Para un maestro no hay nacimiento ni muerte, solo creación.

Ramtha


Verás, para un maestro no hay nacimiento ni muerte. Simplemente no los hay. Eso es una ilusión. No hay nada sino la continuidad de su capacidad de soñar estados de realidad. Y para poder mantener un diálogo significativo con un maestro, tendrías que mantenerlo en niveles de pensamiento como éste, porque ser cualquier otra cosa, contraerse y bajar otra vez hasta el humano egoísta, no sería una conversación atractiva para ellos. No les atraen las burbujas de jabón; no les atraen las "novelitas"; a ellos no les atrae la gente voluble.

Pero entonces, ¿cómo sería esto posible? ¿Es eso posible? Por ejemplo, hoy, si esto es una revisión en la luz, y estás en medio de ella y se te ha dado una poderosa orientación, y si esto tiene sentido para ti y si crees que esto realmente podría suceder, te acabas de acreditar a ti mismo un salto cuántico en la evolución, porque has establecido realmente lo que ya ha pasado y lo que pasará, y te has dado a ti mismo instrucciones e indicaciones, exactamente lo que quieres. Esas son las cosas apropiadas que habría que ser capaz de hacer.

¿Cuánta gente va a la luz a cada momento y no saben esto? ¿Cuánta gente no podría ni comprender que ya están muertos y que simplemente están haciendo un repaso de su vida? ¿Cuánta gente puede comprender eso? ¿Lo sabéis? No muchos. No es una conversación que tengas en tu salón o en la carnicería. No es un tema de conversación. Es una conversación extraña, ¿no es así? Y sin embargo, todo debería hacerse como si estuviera hecho a la luz de toda la eternidad. Así que ahora no puedes probarme que no estás muerto —no puedes—, porque entonces tendrías que probar la existencia de que estás vivo, ¿y cómo haces eso?

Entonces, ¿cómo vas a reunirte con las águilas? ¿Cómo vas a reunirte con los maestros? ¿Qué es lo que va a producir esta realización? Esta es la parte que vamos a estudiar con profundidad mañana. Esta noche haremos una introducción.

Recuerda que en tu curso de principiante —que es tan inmensamente importante para empezar en esta escuela, porque sin este conocimiento estás perdido—, recuerda que comenzamos con este pequeño Punto Cero, que era el hijo del Vacío, una inmensa nada materialmente y todas las cosas potencialmente. ¿Cuántos de vosotros recordáis esa enseñanza? Exquisita, ¿no es así? Tú no sabes cuán exquisita hasta que finalmente estás vivo otra vez. Y esta es la realidad primaria —te lo digo: no se puede poner ya más sencillo—, aquí está. Y de la única manera que puede hacer algo es creando el escenario de algo. Y desde luego que no va a tener esa interacción con el Vacío, pues el Vacío no tiene parámetros con los cuales establecer fundamentalmente el escenario del tiempo. El tiempo es importante, porque es lo que le permite a la energía llegar a ser una fuerza coagulada en una idea.

¿Y no es interesamte que para expandirte tengas que ir a contemplar hacia adentro? Esa es la ley más grandiosa que ha puesto en movimiento toda la vida en todos los planos y en todos los espectros, en todos los planetas, en todos los tiempos pasados y en todos los tiempos por venir. Fue este simple concepto. Ahora mira eso. ¿Te acuerdas cuando te hacía mirar esto? Enseñame el tiempo; muéstramelo.

Ahora, ¿cuál fue la razón de que tengamos estos dos, de que entre ellos hubiera una atmósfera —una atmósfera sutil— igual a la atmósfera de la Tierra? Hay una atmósfera entre la Tierra y el Sol que comparten los dos. Bueno, hay una atmósfera entre (conciencia) primaria y secundaria que es exactamente como la atmósfera que tenéis aquí.

Ahora, esto es algo muy importante que quiero que recordéis: ¿cómo sé que tú eres Dios y cómo sabes tú eso por seguro? Porque vosotros os separasteis justo aquí (Fig. 6) y empezasteis a contribuir a la atmósfera de la vida. Bueno, lo que estoy diciendo es que desde tu lado la conciencia primaria emana la energía hacia el espejo brillante que tú también eres, y desde el lado hasta la mente este intercambio de energía se mueve en todas direcciones. El intercambio de energía entre primaria y secundaria es, como también te expliqué cuidadosamente, que en la onda de energía —y podemos determinar esta onda por el tiempo que tenemos—, podemos definir qué frecuencia existe en qué nivel por la anatomía de la frecuencia misma, qué tan corta o qué tan larga es. Entendemos muy bien de dónde viene esa energía.

Por ejemplo, los superquarks —taquiones transitorios que sólo aparecen por breves momentos en el tiempo, que son tan breves que ni siquiera puedes registrarlos— deben venir de una atmósfera extraordinaria. ¿Y qué es una atmósfera extraordinaria? Recuerda esto: atmósfera es aquello que existe entre dos puntos de conciencia, y los únicos dos puntos de conciencia que existen son primaria y secundaria. Así que un taquión es un estallido, un breve momento en el tiempo, pero viene de un tiempo diferente, una atmósfera diferente, y por eso es evasivo aquí abajo. Es evasivo en esta atmósfera porque es un extraño; pertenece a otro lugar.

También os enseñé que, aunque esto es un dibujo lineal, es en realidad un envolverse y desenvolverse desde el Vacío, desde la conciencia primaria a la secundaria. ¿Y qué pasa? Lleva en sí una intención, conciencia, una idea —¿lo entendiste?—, para que cuando colapse tenga inteligencia para convertirse en algo. Ahora, ¡no te duermas! «¿Convertirse en algo? Espera un minuto- Yo pensaba que esta energía estaba saliendo de mí.» Lo está. «Yo Pensaba que rebotaba en la mente de Dios.» Lo hace, pero cuando Se conecta desde Dios hacia ti, y los dos estáis de acuerdo, entonces le das vida a esa cosa. ¿Lo entiendes?

Así que en el principio, la atmósfera entre primaria y secundaria eran los hijos de primaria y secundaria, la atmósfera. ¿Y de qué estaba hecha la atmósfera? Estaba hecha de energía y potenciales de partículas.

¿Quién pone la idea, la energía en movimiento? ¿Quién es responsable de darle a la energía la noción de colapsarse y formularse en un concepto? ¿Quién hace eso? ¿Crees que eso simplemente sucede? ¿Crees que en el cielo hay un recipiente inmenso del cual emanan estas cosas, y que tú no eres responsable de ello, que alguien más es responsable? ¿Crees que es por culpa del sol que esto sucede? Eres tú. Siempre has sido tú.

Entonces, ¿qué te estoy diciendo? ¿Quién creó esta Tierra? ¿Quién creó ese árbol y quién creó los insectos, y quién creó los peces, y quién creó los gusanos; quién creó las bacterias? ¿Quién hizo todo eso?

¿De dónde vino esta abundancia de vida natural con una inteligencia? Por Dios, ihasta las rocas tienen inteligencia! ¿De dónde vino esta inteligencia? Sólo hay dos lugares de los cuales haya podido venir: justo aquí, entre estos dos, conciencia primaria y secundaria. «¿Quieres decir que una roca tiene inteligencia?» Sí.

«Entonces, ¿de dónde sacó la inteligencia?» Consiguió su inteligencia mediante una forma primitiva de polarización. «Bueno, ¿de dónde vino la polarización?» De dos puntos de conciencia. «Bueno, ¿cuáles eran los dos puntos de conciencia?» Primaria y secundaria. «Bien, ¿qué diablos estaban haciendo?» Estaban creando.

«¿Y qué es lo que crearon?» Pensamientos. «Muy bien, ¿dónde están los pensamientos?» Están en la roca.

"Nosotros somos y hemos sido la totalidad de la vida.

Yo solía contar esta maravillosa historia en los días de los Diálogos —suena como algo muy antiguo, ¿verdad?—, una maravillosa historia sobre lo que fue y cómo creamos las flores, cómo creamos los animales, los insectos, y cómo la relación simbiótica era sólo un reflejo de la relación simbiótica que nosotros, como poderosos creadores divinos, compartíamos, y que esa vida simplemente brotaba de nosotros, porque cada vez que teníamos un pensamiento, ese pensamiento era automático. No teníamos que pensar en hacer una roca, Ia roca simplemente salía de nuestra cabeza. Venía de este lado; era un resultado de nuestro movimiento, era un resultado de esto. Cuando nos separamos, habíamos comenzado a coagular cosas.

Bueno, ¿qué son estas pequeñas cosas? ¿Qué son estas pequeñas criaturas? Pues son precisamente esos pensamientos inteligentes que nacieron de un modo divino cuando nos volvimos analógicos.

¿Adónde crees que van los pensamientos analógicos? ¿Crees que simplemente se trata de la cópula de primaria y secundaria y que eso es todo? ¿Y que todos nos sentimos estupendamente, y nos separamos y somos amigos para siempre? Bueno, esa unión analógica, ¿qué pasa con ella? ¿Cuál es la reacción de la unión analógica? Una atmósfera. Pues bien, la atmósfera es la coagulación de la unión analógica.

Cuando nosotros estábamos aquí, creamos un plano de existencia. ¿Quién lo creó? Nosotros lo hicimos.

¿Cómo lo hicimos? Haciendo esto. Y cada vez que lo hacíamos, algo pasaba: la atmósfera se volvía más densa; las cosas empezaban a coagularse; los pensamientos y las ideas empezaban a tomar forma. ¿Qué era una forma? Nunca habíamos visto una forma anteriormente. No sabíamos lo que era una forma. Esto era una reacción que venía de una intención que era natural para nosotros. El fenómeno que ocurrió se convirtió en realidad. No sabíamos eso; nadie nos lo dijo. Era el modo en que el tiempo afectaba a la energía, y es exactamente a donde, con el tiempo, llegaron los pensamientos y las ideas. Y ellos sólo emanaron de una fuente analógica, y nosotros fuimos eso.

Entonces, esto es lo que estoy tratando de decirte: estoy intentando decirte que mientras descendíamos por esta escalera, dejamos esos vastos continentes de paisajes prístinos y hermosos. Y piensa nada más en lo prístinos que deben ser, pues esa fue la era de la inocencia—esas fueron las eras de la inocencia—, divinidad verdadera y pura. Esos planos deben ser indescriptibles; lo son. ¿Y de dónde vino este lugar? De lo indescriptible. Cada vez que afectamos a energía, cada vez que nos separamos en el ciclo primario de la involución, comenzamos a afectar todos los planos con nuestras ideas. Se impregnaron.

Entonces, ¿de dónde surgió la Tierra? ¿De dónde surgió cualquiera de los planetas? ¿Y de dónde surgieron los agujeros negros y agujeros blancos, esos túneles cuánticos de gas y masa potenciales que están envolviéndose y desenvolviéndose? Surgieron de la mente analógica y la inteligencia de todos vosotros que estáis en esta habitación, y de todos aquellos que no están en esta habitación, y de todos aquellos que son visibles e invisibles, todos aquellos que viven en otras dimensiones, en otros planetas, en otras galaxias, en otras formas y en otros estratos. Surgió de todos nosotros.

¿Deberíamos considerar, entonces, que estamos en este descenso, en una caída? Como hay una multiplicidad de nosotros, ¿deberíamos considerarnos una chispa o un fuego incontenible? Somos un fuego incontenible. "Nunca te consideres una chispa; eso simplemente no basta. Yo nunca me consideraría una chispa; yo soy un fuego incontenible. Y eso es lo que tú eres. ¿Cómo sé eso? Porque sólo puedes habitar el medio ambiente al que le diste inteligencia analógica. No puedes habitar un medio ambiente al que no has contribuido. ¿Qué es lo que acabo de decir? Estás siempre donde estás y donde deberías estar.

Aún no se te ha ocurrido —y estoy muy deseoso de que sigas bien abierto aquí arriba, porque esto también debería ser impactante— que la única razón por la que estás en esta encarnación terrícola es porque es el único lugar al que has contribuido. ¿Lo entiendes? Entonces, ¿a qué otro lugar vas a ir después del Plano Sublime? ¿Crees que vas a ir a Venus? ¿Crees que vas a ir al vigésimo tercer universo? Bueno, mi gran escuela de allí está produciendo seres extraordinarios, y ellos estaban contigo en la gran marcha hace mucho tiempo. ¿Cómo es que han llegado allí y no están aquí? Porque creyeron la historia que les dejé. Creyeron la historia de los ciento veinte días de comunión. ¿Cuál fue la historia? Yo os dije a dónde fui: un lugar insondable y de belleza irresistible. Y aquellos que pudieron entender, entendieron. Y contribuyeron a ese lugar, porque allí es donde estaba su añoranza, su verdadera pasión. ¿Sabes dónde está tu pasión? ¿Sabes por qué estás aquí? Porque es el único lugar al que has contribuido.

Y esas personas fueron porque soñaron un sueño pasional de seguirme, y llegaron allí. Y sin embargo, antes eran criaturas de este mundo y ahora están en otro lugar. Y también han tenido revisiones. Ellos ya saben lo que acabo de enseñarte, y no fue mucho tiempo después cuando surgieron verdaderos maestros, y había mujeres entre ellos. Ellos lo entendieron; lo comprendieron; lo captaron. Estaba allí para que ellos lo tomaran; y nunca lo dejaron ir. Forcejearon con Dios hasta que lo hicieron bajar. ¿Entiendes? Ahora son vencidos, así que sujetaron con firmeza el concepto y lo conquistaron.

Entonces, si sólo llegas a donde perteneces, échale ahora un vistazo a tu vida. Tómate un momento y mírala. No puedes seguir siendo la víctima de nada ni de nadie en tu medio ambiente; te mereces exactamente lo que tienes; te los mereces. Te mereces exactamente lo que tienes en tu vida; no mereces ni más ni menos.

Tienes exactamente lo que eres digno de tener; a eso has contribuido. Las oportunidades de tu vida; sólo vas a tener esas oportunidades, porque ellas son lo único a lo que has contribuido. Y puede que ni siquiera las consigas, porque en algún punto no las creíste hasta hacerlas realidad, pues has estado muy ocupado tratando los asuntos de lo físico aquí. ¿Entiendes? Nunca puedes ir a donde no perteneces. Nunca pasará. Va contra la ley de conciencia primaria y secundaria creando la naturaleza de la realidad. Tú has creado todo el medio ambiente en el que estás. ¿Y qué hay del humilde gusano? Bueno, ¿cómo crees que el gusano consiguió la inteligencia? Y la inteligencia, entonces, habla de un alma. ¿Tiene alma un gusano? Sí. ¿Cómo consiguió el alma? Cuando tú te convertiste en él. Cuando te convertiste en el gusano.

¿De dónde viene la inteligencia del gusano? Sí, es una criatura extraordinaria, que funciona por medio de su instinto -¿y qué estamos aprendiendo acerca del instinto?-, y ese instinto fue una sensibilidad, una sensibilidad que creció hasta ser una memoria genética e instintiva que entonces crea un ser sensitivo. El ser sensitivo tiene entonces inteligencia y donde hay una señal de inteligencia, hay un alma extraordinaria atrapada en esa inteligencia. Pequeña, insignificante, sí, pero no obstante inteligencia. ¿De dónde la sacó si sólo existía esto y eso (conciencia primaria y secundaria)?

¿De dónde vino? De ti. ¿Cómo se les dio vida? por medio de ideas creativas incidentales. ¡Ideas, señores! Lo único que tuvisteis que hacer fue tener la idea. ¿Tuvisteis que encender los motores de la evolución genética?

No, lo único que tuvisteis que hacer fue tener la idea. Así es como funciona también en el Plano Sublime ese lugar extraordinario que está desapegado de lo físico. Todas las cosas aparecen inmediatamente tal como tú deseas que sean.

¿Y puedes decir que es real? Bueno, ¿a qué llamas real? ¿Cuál es el factor determinante de la realidad?

¿Lo puedo tocar, oler, sentir? Por supuesto. Tú quieres que sea real, ¿no es verdad? Bueno, ve y tírate al lago, al lago de la tranquilidad, y ve si hay peces ahí; los habrá. Y ve si te estás mojando; te mojarás. Ve si puedes beber el agua; serás capaz de beberla. Ve si puedes salir del agua y calentarte en la hierba con el sol radiante.

¿Sentirás el calor? Sí, sentirás el calor. Entonces, ¿eso es real? ¿Esto es real? ¿Dónde estás tú? ¿Te estás empezando a preguntar eso ahora? «¿Dónde diablos estoy? ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Quién soy yo? Ya ni siquiera lo sé.» Pero es así como debes de pensar. Es así como se forma un gran iniciado. «Ya no sé dónde estoy. No sé lo que es real, así que voy a actuar como si ahora todo fuera un asunto serio.»

Entonces, esta es la verdad. La verdad es que el medio ambiente en el que existes es aquel al que has contribuido. Así que toda la naturaleza que te rodea es un reflejo tuyo, porque en algún momento le hiciste una visita. ¿Entiendes esto? Por supuesto.

Ahora, ¿no es esto hermoso? Es como si la vida saliera a chorros por nuestros costados. De nuestra mente emanan ideas con las que ni siquiera tenemos que hacer nada; son las que dictan las leyes al mundo atómico.

Y entonces, ¿de dónde saca su inteligencia el mundo atómico? De nosotros, que lo hemos creado como atmósfera. Yo te digo —te estoy diciendo— que es así, y es constante en todo el camino de regreso hacia Punto Cero.

Ahora, esto es en lo que quiero que pienses. Si tú tienes lo que te mereces a causa de lo que piensas, entonces cuando te hables a ti mismo en el recuerdo en esta revisión de la luz, hay algo que vas a tener que acordarte de decir, y eso es: «Mi pasión... Vas a hacer que mi pasión sea la pasión por lo desconocido. Quiero pertenecer al abismo. Quiero ser parte de los potenciales. Quiero existir en un medio ambiente donde las ideas se empiecen a manifestar como gotas de lluvia a mi alrededor. Quiero eso porque el medio ambiente de donde vengo ya está fijo y coagulado, quiero un medio ambiente nuevo».

La manera de llegar a compartir una cena con maestros, es que tienes que pensar como ellos. Bueno, cuando empezamos a hablar sobre tan elevado concepto y reflexionamos si lo es o no lo es, ¿cómo vas a convencerte a ti mismo? Nunca lo harás. Pero este día se verá de nuevo, de eso estamos seguros. Lo que quiero dejarte grabado quizás, es que entonces, cuando empiezas a reflexionar estas cosas con contemplación, algo maravilloso empieza a suceder. Escuchadme mi querida gente.

Volvamos al curso de principiantes de estos dos (conciencia primaria y secundaria). En nuestra contemplación hacemos así (Fig. 6). Ahora, veamos esto con los ojos de un principiante. Tú estás aquí en el primer plano, ¿no es verdad? ¿No estás viviendo en el cuerpo hertziano y carnal aquí abajo? Justo aquí (primer plano). Los pensamientos que estamos teniendo hoy están reservados para las grandes mentes que normalmente existen por aquí (quinto plano) y por aquí (sexto plano). ¿Y qué dice eso, entonces? Eso quiere decir que sin duda alguna no estarías teniendo esta conversación basándote en estos sellos (tres primeros sellos), y que puede que la estés teniendo en el cuarto sello. Pero lo más normal es que este tipo de conversación esté sucediendo en este sello de aquí (quinto sello) y este otro de aquí (sexto sello). Y si tú contemplas por qué son éste y éste, se convertirá en algo evidente para ti.

Entonces, esto es lo que quiero que entiendas. Y si lo haces, aquí mismo, realmente ya estamos empezando a pensar en el quinto plano, ¿no es cierto? Cuando pensamos como estamos pensando hoy, eso es lo que tarda uno en volverse analógico —¿entiendes eso?—, en contraste con intentar conseguir que el péndulo se pare justo aquí (el Ahora). Me refiero a que eso es un lío. Tú estás aquí arriba (sexto plano); estás aquí (quinto plano), así de cerca. Ahora, ¿qué te aporta eso? Eso te trae directamente a una atmósfera sublime otra vez. En la conciencia primaria-secundaria, no nos importa el cuerpo, porque esto no es una conversación corporal; es una conversación del alma-espíritu-Dios, y nosotros estamos aquí (quinto plano). Cuando estamos, somos llevados a una atmósfera sublime. ¿Cuántos de vosotros sentisteis esa atmósfera en esta habitación?

¿No empezasteis a saber algo? ¿Cuántos de vosotros estuvisteis de repente a punto de comprender lo que yo estaba diciendo? Bueno, esa es la atmósfera, y nosotros estamos llegando a ella justo aquí (quinto sello). Se sobrecarga.

Si aprendes a permanecer en esa atmósfera durante un tiempo, vas a hacer esto inevitablemente: la alineación con Punto Cero. Y si lo haces, entonces vas a estar moviéndote hacia una realidad muy cambiada.

No va a ser extraño que en un momento en el que estés hablando, de repente entres en un túnel. Lo verás, mirarás a tu alrededor y no serás capaz de ver con tu visión periférica; se nublará. Y mirarás directamente a la niebla y dirás: «Algo raro le está pasando a mis ojos». No; te estás yendo. Te estás trasladando a una realidad sublime.

Puedes regresar a ésta frotándote los ojos e insistiendo en estar de vuelta aquí (primer plano), y se aclarará.

«Puf, estoy contento de que haya pasado. Por un momento pensé que me estaba pasando algo raro.» Es mejor que te quedes ahí, porque entonces vas a empezar a ver destellos azules y luces doradas muy brillantes que resplandecen. Cuando las ves, estás en una atmósfera sublime. Estás en el quinto nivel. Estás en un lugar donde la atmósfera que sale de tu mente va a empezar a manifestarse. Lo anormal empezará a suceder como normal. Y es entonces cuando el maestro sale caminando de la niebla, pues ellos ya están ahí. ¿Cuántos de vosotros lo entendéis?

En este lugar de conciencia es donde también realizamos la Gran Obra —realizamos la verdadera Gran Obra—, impregnamos la vida con la atmósfera. Tenemos que vivir en la atmósfera, esta energía, con ideas que nos rodean por todos lados simplemente brotando de nosotros. Lo único que tenemos que hacer es estar en ella, permanecer; las manifestaciones saldrán de nosotros como sudor. Y sin embargo, en cada gota de sudor, hay un entendimiento; está la preciosa sustancia acuosa que es pensamiento coagulado, eso es una aventura, algo fantástico y maravilloso. Así es como llegamos a un nuevo estrato. La gente dice: «Bueno, ¿cómo haces esto? ¿Cómo aplicas eso?» Simplemente regresa al principio: conciencia y energía crean la realidad. Si puedes hacer la pregunta, si puedes pedir un conocimiento mayor, te mereces vivir en ese conocimiento.

En la luz, si puedes pedir el diferenciarte del statu quo de la existencia mundana, y ponerle un alto a todo el show y pedir una reorganización e insistir en esa reorganización, en medio de todo eso, entonces, la luz y todo lo demás desaparecerán, y la nueva vida aparecerá como un sueño, y tú serás transformado, pero recordarás el sueño.Y te preguntarás: «¿Estaba soñando o esto es el sueño? ¿Dónde estoy? ¿Quién soy? ¿Qué papel estoy representado aquí? ¿Cómo he producido esto?» Y con ese tipo de mente, comenzamos entonces la verdadera evolución.

Eso también dice que entonces todo —las cosas— tienen un linaje que se remonta a la conciencia primaria.

Todo tiene una historia que va de regreso a ese momento trascendental, ¿no es cierto? En otras palabras —escúchame—, quizás el alquimista sabe más de lo que se percibe en un primer momento. Quizás el alquimista se está esforzando en ir hacia atrás muy lejos, hasta este punto de aquí (séptimo plano) para capturar la atmósfera. Y quizás la piedra filosofal es la atmósfera capturada del séptimo plano. Y si lo es, y si se induce en el cuerpo electromagnético, elevará ese cuerpo vertiginosamente hasta convertirlo en un ser del séptimo nivel, y lo conservará para siempre. Después de todo, ¿no deberías ser tú la «prima materia»?

Quiero que hagas la Lista —pero la lista que hagas es lo que le escribiste hoy a tu Dios— una y otra y otra vez. Y debes acostarte de nuevo diciendo esa lista. ¿Lo entiendes? En otras palabras, vamos a empezar a distorsionar la realidad aquí (primer plano). En algún momento, cuando estés acostado, vas a tener que rendirte y simplemente decir: «Quizás estoy muerto. Quizás lo esté realmente. Entonces, ¿qué necesito hacer?

¿Qué necesito hacer aquí para remediar la situación?» Y cuando realmente lo crees y comienzas a decir esto, hablándote directamente a ti mismo —porque de una manera u otra, el discurso de esta noche bajo la cubierta de tu capa(*) va a visitarse de nuevo en la luz; ya lo ha sido y aún está por suceder—, bueno, ¿qué quieres decir? Y si te entregas totalmente a que quizás ya ha sucedido, quizás, con tal fortaleza e intención y voluntad y fuerza, puede que mañana por la mañana te levantes y nazcas de nuevo. Que así sea.


(*) Se refiere a la disciplina de Twilight*. ESTADO DE VIGILIA («TWILIGHT») Disciplina enseñada por Ramtha en la cual los estudiantes aprenden a llevar sus cuerpos hasta un estado catatónico similar al sueño profundo, conservando a la vez su conciencia despierta.


RAMTHA
Extracto de NACIMIENTO MUERTE Y REENCARNACIÓN. El Libro Azul

168 lecturas

Comentario de lectores

Ninguno para este artículo