el futuro tan anhelado, y te lo perdiste, porque siempre fue presente.

Soy solamente una parte de la vida; no fui quien te la marcó.

Yo no decidía cuándo debías irte, ni en qué momento debías llegar a tu meta. Tú fuiste sumamente libre como para tomar las decisiones y manejarte como más te conviniera.

—Dices que vives aquí y ahora, y que todo depende de lo que uno quiera, pero nosotros los humanos no sabemos aprovecharte.

Entonces, te culpamos de ser tirano, te culpamos de hacernos envejecer; eres real, porque tu paso por nuestras vidas se nota, se siente en cada año, en cada cana, en cada arruga. Todo esto es señal que estás ahí, pasando con rapidez o lentitud, pero estás.

—Sí, estoy. Aunque te parezca mentira, soy absolutamente objetivo y tengo el mismo valor para el rico como para el pobre; la diferencia no está en mí, está en el lugar donde vivo.

—¡Cómo! ¿Tienes un lugar donde vives? ¡No entiendo!. ¿Acaso estás en alguna cueva o en esas pócimas mágicas que tienen el poder de detener la edad?

—Vivo en una cueva o, mejor dicho, en una habitación.

Estoy en el barrio de la mente, y desde ahí, según la ocasión, me visto con lo que me ponen y salgo a escena, representando el papel que me mande mi amiga, la mente. Y te cuento que, muchas veces, me canso de ir a mi archivo y buscar películas viejas que la mente me obliga a mostrar a las personas.

Las películas viejas son justamente partes que no tienen resueltas en el interior de su alma. Algunas veces, nuestras películas tienen situaciones negativas y dolorosas, a tal punto que las personas se angustian hasta llorar. Ahora entiendes por qué aparezco como el culpable de todo.

—Entonces aprende a definirte y culpa a tu amiga, la mente, de conspirar en contra tuya.

—No se trata de buscar culpables; sí de buscar soluciones. Te daré un ejemplo.

Tú te levantas tarde y te preocupas porque esto te traerá problemas en el trabajo, entonces te dices: "no llego nunca a tiempo para nada". No te das cuenta que tu mente, en el fondo, muy en el fondo, te llevó a esa situación, quién sabe por qué.

Tú cumples años, llegas a cierta edad. Imagínate que son tus cuarenta y entras en crisis, porque sabes que pasó el tiempo. Sientes que estás empezando a envejecer, te amargas, te miras en el espejo, empiezas a decirte palabras desagradables, te castigas pensando lo mal que estás.

De pronto entras a tu casa y están todos tus amigos, esperando para saludarte, y el comentario de la mayoría es que estás cada año mejor, más joven, como si el tiempo no pasara.

Entonces, ¿quién te pone la etiqueta de viejo?, ¿tu mente o yo?

—Para que no me pases en vano, ¿te tengo que aprovechar siempre y cuando mi mente me lo permita?

—Tu mente puede viajar por mí, en segundos; puede llevarte al pasado en un segundo y hacerte sentir bien o mal, de acuerdo con lo que te muestre. Puede también llevarte al futuro, mostrándote imágenes positivas o negativas, de acuerdo con el estado de ánimo que quiera lograr en ti.

No permitas que tu mente maneje tus tiempos, tus sentimientos, ni el resultado que obtienes de ellos. Permítele ser solamente una ordenadora de tus pensamientos; si no has podido cambiar un hábito como el de quedarte dormido para ir a trabajar, piensa que no soy yo el culpable; quizá tengas muy arraigada alguna creencia que te esté limitando. Sí no sientes que has sido feliz, es porque tu mente ha proyectado demasiadas películas viejas y malas.



Extracto de "Francesco Una vida entre el Cielo y la Tierra de Yohana Garcia"

8503 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo